Publicaciones de la Diputación de Sevilla

Atentos a las librerías especializadas porque se está distribuyendo en muchas la colección de Rutas turísticas editada por la Diputación de Sevilla. Pequeños libritos con ilustraciones de excelentes autores, entre los que destaca “La ruta de Washington Irving”, con textos de Juan Madrid e ilustraciones de Miguel Calatayud.
Junto a estos libros se están distribuyendo también ejemplares de Osinvito, una publicación a tamaño tabloide de la misma diputación, dirigida por Pedro Tabernero y que incluye siempre una historieta entre las que encontramos autores como Hernández Palacios (su última obra), Alex Niño, Beroy o Adanti. Más información, en este artículo de Tebeosblog

Getxo, con los motores a punto

El Salón del cómic de Getxo (del al 4 de Diciembre) ultima ya sus preparativos, estrenando una completa web donde da cumplida información de todos las actividades programadas para este año. Recordemos que entre la larga lista de invitados están autores como Horacio Altuna, Joe Kelly, Carlos Ezquerra, Ricardo, Pascual Ferry, J.L. Martín, Oscar, Manel Fontdevila, Albert Monteys, Raquel Alzate, Olmo, David Rubín, Angel de la Calle, Fermín Solís, Juanjo el rápido, Javier de Isasi, Pepo Pérez, Ken Niimura, Pedro Rodríguez, Rober Garay, Manuel Bartual, Maite Toledo, Javier Erostarbe, Ismael Álvarez y Fabrice Neaud.

Pasaros por su web porque vale la pena echarle un vistazo a la interminable lista de actividades.
Este año porque voy a la Expocómic de Madrid, pero el año que viene tengo un fijo en Getxo…

Salón del cómic de Getxo

Agenda: Presentación de “Onliyú”

El próximo viernes 18, a las 20:30, se presentará en el bar Segundo Acto (C/ Roca, 18, junto a la Plaa del Pi) el libro “Onliyú. Memorias del underground barcelonés”, editado por Glenat. A la presentación acudirá el autor y muchos de los protagonistas de esa época de la cultura barcelonesa.

Recordando los gloriosos Komekomix de Onliyú en el Víbora (revista que dirigió en la que fue su mejor etapa), y sabiendo de su historia posterior, un libro que puede ser de lo más interesante y recomendable.

De plantas varias (II): Árboles.

Lo digo, lo repito y a este paso me lo tatuaré: Tezuka es mi gran descubrimiento de la última década. Y que conste que lo digo con vergüenza y sonrojo, porque esa frase es, en el fondo, una aceptación de incultura tebeística de grado sumo.
Pero poco a poco intento reparar la terrible laguna que existía en mis lecturas devorando cualquier cosa que se edite en España de este magistral autor. Y toca el turno al primer volumen de El árbol que da sombra (Planeta DeAgostini), una incursión en el género histórico que se centra en el apasionante periodo del fin del shogunato a mediados del s. XIX. Tezuka toma como protagonista a su propio abuelo, médico que intentaba introducir las nuevas técnicas occidentales (‘holandesas’). Una elección apropiadísima porque es un paradigma perfecto del enfrentamiento entre tradicionalismo y modernidad que vivía la sociedad japonesa durante este convulso periodo. Con este punto de partida, Tezuka construye un documentadísimo fresco de la vida japonesa, demostrando su endiablada habilidad para reflejarnos la situación política y social de la época a la vez que nos narra la historia de su abuelo, desplegando su pericia narrativa en todos los frentes: desde las arriesgadas composiciones de página a la milimétrica superposición de varias tramas que confluyen a la perfección.
Una lectura apasionante, entretenidísima y didáctica…¿qué más se puede pedir? (4)

De plantas varias (I): Orquídeas

Recuerdo yo que, a finales de los 80, me estaba reconciliando con el género superhéroico gracias a tipos de la calaña de Frank Miller y Alan Moore. Y viendo lo que se publicaba por aquí y lo que se decía en las pocas revistas que llegaban de allá, de los status, me dio por lo de probar a comprar cosas que no se estaban editando por aquí directamente en su idioma bárbaro. No era nuevo en estas lides, todo sea dicho, porque servidor ya estaba acostumbrado a arramblar con todo lo que podía (económicamente hablando) en la lengua de las galias cada vez que pisaba Continuará, pero el inglés era un idioma demasiado bárbaro para mí, identificado con estudio y trabajo y no con la elegancia francesa. El caso es que me decidí a probar y nada mejor que andar sobre seguro, así que lo hice con Black Orchid (Orquídea Negra), una obra de Neil Gaiman y Dave McKean, señores que me habían impresionado poco antes con Violent Cases (en su edición de Escape) y que además, eran ingleses debutando en la DC. Por aquello de ir poco a poco.
Digo todo esto porque os hagáis una idea de los recuerdos y cariño que tengo a esta serie, casi un hito en mis compras en idiomas foráneos, y lo a gusto que me he quedado cuando he vuelto a releerla en la edición que acaba de publicar Planeta DeAgostini.
Sin embargo, y pese al cariño que le tengo, no puedo evitar recuperar casi uno a uno todas las sensaciones que me dio su lectura hace ya más de 15 años. No se puede negar la habilidad de Gaiman al guión y la exquisitez de McKean a los dibujos, eso es evidente, pero esta renovación del clásico personaje de la DC está demasiado lastrada por la influencia del Swamp Thing de Moore. Gaiman intenta mimetizar los pasos seguidos por el de Northampton en su reescritura de la creación de Wein y Wrightson, dotando a Orquídea Negra de un carácter mitológico, también dentro de ese universo primordial botánico. Pero “Lección de Anatomía” es un ejercicio de magistralidad y en la inevitable comparación Gaiman pierde en casi todos los frentes: la historia se alarga en demasía, los personajes necesitan demasiado tiempo para arrancar y definirse… Sin el referente previo, seguramente el sabor de la lectura de Orquídea Negra sería mucho mejor, pero su existencia nos lleva ineludiblemente a un “deja vu” demasiado importante como para no considerarlo en el resultado final.
Pierde en el enfrentamiento con un soberbio tebeo, pero eso no quita que se pueda seguir disfrutando de su lectura. Gaiman escribe bien y McKean lo comprende como pocos, en una química que pocas veces se da a estos niveles entre guionista y dibujante, atendiendo a excelentes momentos que son la transición entre Violent Cases y sus posteriores colaboraciones y que anteceden a ideas y conceptos que luego veríamos en Sandman. (2)

Astiberri estrena web

La editorial Astiberri remodela su web y presenta una nueva página sencilla y elegante, con información y servicios a los lectores, como una tienda on-line. Para celebrar el estreno y su publicación nº 100, la tienda on-line arranca con una oferta espectacular: durante diez días, todos los títulos editados hasta el Salón del cómic de Barcelona del 2004, ¡con un 50% de descuento!.