Ráfaga de lecturas

Demostrado: los duendes no existen. Por mucho que la iconografía popular se empeñe en decir lo contrario, el mundo de fantasía es puro imaginario, un delirio colectivo que se mantiene de generación en generación, pero más falso que un billete de 23 euros. Hace una semana, mi mesa rebosaba de papeles, de variopinto trabajo acumulado para todos los gustos. Tras una semana de reposo en la que he puesto toda mi fe en la existencia de los trabajadores duendecillos (que, a fin de cuentas, la traslación a nuestros tiempos de los zapatos son las montañas de papeles), al llegar a mi mesa las pilas de papeles siguen exactamente donde estaban. Quizás con un poco más de polvo. E incluso, apurando la rigurosidad, la pila de la derecha ha aumentado su tamaño, lo que podría explicarse tanto porque los duendes existen, pero son de un cabrón retorcido que espanta, como porque se está generando algún tipo de forma de vida en la base de la columna papelera, lo que no descarto, si bien es cierto que los temblores y movimientos que se producen entre los papeles me hacen pensar más en la segunda opción.
Y si a eso se le añade que no me ha tocado la lotería, que los turrones y demás viandas se han acumulado formando un nuevo anillo perimetral en mi fisonomía ventral y que han llegado las rebajas, debo concluir que, felizmente, se ha acabado la navidad.
Así que, aprovechando que estamos en periodo de saldos y rebajas varias (Corte Inglés dixit), os hago una ráfaga de reseñas atrasadas:
Caín, de Risso y Barreiro (Norma) era una de esas obras que tenía muchas ganas de leer. No porque sea el estreno de una nueva colección de tebeos de ciencia-ficción, sino porque los autores tienen en su haber la extraordinaria Parque Chas, publicada años ha en el Tótem El Cómix, una serie de la que guardo gratísimo recuerdo y que alguien podría publicar en álbum por estos lares. Desafortunadamente, Caín está a muchísima distancia de la citada serie, pese a ser una correcta historia en la línea de Barreiro: una historia postapocalíptica de venganzas maquiavélicas, que lanza tímidos dardos contra la sociedad de consumo. Pero Barreiro es mucho Barreiro y el ascenso del joven y marginado Caín desde la miseria de la calle hasta la venganza contra los opulentos progenitores que lo rechazaron es contado con sólido oficio, consiguiendo un tebeo que, sin ser ninguna maravilla, es entretenido. (2)
Sed de Noticias, de Andy Watson (Norma). No entiendo yo muy bien el encumbramiento de Watson. Sus tebeos son, en general, fallidos y poco interesantes, con guiones que intentan jugar a lo referencial y caen habitualmente en lo simplón y previsible, a lo que hay que añadir un pobre estilo de dibujo que está a años luz de la elegancia de autores como Rabagliatti o Dupuy y Berberian, con quienes se le compara. Sed de Noticias es una sencilla historia de amor inmersa en el mundo de la prensa que destaca, sobre todo, por ese retrato de la prensa de provincias que es capaz de hacer una noticia del rescate de un gatito de un árbol. Por desgracia, el intento de contraste entre el histérico mundo de la televisión americana y la tranquilidad de la prensa británica se queda en un seguido de tópicos bastante predecible. Con todo, hay que reconocer en este Sed de Noticias el mejor tebeo de Watson que he podido leer, lo que tampoco es mucho (1+).
Strangehaven, de Gary Spencer Millidge (Planeta) es un tebeo que me tiene completamente descolocado. La extraña historia de un joven maestro que llega a un perdido pueblo del que no puede salir está a medio camino entre el costumbrismo y lo fantástico, con toques de relato de terror que pueden recordar desde a la agobiante atmósfera de la lynchiana Twin Peaks a las desasosegante descripciones con que Lovecraft describía las poblaciones en las que transcurrían sus cuentos. El autor sabe explotar esa combinación de tranquilidad rural con lo extraño e inexplicable, en un cóctel que funciona y deja al lector en todo momento intrigado, deseoso de saber qué está pasando en ese, en apariencia, tranquilo pueblecito. Pese a que el dibujo de base fotográfica de Millidge, es a veces demasiado hierático, el relato no se ve en exceso lastrado y su consigue un buen ritmo narrativo. Un tebeo al que, cuanto menos, hay que darle una oportunidad. (2)
La Chica perdida (Dibbuks) es la primera obra que llega a nuestro país de Nabiel Kanan, un autor inglés que esta demostrando una evolución bastante firme. Esta primera obra es un intento de acercamiento a la psicología de una joven quinceañera, al paso de la adolescencia a la madurez en la mujer, a esa etapa de descubrimientos, pruebas y errores. La atracción sexual, las drogas, la rebeldía ante los padres… todo aquello a lo que la joven Beth se debe enfrentar por primera vez ocurrirá en unas vacaciones en las que una desconocida y misteriosa chica simboliza y vehicula todas las ansias de saber de la joven adolescente. Sin embargo, y pese a que la obra se lee con agrado, Kanan retrata esa adolescencia con demasiados tópicos, creando un enfrentamiento “chica mala” contra “chica buena” que suena en exceso maniqueo, poco realista. Pese a todo, la labor del autor es lo suficientemente correcta como para que la obra se lea con interés, y que apunte momentos sugerentes, sobre todo en lo referente a ese sentimiento de pérdida ante el futuro al que hace referencia el título de la obra. (2)
Henri, hijo de sus padres, de Mathis (Dibbuks) es, sin duda, una de las sorpresas más agradables de estas navidades. Desconocía por completo la obra de Mathis, aunque está plagada de excelentes referencias, por lo que esperaba la lectura de este tebeo con muchísimas ganas. Y, desde luego, no ha habido decepción. Mathis nos cuenta episodios de la vida de uno niño, desde una perspectiva infantil que no deja de lado los referentes costumbristas y sociales. Sin embargo, la gran fuerza de Henri se encuentra en la sugerente recreación del imaginario infantil. Mathis se pone en la piel del niño y reproduce sus pensamientos, sus razonamientos, sus ilusiones y sus sueños. Las viñetas nos permiten a ver a través de los ojos de un niño y, también, recordar nuestra propia infancia. La muerte, la pobreza, los problemas familiares, la amistad… temas a los que nos acercamos con la visión de un niño, pero con una mezcla de humor, ternura, nostalgia y comprensión que resulta fascinante y sugerente, aliñada y alimentada por el expresivo dibujo de Mathis. Un tebeo delicioso. (3+)

9 Comentarios en “Ráfaga de lecturas

  1. rogender on 9 Enero 2006 at 13:38 said:

    Pues a mi "Sed de Noticias" me ha parecido un buen comic, una historia costumbrista interesante y con buenos dialogos, cosa que no puedo decir de "Peleas de Enamorados" del mismo autor que me pareció un bluff

  2. A mí me gusta Watson, bien que lo sabe todo el mundo. Y Slow News Days (Sed de noticias, aquí) me pareció un buen tebeo, narrado con acierto y planteado con buen gusto.

    Del libro de Kanan tengo buen recuerdo de cuando lo leí en inglés…

  3. pues yo quise pillar sed de noticias, pero entre que pelea de enamorados no me gustó especialmente ( el dibujo sí, pero el guión no mucho ), y el precio, pues acabé cogiendo otras cosas que me salían mas a cuento.

  4. miusicpitusi on 9 Enero 2006 at 14:28 said:

    Pues yo particularmente salí escarmentado con el de peleas de enamorados que no me gusto nada de nada y paso de probar suerte de nuevo con el Watson, el que si que me apunto es el de Henri que hace poco lo ojee en una tienda y tiene muy buena pinta y por lo que comenta Alvaro así es.

  5. Bochones on 9 Enero 2006 at 16:19 said:

    Y el strangeheaven merece tambien una oportunidad, a mi me resulta extraño que lo haya publicado planeta … Y aunque no es perfecto (para mi el dibujo se hace algo duro en ocasiones) si tiene un clima que engancha, los personajes atractivos y el autor da un aire de sinceridad y entusiasmo en su obra.

  6. Molina on 9 Enero 2006 at 16:24 said:

    Guay, Miusic, pillate el de Henri,.

  7. Phoskito on 9 Enero 2006 at 19:01 said:

    Apúntenme en el -minoritario, me temo- bando de fanaranjo.A mi hasta me gustó el de Peleas de enamorados, oigan.Son ustedes unos insensibles :-)

  8. Pues la verdad tanto pelea de enamorados como sed de noticias, me han gustado mucho. Quizas, es q no sabia nada de ellos y por tanto no me esperaba tal obra maestra, como la mayoria.

  9. Gracias por esta noticia. Tendre que traducirla para Mathis … Le encantara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation