Lecturas vicentinas

Aprovecho el largo fin de semana para algunas releer algunas cosas y terminar lecturas largamente dejadas.
Comencemos:
Por fin se publica en España, Vida de perros, una aventura rocambolesca de Sigmund Freud, el primer álbum de esta serie creada por Manu Larcenet, de la que ya se publicó la entrega protagonizada por Vincent Van Gogh. Sin llegar a la genialidad de aquella, Larcenet repite esquema, llevando al viejo oeste americano al principal impulsor del psicoanálisis, Sigmund Freud, emperrado (nunca mejor dicho) en psicoanalizar americanos. Un punto de partida que le permite jugar con la anacronía y, sobre todo, con cierto surrealismo absurdo que se materializa en el pobre perro, escapado de un penal en busca de su alma. Pese a que Larcenet demuestra su buen hacer de siempre, con un expresivo dibujo y una sólida puesta en escena, lo cierto es que las piezas de este álbum no acaban de encajar con la perfección que alcanzarían en la siguiente entrega. Es divertido y sabe sorprender en algunos momentos, pero parece como si la excusa argumental no estuviese clara y se perdiese a lo largo del desarrollo del tebeo. Recomendable, como en general todas las obras de este autor, pero que nadie se espere la excelencia de la segunda entrega de Los Combates Cotidianos o de La línea de frente. (2+)

Es posible que los seguidores acérrimos de Joan Sfar se lleven una sorpresa con la primera entrega de El Minúsculo Mosquetero. La Academia de Bellas Artes, una serie que puede parecer extraña dentro de la producción conocida en nuestro país de este autor, pero que entronca perfectamente en su particular y único universo. Sfar cuenta la historia de un mosquetero que disminuye su tamaño tras tomar un brebaje adelgazante, una excusa para introducir a su personaje dentro de un mundo diminuto, aislado del mundo real, donde las reglas de la historia no tienen porque cumplirse. Con dos álbumes publicados hasta el momento, El Minúsculo Mosquetero se me antoja como una especie de campo de pruebas virgen donde Sfar vuelca las reflexiones, dotándolas de la única argamasa del caballero protagonista, que deambula como un simple observador por ese mundo diminuto que no es otro que la mente del creador. Si en este primer álbum se habla, fundamentalmente, de la ilusión del amor a través del relato y aventura del joven escritor epistolar con el que se encuentra y acompaña el mosquetero, en el siguiente veremos una explosión de delirio en un mundo submarino donde las tabernas albergan discusiones filosóficas de alto contenido. No se puede decir que exista una historia protagonizada por un personaje, sino ideas al viento que son engarzadas por un personaje. Sin embargo, la genialidad de Sfar es capaz de conseguir que incluso lo inconexo sea entretenido, transformando el discurso que muchas veces encontramos en sus diarios en relato de género o un ejercicio de surrealismo.
Una serie extraña y distinta, pero muy sugerente (3)

Y, por supuesto, vuelvo a leer con tranquilidad y gusto la excelente edición que ha hecho Norma de Valerian en integrales de tres álbumes, al más puro estilo francés.
Comienzo por el primer álbum incluido en este volumen, El imperio de los Mil Planetas, quizás la historia más propia de ciencia-ficción de la serie, en la que Meziéres y Christin llevan a sus agentes espaciotemporales a explorar el planeta Sirta para establecer relaciones comerciales, descubriendo que todo el sistema está controlado por una secta religiosa “Los entendidos”, que intenta evitar el progreso tecnológico de los mundos que lo engloban. Un entretenidísimo álbum, que planteó una nueva forma de entender la ciencia-ficción clásica. Como bien indica Rafa Marín en el prólogo, el gran acierto de Mezieres y Christin fue quitarse de encima toda la tradición de la ciencia-ficción clásica en el cómic para ser capaces de, siguiendo los cánones del space-opera más clásico, abrir un nuevo camino. Sólo las primeras páginas de este álbum ya nos muestran la incansable imaginación de sus autores, capaces de crear mundos consistentes que contemplan desde la biología hasta la sociología, incluyendo por supuesto la política.
La influencia que supuso este acercamiento a la ciencia-ficción fue brutal: es prácticamente imposible no pensar mientras leemos estas páginas, por ejemplo, en la trilogía de George Lucas, con decenas de ideas sacadas de esta serie, desde la forma de las naves al monolito de caborita donde encierran a Han Solo.
Pero tras el planteamiento de la serie, era evidente que esta arquitectura formal era sólo el andamiaje necesario para explorar el mundo real a través de la ciencia ficción. Así, El país sin estrella es una curiosa parábola sobre la igualdad de sexos, pero también sobre el odio a lo extraño, contando la historia de dos ciudades en eterna guerra, una liderada por mujeres y otra por hombres. Dos sociedades tan profundamente distintas que, en el fondo, son calcadas una de la otra, mismos perros con diferentes collares que llevan a sus ciudadanos al enfrentamiento y el odio sin razón. Un sólido álbum en el que Mezieres y Christin sacan a la luz las incoherencias y absurdos de estas sociedades, con la fina ironía habitual de este guionista.
Pero sin duda, el mejor de los tres álbumes incluidos en esta primera compilación es Mundos Ficticios, una de esas obras maestras a las que nos tiene acostumbrados esta serie. Una voraz y demoledora crítica a los dirigentes que usan a los ciudadanos como meros peones de un juego en el que la vida de los seres humanos deja de tener la más mínima importancia. La búsqueda de un extraño ser que va creando réplicas de la tierra en diferentes momentos temporales lleva a Laureline y Valerian, esta vez bajo las órdenes de la agente Jadna, a pasear clones de Valerian por diferentes épocas de nuestro planeta, desde el colonialismo inglés a un escenario devastador de la primera guerra mundial. Una última escena sobrecogedora, donde la muerte de los soldados es contrastada hábilmente con la discusión histórico-técnica de Jadna y el Creador, más preocupados por la estética de las creaciones que por lo que realmente se estaba representando.
Una durísima visión de la historia que es magistralmente ejecutada por Mezieres.
Tres maravillas. Y lo que vendrá, oigan.

Enlace: Una propuesta cronológica de Valerian

15 Comentarios en “Lecturas vicentinas

  1. morgui on 24 abril 2006 at 23:25 said:

    we we we viva Larcenet

    me encanta este trabajo, todo: el color, los diálogos, los personajes…. magnífico!

  2. jorl on 24 abril 2006 at 23:57 said:

    Enhorabuena, te ha faltado decir que en Valerian, Norma editorial ya utiliza parte de tus reseñas para recomendar la obra.

  3. JonNieve on 25 abril 2006 at 1:45 said:

    Pues no sé a los demás, pero para mí "El Minúsculo Mosquetero" ha sido una (enormísima) decepción. Una historia absurda y sin sentido ninguno. No sé si mejorará en el segundo album, que lo dudo, pero comprarse el primer número es en mi humilde opinión tirar el dinero (que me lo digan a mi…).

    Más de lo mismo me ha pasado con el primer número de Sam Pezzo el cual me ha costado dios y ayuda acabar. Es indigerible. Me lo compré por que soy un gran aficionado a la novela negra (sobre todo a las novelas de los grandes clásicos, Chandler o Hammnet) y pensé que puediera ser una lectura interesante, pero al final, se me atragantó su lectura desde las primeras páginas. Tiene un dibujo frio, si bien como dice un amigo, el dibujo está currado y es copioso en detalles pero personalmente no me acabó de convencer por ningún lado y la historia mucho menos.

    Todo lo contrario me ha parecido "Vida de Perros" de Larcenet, estupendo dibujo y una historia (aunque también con su punto de absurdez) divertidísima. Yo al menos, me pasé un muy buen rato leyéndola. Merece la pena. Humildemente, me parece que es (con bastante diferencia) mucho mejor album que el "El Minúsculo Mosquetero". De verdad Don álvaro que no sé dónde le encuentra el atractivo a tanta paranoia sin sentido. Pero bueno, como dice el refrán, para gustos hay colores y yo, por suepuesto, los respeto.

    Un saludo.

  4. Belano on 25 abril 2006 at 9:35 said:

    A mí me gusta mucho Sfar, así que le daré una oportunidad al Minúsculo Mosquetero. En cambio, lo que he leído de Larcenet (sus 2 combates cotidianos) sí que me ha parecido decepcionante por pretenciosillo y trillado, así que la Vida de perros es posible que la lea pero de clocló.

  5. Paco on 25 abril 2006 at 10:04 said:

    Si os gusta Sfar, ya vereis El Valle de las Maravillas, una gozada, una particular versión del Rackham. E insisto en Klezmer, cuyo segundo album ya va a salir en Francia. Por cierto, en la revista francesa Bodoi se esta publicando la tercera entrega del Mosquetero. Hay una entrevista a Sfar en el último número de esa revista así como en su web, donde cuenta más cosas sobre sus futuros proyectos (Bayou, les Olives noires, etc). el link es
    http://www.bodoi.info/?p=129#more-129

  6. Mario Lucioni on 25 abril 2006 at 10:15 said:

    El color del Valerian es el original o ha sido recoloreado?

  7. Iván on 25 abril 2006 at 10:26 said:

    Alvaro, lo de valerian NO son integrales, son retapados o algo así, pero no integrales.

    En norma lo explican:
    http://www.norma-ed.es/main.aspx?page=foro&id
    >Con "integral" nos referimos a los volúmenes que recopilan una serie entera. Los otros volúmenes (como el de Roco Vargas que mencionas), aunque quizá contengan el mismo número de páginas, pero no es la obra completa.

    Otra cosa, alvaro, ya que tienes contactos con la editorial, dales el coñazo para que saquen el 9 de pin-ups. Es una faena bastante grande que te dejen tirado a falta de 1 album cuando has comprado 8.

  8. guacamol on 25 abril 2006 at 10:28 said:

    El vida de Perros de Larcenet se sale por los cuatro costados. Dibujo delicioso, buen pulso narrativo, uso del color para expresar (aunque en esta obra sea casi exclusivamente para resaltar gags, no así en su "Los combates cotidianos"), uso cachondo de la cultura popular y sus personajes, referencias al sexo con madres…Este Larcenet me tiene maravillado. Las cuatro de sus obras que han salido en España como autor completo me hacen desear tener Larcenet por muchos años. El que no se haya comprado nada de este hombre que corra, por que es una delicia para leer y también para regalar.

    Gran regalo para hacer es también el Pyongyang de Delisle, que aunque no venga a cuento lo digo por que lo he probado con éxito y me parece una información interesante.

    La nueva entrega de la Mazmorra es también una alegría…como casi siempre. Una obra que no deja de sorprender, sin apenas decepciones después de tantos álbumes. Siempre ingeniosa y genial.

    Quien me iba a decir a mí hace unos años lo que iba yo a disfrutar con tebeos hechos por franceses…Incroyable!!

    ¿Donde me habré dejado yo los leotardos?

  9. Álvaro on 25 abril 2006 at 10:57 said:

    Iván: Norma dirá misa, pero SON integrales, no retapado. El retapado es otra cosa (más relacionado con la redistribuición). El concepto de integral, en el sentido francés, que es de donde se saca la palabreja, es el de una edición completa en volúmenes recopilatorios, no necesariamente en uno sólo. Los ejemplos de integrales en Francia son muchos y variados, y son de este estilo, entre tres y cinco álbumes por tomo.

    Ya lo leen aquí Iván, ya lo leen… pero te aseguro que ese número es peor todavía que los tres anteriores (que ya es decir). Pin-up es una serie que debió finalizarse en el cuarto tomo. Los siguientes son una triste forma de estrujar la gallina de los huevos de oro. Te dejo lo que en su día dije del 8: "Pin Up 8, de Berthet y Yann, es otra decepción, en este caso, largamente anunciada por los tres tomos anteriores de esta saga. Lo que comenzó siendo una de las series más interesantes de los 90, sorprendente, atrevida y con un guión que conjugaba la complejidad con rendidos homenajes a los dibujantes clásicos americanos, se convirtió en su continuación en un intento desesperado de exprimir la gallina de los huevos de oro, que ha demostrado haberse quedado seca. Lo que el los cuatro primeros números son acertados homenajes, quedan ahora como cameos que no vienen a cuento, lo que antes era un guión milimétrico, ahora es un queso gruyere con miles de agujeros sin sentido en la historia. Una verdadera lástima, porque Yann es uno de los mejores guionistas del tebeo francés (a ver si alguien publica de una vez Los innomables, la excelente serie ha creado junto a Conrad). (0)".

    Por cierto, que la serie se ha publicado allí en integrales de tres álbumes cada uno… (y se llaman Edition Integrale) :)

  10. ¿Yann? ¿No fue él también quién guionizó el primer (y mejor) tomo de Sambre? Por cierto, ¿El tomo 5 de Sambre es el último o sigue mareando la perdiz mientras se le ocurre cómo acabar la serie de una vez?

  11. Iván on 25 abril 2006 at 12:36 said:

    Muy bien, aceptamos integrales.

    El pin-ups puede que sea malo… ¡pero es el último! yo compré hasta el 6 (fin del segundo arco) a la espera de que acabaran el tercero… que parece que no será nunca.

    A mi me han creado un problema con el comic europeo, ahora no compro casi nada hasta que la serie está publicada entera, vistas mis experiencias con potamoks, sr.jean, peter pan, atalanta, kokaaburra, wayne shelton, jeremiah, cyann…

    Pero luego cuando acaba, como el europeo es carete, se hace muy cuesta arriba, por ejemplo, el lanfeust de troy, que está entero, comprarlo ahora que son 12 tomos de 12 euros, 24000 pelas de golpe… (y sabiendo que las otras series derivadas no saldrán nunca)

  12. Caracrater on 25 abril 2006 at 12:43 said:

    yo de valerian le tengo un cariño especial a bienvenidos a Aflojol donde se plantea a la humanidad un cuestion importantisima con la colonizacion y el aniquilar a la verdadera raza oriunda de ese planeta………cosa que se ha hecho a lo largo de la historia con los indios y las razas que habitaban los sitios antes de llegar los civilizados…….

  13. Iván on 25 abril 2006 at 12:50 said:

    Perdón, lanfeust de troy son 8 albumes, no 12… unos 100 euritos.

    En francia han salido 3 series más (de los mismos autores, que imagino nunca saldrán aquí):

    – Lanfeust des étoiles (5 albumes más)

    – Trolls de Troy (llevan 8 albumes)

    – Les gnomes de Troy (1 tomo, estilo pequeño spirou… que tampoco sale aquí)

  14. eduardo,(yo) on 25 abril 2006 at 16:13 said:

    Me parece que intelectualizas demasiado el album de Sfar,lo de que trata sobre la iluison del amor,me parece muy generoso……

    En el fondo,una de aventuras mas de Sfar,entretenido ,pero no mucho mas.

  15. Y con el tema de los integrales de Valerian, ¿está previsto que saquen "El Atlas de Valerian?"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation