Viñetas de mujeres desde el Atlántico

Por desgracia no pude ir al Salón de A Coruña, sin duda una de las citas más interesantes del panorama tebístico español, pero que no se diga que La Cárcel de Papel no habla de esta importante cita. Así que nada como “fichar” a un reportero de lujo, Breixo Harguindey, para que nos dé su visión del Viñetas de este año.

VIÑETAS DE MUJERES DESDE EL ATLÁNTICO

Tras ocho años ininterrumpidos de Viñetas desde o Atlántico, este verano tuve la sensación de que en el cómic gallego se repetía en un nivel superior una de esas sincronías propias del conjunto fractal de Mandelbrod. Tal como en la época del Salón de Ourense y el Frente Comixario, tras recibir el premio al mejor fanzine en el último Salón del cómic de Barcelona, Kiko da Silva y su proyecto BdBanda se han tomado en serio la posibilidad de levantar una editorial de cómic en Galicia. La reciente edición de títulos como “Fiz nos biosbardos” y “Thom” en formato álbum cartoné a color (tras su serialización en Golfiño) lleva camino de convertir al pontevedrés, siempre con la inestimable colaboración en la distribución Kalandraka, en el primer promotor de una editorial gallega de cómic con cara y ojos (incluso suena el nombre de Trondheim). Galicia se mueve, también, en el cómic.
En cualquier caso, la protagonista absoluta de este octavo salón del cómic de A Coruña fue Purita Campos, creadora de Esther y su mundo. Parece que la política de recuperación de autores españoles de la editorial Glénat está dando sus réditos. Tras conseguirlo con Carlos Giménez e intentarlo con Josep María Beà, Fernando Fernández y Luís García; Glénat ha dado nuevamente en la diana con la edición de la obra de Purita que ha llegado al corazón del público nostálgico. Buena prueba de ello la facilitó una librería, de la que omitiremos el nombre, que monopolizó las ventas de los tomos de Esther a 50 euros tras comprar las existencias del resto de stands. Por su parte, la veterana dibujante no desfalleció ante la fila interminable de candidatas a la firma entre las que figuraba el ya clásico anciano del cuaderno que recorre cada salón al acecho de una dedicatoria en forma de dibujo.

De acuerdo con este buen ánimo general en torno a Esther, en la charla de la propia Purita se evaluó la posibilidad de realizar un episodio final de la serie a cargo de un famoso guionista gallego. De hecho, el éxito de Glénat con Gina ha animado una más que probable próxima edición de Esther y su mundo para lo que la editorial barcelonesa ha contado con la inestimable colaboración del Club de Fans de Esther y con un impedimento: según parece, los derechos de la serie podrían estar en manos de la DC, al haber comprado ésta la editorial británica que originalmente publicaba la obra de Purita.

La idea de este último episodio de Esther quizás provino de la interesante charla de Joan Navarro sobre El Capitán Trueno a partir del comentario de su última historieta, publicada en La historia de los comics de Toutain, donde tuvo lugar ¡por fin! el encuentro sexual con Sigrid. Siempre locuaz e ingenioso, Joan Navarro estableció tres ejes que describen la radical novedad de El Capitán Trueno para la historia del cómic español. En primer lugar la novedad del formato apaisado que permitió la visión panorámica del dibujo. Por otra parte, gracias al globo como medio de transporte, las aventuras del Capitán Trueno adquirieron carácter internacional frente a las de otros héroes como el guerrero del antifaz (autolimitados a la defensa de las fronteras de la España cristiana). Y por último, una inteligente política de Bruguera para fidelizar a los lectores a través del merchandising de figuritas de sus personajes que pudieron verse en la exposición adyacente junto con algunos originales de la serie de Víctor Mora y (nota para coleccionistas y demás amantes del fetiche) ¡un reloj de El capitán Trueno!

En este apartado, uno no puede sino sentirse privilegiado cuando Javier Olivares ejerce de guía de su propia exposición. En conjunto, la obra de este heredero estético de los mejores dibujantes de la revista Madriz muestra una sorprendente versatilidad sin perder nunca la calidad ni el ánimo vanguardista por el que es reconocido. Sus fans estamos de enhorabuena ya que próximamente la editorial Media Vaca recopilará sus Cuentos de la estrella legumbre mientras el autor madrileño intenta dar una salida en Francia a su Maria Misteri, trabajo serializado en la revista Treztevents bajo guiones de Bernardo Vergara. A la salida del evento y en charla informal salió a relucir el nombre de la más joven promesa del cómic gallego, que el propio Olivares reconoce como discípulo: el flamante ganador del primer Premio de Banda Deseñada Castelao de la Diputación de A Coruña, David Rubín, cuya exposición de originales demuestra, además de un buen dibujo, su tremenda potencia como entintador.

Con independencia de la deriva situacionista de cada uno, a grandes rasgos, se podría decir que este Viñetas desde o Atlántico de 2005 ha saldado simbólicamente una deuda pendiente del cómic español con las mujeres. Además del Primer Concurso de tiras de historietas contra el sexismo y las exposiciones de Raquel Alzate y Purita Campos, acompañada de su eminente presencia, Antonio Martín presentó su comisariado de la exposición “Los tebeos de mamá” una imponente muestra de la historia del cómic español para mujeres. Aunque quizás se eche en falta una mayor implicación del sector editorial con el salón de A Coruña, año tras año éste viene demostrando como con amor por los tebeos se arma un buen salón y, quizás en el futuro inmediato con permiso de Mandelbrod, se sostenga un proyecto editorial que transmute de nuevo a Galicia al extremo izquierdo del Atlántico.
Breixo Harguindey

10 Comentarios en “Viñetas de mujeres desde el Atlántico

  1. Gib on 27 agosto 2005 at 1:00 said:

    Pues no es por ser negativo pero vengo observando como, año tras año, el cartel de autores "potencialmente interesantes" (se entiende por "potencialmente" como aquellos autores con los que la mayoría de lectores sienten mayor afinidad; es decir, guionistas/dibujantes yankies tanto de SHs como del panorama underground) desciende a velocidad de vértigo;encontrando en su primer año a Hughes, Wolfman, Rude, Ladronn o Miguel ángel Martín a los que seguiría una sequía de autores de la clase que he definido anteriormente, convirtiendo el Salón en una cita un tanto aburrida para el aficionado medio, tras tantos años de rumores acerca de bombazos que luego no se concretan.

    Una pena pero el que lleven, por ejemplo, a Purita Campos ( con todos mis respetos tanto a ella como a su obra, básica para entender el mundo de la historieta en nuestro país) no logra motivarme lo suficiente como para desplazarme hasta allí.

    El único "chollo" que le encuentro a este evento es concerniente a los libreros: solicitar y obtener un stand es gratuito lo que, unido a la excelente ubicación de las casetas, provoca lucrativos beneficios para quienes disponen de una librería especializada.

    Perdón por el tono tan derrotista de mi comentario (y que choca con el vitalismo del texto de Breixo Harguindey) pero este era un Salón que apuntaba MUY alto, tanto que podría haber presentado batalla al sacrosanto Salón de BCN y al Expocómic madrileño, pero que, al final, se quedó en un curioso evento. Y lo de curioso no es peyorativo, no vayan a pensar sino todo lo contrario: curioso por la incertidumbre que provoca el no saber conque van a salirnos ahora los coruñeses; si un año es Kaluta, el siguiente es Carlos Giménez y para el que sigue, Stuart Immonemt…

    Un Salón que prometía más de lo que finalmente dió, pero del que uno siempre debe estar atento o, al menos, con el rabillo del ojo :) .

    Saludos.

  2. Álvaro on 27 agosto 2005 at 11:03 said:

    El problema Gib es que no sólo hay que atraer aficionados, sino también a la gente que no es habitual a los tebeos. Y ahí, te puedo asegurar que Purita Campos tiene más gancho que muchos de lo que has nombrado. Muchas veces confundimos nuestros gustos con los de la mayoría y aunque a mí Purita Campos me pueda interesar a nivel histórico, en el Saló de BCN (y en Coruña por lo que cuentan), las colas eran kilométricas, mucho mayores que las de autores "hot" como Adam Hughes.

    Y es que mientras a uno lo conocen los viciados de esto, a la otra la adoran toda una generación (o dos) de españolas, hasta el punto que Gina es uno de los exitazos del año…

  3. Bien cierto es lo que comentas, pues no hay más que ver como salones y/o grandes almacenes se rifan a Ibáñez para que haga acto de presencia en ellos, pero lo que trataba de decir es que lo que le falta a este salón es combinar a autores "con valor histórico" con autores "hot" (ya sean americanos, franceses, italianos… o iraníes…ains, Marjane Satrapi..), siendo estos últimos los que podrían propiciar desplazamientos del sector fandom más movilizado hacia esas latitudes en busca de una ansiada firma o dibujo.

    Creo que a un buen salón del cómic hay que valorarlo por una sabia combinación de los dos tipos de autores antes citados, para convertirse en una cita interesante; tan interesante, que provoque desplazamientos de gentes de otras comunidades para que las colas de firmas no estén ni pobladas unicamente de gente madurita recordando tiempos pasados ni de esa clase de fans que tan bien describía Cels Piñol en sus "Fan con Nata/Fan Letal" y que tanto repelús me daban.

    Una combinación de lo pretérito con la contemporaneidad es lo que busco y aún ando tras ella.

    Saludos.

  4. Un último apunte: comparar el Salón de BCN y el de A Coruña no sé yo si será buena idea puesto que en el de BCN hay que desplazarse hasta el recinto en donde tiene lugar y adquirir una entrada, mientras que en el de A Coruña TODO es gratuito…bueno, menos los comics. Los stands están ubicados en una de las arterias de la ciudad (en el centro de la misma, de hecho) y las exposiciones, diseminadas por lugares próximos a la zona de los stands, son gratuitas, con lo que se tiene asegurada la asistencia de un público la mar de variopinto (hay que tener en cuenta que el "Viñetas.." cuadra siempre la semana del único festivo de Agosto, por si no todo el mundo estuviera de vacaciones), no sólo de aficionados al mundillo. Con esto no quiero decir que un salón sea mejor que otro, sólo que ambos tendrían que aprender mucho de ellos mismos para pulir errores.

  5. Y que tal la exposición del finalista del Castelao ? ;

  6. Realmente ha sido un Salón bastante entretenido con mucho que mirar y donde aprender.

  7. Silenciario on 29 agosto 2005 at 9:25 said:

    No he estado en el Saló, ni en Anguleme, pero puedo decir que he disfrutado en Coruña. Lo primero, el buen rollo, que es lo mas importante, y lo segundo mucho comic.

    Las exposiciones muy variadas, abundantes, nutritivas.

    Yo me lo pasé bien, y el año que viene volveré si puedo.

    Y ya de paso saludos al editor breve, ánimo, que nunca llovió que no escampase :-)

  8. Cheigdicheig on 29 agosto 2005 at 10:16 said:

    ¿Se editó catálogo del Salón?¿Cuál fue su contenido?¿cómo se puede conseguir y a qué precio?

  9. El catálogo estaba a 5 euros creo recordar, ahora no se como se podría conseguir…

  10. SILENCIARIO: gracias, gracias. ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation