Viñetas explosivas II

Quería poner este texto mañana, pero lo pongo ahora.

He acabado el texto con un exabrupto: “Así que, religiones de todo el mundo: ¡a tomar por culo!”. Una afirmación en la que creo, desde el ateísmo convencido, creo en la racionalidad, no en la superstición, por lo que creo que hay que superar las religiones y creer en lo demostrable. Creer en lo no demostrable… para eso me quedo con el monstruo volador de espaguetis, ¿por qué no? Pero eso es lo de menos, es mi pensamiento y mi filosofía personal, no da para más que para una charla de bar.

Pero puesto ahí, en ese texto, tiene una clara intencionalidad. Tengo muy claro que, pese al sentido del texto, habrá una mayoría de comentarios que hablarán de ese exabrupto y no del texto. Que se sacará del contexto y de inmediato habrá gente que me acusará de radical, de ser igual que ellos, de poner a todas las religiones al mismo nivel…
En el fondo, es un pequeño experimento (no puedo ocultarlo, soy físico hasta la médula) que demostrará lo fácil que es soliviantar sensibilidades. Una viñeta que se pretende graciosa, una frase subida de tono…es muy fácil ofender, y no siempre está en la intención del emisor, sino en la interpretación del receptor del mensaje. Ante la misma realidad, siempre puede haber alguien que la reciba como una ofensa.
Es decir, que entiendo la reacción de los musulmanes. Pero ese entendimiento no puede evitar que exista la libertad de decir lo que pensemos, asumiendo sus consecuencias y con la única limitación de las leyes, esas normas de convivencia que la sociedad se autoimpone. Nunca la ley del Talión, la respuesta de la violencia.
Y menos la imposición y la autocensura basada en el miedo y no en el respeto.

Este texto fue escrito a la vez que el post anterior. Perdonadme si alguien se ha sentido ofendido por el exabrupto (y, ojo, en el que creo profundamente, pero no era el lugar ni el momento oportuno, es evidente), pero quería comprobar lo fácil que es levantar ampollas, pero que esas ampollas suelen ser interpretaciones que desatan incendios.
Es un dato más para la discusión.

Viñetas explosivas

Estoy alucinado viendo el telediario. La violencia que está desatando el famoso tema de las caricaturas de Mahoma supera todo lo concebible: embajadas arrasadas, manifestaciones de miles de personas demostrando su odio a Occidente… e incluso en Europa, en Bruselas, miles de personas con carteles “No toques mi religión”…
Alucinante.
El problema es que me temo que los análisis se están haciendo desde la perspectiva de la libertad de expresión y, me temo, el fondo está muy equivocado. Es evidente que si este fuera el tema, el apoyo a los dibujantes daneses es obvio y total, pero hay datos que me hacen temer que la cosa es bastante compleja y mucho más terrible.
Las citadas caricaturas fueron publicadas en Septiembre de 2005 por el periódico danés Jyllands-Posten, hace ya casi cuatro meses. Pero es que la representación de Mahoma en caricaturas ha sido una constante en cómics, tiras y humor gráfico desde hace décadas. Desde la famosa historieta de las religiones de Gotlib a la presencia semanal en la serie de El Dios de JL Martín en El Jueves, la caricaturización del principal profeta del Islam no es algo nuevo. Sin embargo, estas nuevas viñetas han desatado una violenta respuesta, creciente y de imprevisible alcance.
¿Por qué?
Puedo entender que la representación de Mahoma en viñetas puede resultar insultante para un musulmán. Es parte indisoluble de su religión y es lógica la molestia. No es un fenómeno único de la religión musulmana, que se lo digan a Tronchet y a las amenazas recibidas tras su ¡Jesús Bendito!. O a Vuillemin al satirizar a los judíos. Pero en todos esos casos, la reacción habitual es la protesta airada de las autoridades religiosas y las habituales salidas de tono violentas de unos cuantos fundamentalistas.
Libertad de expresión no es sinónimo ni de buen gusto ni de corrección, y los tribunales están para decidir cuándo esa libertad ha vulnerado los límites del derecho al honor, ya sea de individuos o colectivos.
Pero esto va mucho más allá. Me temo que estas caricaturas son una mera excusa que ha servido de forma excelente para manipular la desesperación. Los dirigentes integristas han encontrado una perfecta antorcha para encender un polvorín de miserias, opresión y desgracia, lanzando al pueblo hacia el odio y la violencia.
Lo malo es que el ser humano tiene la mala costumbre de perder el oremus con los dos conceptos que más sangre han vertido en la historia: la patria y la religión. Dos conceptos abstractos de difícil definición e imposible demostración que han sido la excusa perfecta para lanzar a unos contra otros.
Por desgracia, han sido unas viñetas las que han encendido esta bomba de consecuencias desconocidas.
Por desgracia, el humor, el símbolo máximo de la inteligencia, el arma más contundente de la que dispone el hombre, está siendo contestado con armas de verdad, con intolerancia, odio y miedo.
Mucho me temo que tanto la petición de disculpas, como la condena de los hechos o el apoyo a la libertad de expresión quedan inútiles ante la exagerada situación que está creciendo. Esto tan sólo es un síntoma de un enfrentamiento entre civilizaciones que está aumentando día a día. Y que tiene muy mala solución.
Después de ver todo esto, me reafirmo en mi ateísmo apátrida convencido. Todos los integrismos, sin excepción, son terribles, porque justifican la fuerza de la sinrazón, el poder de la fe frente al de la razón. Y eso es el fin del diálogo, el debate y de la tolerancia.
Así que, religiones de todo el mundo: ¡a tomar por culo!

Enlaces:
El debate en Escolar
Artículo de Manuel Barrero

La madurez de una niña

Hay determinadas lecturas que consiguen que me sienta orgulloso de mi afición a los tebeos. Y Vida de una niña, de Phoebe Gloeckner (La Cúpula), es una de ellas.
Gloeckner es autora de pocas obras. Aunque lleva dibujando desde hace más de 30 años, sus dispersas obras no se han recopilado hasta hace pocos años en dos volúmenes (este A Childs life y The Diary of a teen-girl), pero os puedo asegurar que es una de esas autoras que lleva la historieta en la sangre, pertenece a esa exigua especia de personas que es capaz de contar en viñetas una historia con una naturalidad apabullante, con un estilo fuerte, violento, que impacta en el lector desde la primera viñeta. Pero yendo más allá, Gloeckner además necesita contar esas historias, precisa plasmar en viñetas sus sentimientos y vivencias como quien requiere una terapia para sobrevivir.
Vida de una niña puede recordar en la temática tratada a La niña de papá, de Debbie Dreschler, coincidiendo en una infancia marcada por los abusos sexuales paternos. Pero mientras Dreschler aborda el problema desde una perspectiva reflexiva que busca encontrar cómo afectaron a su vida adulta, la obra de Gloeckner es un grito continuado desde el estómago, visceral, brutal. Sus historias son ultraexpresivas, no buscan juzgar ni denunciar, son una rabiosa mezcla de sentimientos y sensaciones, un cóctel corrosivo que nos obliga a introducirnos en la propia mente de la pequeña Minnie/Phoebe. Las historietas que conforman este libro fueron realizadas a lo largo de veinte años, a modo de diario que se convierte en un repaso del acceso a la sexualidad de una joven. Es sorprendente como historias tan emotivas conjugan un discurso tan coherente e inteligente sobre la infancia y juventud, pero desde una perspectiva inexcusablemente femenina, que es capaz de provocar en el lector una sólida reflexión sobre el papel en que la sociedad tradicional quiere recluir a la mujer. Y es que Gloeckner ha demostrado por activa y por pasiva que su agitada vida (desde los USA a Checoslovaquia, pasando por diferentes países europeos, ilustradora profesional de revistas médicas) ha redundado en una madurez de una lucidez apabullante, como demuestran las entrevistas que se le han hecho (recomiendo especialmente la brillante entrevista publicada en The Comics Journal, donde hace un largo balance de su vida que permite abordar su obra desde una perspectiva todavía más enriquecedora si cabe).
Una obra compleja en sus múltiples niveles de interpretación, pero fascinante, que nos lleva de forma unívoca a la reflexión.
Mención aparte merece el trabajo gráfico de Gloeckner, expresivo como pocos, pero en el que podemos ver su evolución a lo largo de dos décadas. Su dibujo va avanzando desde una ingenuidad clara a un expresionismo exagerado y barroco, deudor del mejor “Ghastly” Ingels.
Lástima que la edición de La Cúpula no haya respetado las páginas en color incluidas en la reedición americana, aunque por lo menos incluye las perturbadoras ilustraciones de The Atrocity Exhibition. En cualquier caso espero que este volumen sea la antesala del también espléndido “The diary of a teengirl”, la otra gran obra de esta espléndida autora.
Un tebeo de obligatoria lectura (4).
Enlaces:
Artículo en Salon.com
Entrevista con Sean Collins
Extracto de la entrevista en TCJ
Artículo en Broken Pencil

Novedades Panini Marzo

Sacaditas de Panini News directamente:
– Astonishing X-Men #7, de Joss Whedon y John Cassaday. Formato comic-book. 24 pág. Color. PVP: 1,70 EUROS
– BM: Iron Man #13, de Varios Autores. Biblioteca Marvel. 160 pág. BN. PVP: 4,75 EUROS
– BM: Hulk #34, de Varios Autores. Biblioteca Marvel. 160 pág. BN. PVP: 4,75 EUROS
– BM: La Cosa #10, de Varios Autres. Biblioteca Marvel. 160 pág. BN. PVP: 4,75 EUROS
– BM: Namor #3, de Varios Autres. Biblioteca Marvel. 160 pág. BN. PVP: 4,75 EUROS
– BM: Spiderman #45, de Varios Autres. Biblioteca Marvel. 160 pág. BN. PVP: 4,75 EUROS
– Capitán América #5, de Ed Brubaker, Steve Epting y Michael Lark. Formato comic-book. 24 pág.Color.PVP: 1,70 EUROS
– Capitán América y Halcón #3, de Christopher Priest, Joe Bennett y Dan Jurgens. Formato tomo. 120 pág. Color.PVP: 8,50 EUROS
– Excalibur #2, de Chris Claremont y Aaron Lopresti. Formato tomo. 144 pág. Color.PVP:9,00 EUROS
– Hulk #5, de Jones, Robertson. Formato tomo. 80 pág. Color.PVP: 6,95 EUROS– Lobezno #3, de Mark Millar y John Romita Jr.. Formato comic-book. 48 pág. Color.PVP: 2,90 EUROS
– Lobezno Clasic #5, de Claremont, David y Buscema. Formato comic-book. 72 pág. PVP: 3,95 EUROS
– Los 4 Fanatásticos #31, de Waid, Aguirre-Sacasa, Wieringo y Muniz. Formato comic-book. 48 pág. Color.PVP: 2,90 EUROS
– Los Exiliados #7, de Chuck Austen y Clayton Henry. Formato tomo. 120 pág.Color. PVP: 8,50 EUROS
– Los Nuevos Vengadores #3, de Brian Michael Bendis y David Finch. Formato comic-book. 24 pág. Color.PVP:1,70 EUROS
– Marvel Age: Los 4 Fantásticos #1, de Varios Autores. Marvel Style. 96 pág. Color.PVP:5,95 EUROS
– MK: Spiderman #10, de Mark Millar y Terry Dosdon. Formato comic-book. 24 Color.pág. 1,70 EUROS
– MK: Daredevil #1, de Bendis, Joe Quesada y Alex Maleev. Formato comic-book. 56 pág. Color.PVP: Precio por determinar
– Marvel Team-Up Spiderman #3, de Gerry Conway y Gil Kane. Formato comic-book. 72 pág.PVP: 3,95 EUROS
– New X-Men Academy X 3, de Nunzio DeFilippis, Christina Weir y Michael Ryan. Formato comic-book.Color. 24 pág. PVP: 1,70 EUROS
– Patrulla-X #3, de Chris Claremont, Andy Park y Alan Davis. Formato comic-book. 48 pág. COlor. PVP: 2,90 EUROS
– Runaways #11, de Vaughan y Alphona. Formato comic-book. 48 pág. Color.PVP: 2,90 EUROS
– Secret War #5, de Bendis y Dell’otto. Formato comic-book. 32 pág. Color.PVP: 2,90 EUROS
– Spiderman #48, de Varios Autores. Formato tomo. 80 pág. Color.PVP: 3,90 EUROS
– Spider-Man Classic #2, de Gerry Conway y Alex Saviuk. Formato comic-book. 72 pág.PVP: 3,95 EUROS
– Supreme Powers presenta: Dr. Espectro, de Sarah Barnes y Travel Foreman. Formato MAX. 144 pág.Color.PVP: 10,50 EUROS
– The Pulse #10, de Bendis y Gaydos. Formato comic-book. 32 pág. Color.PVP: 2,90 EUROS
– Ultimate Special #5, de Ellis, Millar, Raney y Romita Jr. Ultimate. 48 pág.Color. PVP:3,00 EUROS
– Ultimate Spiderman #47, de Bendis y Bagley. Ultimate. 72 pág. Color.PVP: 3,90 EUROS
– Ultimate Fantastic Four #9, de Warren Ellis y Adam Kubert. Formato Ultimate. 48 pág.Color.PVP: 3,00 EUROS
– Ultimate Iron Man #1, de Orson Scott Card y Andy Kubert. Formato Ultimate. 48 pág. Color.PVP: 3,00 EUROS
– X-Men #3, de Peter Milligan y Salvador Larroca. Formato comic-book. 24 pág. Color.PVP: 1,70 EUROS

– Full Metal Panic! #6, de Shouji Gatou y Retsu Rateo. Formato tomo manga. 164 pág. PVP: 7,95 EUROS
– Ichigo 100% #13, de Mizuki Kawashita. Formato tomo manga. 192 pág. PVP: 6,95 EUROS
– Instituto Ouran Host Club #2, de Bisko Hatori. Formato tomo manga. 192 pág.PVP: 7,20 EUROS
– Kare First Love #10, de Kaho Miyasaka. Formato tomo manga. 192 pág. PVP: 6,95 EUROS
– Mrupuri #3, de Matsuri Hino. Formato tomo manga. 192 pág. PVP: 7,20 EUROS
– Platonic Venus #6, de Yui Nakaji. Formato tomo manga. 200 pág. PVP: 7,20 EUROS
– W Juliet #12, de Emura. Formato tomo manga. 192 pág. PVP: 6,95 EUROS
– Panini Comic News #16. Formato comic-book. 48 pág. PVP: 1,70 EUROS
Fuente: Panini Comics News y tirafrutas

Un pequeño análisis de los votos de los lectores

Hasta esta edición siempre he pensado que los votos de los Premios de La Cárcel de Papel eran un mero divertimento, pero lo cierto es que superar la cifra de los 1000 votos supone disponer de una muestra interesante y significativa de los gustos de los lectores de esta página y de una parte del público general de los tebeos en España.

Ojito que, pese a todo, esto no supone ningún estudio de mercado, ni nada parecido (si acaso, de los gustos de aquellos que entran en esta página), pero se puede hacer un divertido ejercicio de estadística.

Es evidente que el gran motor de los premios de La Cárcel ha sido el premio al mejor weblog. Muchas weblogs han movilizado a sus lectores y se ha notado en la distribución de votos, con más de 200 votos que sólo votaban a esta categoría. Pero también ha arrastrado el voto en general de las otras categorías. En cualquier caso, en este apartado es evidente que en este país gustan las parodias. De las 6 primeras weblogs, cuatro son de humor o paródicas, demostrando que este tipo de weblogs conecta con el gusto del aficionado (lo que se podría relacionar con el éxito de ventas de autores como Vegas, JMV o Piñol). Pese a todo, la pugna entre el blog de Bonache y Zona Negativa ha sido durísima, decidiéndose en los últimos votos. Sorprende ver también entre los cinco mejores al casi recién llegado Con C deArte de Pepo Pérez, demostrando que el buen hacer siempre tiene recompensa.

Si nos fijamos en las categorías de mejor tebeo español y extranjero, la dispersión marca los resultados (242 obras extranjeras y 94 españolas), como era de prever y como ha sido la nota de los últimos dos años. De hecho, pese a que el número de votos es muy superior, se vuelve a dar la circunstancia de que los más votados se llevan aproximadamente el 10-15% de los votos.

En el caso de tebeos españoles, puede sorprender ese segundo puesto de Mortadelo y Filemón, pero es fácilmente explicable por el arrastre de las weblogs, que han llevado a votar a muchos lectores que no son específicamente aficionados, pero que conocen y leen el tebeo español más vendido (como dato anecdótico, 50 de los votos a Mortadelo y Filemón han votado al Blog de Bonache…¿existirá alguna relación?). Es un reflejo claro de los gustos del público general no habitual de los tebeos. Caso aparte es Luis Durán, que se hace la competencia a sí mismo con tres títulos, y que podría haber obtenido el segundo puesto si todos esos votos se sumasen.
Más interesante es comprobar cuál es la editorial más votada por los lectores en este apartado, que resulta ser Ponent con un 14.6% de los votos, seguida muy de cerca por Ediciones B (14.5%). El resto de editoriales se reparte más o menos uniformemente, con valores similares alrededor del 10% (Norma, 12%; PDA, 12%, Astiberri, 9.3%; Dolmen 8,8%; El Jueves 8,4%; Glenat 6,2%…). Un dato fácilmente explicable si nos atenemos al hecho de que Ponent es la editorial que más tebeos españoles edita proporcionalmente.

Si embargo, en tebeo extranjero la situación es muy diferente. Aquí, es Planeta de Agostini la más votada, con un 30.9% de los votos, seguida a gran distancia ya por Panini (20.1%), Norma (17.5%) y La Cúpula (7.7%). Lo curioso es que si estudiamos los votos de PDA, sólo un 33% de los títulos votados son de la línea DC, recopilando éstos menos del 28% de los votos, frente al más del 72% de votos recibidos por el resto de obras de su catálogo. Un dato a tener en cuenta.
Si consideramos el tebeo extranjero en su totalidad, el 37% de los votos han ido hacia el tebeo de superhéroes, mientras que el resto ha ido hacia el resto de géneros (un tercio de estos votos han sido hacia el manga). Un dato muy distinto a los obtenidos otros años, indicativo de que el público lector de La Cárcel se ha ampliado y los gustos son más variados y acordes con la distribución del mercado. Pese a que el ganador sea un manga, sigue siendo indicativo el poco número de mangas votados (un 15% de los títulos) en comparación con la proporción de títulos japoneses en el mercado. También se ha producido en este apartado una votación genérica a series muy conocidas, que mientras que en el caso de tebeo español se centraron en Mortadelo y Filemón, en este apartado se han divido más, entre X-Men, Spiderman u otros conocidos personajes.