Novedades Panini de Diciembre

Llega el listado de novedades de Panini de Diciembre y la noticia es que parece ser que la editorial de Marvel no se suma a la locura de novedades navideñas y presenta tan sólo las novedades del mes, que no es poco.

– Patrulla-X #117, de Chris Claremont y Oliver Coipel. Comic-book. 24 páginas. 1,70 EUROS
– X-Men #117, de Chris Claremont y Salvador Larroca. Comic-book. 24 páginas. 1,70 EUROS
(*)– Astonishing X-Men #34, de Joss Whedon y John Cassaday . Comic-book. 24 páginas. 1,70 EUROS
– Lobezno #35, de Greg Rucka y Darick Robertson. Comic-book. 24 páginas. 1,70 EUROS
– Mística #1, de Sean McKeever y Manuel García. Comic-book. 48 páginas. 2,90 EUROS
– New X-Men: Academia-X #4, de Nunzio DeFilippis, Christina Weir y Michael Ryan. Comic-book. 48 páginas. 2,90 EUROS
– Los Exiliados #6, de Judd Winick, Jim Calafiore y Kev Walker . Tomo. 144 páginas. 9,00 EUROS
– Excalibur #1, de Chris Claremont y Aaron Lopresti. Tomo. 96 páginas. 7,50 EUROS
– Spiderman #45, de Joe Michael Strazcinski, Paul Jenkins, Tom DeFalco, Mike Deodato Jr., Joe Staton y Takeshi Miyazawa. Comic-book. 80 páginas. 3,90 EUROS
– MK: Spiderman #7, de Mark Millar y Terry Dodson. Comic-book. 24 páginas. 1,70 EUROS
– Secret War #4, de Brian Michael Bendis y Gabrielle DellOto. Comic-book. 32 páginas. 2,90 EUROS
– Los Vengadores #86, de Brian Michael Bendis y varios. Comic-book. 48 páginas. 2,90 EUROS
– Los 4 Fantásticos #28, de Mark Waid y Roberto Aguirre-Sacasa, Mike Wieringo y Jim Muniz. Comic-book. 48 páginas. 2,90 EUROS
– Capitán América #2, de Ed Brubaker, Steve Epting y Michael Lark. Comic-book. 24 páginas. 1,70 EUROS
– MK: Daredevil #68, de Brian Michael Bendis y Alex Maleev. Comic-book. 24 páginas. 1,70 EUROS
– Runaways #8, de Brian K. Vaughan y Adrian Alphona. Comic-book. 48 páginas. 2,90 EUROS
– Ultimate Spiderman #44, de Brian Michael Bendis y Mark Bagley . Ultimate. 48 páginas. 3,00 EUROS
– Ultimate X-Men #31, de Brian K. Vaughan y Stuart Immonen. Ultimate. 48 páginas. 3,00 EUROS
– Ultimate Fantastic Four #6, de Warren Ellis y Stuart Immonen. Ultimate. 48 páginas. 3,00 EUROS
(*)– Supreme Power #2, de Joe Michael Straczynski y Gary Frank. formato MAX. 144 páginas. 10,50 EUROS
– Identity Disc, de Robert Rodi y John Higgins. Tomo. 112 páginas. 8,00 EUROS
– BM: Spiderman #42, de varios autores. Biblioteca Marvel. 160 páginas. 4,50 EUROS
– BM: Hulk #32, de Roger Stern, Chris Claremont,Doug Moench, Steven Grant y Sal Buscema, Alan Kupperberg, Steve Ditko y Carmine Infantino. Biblioteca Marvel. 160 páginas. 4,50 EUROS
– BM: Iron Man #11 , de Archie Goodwin, Allyn Brodsk, George Tuska y Don Heck. Biblioteca Marvel. 160 páginas. 4,50 EUROS
– BM: La Cosa #7, de Varios Autores. Biblioteca Marvel. 160 páginas. 4,50 EUROS
– John Romita Classic Spiderman #84, de Varios Autores. Comic-book. 72 páginas. 3,95 EUROS
– Peter Parker #20, de Roger Stern, Bill Mantlo, Ed Hannigan y Greg LaRocque. Comic-book. 72 páginas. 3,95 EUROS
– Lobezno Classic #2, de Chris Claremont y John Buscema. Comic-book. 72 páginas. 3,95 EUROS
– Ichigo 100% #10, de Mizuki Kawashita. Manga. 192 páginas. 6,95 EUROS
– W Juliet #9, de Emura. Manga. 200 páginas. 6,95 EUROS
– Togari #8, de Yoshinori Natsume. Manga. 192 páginas. 6,95 EUROS
– Global Garden #8, de Saki Hiwatari. Manga. 192 páginas. 6,95 EUROS
– Kare First Love #7, de Kaho Miyasaka. Manga. 192 páginas. 6,95 EUROS
– Instituto Bijinzaka #2, de Mayumi Yokoyama. Manga. 192 páginas. 7,20 EUROS
– Platonic Venus #3, de Yuki Nagaji. Manga. 208 páginas. 7,20 EUROS
– Full Metal Panic! #3, de Retsu Tateo y Shouji Gatou. Manga. 168 páginas. 7,95 EUROS
– Panini Comics News #13. Comic-book. 48 páginas. 1,70 EUROS

Lecturas desatendidas

Que mi ritmo de lecturas es un poco caótico se puede deducir fácilmente de lo que voy escribiendo por estas páginas. Hay tebeos que esperan meses para ser leídos y otros se saltan la paciente cola de espera dando muestras de una mala educación espantosa. ¡Qué se la va hacer! Supongo que, en el fondo, la lista de tebeos por leer de cualquier buen forofo de esto de las viñetas es en el fondo una metáfora de las microcomunidades que se dan en cualquier mercado de barrio ante la verdulería o carnicería preferida. Para que luego se diga que el tebeo y la realidad no están conectados.
Por desgracia, en esto de las demoras los que suelen salir perdiendo son, para qué engañarnos, los de siempre: los menos conocidos, aquellos hacia los que desarrollamos mayores prejuicios. Y la demostración la acabo de tener con la lectura de los tres números de A prueba de balas, de Emma Ríos, un tebeo publicado por Polaqia y al que dediqué poca atención, desgraciadamente. Emma mezcla el género negro con la ciencia-ficción en una endiablada trama de persecuciones, venganzas, traiciones, yakuzas e ingeniería genética, consiguiendo un tebeo muy entretenido. Un debú bastante notable y que, debido al tiempo transcurrido entre el primer y tercer número (casi 3 años), podemos ver perfectamente la evolución de la dibujante, desde el entintado (bastante pobre al inicio, potente en el tercer número) a la narrativa, deudora de Miller y el manga en sus primeros números a Tomsz Lavric en los últimos, pero que ha ido adquiriendo una forma propia poco a poco. No es un tebeo perfecto, hay demasiadas irregularidades de quien está empezando, es lógico. Muchas veces el ritmo de la narración se sincopa, da saltos y hay confusión, pero pese a esos errores de juventud autoral (con los que siempre hay que ser condescendiente si se ve evolución en el autor), es uno de esos tebeos donde hay algo que te engancha en la lectura y te entretiene, demostrando que en esas páginas hay una autora competente en ciernes. Esperemos que pueda seguir publicando y formándose.

ARF

Es muy difícil definir en el breve espacio de una reseña lo que es ARF, la nueva obra de Micharmut. Quizás una definición para salir del paso fuese que el volumen publicado por Ponent es una recopilación de historias cortas de Micharmut realizadas entre 1981 y el 2000 para diversas publicaciones. Seria correcta, pero poco acertada.
Se podría decir también que ARF es un muestrario de la evolución creativa de un autor durante 20 años. Es cierto, sin duda, pero hay mucho más.
Según se define en la introducción, ARF es una onomatopeya de respiración entrecortada, de extenuación y de agobio. Y ésa sí es una perfecta definición.
Porque ARF es un ejercicio extenuante de radicalidad experimental que muestra el agobio del autor ante un “establishment” que le agobio y aprisiona, que no le deja respirar. Y su respuesta es una bofetada contra todos, un puñetazo en la mesa que demuestra que los caminos de la historieta siguen estando inexplorados. En los 20 años de historietas que hay en ARF encontramos algunas de las propuestas más sugerentes e hipnóticas que se pueden hacer en el tebeo, realizadas paradójicamente desde un respeto y conocimiento profundo de la tradición del tebeo popular. Desde el culebrón reconstruído de El hombre que veía insectos al recuerdo de los orígenes del tebeo infantl con Insolación, todas las historias de Micharmut son sorprendentes vericuetos que obligan al lector a introducirse en caminos espinosos, donde se le exige un importante esfuerzo que nunca antes había visto.
Pero ARF es también, como decía, un puñetazo que dejará sin respiración a más de uno, desde esa portada que provoca la repulsión, respuesta a una sociedad donde sólo lo bonito tiene salida comercial, a la realidad inventada de esa publicación de moderneces y necedades llamada ‘ARF’, que se ríe cruelmente de aquellos que confunden la experimentación con la vacuidad, la modernidad con el esnobismo.
Micharmut ha remasterizado sus historias, cambiándolas levemente en algunos casos, profundamente en otros, incorporando nuevas ideas que han ido apareciendo en esos veinte años y consiguiendo una de las obras más alucinógenas y atrayentes que se han podido ver en el tebeo español.
Por desgracia, el autor de Raya (uno de los tebeos más interesantes de la historieta española) es un autor maldito. Sus tebeos nunca han sido precisamente populares, aunque tampoco él lo busca, porque Micharmut sigue en su camino de análisis de nuevos caminos, ajeno a todo lo que se pueda decir de él. Los que seguimos su obra desde hace un par de décadas sabemos que somos una secta, un grupúsculo, posiblemente de locos sin criterio, pero que gozamos cada una de sus obras como un festín.