Mis tebeos favoritos XV: Spirou, de Franquin

La lucha entre las escuelas de Marcinelle y Moulinsart es dentro del mundo del tebeo el equivalente al enfrentamiento entre Oxford y Cambridge, entre el Barcelona y el Madrid. O incluso más, porque para muchos ha llegado a ser casi paradigma del bien contra el mal, en aquellas luchas zafias entre claros y oscuros.
A un servidor siempre le han gustado las dos, pero si me obligan a elegir (tampoco tendrían que hacerlo mucho), la decisión es clarísima: me quedo con la escuela de Marcinelle, a mi entender, el verdadero germen del tebeo francés actual, tal y como lo entendemos hoy en día.
Y si tengo que mojarme todavía más, la cosa está fácil: el Spirou de Franquin.
Caso curioso éste, porque Franquin llegó al personaje de rebote en 1946, casi ocho después de que fuese creado por Rob-Vel y tras la breve etapa de Jijé al frente, que dejó en su joven pupilo la responsabilidad de seguir adelante con las aventuras del alegre botones y su compañero Fantasio (la gran aportación de Jijé a la serie). Franquin siguió con reverencia los rígidos esquemas narrativos de la época en una historia que cumplía a rajatabla con lo que se esperaba de él, pero tardó poco en empezar a solicitar más espacio libre, a desprenderse de los corsés para dar rienda suelta a su imaginación desbordante. En apenas unos años, su evolución es fulgurante, demuestra una soltura narrativa envidiable y sus argumentos conjugan un concepto de la aventura de optimismo desbordante con una fina y elegante ironía que impregnará toda su obra en el futuro. Spirou consigue con Franquin madurar como personaje, recrearse como un aventurero rodeado de secundarios de lujo, desde su eterno compañero Fantasio al Conde Champiñac, pasando por los sensacionales villanos (Zorglub, Zantafio…) o su gran creación del genial Marsupilami, quizás el punto de inflexión que marca la gran década de Franquin al frente de Spirou. Maravillas como El dictador y el champiñón, Los piratas del silencio, El nido de los marsupilamis o la genial Z como Zorglub (mi álbum preferido de la serie) son buenas muestras del increíble nivel al que llegó Franquin, un autor que ha proyectado su influencia de forma decisiva en el tebeo francés (y no sólo francés, que se lo pregunten a Ibáñez) de las últimas cuatro décadas.
Un autor que supo conjugar su inteligencia con una capacidad para el dibujo sobrenatural, que le llevó a ese estilo tan personal, una suerte de representación naturalista de la realidad caricaturizada en todos y cada uno de sus detalles. El dibujo de Franquin juega no sólo con los personajes, sino con los fondos, los objetos, los animales, consiguiendo que cualquier cosa que dibuje automáticamente nos provoque la sonrisa y nos lleve a su universo: un gatito dibujado por Franquin nos transmite automáticamente el carácter de ese animal, una finca casi su historia, un objeto su utilidad o inutilidad…
Franquin abandonó la serie en 1968, para dedicarse plenamente a otras creaciones suyas, tan geniales como Gaston Lagaffe (Tomás el gafe en España) o las Ideas Negras (recientemente publicado por Dolmen).
La serie fue continuada con oficio por Jean-Claude Fournier, que si bien aportó poco, por lo menos respetó a la labor de Franquin. Curiosamente, cuando parecía que la serie quedaría olvidada, pasando de mano en mano (sobre todo tras la pobre etapa de Cauvin y Nic), Tome y Janry le dieron una nueva vida al personaje, logrando un altísimo nivel durante su etapa al frente de la serie, que se prolongó casi 20 años (durante los cuales crearon también esa maravilla llamado El pequeño Spirou). Recuperaron el espíritu fantástico e imaginativo de Franquin y fueron poco a poco virando al personaje hacia una vía más adulta, que alcanzaría su momento más importante en “La machina qui rêve”, último álbum de estos dos autores en el que la serie daba un giro radical, enfrentándose Spirou a sí mismo en una clara metáfora de ruptura con el pasado que llegaba incluso a un cambio en el estilo de dibujo. Por desgracia, el cambio fue mal recibido por los lectores y la serie entró en un largo sueño del que saldría gracias al guionista Morvan y al dibujante español Munuera con el correcto Paris-sous-Seine.

Ediciones en España
Aunque en España llegó a aparecer la revista de Spirou (Spirou-Ardilla) y Grijalbo publicó casi todos los álbumes del personaje, la desaparición de esta editorial provocó un parón absoluto en su aparición, dejando al público español en la penúltima aventura de Tome y Janry, Luna Fatal. En la actualidad, quedan por aparecer todavía en España Le Machine qui Rêve y la etapa de Munuera. Aunque existen rumores sobre una posible edición de la serie en España, de momento hay que conformarse con la edición que ha hecho Planeta DeAgostini de la etapa de Franquin en Spirou, siguiendo la realizada por la editorial belga Niffle.

Enlaces
La mejor página en castellano sobre el personaje
Spirou World
Sitio no oficial
Sitio oficial
Página oficial de Franquin

19 Comentarios en “Mis tebeos favoritos XV: Spirou, de Franquin

  1. No puedo evitar preguntarlo. Aunque no sea oficial ni nada por el estilo ¿De que rumores hablas, Alvaro?

    Por otro lado, muy buena eleccion para tus tebeos favoritos :)

  2. Guachuguo on 26 agosto 2005 at 15:15 said:

    siento repetir lo que he dicho otras veces alvaro y lo digo en estos comentarios sin ningun motivo en especial. nada que ver con espiru,lo escribo aqui porque es el ultimo post a la hora que he entrado.

    te estan cerdeando la pagina las tipicas personas que se dedican a hablar chorradas y crucificar por internet aprovechando que no se les ve la cara.

    se que no se me va a echar nada de menos, asi que voy a estar una temporada sin aparecer por aqui porque de foros estupidos ya estoy cansado.

    el tiempo que he estado he aprendido mucho alvaro (y RM, y cuadrado y tantos)

    ya volvere a ver si se han calmado las aguas

  3. señor punch on 26 agosto 2005 at 15:42 said:

    Guachuguo. Un mea culpa. Es facil caldearse cuando te van a saco, y lo mejor es pasar (juro que lo haré, aunque alguien diga que Spirit es una caca).

    Con lo buenos comentarios que salieron de Valiente hace unas semanas…

    Y lo que necesitamos es peña con criterio y opiniones, no provocadores.

    Por eso te pido que no escapes. esta segunda parte de la carcel es fragil.

  4. señor punch on 26 agosto 2005 at 15:48 said:

    …por cierto, el Spirou de Planeta ¿Remonta o reduce?

  5. eSeCeeRre on 26 agosto 2005 at 16:06 said:

    Por cierto, ya que estamos, ¿para cuándo Gaston Lagaffe?

  6. jasikevicius on 26 agosto 2005 at 17:11 said:

    Uno de mis favoritos Spirou.

    Eb España no creo que sólo haya influenciado a Ibáñez. Yo veo resonancias de "Z como Zorglub" -y de "los pitufos negros" de Peyo- en "Los cabecicubos" de Jan.

    Como mejor imitador en España del "entintado Franquin" recuerdo las historietas de un tal Casanyes y de cientos más detrás.

    Ibáñez con los simples rotuladores que solía usar, dificilmente podía copiar el sofisticado entintado de Franquin, pero estoy seguro que si hubiera podido lo hubiera hecho.

    Siempre que veo los escenarios de Spirou, la mansión de Champiñac y todas esas pequeñas poblaciones y sus tejados, me acuerdo de las localizaciones en donde Claude Chabrol suele ambientar sus películas (aunque en el primer caso será Belgica y en el segundo se tratará de Francia, la verdad es que el paisaje es similar).

    Cambios de dibujantes de Spirou:

    Tras Tome & Hanry pienso que los mejores autores que hubieran podido retomar a Spirou posiblemente hubieran sido Yann & Conrad, pero con el estilo que tenían en el primer par de números de "Les innommables". Ellos si hubieran podido hacer un buen giro de Spirou hacia un público más adulto.

    Saludos

  7. ¿Qué se puede añadir a todo lo que has dicho sobre Spirou y Franquin? Pues que "Z como Zorglub" no sólo es mi álbum favorito de Spirou, sino uno de mis tebeos favoritos de todos los tiempos. Franquin en estado de gracia. Creo que no voy a poder resistirlo… Lo intento, pero… se me escapa, se me escapa…

    AVIV BULGROZ!!!

  8. El señor de p on 26 agosto 2005 at 19:33 said:

    Demonios, aún recuerdo mis primeras cuatro páginas de Z como zorglub es Spirou ardilla (con Fantasio haciendo girar una de las máquinas en las que está subido Zorglub mientras se hace pasar por Zorglhombre). Desde entonces, y pese a mi nick, totalmente rendido a Franquin. A ver si se deciden de una vez a reeditarlo en condiciones, pues auqnue Junior editó casi todos los albumes, los publicó en desorden y mutilados, sin algunas de las historias de complemento (la feria de los gangsters, Vacaciones sin historias) que sí aparecen en la edición de Planeta realizada a partir del Integr

  9. Ojo de Halcón on 26 agosto 2005 at 22:09 said:

    Tengo muy vivos recuerdos de los tebeos de Spirou cuando yo era peque. Siempre me encantaron, y me siguen gustando igual hoy día.

  10. Jordi Querol Rielo on 27 agosto 2005 at 13:26 said:

    La casualidad ha hecho que haya leido Z como Zorglub hace pocos dias, y si, una maravilla, lo mejor que he leido en este integral de Planeta. Zorglub me recuerda al Rastapapoulos de Tintin, quiza mas que Zantafio.

    Que que diria Ibañez sobre las infleuncias? Pues lo de siempre, que es muy cachondo, que se rie solo cuando le hacen entrevistas, que Rompetechos esta basado en él, etc etc…lo tipico, lo de siempre…. todo para no responder a la pregunta…..

  11. Zhukov on 27 agosto 2005 at 18:16 said:

    Rindo pleitesía al grandioso Franquin. Un auténtico portento como autor. Estupendo en Spirou, genial en Gaston, increible en Ideas Negras… No tengo palabras para decir lo maravillosamente bien que me lo he pasado leyendo cada una de sus páginas.

    A ver si se deciden ya a editar en este país a Gaston, como ya ha dicho eSeCeeRre.

  12. jasikevicius on 27 agosto 2005 at 18:45 said:

    No entiendo porqué están editando la obra completa del Spirou de Franquin en blanco y negro. Me parece que -exceptuando "Ideas negras"- la obra de Franquin gana en color, sobretodo en ese "color de máquina" que le suelen poner. Si el Spirou de Franquin es precisamente la obra que más gana con ese tipo de color.

  13. Julián M. Cle on 28 agosto 2005 at 22:58 said:

    Qué bonita quedaría esta serie, álvaro, recopilada en un libro….

    ;-)

  14. ¿de que hablas???' No estaras gestando otro libro, esta vez sobre spirou????? O no será alvaro???? o que es ese rumor de que quizá se publique en españa??? QUIERO RESPUESTAS.

    :) :) :)

  15. Caracrater on 29 agosto 2005 at 9:03 said:

    Me sorprende pero que muy gratamente, esta elección del gran Spirou para los tebeos favoritos, el germen de la aventura, al principio juvenil y luego trascendiendo…………..

    Mis números favoritos: El viajero del Mesozoico, El prisionero de los 7 budas, Z como Zorglub, La guarida de la morena……….—-

  16. Cheigdicheig on 29 agosto 2005 at 10:09 said:

    Hace al menos tres salones del comic de Santa Cruz de Tenerife, en rueda-mesa redonda, los responsables de Dolmen anunciaban una pronta edición de Tomás El Gafe bajo su sello ¿queda mucha espera aún?¿Para cuando el monográfico sobre Franquin en la colección sinsentido, Sr. Cuadrado, ¡no se haga esperar!?

  17. Jesús Cuadrad on 30 agosto 2005 at 12:20 said:

    Lo siento: sí se hará esperar.

    El ensayista de quien depende está en otras "urgencias".

    Pero en ello está, sí.

  18. Pirluit on 28 octubre 2006 at 23:02 said:

    No sólo se ven influencias de Franquin en Ibáñez y en los cabecicubos. ¿Qué me dicen de la entrada de Pulgarcito (Jan) en el jardín del Señor Ogro, cuando descubre atónito todas esas flores gigantes? ¿No les recuerda eso a "El Prisionero de los Siete Budas?" (Título original: "El Prisionero de Buda"), aventura de Spirou y Fantasio?

  19. uno on 31 julio 2011 at 17:29 said:

    ¿Si Franquin es de la escuela de Marcinelle y Hergé de la de Moulinsart entonces Jean Claude Forest, Fred (Philemon) y el Georges Pichard de Submerman (es que los 3 me parecen de un estilo de dibujo similar)… a cuál pertenecen?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation