¿Cómo se promociona institucionalmente el tebeo?

Pues no sé contestar a esa pregunta, pero en estos casos, lo mejor es siempre echar un vistazo allí dónde el tebeo reciba cualquier tipo de ayuda institucional. Y como son vecinos y, además, adoran los tebeos, nada mejor que acudir a las galias, tan de moda estos días por lo de los irreductibles galos.
El Ministerio de Cultura francés ha iniciado un ambicioso plan a largo plazo de promoción internacional de la historieta que se centrará en Angouleme, con una serie de acciones comandadas por Serge Bouffange (director regional de asuntos culturales de Poitou-Charente) que comenzarán por la fusión de las dos grandes instituciones de esta ciudad, el CNBDI (Centre National de la Bande Dessinée et de l’Image) y el FIBD (Festival International de la BD), que se convertirían en un único centro que permitiría coordinar mejor sus activdades y beneficiarse de mayores apoyos públicos. Este cambio iría acompañado de un mayor apoyo público que se traduciría en incremento de las dotaciones económicas, personal y espacios disponibles.
Este gran proyecto consta en este momento de cuatro grupos de trabajo que están definiendo las futuras funciones y funcionamiento de esta nueva institución. Uniendo a los mejores expertos del medio, hay un grupo de “Patrimonio y redes internacionales” (del que forma parte el español Antonio Altarriba), otro de “Creación, difusión y animación”, otro de “Implantaciones” y otro de “Administración y contabilidad”. Su trabajo, complejo, se prolongará hasta el 2007.
Junto a esta gran institución, se pretende crear un Observatorio económico de la historieta europea que permita hacerla más competitiva frente a la americana y, sobre todo, al manga.
Como toda iniciativa, puede quedar frustada en cualquier parte del camino y tendremos que esperar a ver dónde llega este proceso, pero el interés del gobierno francés por impulsar la BD es evidente y se traduce en hechos, no en palabras.
Casi como aquí.

28 Comentarios en “¿Cómo se promociona institucionalmente el tebeo?

  1. La verdad, es que es muy interesante y que propone soluciones que a mi no se me habían ocurrido, pero me pone de bastante mala hostia leer este tipo de cosas. No es tu culpa, es sólo que sé que esto no se va a ver nunca en España

  2. Estela on 27 septiembre 2005 at 10:10 said:

    Igualito que en España. Menos mal que estos franceses toman buena nota de lo bien que hacemos las cosas los vecinos y van aprendiendo… Lo siento, o me lo tomo a coña o me entran ganas de llorar.

  3. Arturo Miguez on 27 septiembre 2005 at 11:27 said:

    Con estas cosas siempre me acuerdo de una viñeta de Manel Fontdevilla en el jueves:

    – He estado en Suecia y no veas, qué limpio estaba todo, qué educada era la gente…

    – Si, ya, pero les metimos cinco goles el otro día. JAJAJA!.

    Muy español.

  4. No me vale.

    Aquí en España pasa eso y sabríamos que hay una gran, grandísima institución que se supone que apoyaría el tebeo, pero ni sabríamos cómo, ni dónde acababa el dinero de las subvenciones.

    Y es que nos faltan intelectuales (de hecho, no tenemos) y nos sobran listillos.

  5. Seguro que ante una institución que aportara dinero para promocionar el cómic, saldrían grandes obras… en edición, en maquetación, en précio de portada, y en hacer desaparecer el dinero para beneficio de los de siempre.

    Y los que querrian potenciar el comic y hacerlo llegar al gran público, a comerse las sobras… o sea, nada.

    Como en el cine, que las películas patrocinadas son un bodrio para "intelectuales", y lo comercial, lo que verdaderamente llega, es "basura para descerebrados". O sea, menos los cuatro "iluminados", todos los demás.

    Un saludín

  6. Álvaro on 27 septiembre 2005 at 15:14 said:

    Víctor: creo que en cine casi el 90% de las películas estrenadas están subvencionadas, y entre ellas, películas que ha funcionado bien en taquilla.

  7. Adri!!! on 27 septiembre 2005 at 16:06 said:

    Hombre, que bien, el debate de siempre, ya lo echaba de menos!!

  8. spendius on 27 septiembre 2005 at 17:33 said:

    Cuanta verdad hay en tus palabras WWfan, si ahora mismo hay un mercado sobresaturado sin que casi haya prevendas económicas para que más. Para el beneficio de los de siempre?

  9. Jesús Cuadrad on 27 septiembre 2005 at 17:37 said:

    El 93,5%, profe Pons.

    Eso dice el anuario.

  10. Yo me preocuparía menos del apoyo institucional (o no) y más de cómo tenemos el patio. Que, hay que joderse, en diez comentarios ha habido ya insultos, desprecios y chorradas a mansalva.

    A ver, ¿cuando se habla de "los de siempre", de qué se habla, de quién y con qué pruebas (números, cifras, datos) en la mano?

    A ver: cuando se habla de cine español comercial y que llega, se habla de… ¿Torrente, quizá? Que comercial sí, claro. Pero que, la verdad, representativo del cine español… yo me quedo con cualquier truño que no me saque los colores. (Y sí, casi todo el cine está subvencionado: el comercial y el ladrillo.)

    Vale ya, hombre… Vamos a hablar despacio, vamos a pensar lo que decimos, vamos a reflexionar un poquito…

  11. Como siempre, la inmensa cantidad de este país es gilipollas, porque va a ver cosas como Torrente.

    Que bonito…

    Todos somos subnormales, porque vamos a ver esos bodrios, y no obras de tan alto calado como el cine de Saura, o los desvaríos de cualquier iluminado…

    Y los que leemos superheroes somos babosos reprimidos subdesarrollados.

    Que se sepa.

    Si se va a ver Torrente, es porque gusta.

    Gusta=recauda.

    Que es de lo que se trata.

    Elitistas, hablad, pero pensad antes de insultar,

    Grácias.

    Un saludín

    Ediciones bonitas subvencionadas=superventas, promoción a saco y salvación de la industria, por el tirón.

    No me hagas reir, que voy a parecer un subnormal de esos.

  12. Álvaro on 28 septiembre 2005 at 11:41 said:

    Víctor: me temo que es un sentimiento de inferioridad increíble, basado en la teoría de que "si los demás dicen que es malo, es que yo soy gilipollas".

    Pues no.

    No tiene nada que ver.

    Pero no se deben confundir los gimnasia con la magnesia. Porque la política de subvenciones, en cualquier medio cultural, intenta que no se pierda ninguna expresión cultural. Evidentemente, las más populares ya tiene su financiación, con lo que es lógico que las menos sean las que reciban. Porque no nos equivoquemos: cualquier manifestación cultural, nos guste o no, es interesante.

    El debate, que se puede plantear en términos muy distintos a los que tú planteas, es : ¿necesita subvención una obra que de por sí tiene respaldo económico? Un ejemplo: qué es mejor, subvencionar el último Asterix o la obra de nuevos autores que no tienen dónde editar?

  13. Alfred on 28 septiembre 2005 at 11:53 said:

    Pues tampoco es oro todo lo que reluce, más allá de los Pirineos, no, que leía yo el otro día, en el último número de Dolmen (no sé si penúltimo ya), con no poca tristeza, que los archivos enteros de Greg había acabado en la basura al no haber aparecido ninguna institución que se quisiera hacer cargo del tema tras la muerte del autor.

    Un saludo.

  14. álvaro, la respuesta va directamente ligada a la de Naranjo. Cualquiera puede apreciar que Torrente no es el súmun de la calidad (o sí, que todo el mundo tiene muy claro lo que va a ver, y esto está impecablemente realizado), pero uno se harta de escuchar y leer que los estrenos de la semana son una bazofia porque son "comerciales", y "que no piensan ir a verlos, porque son para descerebrados". Lo he escuchado, en serio. Miles de veces, a un montón de iluminados.

    Y en el cómic, también.

    Está claro que todo el mundo tiene derecho a recibir una ayuda institucional para ver su obra editada, pero, ¿no parece que todo lo Subvencionado se saca en ediciones caras, con un précio elevado y sin invertir nada de lo recaudado en promoción?

    ¿Cuantas obras subvencionadas has visto en tu librería, en un formato económico, a un précio no sólo asequible, sino irrisorio, y con promoción en medios?

    El problema de las subvenciones está en que se busca el lucro personal, agradeciendo al funcionario de turno que te da el dinero, y guardando para sí todo el resultados de las ventas, que con el précio que suele llevar este tipo de cómics, con pocos que vendes, recoges suficiente.

    O no, que es lo más probable, y en el próximi (que suele haberlo) se encarece aún más, a ver si se puede sacar…

    Un saludín

  15. Yo, rarito de mi, tengo la estúpida idea de que lo único que puede salvar la industria del cómic (y la del cine, ya puestos), es lo que se devore en masa. Lo que se compre y de dinero para después hacer más cosas, más personales, si quieres, y con menor difusión.

    Si esto es una industria, debe de generar beneficios. Y eso se logra con el "Torrente" y no con el "Perro del Hortelano".

    Después del "Torrente" de turno, ya se invertirá algo de lo ganado en el "Perro del Hortelano", pero la mayoría se ha de invertir en otro "Torrente".

    Claro, que si hablamos de grandes artistas, y no de ganar dinero, pues mira, igual es que no interesa hacer mercado, sólo pulir egos.

    Un saludín

  16. Señor Alós, vuelva y léame otra vez.

    A ver, que yo no he atacado a lo comercial. Que yo leo también tebeos de superhéroes.

    Que yo digo que el ejemplo del cine y lo subvencionado no es válido, porque en cine se subvenciona todo, o casi. Y se subvenciona también lo que genera beneficios: y eso sí me parece un error. Porque el productor no devuelve el dinero de la subvención, ¿sabe?

    Por otro lado, habla usted mucho y sin saber. ¿De verdad sabe cómo funcionan las subvenciones? ¿Sabe usted que hay que justificar cada gasto, por mínimo que sea? Hasta el último euro debe cuadrar con las correspondientes facturas en regla. (Y así debe ser, además. Para evitar justamente eso que usted dice que pasa, de embolsarse el dinero de no sé qué funcionario… Entre usted y yo, la mitología del funcionariado empieza a oler a rancio…)

    En cuanto a la calidad o el precio de las ediciones… le remito a anteriores discusiones aquí mismo, en las que gente con criterio explicaba cómo funcionan los costes, las distribuciones y etcétera.

    Pero vamos, que todo esto se lo digo sólo si usted está interesado en escuchar y en informarse. Que si prefiere sentirse atacado porque a mí no me guste Torrente (francamente, la segunda era mejor que la primera, en lo técnico, pero ambas me parecen malas, sí; y en absoluto representativas del cine español, le guste o no a usted), pues allá usted, caramba…

  17. Bueno, debería hablar de situaciones que he vivido, pero me parece que no viene al caso.

    Repito la pregunta.

    ¿Cuantos cómics que han recibido la subvención han sido creados para fomentar la lectura de cómics, que es de lo que se trata, en última instancia?

    ¿Cuántos han sido creados para dar salida a temas muy buenos, pero que no pasan de ser minoritarios y no van a llegar al público lector y no lector de cómics?

    ¿Cuantos de esos cómics, sacados a coste practicamente cero, a excepción de la distribución han tenido en cuenta que todo lo ingresado son beneficios, y no hay que recuperar dinero, porque no se ha invertido?

    Vale, en demasiadas ocasiones, hay unos gastos que las instituciones se esfuerzan a no cubrir. Pero en las portadas se insiste en poner un précio que incluye la imprenta (lo que suele pagar la subvención, por lo menos aquí), y carga innecesariamente una edición que debería ser económica, accesible y no una obra para babear, sino para promocionar.

    Un saludín

  18. Álvaro on 28 septiembre 2005 at 13:14 said:

    Volvemos al eterno problema: son los tebeos sólo una industria? O son también cultura y arte? Es decir, esa extraña dualidad industria/arte.

    Yo no quiero tebeos que sigan el mismo criterio que las salchicas de francfurt (por mucho que me gusten), pero entiendo que tiene que haber productos de consumo masivo para que existan otros más interesantes. Pero lka cuestión es: son las subvenciones la vía para conseguir esos productos masivos de los que hablas?

    No, me temo que no. Las subevnciones culturales deben ir siempre, según mi idea a preservar precisamente lo que no es masivo.

    El problema, me temo, es que la "industria" es tan mínima e inexistente que se supone que ambas cosas deberían ser lo mismo.

    Pero para conseguir una industria del tebeo potente no son necesarias subvenciones, sino actuaciones a más nivelk, educativas, de promoción. lo de las subvenciones en tebeo es ridículo si pensamos en el dinero que realmente haría falta.

  19. Álvaro on 28 septiembre 2005 at 13:15 said:

    Porque seamos realistas: ¿Cuántos tebeos se han beneficiado de subvenciones en España? De los 1500 que salieron el año pasado…20, 30..¿50?

    Es que parece como si las subvenciones fuesen el horror de los horrores, cuando sólo están incidiendo de una forma mínima e insignificante.

  20. En eso estoy de acuerdo.

    El caso es que una industria basada en la cultura, como es el cómic, necesita un empujón que bien podría ser institucional. El caso es que sí necesita ser tratada como las salchichas, en base.

    El cómic debería ser considerado un producto, y potenciarse igual que se potencia cualquier producto español frente a la importación de material extranjero.

    Obviamente no se deberían prohibir las importaciones, faltaría más, pero sí dedicar esfuerzo al producto nacional.

    Veamos lo que comentas de "productos comerciales que no necesitan promoción". Si hay un cómic realizado por españoles que venda lo que vende uno americano de éxito, que levante la mano.

    Todos los productos son deficitarios. Todos.

    Todos merecerían esa hipotética ayuda.

    Insisto en la necesidad de enfocar la industria como cualquier otra, ofreciendo lo que el público demanda, y con el dinero obtenido, experimentar con otras cosas.

    Pero sin esa inyección de dinero, mal vamos.

    Un saludín

  21. Álvaro on 28 septiembre 2005 at 13:50 said:

    Yo lo siento, pero para mí el cómic nunca será un "producto" equivalente a un par de zapatos.

    Es Cultura, con mayúsculas, y es Arte, también con mayúsculas. Debe ser promocionado, sí, pero si lo tratamos sólo como un producto industrial más, estamos sellando su muerte a largo plazo.

    Seamos claros: ¿de dónde coge la industria USA la novedad, las ideas? De las independientes y alternativas. Pero las independientes y alternativas necesitan de la industria para subsistir.

    Es una pescadilla que se muerde la cola, no hay una sin la otra. No es primero una y después la otra. Son las dos caras de una misma moneda que se necesitan.

  22. Está caldeado el debate… Yo creo que el verdadero problema del cómic en España está en la idea que sobre el cómic tiene la inmensa mayoría de la gente en España: algo que no es serio, lecturas para niños y friquis. Y mientras no se potencie desde donde se tiene que potenciar un cambio de mentalidad, una mayor promoción del cómic en general, de poco sirve que esos mismos otorguen de vez en cuando alguna subvención. Claro, que seguramente ellos también tengan una imagen del cómic como un arte de segunda, o quizá una opinión mucho peor…

  23. spendius on 28 septiembre 2005 at 17:24 said:

    Claro que todos los gastos tienen que ser justificados, y fiscalizados y anteriormente aprobados, pero eso es un garantía jurídica de en que se gasta no de que se haga bien, repito "los mismo de siempre", y se ve bien a las claras que ellos saben quienes son.

  24. Murdock on 28 septiembre 2005 at 21:57 said:

    Aparte de las instituciones… ¿no hay alguna responsabilidad por parte del lector? El lector también tiene que apoyar la producción propia por encima de las importadas, aunque para el lector siempre es más sencillo decir que la culpa es de las instituciones. Si publicar cómic hecho en España fuese rentable, las editoriales lo harían. Pero el cambio hay que empezarlo por los lectores… Cuantos más ciudadanos haya interesados en el cómic de origen español, más caso le harán las instituciones.

  25. Esto… Dejando a un lado eufemismos, de lo que se habla es de mantener con los impuestos a gente que no es capaz de ganarse el dinero con su trabajo, para que sigan haciendo ese mismo trabajo.

    No se trata de ayudas al desarrollo para industrias florecientes, sino de hacer pagar un producto indirectamente a gente que no tiene un interés en dicho producto en primer lugar, puesto que prefieren gastarse sus sueldos en otros tipos de ocio.

    ¿Es eso?

  26. No, no es eso.

    Se trataría, en todo caso, de facilitar que el público tenga acceso al trabajo de determinados autores (o a un determinado tipo de obra, en fin) cuyas características casan mal con lo que se entiende por "comercial" y que no encuentran el apoyo de las editoriales "comerciales".

    (Quizá porque el público potencial tampoco es mayoritario… )

    Los apoyos institucionales, de todas formas, no pueden limitarse a la ocasional subvención. Debe haber más mecanismos.

    Pero vamos, que de lo que yo hablaba allá arriba, al principio, no era de las subvenciones o de cine. Insisto: que de una noticia sobre los apoyos institucionales a la Historieta en Francia, los comentarios se limitaron, prácticamente, a decir que por aquí el dinero se lo quedarían los listos de siempre y que hay que fomentar lo que se vende, no lo que no lee nadie, y… todo en un tono crispado que tampoco venía a cuento.

    Eso, lo de tener el patio en orden antes de mirar el de la vecina…

  27. No. Se trata de fomentar el cómic. Eso no lo leemos más que cuatro.

    A la vista está.

    Lo que se ha de hacer, es transmitir y comunicar a la sociedad que el formato "tebeo" es tan válido para transmitir cualquier mensaje como es la novela, el ensayo o el folleto del Caprabo.

    Esa es la cuestión, no mirar el patio de nadie.

    ¿Qué hay que facilitar que lo que no llega a nadie continúe sin llegar a nadie?

    Todavía espero ese cómic subvencionado que cueste lo que realmente vale, y esté diseñado para llegar a cuanta más gente mejor.

    Que, te aseguro, no es garantía de éxito. Pero es más atractivo un libro de cinco euros que uno de treinta. Por muchos premios que tenga el de treinta.

    Y aún así…

    El dinero de las instituciones se debía de utilizar para enseñar que el formato del cómic es válido, tanto como cualquier otro, y que contiene lo mismo que el cine, la novela o el teatro. Maravillas o bodrios. Siempre según el ojo del observador, claro.

    Y como al fin y al cabo, es este quien decide, cuanto más personas hayan que les guste, pues mejor para todos.

    ¿Qué el cómic es arte y cultura?

    Sin duda.

    Como el cine, como el teatro, como la novela…

    Pero todo eso se paga, y lo que no funciona, se pudre en las estanterías.

    Y lo que hay que evitar es eso.

    Hay que procurar que el público tenga acceso a CUALQUIER TIPO DE AUTOR, no sólo a los que se esfuerzan para no gustar más que a dos.

    Que los hay.

    En fin, que lo que Alvaro interpreta como un sentimiento de inferioridad, yo lo interpreto como uno de superioridad de personas que "destacan" entre los demás por sus gustos.

    Y ojo, que esto del internet queda muy frío, y lo que podría ser un acalorado pero fraternal debate, puede esbarrarse porque la letra escrita no tiene el matiz de la hablada, y no se puede cortar en el momento adecuado para ponerse al sitio…

    Que uno se emociona, pero razona…

    Un saludín

  28. Por cierto, el tema de la responsabilidad del lector…

    A una persona no puedes obligarle a comprar un algo porque lo haya hecho un español.

    O un chino…

    Cada uno, compra/lee lo que cree que le puede interesar.

    Y sigo pensando, Alvaro, que estamos ante un negocio basado en la cultura, en el arte, pero que sigue siendo un negocio. O debería serlo, para ir bien.

    Un saludín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation