Ah!…l’amour

14 de Febrero: día consensuado por los grandes almacenes de todo el mundo para aprovechar la débil voluntad de los enamorados para sumergirlos en vorágines consumistas.
Reconozcámoslo, es cierto… ¡el amor nos derrite las meninges! ¡Qué se le va hacer! Los duros más duros del universo hincan rodilla en tierra y de los labios de sus caritas de cordero degollado sale una lánguida retahíla de diminutivos cursis y horteras para definir a aquella que estimula sus receptores feromónicos con potencia inusitada. Churrimirri, cari, alelí, corazoncito… y si no existen, nos los inventamos, convirtiendo un código churrigueresco en el ejemplo máximo de complicidad eterna entre dos amantes.
Así que si unos grandes almacenes nos retan a demostrar que queremos a nuestro amado/amada, toda una serie de mecanismos genéticos y etológicos se disparan, el animal que se esconde en nuestro cerebro de reptil lanza todas las alarmas y nos dirigimos raudos, entre gritos y atronadores golpes de pecho, a comprar el regalo más grande que encontremos, por aquello de caballo grande, ande o no ande o por vaya usted a saber qué extraña identificación entre las proporciones de lo gastado y el tamaño gonádico.
En resumen: que no se sientan ustedes/as acomplejados por sucumbir a la llamada de la selva, que esto del amor es cosa importante para la estabilidad de la psique y el gustirrinín del cuerpo y lo del emparejamiento provoca un estado bastante próximo a la felicidad.
Pero claro, en los frikiobsesos/as de los tebeos confluyen en franca contradicción dos amores: el obvio de los tebeos (¡ay, que no nos los toquen!) y el de la amada/o en cuestión (¡ay, que nosotros lo/la toquemos!), lo que lleva a momentos de extraña lucidez: “¿Que no podré mezclar ambas cosas?” Pensamiento falaz, pero útil, ya que si la cosa tiene éxito, habremos arrastrado al lado oscuro a nuestra pareja, lo que evitará discusiones futuras sobre la fluctuante masa tebeil invadiendo todos los aposentos del hogar conyugal. Y si no lo tiene…¡qué narices!, un tebeo más nunca viene mal y siempre estamos a tiempo del perfume/corbata de marras.
Y entre medio de esos menesteres propios de los enamorados, me meten a mí, enviándome mails para preguntarme sobre esto de los regalos comiqueros.
Oigan, que es cosa compleja, a fe mía. Pero aunque ya tengo yo mis propios problemas valentineros como para meterme en los de los demás, la vena docente vocacional sale con fuerza y consigue que me meta en camisas de once varas.
Por cuestiones de tradición personal, me centraré en el caso de chico regalando a chica (me perdonarán las lectoras de La Cárcel, pero nunca me he visto en el trance de regalarle un tebeo a un amado, aunque conociendo lo viciosillos que son los que rondan por aquí, con que tenga dibujos y letras, ya vale). Difícil problema, repito, porque en esto de los gustos es casi imposible acertar a menos que se tenga un conocimiento profundo de la que va a recibir el óbolo amoroso. Lo fácil es caer en el reduccionismo de pensar que a las chicas les gustan los tebeos de chicas, es decir, aquellos que los hombres pensamos que son para chicas. El prejuicio fácil.
Sí, es cierto que tebeos que tratan el amor como Blankets (Craig Thompson, Astiberri), Un poco de humo azul (Lapiere/Pellejero, Glenat) o Píldoras Azules (Frederick Peeters, Astiberri) gustan a las mujeres, pero no menos cierto es que mi experiencia me dice la cosa es bastante más amplia. Porque igual que disfrutan de éstos, muchas son las que han complacido de lecturas más reflexivas como El Gato del Rabino (Sfar, Norma) o Pollo con Ciruelas (Marjane Satrapi, Norma), o que se han visto reflejadas en la progresión de vida que marca el inefable Señor Jean de Dupuy y Berberian (Norma, Bang!). Y de la misma forma que la pasión y el arrebato las subyuga en El Viaje de Baudoin (Astiberri) o El Circo del desaliento de David Rubín (Astiberri), el sentimiento contenido de Taniguchi en El olmo del Caúcaso (Ponent Mon) o de Boilet en La espinaca de Yukiko (Ponent Mon) y Mariko Parade (Ponent Mon) les llega al corazón. Y ojito, que a muchas también les gusta que la historia destile erotismo con gusto y sentido, como el de los Amores Locos de Laura y Altarriba (Ponent) o que sencillamente lo busque en la lejanía, como La Torre Blanca de Auladell (Ponent) o incluso en la acera que no transitan, divirtiéndose con la acidez de Knig (La Cúpula).
Claro que también están aquellas que se dejan sorprender ante personajes femeninos con fuerza y personalidad, desde las mujeres de Beto Hernández en Palomar o Río Veneno (La Cúpula) a la dulce Peculia (Recerca) pasando por la fuerza vital de los personajes de Julie Doucet (inrevés), sin olvidar a aquellas que optan por contar su vida con sinceridad, como Phoebe Gloeckne en Vida de una niña (La Cúpula) o Debbie Dreschler en La niña de papá (La Cúpula).
Pero si nuestra amada es comprometida, quizás se decante por la odisea de El Fotógrafo (Guibert, Glenat), la actualidad teñida de nostalgia de Persépolis (Satrapi, Norma) o los reportajes periodísticos de Joe Sacco. O ya puestos, que no falte la mala leche con el vitriólico El Amor es el infierno de Groening (Astiberri). Aunque si lo suyo no es la actualidad, sino perderse en los sueños, siempre podemos intentarlo con el señor Gaiman y su Sandman (Norma), que siempre funciona en estos casos y nos deja apañados unos cuantos regalos.
Y esto es sólo un pequeño abanico de posibilidades, porque la realidad es que desde un shojo manga a un tebeo de Mortadelo, todo vale, según quién sea el regalante y la regalada.
Vamos, que ustedes mismos, pero que conste que yo no tengo la culpa.

HUMO 2, en la calle

El segundo número de HUMO, la revista de Astiberri dirigida por Juanjo El Rápido, ya está en la calle, con colaboraciones de Juan Berrio, Valenzuela, Toño Benavides, Juanjo el Rápido, Lola Lorente, Jali, Paco Roca, Miguel Angel Martín, Raquel Alzate y Lorenzo Gómez.
Caprice de dieux, oigan.

Premios 2005 del Foro de Cómic Europeo

El foro de Comic Europeo que dirige Juan I. Rando ha dado a conocer su tradicional lista de Premios a los Mejores del 2005, confeccionada con los votos de los lectores del foro.

MEJOR CÓMIC: El fotógrafo (Guibert, Lefevre) GLENAT
MEJOR GUIÓN:El vals del gulag (Lapiere) GLENAT
MEJOR DIBUJO: Blacksad 3: Alma roja (Guarnido) NORMA
MEJOR CÓMIC ESPAÑOL: Barrio 2 (Giménez) GLENAT ex-aequo Blacksad 3: Alma roja (Guarnido, Díaz Canales) NORMA
MENCIÓN ESPECIAL: Cuando los cómics se llamaban tebeos.Toni Guiral. (El jueves)

Enlaces luneros

Comienzan de nuevo las clases tras la parada biológica de los exámenes… es decir, que tengo que terminar de corregir los exámenes como sea y, además ponerme a preparar las clases. Se acabó también el maremagnum de los premios (bueno, queda enviar los tebeos, las carcelitas… todavía hay), que me ha llevado de cráneo durante estos días. As que sólo queda la realidad: que es lunes, carajo, lunes repugnante, odioso, aborrecible, traidor, taimado, excrable, antipático y demás epítetos que a uno se le ocurran cuando suena el despertador y se es consciente de que las calles todavía no están puestas y la nada se esconde amenazante tras la puerta de tu hogar.
¿Qué queda? El derecho al pataleo, o a la negligencia laboral dedicándonos al navegar por internet. Así que si eres de los pocos que no está mirando la web de un periódico deportivo para ver los resultados del fúmbol, os dejo algunos enlacillos jugosos.

– Las conferencias del ciclo (H)Ojeando cómics de la Biblioteca regional de Murcia han sido recopiladas en esta página web, donde podemos encontrar no sólo PDF con los textos completos, sino reportajes, opiniones, etc.
Du9 es un interesante sitio francés dedicado a la BD alternativa. Ay! más que gastar!
– El fanzine Cretino estrena weblog: Cretinolandia.
– Javierre, habitual del TMEO, Cretino tiene weblog: Los cómics de Javierre
– ¡El incombustible Jordi Costa tiene weblog y yo sin saberlo!
– La revista de cultura galega Busola dedica siempre un apartado al tebeo, una interesante lectura.
– Una excelente tira que estrena weblog: El joven Lovecraft.
Extraordinaria página de Toni Segarra dedicada a los tebeos de Ciencia Ficción.(Vía pjorge.com)

La invasión oriental

Los recientes resultados sobre el tebeo francés son obvios: el tebeo oriental (ya sea japonés o coreano) está invadiendo todos los feudos tradicionales de la BD. Lo que no pudo hacer el tebeo americano en décadas, lo está consiguiendo el manga: derrotar a la BD y conseguir ser más apreciado por lo lectores que la historieta autóctona, por mucho que Uderzo levante el hacha de guerra. Con una cuota de mercado en ventas que se va acercando al 40%, el manga ha sido el gran protagonista silencioso del reciente festival de Angouleme, donde todas las editoriales francesas han echado la casa por la ventana ante la evidencia de los datos: las editoriales de BD reducen las ventas en un porcentaje importante (que sería mayor sin el efecto Astérix) y sólo el manga sube sus niveles de venta a un ritmo imparable. Un dato que se ha interpretado por muchos editores como un “a los franceses les han dejado de gustar los autores franceses” que ha repercutido en un elevado número de fichajes de dibujantes extranjeros (es increíble la cantidad de contratos que han firmado los autores españoles este año en Angouleme, algo absolutamente inusual) y en movimientos empresariales destinados a hacerse con el mercado del manga. Si hace poco Delcourt sorprendía con la compra de Tonkam, ahora es Soleil la que toma posiciones comprando participaciones mayoritarias en Asuka/Daipen y SEEBD (responsable de los sellos Kabuto, Saphira y Tokebi) dejando el mercado del manga claramente divido entre las grandes editoriales: Dargaud con el sello Kana, Glenat, Delcourt con Tonkam y Akata y ahora Soleil, demostrando la agilidad y ambición de Mourad Boudjellal, que está dispuesto a conseguir que su editorial deje de ser la eterna segundona para pasar a formar parte de la primera división de la BD francesa.
Pero no se acaban aquí las noticias sobre el tebeo oriental porque, por si no fuese bastante con el manga japonés y el manhwa coreano, llega ahora el manhra chino, que se comenzará a editar en Francia a través de la nueva editorial Xiao Pan, un interesante proyecto de dos direcciones dirigido por Patrick Abry que publicará en francés obras como “Le Fils du Marchand” (Nie Chongrui), “Remember”( Zhang Bin) o “My street” (Nie Jun), pero que también pblicará en China obras de autores francobelgas, abriendo la BD a un mercado potencial de 1200 millones de lectores.