Ciudad de cristal

No se puede decir más de lo que está dicho sobre la sensacional Ciudad de Cristal de Paul Auster. Una novela que, por lo menos a mí, me dio a conocer a este escritor y supuso el comienzo de una larga relación, en la que cuento como lecturas todos y cada uno de sus libros. Con sus más y sus menos, como debe ser en una relación ya casi conyugal, que se mantiene dentro de esa fidelidad cotidiana, donde el lector sabe lo que va a obtener del autor y el autor sabe dar lo que el lector busca.
Pero de lo que se puede decir, y mucho, es de la excepcional adaptación de Karasik y Mazzucchelli. Trasladar al lenguaje gráfico la novela de Auster era una tarea realmente compleja. Auster es un escritor difícil, que busca la complicidad del lector, que estimula su reflexión y su inteligencia, que le obliga a crear mundos propios. Su paso a la historieta podía quedar tan sólo en la superficie de una historia supuestamente de género negro, perdiendo toda la carga reflexiva que hay detrás de esa búsqueda infinita, del juego de palabras de Quinn/Auster. Spiegelman supo elegir a un autor con un estilo adecuado al tono de la historia, pero acertó de lleno cuando sugirió el trabajo conjunto de Karasik y Mazzucchelli. Karasik estudió una propuesta fascinante de narrativa gráfica para la obra de Auster, una estructura que toma la página como unidad narrativa, como elemento básico que es a su vez subdivido en una arquitectura férrea de nueve viñetas por página. Sobre ella, se construye una narrativa en la que el texto e imágenes corren de forma paralela, tomando el primero el timón de la realidad para dejar al apartado gráfico la interpretación. Dos caras de una misma moneda pero que permiten captar a la perfección el espíritu de la obra de Auster: por un lado, el juego de espejos de la falsa historia de detectives, por otro, la sugerente motivación de la búsqueda intelectual. A partir de ahí, el despliegue de recursos narrativos no se puede calificar de otra forma que no sea de brillante. Desde los más nimios, como ese bocadillo que se sumerge en la garganta de Peter Stillman, produciendo un efecto chocante y desasosegador en el lector, a los más complejos, como la paulatina ruptura de la estructura compositiva de la página que acompaña a la caída en la locura de Quinn. Os recomiendo que os sumerjáis en la propuesta de Mazzucchelli y Karasik, que comprobéis hasta qué punto está cuidada la composición, la elección de planos, el ritmo y la cadencia. No hay nada dejado al azar.
Ciudad de cristal es todo un ejemplo de cómo la narrativa gráfica es algo más que una simple secuencia de imágenes. Es la constatación de la potencia del lenguaje de la historieta para conseguir transmitir más allá de una historia, para hacernos llegar sensaciones, para estimular nuestra reflexión y nuestra imaginación. (4+)
Una verdadera lástima que Anagrama no haya cuidado la edición, limitándose a usar el mismo formato y características que los libros de la colección Panorama de Narrativas. El resultado es un papel que transparenta las historias, en el que el negro apenas tiene fuerza y se torna gris… a lo que hay que añadir una elección para el dibujo de portada cuanto menos, poco acertada. Afortunadamente se respeta bastante el tamaño de la edición original, una preciosa edición de Neon Lit en la que se buscaba el aspecto de una novela popular de misterio. Esperemos que, si es cierto que Anagrama sigue apostando por el tebeo, sus siguientes ediciones mejoren la calidad.

12 Comentarios en “Ciudad de cristal

  1. Y como se dijo con anterioridad, una pena que en las solapas no salgan por ninguna parte los autores y sí sólo Auster, que de acuerdo que se lo merece, pero que quizá nos esté indicando cuál es el verdadero aprecio de la editorial por los cómics.

  2. yo no creo que no poner a los autores signifique que a la editorial no les interesen los tebeos, aunque quede un poco feo, pero está claro que este cómic será leído por más gente si el nombre grandote es el de auster, en lugar de mazzucchelli y karasik.

    y ciertamente, la adaptación es alucinante!

  3. Pues ya somos 2 los que leimos todos sus libros, Mr. Pons. Me encata este escritor!

  4. Enrique B on 14 diciembre 2005 at 3:08 said:

    Ya somos cuatro…

    Y todavía me pregunto qué tiene ese chico que nos atrapa de esta manera.

    Por fin una buena crítica de este cómic… la red nos tenía asustados últimamente ;-).

  5. Yo conocía a Paul Auster con "La música del azar". Dese entonces es mi excritor vivo favorito junto a Quim Monzó. ¡Larga vida a Paul Auster!

  6. el pesi on 14 diciembre 2005 at 9:17 said:

    Yo respeto… pero discrepo. Y me centro en la adaptación:

    Me parece un relato injustificadamente monótono, cansino, pautado. El trocear párrafos en viñetas con una frase hace las ideas que se pretenden expresar poco menos que incomprensibles, a no ser que uno lea todos los textos de corrido y, luego, mire los dibujos. No hay magia ni misterio de lo puro evidente que resulta el pueril, facilón, uso de los símbolos. No entiendo las razones por las que el protagonista se hunde y no tengo ninguna empatía con él por, sobre todo, el tratamiento gráfico, que lo plasma como un muñeco inexpresivo, como inexpresivos resultan los demás personajes. Y, por último, el ensayo de fondo y verdadera razón del relato se hace de este modo tan exageradamente manifiesto, que da lugar a que la crítica interpretativa resulte bastante más interesante ¡y hasta entretenida! que la propia narración.

    Un saludo.

  7. Para mí es sencillamente una obra maestra. Auster es mi escritor referente (confieso que una vez me hice siete horas de autobús solo para ir a la presentación de un libro suyo) y en la adaptación al cómic Mazzucchelli y Karasik hacen algo dificilísimo que es no limitarse a poner en imágenes una novela sino reinterpretarla, recrearla y reconstruirla según parámetros nuevos. Recomiendo una relectura de la novela después de leer el cómic. Se ve con otros ojos.

    Y ya me imagino que se adivina el porqué de mi nick…

  8. álvaro ¿ves, ves? ¡si podría haber sido perfectamente un "Mis tebeos favoritos"!

    A ver si vuelve la serie (como el turrón por estas fechas)

    :)

  9. javi3r on 14 diciembre 2005 at 12:17 said:

    El mejor tebeo que he leído este año. A ver si me pillo algunos libros del señor Auster.

  10. Huelga decir que yo también soy fan de Auster, y precisamente entré en él por esta adaptación, cuando en su día se publicó en 3 números.

  11. joaquin on 15 diciembre 2005 at 2:41 said:

    vaya, hombre, yo a veces también firmo (en otros sitios) como JQ,… y el post iba a ser el mísmo! una vez el Editor Breve (en su impagable labor evangelizadora) me dejó los tres números de "La Ciudad de Cristal". Tengo que decir que me quedé tan impresionado que me dio hasta pena el saber que era una adaptación de una novela. Con lo que no me quedó más que a) Leerme tódo lo posible de Auster (viva "El libro de las ilusiones") y b) Pillar tódo lo posible de Mazuchelli…. lo que, por desgracia, no es tan sencillo. Hasta ahora, Año uno. Vale, vale, no he buscado demasiado bien, pero es que todo cristo me pasaba libros del Paul y, sin embargo, tebeos del Mazzuchelli…..

  12. Quique on 17 diciembre 2005 at 22:54 said:

    No he ledio el comic. Pero si acabo de leerme "Mr. Vertigo" de Auster y también lei hace tiempo "Moon Palace" (ambos los lei en pitinglish), y este escritos es pero que muy recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation