Promocionando el tebeo

¿Quién debe promocionar los tebeos? Para mí, la respuesta es obvia: quien quiere venderlos, es decir, las editoriales. Sin embargo, parece como si las primeras responsables de esta labor delegaran este cometido sobre otros. Hace poco, se comentaba en Comic Vía la importancia que los weblogs estaban tomando en esta tarea y animaba a las editoriales a que los usasen. Una propuesta que no tengo excesivamente clara: ¿deben ser los weblogs la voz de las editoriales? ¿No es, en el fondo, dejar en manos de gente que trabaja por amor al arte algo que se debería hacer de forma profesional? Es decir, parece como si internet fuese hoy el único medio de difusión y, evidentemente, no es así. Promoción significa dar a conocer mucho más allá del alcance de los weblogs, buscando nuevos canales de distribución, nuevos lectores. Y esa labor no la pueden hacer los weblogs. Estamos hablando de palabras mayores, de intentar conseguir que el tebeo llegue realmente a más lectores, a idear nuevas formas de incentivar su lectura, nuevas ideas de publicación. Es mucho más que la simple recomendación de un tebeo que podemos hacer desde los weblogs.
Curiosamente, la que está haciendo funciones de promoción que me parecen que van en la línea correcta y acertada es la distribuidora SD Distribuciones, aunque volvemos al planteamiento inicial: son acertadas, sí, pero no debería hacerlas una distribuidora, sino las editoriales. SD está aplicando técnicas que conocen bien las grandes editoriales de libros, consistentes en la compra o reserva de espacios en librerías generalistas o grandes superficies como FNAC, Casa del Libro o Abacus. En particular, durante estas navidades se han acordado espacios de publicidad con la FNAC (Callao y Triangle) y Casa del Llibre de Barcelona en el que se mostrará publicidad de novedades de este mes de varias editoriales (La Cúpula, Ponent, Ponent Mon, Rossell, Astiberri, Bang, Sins Entido, Azake..), con un póster de 2×1.20 m. La misma distribuidora está también realizando tareas de formación sobre cómic a empleados de estas grandes cadenas y de librerías generalistas, para que puedan vender con mayor conocimiento los tebeos.
No son ideas novedosas ni originales, se está aplicando, sencillamente, lo que ya es habitual en libros, música o películas. Sin embargo, todas estas políticas deberían ser llevadas a cabo por las editoriales, ya sea de forma directa (en el caso de las grandes como Planeta, Panini o Norma) o a través de asociaciones de editoriales que tomasen la promoción del tebeo como una labor conjunta necesaria para todos. Quizás en ese sentido, quien debería tomar cartas en el asunto sería FICOMIC, la única asociación empresarial de editoriales existente en la actualidad, que debería romper de una vez por todas su ámbito localista (sólo pueden estar aquellas que pertenecen al Gremi dEditors de Catalunya), convirtiéndose de una vez por todas en la gran asociación que englobe a todos los editores de tebeos de España, defendiendo corporativamente sus intereses que, en teoría, deberían ser aumentar la venta de tebeos.
Si la industria no se mueve corporativamente, no habrá promoción del tebeo. Y deben ser las editoriales las que tomen la iniciativa, porque son las interesadas en vender, sin delegar en proyectos personales como los weblogs. No niego que puedan ser un engranaje más en la cadena, pero no el principal, siguiendo la máxima “toda piedra hace pared”.

15 Comentarios en “Promocionando el tebeo

  1. El problema principal es que la mayoría de las editoriales de cómics en España son pequeñas editoriales independientes cuya plantilla es muy reducida y, por tanto, no pueden permitirse un Departamento de Marketing en condiciones, es decir, es el propio editor el que realiza, aparte de las tareas propias de su puesto, la labor de promocionar sus productos como puede y que, por falta de tiempo y de presupuesto, normalmente delega en el distribuidor que es el que tiene los contactos con las librerías y los grandes almacenes. Ahora, ¿por qué no aunar esfuerzos y promocionar la lectura de cómics en conjunto? Tal vez no interese porque se harían la competencia

  2. tebeonauta on 22 diciembre 2005 at 13:25 said:

    Totalmente de acuerdo que los principales interesados son las editoriales, pero el concepto de promoción hay que verlo en un sentido más amplio. Por ejemplo, cuando se dice vamos a promocionar el teatro, todos estamos pensando en la activa participación de los medios de comunicación y como no, por supesto, de las diversas Administraciones Públicas. El cómic es cultura, pero desgraciadamente las diversas Administraciones (salvo algunas excepciones)no lo ven así, y faltan apoyos en cuanto a promoción de certámenes, muestras, ediciones financiadas con dinero público, subvenciones a las pequeñas editoriales, ayudas a la producción propia etc…, vamos lo normal en el apoyo a cualquier otro sector o actividad económica o cultural.

  3. lavacanacho on 22 diciembre 2005 at 13:31 said:

    Qué post más interesante

  4. No nos confundamos, animo, por supuesto, a las editoriales a apoyar y ayudar a las webs a promocionarles el comic, mediante el ofrecimiento de previews, entrevistas a sus autores y editores, etc. Vamos, es hora de que las editoriales se curren un poco más la publicidad y promoción del comic y dado que no hay pasta a poco tiempo que dediquen a las páginas que existen sobre comics, pues miel sobre hojuelas.

    De todas formas me extraña que pidas una promoción aún mayor, conociendo como está la industria del comic (y del libro) en este país donde lo que prima es la prensa rosa

    En cuanto pedirle a Ficomic que haga más… son 2 personas, hacen todo lo que pueden y bien. Si no aumentan plantilla y objetivos (y presupuesto) díficil veo que se pueda hacer lo que pides.

    Yo lo que digo es que las editoriales están desaprovechando (en mayor o menor medida) una forma de promoción que, por gratuita, podría ayudarles en mucho. Como tú dices "toda piedra hace pared", pero yo también digo que "por algo se empieza" ;)

  5. Hey Alvaro,

    totalmente de acuerdo en el tema central, del que tuvimos oportunidad de hablar en directo: las editoriales no ponen la carne en el asador a la hora de promocionar de manera acertada y seria. Eso sí, aunque Internet fuese el único medio de difusión, no creo que en la red no exista profesionalidad. El problema vuelve a ser del sector porque, vamos a ver, ¿acaso existen medios de comunicación PROFESIONALES y profesionalizados dedicados a esto de la historieta? Pues no. Desgraciadamente, creo que no todos los blogeros tienen tan claro que no somos nosotros los que tenemos que solucionar la papeleta de la difusión a otros publicos…

  6. Álvaro on 22 diciembre 2005 at 14:01 said:

    A ver, no digo que las dos personas de Ficomic hagan más, sino que debería ser Ficomic la que hiciese esa labor. Eso supone, evidentemente, que la ejecutive de Ficomic potencia realmente a la organización. No confundamos la labor de las personas con la de las instituciones. No pongo en duda que hacen todo lo que pueden y bien, pero como organización, deberia ser mucho más que la organización de los salones.

    El problema es que, precisamente por conocer a las editoriales, las editoriales podrían quedarse en esa "promoción gratuita".

    y aquí hay un error: una cosa es él proselitismo por amor al arte y otra la promoción publicitaria. Si es publicidad, se debe pagar (obviamente,s egún los baremos que se quiera), porque si no entraríamos en una curiosa situación: nosotros mantenemos sitios web, que nos cuestan un dinero, por amor al arte, y ellos ganan dinero de nuestro trabajo por amor al arte.

    Diferenciemos por tanto: una cosa es la promoción profesional y otra l que hacen las webs. Y tengamos claro otra cosa: internet no lo es todo. Hizo mil veces más para Persépolis el artículo en Cosmopolitan que todo lo que dijesen todas las webs del mundo.

    Es la cruda realidad.

  7. Álvaro on 22 diciembre 2005 at 14:05 said:

    Alex: la discusión de la profesionalidad en la red es diferente. Es decir, se puede hacer con toda la rigurosidad, con"profesionalidad", pero entre comillas desde el momento en que no se percibe retribución por el trabajo. Cuando digo que no hay profesionalidad, no me refiero a que noe xista seriedad y rigurosidad.

  8. La conclusión, pues… ¿los lectores/blogueros tratamos demasiado bien a las editoriales españolas? ¿Es suficiente la eterna política del "se hace lo que se puede?

    Alvaro, a lo que yo me refería con el tema de Internet es que muchas veces asociamos información en Internet a amateurismo, cuando hay un montón de medios profesionales (en España menos, eso sí) que funcionan online. Pero vamos, totalmente de acuerdo. La sensación es que las editoriales, en general, sobre todo las más grandes, hacen muy poco por la promoción efectiva y nos dejan a los fans y lectores la "patata caliente". ¿Será que no es tan mal negocio publicar cómic en España?

  9. Está claro que la promoción de un cómic no se puede basar únicamente en los blogs especializados ya que a éstos sólo accede un público muy específico pero recurrir a otros medios supone mucho dinero que, vuelvo a decir, la mayoría de las editoriales no tienen o, en el peor de los casos, no quieren gastar ya que obtienen "promoción gratuita" a través de internet. Sin embargo, algún esfuerzo tendrán que hacer si pretenden llegar al gran público y obtener mayores beneficios ¿no?

  10. R.PORTA on 22 diciembre 2005 at 15:37 said:

    Apreciado álvaro,

    Ya hace tiempo les comenté que la promoción "profesional"del cómic pasaba principalmente por dos aspectos:

    1) En los medios de comunicación. Y no sólo limitándose a enviar cuatro muestras de la novedad, si no rascándose el bolsillo (en lo referente a estos medios, tengo claro que han de ser las editoriales) en publicidad, ya sea directa: como anuncios, etc. o indirecta: invitaciones a comer a fulanito o menganito, regalos, etc. Que es lo que hace todo Dios que quiere promocionar su producto en los medios.

    2) Abriendo mercados diferentes al de la tienda de comics de toda la vida. Ojo, que estas son importantísimas y que no hay que descuidarlas, pero está claro que del total de la población de una ciudad como Barcelona o Madrid, por poner un ejemplo, no pasa por una tienda de cómics más que un 5% (siendo terriblemente obtimista!!!) . Pero, si lo que realmente se quiere es que el cómic esté por todas partes, hay que trabajar, y mucho, para que esté presente en las librerías generales, grandes superficies, FNAC, etc. Y aquí hay mucho trabajo por hacer. ¿La parte positiva? que estos mercados aún están muy vírgenes y pueden vender mucho más de lo que hacen. El problema radica que muchas veces, estos mercados desconocen el producto, y es aquí donde desde SD hemos tenido claro que no podemos esperar a que las editoriales tomen sus propias iniciativas y preferimos hacerlas nosotros mismos. Y con franqueza, podemos aglutinar a muchas pequeñas y medianas editoriales que, por separado no podrían hacer casi nada por ellas mismas y, sin embargo, al juntarlas nosotros podemos realizar campañas conjuntas. Otra cuestión sería que es lo que hacen las grandes editoriales….

    Perdone por la extensión de mi comentario. Otro día más.

    Un saludo.

    R. Porta

  11. Tengo la suerte de conocer bastante bien cómo se hace marketing en las editoriales de cómic, y me gustaría añadir "my two cents". En primer lugar, no es cierto que las editoriales pequeñas se centren en mandar cuatro muestras y se desentiendan del resto. El croquetismo (dar de comer al periodista) ya se practica, pero es caro y hay un número limitado de actos a los que los que los periodistas asisten (y en muchos casos, la prioridad se la darán a presentaciones de libros y no a un cómic). Por otra parte, el fiesteo es tan abundante que ha perdido su impacto. En los medios no siempre hay una persona que conozca bien el cómic (aunque en este sentido ha habido cambios muy positivos últimamente) o hay incluso un desdén hacia el cómic por parte de los redactores jefes, que son quienes toman las decisiones sobre qué sale y qué no. Por otro lado, aunque es importante mantener informados a los lectores de cómics y cuidarlos cuanto sea posible, si hablamos de promoción, de hacer nuevos mercados, de llegar a más gente, no podemos limitarnos sólo a páginas, programas o revistas especializados. Y aquí es cuando nos damos con una pared.

    Evidentemente, como empresas privadas, las editoriales no hacen "promoción por amor al arte", como ha dicho alguien aquí. Pero depende del temperamento, del presupuesto y del respeto por el público que tenga cada editorial hacerlo de un modo más o menos útil, ofreciendo previos o extras de sus álbumes, procurando crear eventos que hagan hablar sobre el cómic o, simplemente, redactando mínimamente bien. El máximo orgullo de un jefe de prensa de una editorial es cuando te fusilan la nota de prensa que tú has escrito acerca de uno de tus libros: significa que atrae a la lectura, pero que no has caído en el planfeto propagandístico, y que le has ahorrado un rato de trabajo al redactor de la publicación.

    ¿Qué se confía demasiado en los blogs, que son medios gratuitos? Claro. Pero no es culpa de las editoriales que los blogs se hagan por amor al arte y no reciban financiación. Quizás si todos los lectores de cómics que se han acostumbrado tan bien a informarse gratis por internet mandaran cartas a los periódicos que compran habitualmente (asumiendo que los compren), las cosas cambiarían.

    Y, sinceramante, sé que no será popular lo que voy a decir, por cada blog con una línea editorial clara, con criterios más o menos profesionales y un número razonable de visitas al que merezca la pena tratar de tú a tú para ayudarles con muestras o premios a concursos, hay millones de páginas espurias escritas sin el más remoto sentido de la gramática, la ortografía… o de lo que es un cómic (evidentemente, ¡¡¡éste NO es el caso de la Cárcel!!!!). Las editoriales no se están repatingando en la promoción que hacen los blogs de ellas, pero el "se hace lo que se puede" tampoco puede ser suficiente criterio como para regalar a alguien un álbum que vale 12, 15 o 18 euros. Y es que los editores también tienen la mala costumbre de querer comer cada día.

    En todas las editoriales se acumulan las peticiones de muestras de gente que sólo pretende completar sus colecciones bajo el disfraz de una labor de promoción del cómic que ni siquiera es efectiva. De un lanzamiento interesante, en una editorial se pueden llegar a mandar hasta sesenta ejemplares de muestra y que sólo terminen saliendo dos líneas mal escritas en alguna página remota.

    El jefe de prensa de una editorial se ve a menudo en la disyuntiva de mandar muestras a medios grandes, a sabiendas de que no sacarán nada sobre esos libros (rollo Estalingrado, tu mandas miles de soldados pensando que a uno u otro no lo matarán y que tarde o temprano dará resultado) o no hacerlo, perpetuando así el desinterés de estos medios.

    El problema, creo humildemente, radica en la poca sensibilidad de medios generalistas, políticos e instituciones. De cómic se habla en la tele -salvando el Miradas2- cuando hay Saló y para de contar.

  12. Y cómo se habla, además… Que, a veces…

  13. Paco Cerrejón on 22 diciembre 2005 at 20:22 said:

    Evidentemente la promoción del cómic en nuestro país comienza por la profesionalidad y la seriedad, y quizás no venga nada mal, unas gotas de sentido común. No todo el mundo puede ni sabe promocionar el cómic, eso para empezar.

    Se ha hecho mucho hincapié en la publicidad, pero la publicidad sirve para vender tebos, no para promocionarlos, puede ayudar, pero no tiene porqué ser así. Por tanto se han de diferenciar dos vías distintas, una es la línea que tiene por objetivo que se vendan más tebeos y una segunda la que pretende mejorar la opinión pública sobre el cómic, lo que conllevaría una mayor presencia del medio en los ámbitos culturales (museos, centros de arte contemporáneo, bibliotecas, etc.), la inclusión del mismo en las políticas culturales a todos los niveles (estatal, autonómico, provincial y local), y siempre como un valor en si mismo, no como complemento a políticas del tipo "fomento de la lectura" (que no digo que sea erróneo que incluyan al cómic, sólo que esa promoción va encaminada, seamos serios, a que la gente lea más libros, no comics).

    Es muy fácil decir que se debe promocionar al tebeo, lo difícil no es ya decir como, sino que significa, que conlleva esa promoción. Un ejemplo ¿Los salones promocionan al tebeo? Pues depende. Y depende de los objetivos de cada salón y sobre todo del público al que se dirija, aunque no cabe duda de que son un medio de primer orden para hacerlo. El problema viene cuando lo que se le pide a un salón es únicamente ventas, entonces no les queda más remedio a los organizadores que dirigirse al público que van a gastarse los cuartos en los stands. Y sobre las múltiples jornadas que ahora tanto abundan, decir que sirven siempre y cuando no sean producto para consumo de los propios organizadores, es decir, cuando presenten un programa que sea interesante de forma más o menos objetiva.

    ¿Las editoriales deben promocionar al tebeo? Evidentemente sí, pero no creo que deban ser el motor, más bien creo que deben apoyar las iniciativas encaminadas a tal fin antes que situarse en al frente. Al fin y al cabo una editorial debe vender no promocionar, y vender casi siempre no sirve para promocionar.

    Y sobre la prensa, lo cierto es que tienden a prestar atención al cómic siempre que se les presenta la oportunidad, siempre que lo que se les ofrezca resulta interesante, y tampoco es tan difícil hacer interesante al cómic.

    Y luego hay que sumar que tampoco el entorno del cómic en este país tiende a aplaudir las actividades que realmente fomentan el medio, más bien se las suele machacar.

  14. laputalavirgen on 23 diciembre 2005 at 6:50 said:

    en galería del libro en madrid, en plena gran vía, tienen en primera fila una hilera que abarca toda la estantería, de la primera a la última, con el V de Vendetta, y no precisamente porque haya una peli en proyecto, sencillamente porque saben que el cómic vende, y ya no digo sólo

  15. The Question on 26 diciembre 2005 at 20:36 said:

    No puedo estar más de acuerdo con el tema del post y sus respectivas respuestas. Está claro que algo falla y según parece no es culpa de los libreros, ni de las distribuidoras, ni de los medios, ni de las editoriales, ni del gobierno. Entonces no hay duda que la culpa debe ser nuestra: los lectores.

    En serio. Yo creo que el mal nace en nuestras editoriales. No les puedes pedir a los libreros, los distribuidores, los medios, o al gobierno que promocionen un medio, para que se enriquezcan los editores, cuando por lo general, ellos no mueven un dedo para darse a conocer.

    No es lógico que diarios tan importantes como El País, ABC, o El Períodico, tengan secciones fijas dedicadas a los videojuegos y no a los cómics. Y estas secciones existen porque las empresas de videojuegos se gastan una pasta gansa en darse a conocer, insertar publicidad y promocionar sus productos. Vamos, igual que nuestras editoriales.

    Y no quiero acabar este mensaje sin dejar claro que este post es un poco oportunista. Sobre todo cuando está a punto de caer la que va a caer en el mundo del cómic, ¿verdad álvaro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation