Frías lecturas

Sé que es una justificación barata, pero no tengo muchas ganas de escribir sobre tebeos. Entendedme: en casita, al ladito de los radiadores, bien tapadito con una mantita y viendo como la gente pasa un frío terrible en la calle, de esos de moquillo y nariz rojota… pues como que no, que sí, que me leo todos los tebeos del mundo con placer y fruición, pero la sola idea de que mis manos toquen el gélido teclado me produce un repelús que me pone hasta los pelos como escarpias congeladas.
Pero para que veáis que me tomo esto de La Cárcel con un rigor profesional a prueba de balas, heme aquí ante el teclado, luchando contra el frío y el deseo irrefrenable de volver a acurrucarme debajo de las mantas.
Sigo repasando tebeos leídos estos días de helores:

Donde no llega la mirada, de Aboli y Pont (Planeta DeAgostini) es un álbum que llega rodeado de un elevado prestigio desde Francia, donde ha cosechado un buen puñado de premios, entre ellos el RTL al mejor álbum del año 2004 y un reguero de excelentes críticas. Una obra publicada originalmente en dos álbumes que Planeta presenta en su edición integral, de la que puedo hablar poco al haber leído la obra en francés. Y repasando aquellos dos álbumes, vuelvo a encontrarme con las mismas sensaciones: un álbum con buenas intenciones que falla a la hora de encajar las múltiples historias paralelas que cuenta.
El primer álbum de Donde no llega la mirada cuenta la historia del pequeño William y su familia, que llegan a un pequeño pueblo pesquero con la intención de dejar las prisas de la ciudad para dedicarse a la pesca. Aboli y Pont mezclan a partir de este momento el relato del enfrentamiento del pequeño pueblo contra aquellos a los que ve como extranjeros y la historia de la unión entre varios niños que comparten la extraña coincidencia de haber nacido el mismo día.
Ya en este álbum, chirrían la unión de estas dos historias. Mientras que el desarrollo del enfrentamiento entre el padre del pequeño y el pueblo es sólido e interesante, la historia de los pequeños transcurre por derroteros fantásticos que poco o nada tienen que ver con lo anterior. Sin embargo, tras un dramático desenlace, el segundo álbum supone un cambio radical, que explora la relación entre los niños veinte años después con una historia de corte fantástico que recuerda poderosamente a los relatos de Stephen King..
No existe ninguna relación entre la historia de la ambición pesquera del padre de William y la relación entre los niños, parecen historias disjuntas que resultan todavía más, si cabe, entre primer y segundo álbum. Es verdad que, por separado, las tres historias son interesantes, pero su unión no cuaja adecuadamente.
Pese a todo, la historia se lee con facilidad gracias al buen trabajo de Abolin a la hora de desarrollar las situaciones y de Pont, muy inspirado en el apartado gráfico y en el que destaca especialmente el color de Jean-Jacques Chagnaud. (2)

Corps de Rêve, de Capucine (FX Gràfic) es una historia tan sencilla como apasionante: el relato del embarazo de la protagonista. Plagado de pequeñas anécdotas, sencillas y tiernas, la lectura de Corps de Rêve es un ejercicio de sonrisa continuada. Capucine sigue el estilo gráfico de Marjane Satrapi, pero aunque se encuentra a mucha distancia de la iraní, consigue ser funcional y transmitir esas sensaciones tan especiales que se dan durante el embarazo. No hay aquí profundas reflexiones, ni bellas metáforas, sólo la pura realidad de los miedos, los placeres, los buenos y los malos momentos de esos nueve meses que cambian la vida para siempre. Una sinceridad que se traduce en una agradable frescura, que desarma a las pocas páginas y nos hace olvidarnos rápidamente de cualquier prejuicio para enfrascarnos en una aventura tan real y simple como la de la vida. Quizás el mayor problema que le puedo encontrar a este álbum es que tiene que competir con la extraordinariaOnomatopées de Federico Peeters, que trata exactamente el mismo tema (es, de hecho, una especie de continuación de Píldoras azules), pero con una maestría sin par. (2)

La orden de Cicerón (Glenat), es el reencuentro con el genial Paul Gillon, recordado por muchos por ese sensacional tebeo de ciencia-ficción que es Los náufragos del Tiempo. Un excelente dibujante que ilustra un entretenido guión de Richard Malka sobre enfrentamientos entre ilustres familias de abogados. En este primer álbum se nos narra el inicio del enfrentamiento entre las dos familias, enmarcado en la persecución judía que se dio en París durante la ocupación nazi. Juicios, venganzas eternas, un apasionante escenario histórico… ingredientes que son sabiamente cocinados por Malka y Gillon para conseguir que La orden de Cicerón sea un álbum que se lee de un tirón, entretenidísimo y que nos deja a la espera de la siguiente entrega. Un acierto más de esta entretenidísima colección negra de Glenat (2+).

16 Comentarios en “Frías lecturas

  1. Xelo on 15 enero 2006 at 23:40 said:

    Paul Gillon es un grandísimo dibujante, un clásico. No estaría mal que reeditaran "Los naúfragos del tiempo", uno de los mejores tebeos europeos de ciencia-ficción.

  2. Xelo on 15 enero 2006 at 23:47 said:

    Por cierto, estoy totalmente de acuerdo con tu comentario de de La orden de Cicerón (un buen tebeo)y de Donde no llega la mirada (una buena primera parte).

  3. damian on 15 enero 2006 at 23:58 said:

    lo de onomatopées es algo nuevo de peeters?. Si está tan bien com el píldoras seguro que vale mucho la pena. Ahora a esperar que los de astiberri tomen nota.

  4. RM on 16 enero 2006 at 0:04 said:

    A mí Los Náufragos me parece uno de los tebeos más fríos y más aburridos de la historia de la ciencia ficción… más aún que Jeff Hawke, que ya es decir..

  5. Álvaro on 16 enero 2006 at 0:18 said:

    Pues a mí me gustan Los Náufagos del tiempo… y más todavía Jeff Hawke :(

  6. Urbs on 16 enero 2006 at 0:55 said:

    Paul Gillon no perpretó aquella cosa del Zona 84… ¿como se llamaba?… ¿"La superviviente" o algo así?… Aaag que malo que era

  7. Urbs on 16 enero 2006 at 0:56 said:

    … perpetró…

  8. Paul Gillon es un excelente historietista y un magnífico dibujante. Los guiones de Los Náufragos… pecaban de plomizos, diría… Así los recuerdo.

    Lo de La Superviviente no tenía nombre… pero el trabajo gráfico quitaba el hipo.

    (Y Jeff Hawke mola… más o menos.)

  9. Xelo on 16 enero 2006 at 12:56 said:

    Creo que los guiones de "Los naúfragos del tiempo" eran de J.C. Forest, al menos los primeros. Y Jeff Hawke tenía un toque de humor que tenía su gracia.

  10. luisdeluis on 16 enero 2006 at 13:06 said:

    A mi sin embargo, "Donde.." me parece un tebeo extraordinario que, a algunos lectores, nos pilla viejos.

    Me intentaré explicar, es tebeo de los de antes( o de lo que los hoy cuarentones entendemos por "antes") si llegamos a leerlo con 12 años, esa mezcla de infancia,sol, magia, mnisterio, viaje iniciático y amor trágico; se convierte en el tebeo de nuestras vidas.

    Hoy,!ay! nos pilla viejos y resabiados.

    El "cuerpo de Sueños" es, tebeo suficiente; no patina entrando en cursilerias, ni derrapa en trascendencias. Cuante, y bien, 9 meses.

    No es poco.

    Es mi opinión y yo la comparto.

  11. Francisco JR Buil on 16 enero 2006 at 18:31 said:

    De Paul Gillon tenemos muchas obras inéditos en España, y es una pena porque es efectivamente un clásico. Se dejó por la mitad "Los Leviatanes" y creo recordar que ni siquiera "Los naúfragos.." llegó a publicarse entera ( se publicaron las 8 primeras entregas en álbum, la 9

  12. Caracrater on 17 enero 2006 at 15:01 said:

    A mi, Donde no alcanza la mirada me parece un gran comic, con dos partes muy diferenciadas pero con su chicha las dos……………muy bien dibujado…………….y claro al carcelero sabiendo un poco de su aversión por lo fantastico u su querencia por lo real y cotidiano pues le flojea en la 2

  13. Álvaro on 17 enero 2006 at 15:07 said:

    Caracrater: a mí más que el tema fantástico me falla la cohesión de la historia. Es decir, en teoría estamos ante una historia única desarrollada en dos tomos, pero me reconocerás que se pueden leer perfectamente por separado y que la historia del padre pescador es una especie de pegote. Por separado, me funcionan muy bien, juntas es lo que me chirría…

  14. luisdeluis on 17 enero 2006 at 18:10 said:

    álvaro,

    lee este tebeo con 13 años.

    ¿que opinas?

  15. Álvaro on 17 enero 2006 at 18:25 said:

    Con 13 años? Una buena lectura, sobre todi la 2

  16. Caracrater on 18 enero 2006 at 11:08 said:

    La verdad que si tienes razon, carcelero, en lo de la cohesión de las dos historias, pero es se me quedo un buen sabor de boca al leerme este comic……………….de todas formas me intriga esa incapacidad suya para leer fantasia heroica o genero fantastico……no se por ejemplo Thorgal de rossinki y Van Hamme…no le parece entretenido y muy bien hecho, es decir no le gusta nada? ni se lo habrá leido?

    L a verdad que hablo mucho cuando yo mismo tengo una fobia congenita y cerrada e incluso violenta hacia otro genero…….que es el de superheroes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation