Lecturas entendidas

Curiosas y paradójicas las novedades de este mes de La Cúpula: tres tebeos de temática gay (Claro que sí, Wendel y Estoy en ello) y… Torrente 3. Lo dicho, curioso.
Pero no es eso de lo que quería hablar sino del interesante Estoy en ello, de Sebas Martín. Un autor completamente desconocido para mí y que me ha sorprendido muy gratamente con este fresco costumbrista de la escena gay de la Barcelona de inicio del milenio. Desparpajo y frescura que recuerdan muchísimo, tanto en la manera de afrontar esta comedia coral como en el estilo gráfico al que en su día realizó Bartolomé Seguí en Lola y Ernesto, Hector y Rita o Luigi es Luis. Al igual que en las obras del mallorquín, Martín cuenta el día a día de un grupo de amigos gays, centrados en la figura de Salvador, que actúa a modo de hilo conductor de la larga historia río. Humor, drama, sentimientos, alegrías… Estoy en ello es un excelente catálogo vital del colectivo gay barceloní, pero también de una sociedad que avanza y se transforma. No hay reivindicaciones evidentes ni intentos de trascendencia (algo que afecta negativamente algunas de las historias de Claro que sí, demasiado obcecadas en no querer caer en la superficialidad y que les lleva a un impostado tono reflexivo), sólo encontramos personas que se cruzan, se relacionan, que viven el día a día. Sorprende también el buen hacer de Sebas Martín, que demuestra un sólido oficio, con una narrativa sencilla pero más que correcta y un estilo perfecto para esta historia.
Un buen relato costumbrista, posiblemente una de las obras más interesantes de la línea gay que ha sacado hasta ahora La Cúpula. (3-)
(Por cierto, y hablando de tebeos de temática gay… ¿para cuando el fundamental Stuck Rubber Baby de Howard Cruse?)

Más noticias de Francfort

Muchas, muchas noticias vienen de la Feria del Libro de Francfort. A la que comentamos ayer que afecta directamente al mercado español, la publicación de Henriette, hay que añadir muchas que, si bien no son de implicación directa para el lector de aquí, pueden tener a la larga consecuencias.
La primera, que la implicación de las grandes editoriales de libros en el mercado del tebeo es cada vez mayor, un claro síntoma de mejoría de un mercado que se consideraba menor. Actes Sud, la gran editorial francesa, es un buen ejemplo ya que está comprando pequeñas editoriales de tebeos y libro juvenil casi con gula. Ya se conocía la noticia de la adquisición del 50% de Editions de L’An 2, pero para ser que la lista se ampliará rápidamente, ya veremos. A esta editorial hay que añadir el anuncio hecho en esta feria de que Editions du Panama también se dedicará a los tebeos.
Y una noticia curiosa es que L’Association editará una revista de crítica dirigida por Jean Christophe Menu, denominada “La Probeta”. Una noticia que tiene especial morbo, ya que Menu se ha destacado durante este año por sus durísimas críticas a la industria (seguidas de las de Sfar y Trondheim), sobre todo con el corrosivo Plates-Blandes, un brutal alegato contra la vulgarización de la producción francesa actual. Aparecerá en Angouleme y a buen seguro que levanta muchas ampollas.