La madurez de una niña

Hay determinadas lecturas que consiguen que me sienta orgulloso de mi afición a los tebeos. Y Vida de una niña, de Phoebe Gloeckner (La Cúpula), es una de ellas.
Gloeckner es autora de pocas obras. Aunque lleva dibujando desde hace más de 30 años, sus dispersas obras no se han recopilado hasta hace pocos años en dos volúmenes (este A Childs life y The Diary of a teen-girl), pero os puedo asegurar que es una de esas autoras que lleva la historieta en la sangre, pertenece a esa exigua especia de personas que es capaz de contar en viñetas una historia con una naturalidad apabullante, con un estilo fuerte, violento, que impacta en el lector desde la primera viñeta. Pero yendo más allá, Gloeckner además necesita contar esas historias, precisa plasmar en viñetas sus sentimientos y vivencias como quien requiere una terapia para sobrevivir.
Vida de una niña puede recordar en la temática tratada a La niña de papá, de Debbie Dreschler, coincidiendo en una infancia marcada por los abusos sexuales paternos. Pero mientras Dreschler aborda el problema desde una perspectiva reflexiva que busca encontrar cómo afectaron a su vida adulta, la obra de Gloeckner es un grito continuado desde el estómago, visceral, brutal. Sus historias son ultraexpresivas, no buscan juzgar ni denunciar, son una rabiosa mezcla de sentimientos y sensaciones, un cóctel corrosivo que nos obliga a introducirnos en la propia mente de la pequeña Minnie/Phoebe. Las historietas que conforman este libro fueron realizadas a lo largo de veinte años, a modo de diario que se convierte en un repaso del acceso a la sexualidad de una joven. Es sorprendente como historias tan emotivas conjugan un discurso tan coherente e inteligente sobre la infancia y juventud, pero desde una perspectiva inexcusablemente femenina, que es capaz de provocar en el lector una sólida reflexión sobre el papel en que la sociedad tradicional quiere recluir a la mujer. Y es que Gloeckner ha demostrado por activa y por pasiva que su agitada vida (desde los USA a Checoslovaquia, pasando por diferentes países europeos, ilustradora profesional de revistas médicas) ha redundado en una madurez de una lucidez apabullante, como demuestran las entrevistas que se le han hecho (recomiendo especialmente la brillante entrevista publicada en The Comics Journal, donde hace un largo balance de su vida que permite abordar su obra desde una perspectiva todavía más enriquecedora si cabe).
Una obra compleja en sus múltiples niveles de interpretación, pero fascinante, que nos lleva de forma unívoca a la reflexión.
Mención aparte merece el trabajo gráfico de Gloeckner, expresivo como pocos, pero en el que podemos ver su evolución a lo largo de dos décadas. Su dibujo va avanzando desde una ingenuidad clara a un expresionismo exagerado y barroco, deudor del mejor “Ghastly” Ingels.
Lástima que la edición de La Cúpula no haya respetado las páginas en color incluidas en la reedición americana, aunque por lo menos incluye las perturbadoras ilustraciones de The Atrocity Exhibition. En cualquier caso espero que este volumen sea la antesala del también espléndido “The diary of a teengirl”, la otra gran obra de esta espléndida autora.
Un tebeo de obligatoria lectura (4).
Enlaces:
Artículo en Salon.com
Entrevista con Sean Collins
Extracto de la entrevista en TCJ
Artículo en Broken Pencil

11 Comentarios en “La madurez de una niña

  1. iker on 5 Febrero 2006 at 19:13 said:

    A mí nada más empezar a leerlo se me cayeron un par de hojas de la mitad y ahora tengo el comic mutilado. De todas formas está muy muy bien pero se me hizo corto y me quedé con ganas de mucho más.

  2. Pedro on 5 Febrero 2006 at 21:19 said:

    Yo apoyo a Dinamarca en su libertad de expresión.

    ¿Nada que decir al respecto, álvaro?

    Porque ya empieza a preocupar su silencio al respecto.

  3. rodri on 5 Febrero 2006 at 22:54 said:

    Pues a mi no me ha gustado un pelo. Me parece que reune lo peor del comic underground y el slice of life sin el mas minimo interes. Y La niña de papa de la Dreschler me encantó, pero con la Gloekcner ni lo he podido terminar..

  4. Mmmmh, lo tenía entre posibles… lo apunto entre imprescindibles entonces?

  5. jesusitos on 6 Febrero 2006 at 6:28 said:

    [A mí nada más empezar a leerlo se me cayeron un par de hojas de la mitad y ahora tengo el comic mutilado.]

    Iker, a mí me pasó lo mismo con "Palomar", que también es de la editorial La Cúpula.

    Los comics, de cualquier editorial, a veces traen sorpresillas poco gratas.

    Por eso nunca compraré un comic por correo.

    En mi tienda habitual: http://bandadeseada.blogspot.com/
    nunca tengo problemas para que me cambien un comic defectuoso, por otro en buen estado.

    Y el comic "Vida de una niña" me ha gustado mucho.

  6. Lamentamos lo que comentáis que a algunos de vosotros se os han caído algunas páginas interiores. Podéis cambiarlos en vuestra librería de referencia previa presentación del tiquet de compra o devolvérnoslo a nosotros para haceros llegar otro ejemplar.

  7. MANUEL RUIZ on 6 Febrero 2006 at 14:52 said:

    Ahora mismo estoy esperando al correo del zar con el tebeo en cuestión. Lo vi en las tiendas hace dos semanas y me repelió el dibujo, absolutamente feista y desagradable, y la temática ( no quiero ofender, pero pensé !Coño! ¿es que todas las autoras de comics underground americanos han sido víctimas de abusos sexuales?!!- Bueno, Wendy Pini creo que no), sin embargo me quedé con la duda de si arriesgar o no, sobre todo por la conexión con J. Ballard en las ultimas paginas.

    Así que, álvaro, si el tebeo no me gusta te lo hare llegar contrareembolso para que me devuelvas el dinero!!!!!!

    (Joder, ¿como se pone la cara ésta sonriente?, creo que desde la epoca de Tron no han avanzado mucho mis conocimientos de informatica).

    Por cierto, señores de la Cúpula: ¿Tienen previsto editar el Summer of love de Debbie Drechsler? Gracias

  8. Juan Carlos on 6 Febrero 2006 at 15:58 said:

    Me apunto a la sugerencia de Summer of love. En cuanto al cómic en cuestión me parece de lo mejor que he leído últimamente. Espero que se venda lo suficiente como para que se animen también con Memorias de una quinceañera. Ya estoy deseando leerlo. :) Manuel, esta cara se consigue poniendo : ) pero sin espacio en medio. Si poner abrir paréntesis te saldrá con cara triste y con punto y coma te saldrá guiñando un ojo. ;)

  9. MANUEL RUIZ on 6 Febrero 2006 at 17:33 said:

    Gracias. Ahora solo falta que no me trague el ordenador como en Tron.

  10. Juan Carlos on 8 Febrero 2006 at 0:18 said:

    Acabo de terminar el libro y realmente me ha parecido fantástico. Muy en la tradición de Crumb, con toques de Doucuet y Gregory, que seguro que la han leido. Y la lectura no se hace difícil en ningún momento, algo duro, eso sí, pero no tanto como me esperaba por lo leído por ahí. Un nueve alto para la señora Gloeckner y sus historias.

  11. Pingback: Sosias de un pelagatos » Blog Archive » De compras comiqueras: JLA/JLE y Vida de una niña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation