Mis tebeos favoritos XI: Maus, de Art Spiegelman

El Maus de Art Spiegelman ha sido, es y será uno de esos argumentos que se usan de forma recurrente para indicar que el tebeo ya es adulto, añadiendo siempre la coletilla “y ha ganado el Pulitzer”. Supongo que tratar un tema tan delicado como el holocausto provocado por los nazis y la seguridad que da la autoridad del Pulitzer, ha favorecido que la bola de nieve girase y girase, hasta llegar a un punto donde, muchas veces, me planteo sino le perjudicará más que beneficia.
Pero a riesgo de parecer un “gafapasta” o un “snob”, voy a reconocer que me encanta Maus. Y por ninguna de las razones anteriormente expuestas. La obra de Spiegelman me seduce y maravilla por muchas razones, pero ante todo y sobre todo, porque es una de las obras más emotivas que conozco.
Spiegelman, ha sido (y es) uno de los investigadores más radicales que el lenguaje de la historieta ha conocido, responsable directo de ese crisol de nuevas experiencias que fue la revista RAW. Antes de Maus, lo poco que conocía de Spiegelman me hablaba de su gusto por la transgresión formal, por la provocación basada en la perversión de las normas establecidas, pero siempre desde el profundo estudio y conocimiento del medio.
Pero cuando leí por primera vez Maus, me quedé absolutamente pasmado: el Spiegelman de la experimentación enérgica invertía todo lo aprendido en una historia arriesgadísima, en la que el autor volcaba sobre el lector la relación que tuvo con su padre, sobre la que se extenderá en todo momento la influencia de la terrible experiencia del holocausto, vivido en primera persona por el padre de Spiegelman.
Personalmente, creo que Maus es una hermosa reflexión sobre la relación entre un hijo y su padre, una perfecta plasmación del contraste entre la admiración por lo vivido por el progenitor y el enfrentamiento generacional casi obligatorio, articulado a través de una larga conversación entre los dos, en la que el padre recuerda los horrores del exterminio nazi para su hijo. Nace así también, aunque a mi entender de forma indirecta, un brutal testimonio de ese horror, que quizás ha sido entendido por muchos como su principal objetivo.
Pero además, Maus es la realización de todas las experiencias formales previas de Spiegelman, que se ordenan y toman sentido en esta obra. Desde la más evidente opción por la simbología reflejada en el uso de animales antropomórficos para llevar la acción, hasta la sutil elección de ritmos narrativos propios, las rupturas didácticas o el adecuado estilo sucio de dibujo. Así, la elección de usar animales para representar a los diferentes colectivos implicados (ratones para los judíos, gatos para los alemanes, perros para los americanos…) es un perfecto ejemplo de la utilización del símbolo como herramienta narrativa, que le proporciona al autor dos efectos rápidos: primero, el alejamiento de lo que ocurre, tanto del lector como del propio autor, necesario para que la reflexión nazca sin preconcepciones. El segundo, en erigirse en un mecanismo de reflexión sobre la implicación de los pueblos, que va mucho más allá de simple analogía de la persecución entre ratones y gatos. Diluye las identidades individuales y provoca una unificación del aspecto de los personajes que lleva a la meditación sobre las responsabilidades de los pueblos en los genocidios, sobre su comportamiento.
Una opción que muchas veces ha ocultado otros matices del impresionante trabajo narrativo de Spiegelman en la obra, estudiado hasta la minuciosidad más increíble. Baste como ejemplo que es fácil discriminar cuándo se está en el presente y cuándo en el recuerdo, gracias únicamente al cuidado planteamiento compositivo de Spiegelman, que varía ritmo y planificación en cada situación para que puedan ser diferenciadas de forma transparente por el lector, sin que éste sea consciente del milimétrico trabajo del autor .
Gracias a todo este abanico de recursos, Maus se alza como una obra que llega al corazón del lector como un cuchillo caliente corta la mantequilla, ante la que muchas veces es imposible contener una lágrima de emoción, que irá seguida, con seguridad, por la reflexión ante la multitud de ideas que nos inundan tras su lectura.
Una obra soberbia, que sorprende todavía más si pensamos en que fue concebida durante casi trece años, publicada en entregas en la revista RAW. Un hecho que casi no se evidencia ante la impresionante coherencia de la obra.

Ediciones en España
Maus fue coeditada inicialmente en España por Norma Editorial y Muchnick, que publicaron la primera parte de la obra. Pasarían casi diez años hasta que Planeta DeAgostini editara la obra en su totalidad en un único volumen, de calidad bastante pobre en su primera edición y que ha ido mejorando en las últimas. De todas formas, la mejor edición que he podido ver de esta obra es la que hizo Inreves en catalán, sencillamente impecable.

Enlaces de interés
Guía de recursos sobre Maus en la web
Ficha en Guiadelcomic.com

Novedades de Recerca para Septiembre

THE RIDE, de Doug Wagner, Cully Hamner, Brian Stelfreeze, Adam Hughes, Georges Jeanty, Dexter Vines, Jason Pearson, Doug Gregory, Dave Johnson, Chuck Dixon, Ron Marz, Rob Haynes y Chris Brunner. Prestigio. 17 x 24 cm. 128 páginas en blanco y negro más portadas en color. Encuadernación en lomo. Historia autoconclusiva. Cosido con hilo. Recopila en un solo tomo todo el material de The Ride publicado por Image Comics (#1, #2, 2 for the road y Foreign parts). Extras: Todas las portadas originales, comentarios de los creadores, cuaderno de bocetos, galería de ilustraciones, introducción de Howard Chaykin. PVP:9,95 EUROS.
BUFFY CAZAVAMPIROS, TOMO 8: OTOÑAL, de Chris Boal, Tom Fassbender, Jim Pascoe y Cliff Richards. Tomo. 17 x 24 cm. 188 páginas en color. Encuadernación en lomo. Cosido con hilo. Colección bimestral. PVP: 12,95 EUROS.
TELLOS: EL ÚLTIMO ROBO, de Todd DeZago, Craig Rousseau, Norman Lee y Terry Austin. Prestigio. 17 x 24 cm. 52 páginas en color. Encuadernación en lomo. Cosido con hilo. Colección de tres tomos. PVP: 5,80 EUROS.

STAR TREK CLASSIC #5, de Len Weub, Alberto Giolitti y Nevio Zaccara. Tomo. 17 x 24 cm. 132 páginas color. Encuadernación en lomo. Cosido con hilo. Star Trek se publica mensualmente. Línea CI-FI. Extras: Una portada de José Avilés, exclusiva para esta edición, y un nuevo suplemento llamado TRICODER, con artículos, secciones de información y mucho más. PVP: 11,50 EUROS.
JOHNNY CARONTE Y EL REVOLVER, de Jaime R. Colladoy Tony Sandoval. Prestigio. 17 x 24 cm. 68 páginas color. Encuadernación en lomo. Cosido con hilo. Extras: Portafolios con artistas
invitados, final alternativo de “El Revolver” no publicado en USA, entre otros. PVP: 6,95 EUROS.

TROYA, de Ignacio de Ramón, Christian Suárez y Alfonso Salazar. Prestigio. 17 x 24 cm. 68 páginas color. Encuadernación en lomo. Cosido con hilo. Número único. Extras: Prologo de Javier Olivares, cuaderno de bocetos, galería de artistas invitados. PVP: 6,95 EUROS.

Novedades Edicions de Ponent Septiembre

LA TORRE BLANCA, de Pablo Auladell. COL. CREPÚSCULO 8. Portada a color glasofonada mate. 92 páginas a color. Encuadernada en cartulina gráfica con solapas. P.V.P.- 18 euros.

NUESTRO VERDADERO NOMBRE, de Luis Durán. COL. MERCAT. 23. Portada a color glasofonada mate. 94 páginas en B/N. Encuadernado en cartoné. P.V.P.- 17 euros.

¡Ya era hora ver algo nuevo de Auladell! Y qué portada más bonita, si se me permite… Dos interesantísimas novedades para iniciar el curso.