Mis tebeos favoritos VII: Philemon, de Fred

¿Os habéis detenido alguna vez delante de un mapamundi? Sí, de esos con sus paralelos y meridianos, y sus continentes hábilmente ordenados al estilo europeo, con la vieja Europa en mitad del mundo conocido. Supongo que, como la mayoría, os dedicaréis a buscar esos países que salen en el telediario y nunca sabemos colocar con exactitud en la geografía mundial, pero seguramente no os habréis dado cuenta de que, justo entre Europa y América hay un extenso océano, llamado Atlántico. Y si afináis la vista y el ingenio, comprobaréis que en todos los mapas habidos y por haber en ese océano hay una serie de letras que forman las palabras “Océano Atlántico”. ¿Coincidencia?
¡No!
Es una gran realidad, esas letras no están puestas de forma aleatoria, sino que referencian un lugar real, el mundo de las letras. Un mundo desconocido para todos excepto para el pobre Philemon, el hijo de un pocero que un día tuvo la fortuna o desgracia de caer en un pozo que estaba directamente conectado con una de las A, exactamente la segunda de Atlántico.
Comienza así “El Naufrágo de la A”, la primera de las aventuras de Philemon, su burro Anatole y el pobre y eterno naufrago Barthelemy. Pero se inicia también uno de los viajes más surrealistas e inspirados de la historia del tebeo. La unión entre el delirio de Herriman y la imaginación de McCay, pasados por el tamiz de la reflexión sobre la realidad, con unas gotas de la poesía de Lewis Carroll y aromas de absurdo dadaísta. Un cóctel asombroso que consigue la que es, en mi opinión, la mejor obra del tebeo europeo de todos los tiempos.
A través de sus viajes por las letras, Philemon encuentra mundos fantásticos habitados por seres imposibles que son, paradójicamente, el mejor reflejo de la sociedad en la que vivimos. En los quince álbumes que la serie ha deparado hasta el momento (tantos como letras de Ocean Atlantique) Fred ha dejado caer vitriolo en estado puro sobre el mundo de la crítica, sobre la burocracia, el capitalismo, el arte, la educación y los usos sociales. En un tebeo poco acostumbrado a las innovaciones como es el francés, fiel de la narrativa secuencial sin grandes estridencias, Fred ha sido, además, el gran innovador de la narrativa con una constante búsqueda de las posibilidades de la historieta, que le llevaban a composiciones imposibles, juegos alocados con la lectura, la composición y la página. Philemon ha salido del espacio físico de las viñetas para moverse entre páginas en fascinante puzzles que obligan al lector a penetrar por vericuetos narrativos nunca antes vistos. No hay reglas físicas, sólo el límite que el lector quiera poner a la expansiva realidad fantástica del mundo de Philemon.
Aunque la serie parecía terminada con su decimoquinta entrega, desde hace varios años Fred viene anunciando una decimosexta aventura de Philemon, eternamente aplazada, quizás porque Philemon ha conseguido ir más allá de las letras y entrar en nuestro mundo, jugando al escondite con sus lectores, quién sabe.

Ediciones en España.
Siento decirlo, pero leer a Philemon en castellano es un imposible. Tan sólo los seguidores de la revista infantil en catalán Cavall Fort pudimos descubrir esta maravillosa obra bajo el título de “Filalici” (además de otras genialidades de autores como Tilleux, Peyo, Mezieres, Xots, Madorell, Pilarín Bayés… la labor de esta revista nunca será lo suficientemente valorada), pero jamás se han publicado álbumes de esta serie, ni siquiera en catalán. Pero es que, además, Fred es un gran desconocido en España, apenas entrevisto en algunas historias cortas en TOTEM o en el álbum publicado por Grijalbo “Historia de un cuervo con bambas”.
No me cansaré de reivindicar la publicación de esta magistral serie en castellano, pero de momento, la única posibilidad de disfrutarla es leer los álbumes en francés de Dargaud.

Algunos enlaces
Un homenaje a Philemon, Batbad
Philemon
Fred en Dargaud

18 Comentarios en “Mis tebeos favoritos VII: Philemon, de Fred

  1. Punto75 on 17 agosto 2005 at 13:59 said:

    Yo soy uno de esos afortunados que hemos tenido la posibilidad de leer a Fred a traves del Cavall Fort. Aunque nunca a sido uno de mis autores favoritos; siempre preferí a Tilleux y su magistral Gil Pupila (¿para cuando una edicion en castellano digna?, la de Casals es practicamente inencontrable); debo reconocerle a Fred su capacidad de crear unas historias y un mundo hipnóticos, de los cuales cuesta apartar la mirada, pese a ese punto feista de su dibujo. Lamentablemente para mi esos Cavall Fort no han sobrevivido, era muy joven y las cosas no se cuidaban como lo hacemos ahora que tenemos cierto grado de madurez, pero suscribo la peticion de Alvaro de una edicion digna de Fred en castellano. A ver si alguna de las multiples editoriales que pululan por el mercado nacional se decide, yo la compraria aunque fuera solo por nostalgia…

  2. J Calduch on 17 agosto 2005 at 14:08 said:

    Es un suponer, pero es de suponer, por simple probabilidad, que a más de una editorial española se haya planteado publicar a Fred ¿por qué no lo han hecho?¿no parece comercialmente viable?

    Desde luego emprenderla con una serie de 15 álbumes al ritmo de "saco el primero y ojalá pinten buenas para que haya más" no llama. Pero Fred tiene más obras que deberían picar a editores y lectores. La del Compteur electrique, por ejemplo, en un solo álbum, me parece preciosa y con las virtudes temáticas y técnicas de Philemon. POdría ser una vía para entrar.

  3. señor punch on 17 agosto 2005 at 15:48 said:

    …por si está al alcance, olvidada en casa, o en una biblioteca… Philemon se puede leer en otro sitio, no tan inaccesible: son seis escasas páginas. Saben a muy poco, pero ahí están: de la 1018 a la 1022 de La historia de los cómics de Toutain (vol. 4).

  4. Y digo yo, con ese nombre, y en España, el país de Mortadelo, ¿seguro que no funcionaría? Editores del mundo, arriesgáos. Por mi parte, un ejemplar caería.

  5. Abogo por la certeza de esta elección, Fred es un gran desconocido en nuestro país, yo, como bien dices, lo conocí a través de Cavall Fort, revista que tiene un no sé que muy serio, pero que a base de seguirla ves el gran peso especifico de un producto bien hecho.

  6. Eduard on 17 agosto 2005 at 22:42 said:

    ¿Alguien tiene idea de qué numeros de Cavall fort eran los que contenían la serie? ¿Y a qué albumes originales corresponden? Gracias.

  7. kurdy malloy on 17 agosto 2005 at 23:06 said:

    Pues abundo en lo mismo: lo conocí en cavall Fort y es imperdonable no tenerlo por aquí.

    De interés para las empresa$ editora$: me gustó muchísimo con 10 años y ahora que soy más joven…pues también, también. Es decir, el mercado de Filalici no se acaba en el círculo de sospechosos habituales, si no que se puede abrir al público infantil con total seguridad. Anímense!!

    (orgullo de nieto: el abuelo acertó en ponerles tapas: 1969 ~ 1981, menudo tesoro granate que hay en casa!!)

    Por cierto, Punto75, en la librería Continuará (Via Laietana, Barcelona), los Gil Pupila a ~7 eurons y había bastantes números…y els Benet Tallaferro estan de saldo a ~2 eurons!!

  8. Antonio on 18 agosto 2005 at 7:54 said:

    ¡Ah, "Gil Jourdan"! Qué maravilla: como en el caso de Fred, buscadlo en francés, y acabaréis antes. Creo que la colección "Gil Pupila" no llegó a sacarlos todos; de todos modos, no son más 16 o 17 álbumes, los últimos sólo con guión de Tillieux, y dibujo de Gos, creo. Y Niffle está editando ahora a muy buen precio todos los cuadernos de "Félix", el prototipo de "Gil Jourdan", muchas de cuyas historias fueron recicladas por Tillieux para "Gil Jourdan" o "Tif et Tondu".

  9. Punto75 on 18 agosto 2005 at 8:03 said:

    Gracias por el aviso Kurdy, tendre que aprovechar algun viaje a Barcelona: De la edicion de Casals de Gil Pupila en principio solo me falta un tomo, pero no me acordaba de Benet Tallaferro, ostras que tiempos…estoy sufriendo un ataque de nostalgia.

  10. Yo tengo que agradeceros a vosotros, álvaro y Josep Calduch, que fuisteis los que me mostrasteis la genialidad de Fred.

    Y yo me uno aquí a ver si publican las aventuras de philemon, donde realmente todo puede pasar.

  11. Fritz on 22 agosto 2005 at 20:23 said:

    Bruguera publicó algunas historietas cortas de Philémon en "Gran Pulgarcito", hacia 1970. Eran una serie de historias que aparecen completando algunos de los primeros ábumes, y que se publicaron primero, según creo, en la revista "Poquet Pilote". Yo lo conocí entonces, siendo muy chiquitín, y muchos años más tarde lo redescubrí y me fui comprando los álbumes (en francés, claro). Ahora es mi tebeo favorito, junto con "Little Nemo".

    Y ya de paso, quiero recomendar 2 maravillas que tienen alguna relación: "Time is money", serie con guión de Fred y dibujos de Alexis, y "Submerman", de Lob y Pichard, que se publicó en "Pilote" por la misma época, y que también tuvo alguna tímida aparición en "Gran Pulgarcito". Son, como "Philemon", dos prodigios de fantasía y humor surrealista.

  12. JOAQUIN on 31 agosto 2005 at 9:58 said:

    Yo tengo los cuatro primeros números del Gil Pupila de Casals. Conozco además los números 6 y 10, pero ignoro si se publicaron los números 5, 7, 8 y 9. ¿alguien que tenga esos números puede confirmarme su existencia o es otra rareza editorial a la que los aficionados al cómic estamos acostumbrados. Gracias

  13. Joaquin, se han publicado todos los números de Gil Pupila excepto el 8 y el 11, que yo sepa. El num. 5 lo conseguí en catalan porque no lo encontré en español.
    Una pregunta para Kurdy Malloy ¿ puedes darme el tlf de esa libreria y sabes si venden por internet ? Gracias

  14. Edmon on 21 noviembre 2006 at 0:05 said:

    Fred o Filalici forma parte de mi infancia desde muy pequeño debido al gran aprecio de mi padre por estas historias. Nos contaba sus aventuras antes de irnos a la cama y la verdad es que desde aquella época que no he tenido sueños tan originales. Mas tarde descubrí que en casa teníamos una coleccion de cavall forts encuadernados en tochos de cuatrocientas páginas desde el numero cinco hasta alrededor del setecientos, además de los siguientes ya no encuadernados que recibíamos cada mes. Aquello fue para mi un tesoro a los nueve años (ahora tengo 22) que devoré hasta sabérmelo de memoria. Como era posible que aquellos progres lograran reunir a Benet Tallaferro, a Filalici, Gil Pupila, els Barrufets, Jan i Trencapins, la patrulla dels castors, Aquiles Taló, Sergi Grapes (Gaston), Marsupilami y demás estrellas francobelgas en una sola revista? siempre agradeceré que mis padres lo leyeran de pequeños y supieran apreciar una publicación muy importante a nivel de historieta. Vaya, ahora me han entrado unas ganas terribles de releerlos todos!!

  15. Tomás Bases on 24 enero 2007 at 23:00 said:

    Muy posiblemente mi trabajo no existiría si no fuese por el impacto que tuvo en mi la obra del inigualable Fred.

    Maestro y referente, es bién triste que no tengamos un mejor acceso a su obra… un saludo a todos sus seguidores

  16. Anna Txe on 20 julio 2007 at 17:49 said:

    Diablos, habia olvidado a Filalici y me encantó en su dia ! voy a reordenar los Cavalls Forts a ver si lo encuentro ! Gracias Alvaro

  17. Hace un par de meses esto resucitó en mi memoria. Google, wikipedia y algún comentario de blog ayudaron y ahora mismo me voy a pedir los 3 primeros números a una librería on line francesa. Estoy ya feliz por saber que recuperaré esas historias maravillosas. Tendré que desempolvar mi francés y leer con un diccionario a mano pero valdrá la pena. Saludos

  18. Xavi on 7 enero 2008 at 0:38 said:

    El viernes recibí una llamada de la FNAC del Triangle: ya han llegado los 15 volúmenes de Philemon que encargué (en traducción de Albert Jané: Filalici), apenas una semana después de los 19 de Gaston (Sergi Grapes, Tomás el Gafe) en magnífica edición también traducida al vasco (o al occitano; no al catalán). ¡Esto es un tesoro, amigos, con mi compañera y mi hijo de 4 años disfrutamos a lo grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation