Ilustrados

Dos lecturas que desde perspectivas muy diferentes están, sin embargo, íntimamente conectadas.

Comienzo con Voodo Child, de Martin L. Green y Bill Sienkiewickz, publicado (excelsamente) por Glenat. Un libro que, si fuese por el guión de Green pasaría completamente desapercibido, una hagiografía a mayor gloria del guitarrista, en el que más parece que estemos leyendo un episodio de Vidas Ilustres de Novaro o los hechos de los santos. Es decir, una historia sólo para confesos creyentes en Mr. Hendrix.
Pero la diferencia estriba en Sienkiewickz, un autor que llegó de rebote recomendado por el primer autor al que se le propuso el proyecto, nada más y nada menos que Will Eisner. Y fue toda una suerte, porque el maestro sabía bien lo que proponía. Tras una búsqueda estética que le llevó del respetuoso seguimiento del academicismo de Neal Adams a la vanguardia más radical, Sienkiewickz llegó a este encargo en un momento de lucidez creativa absoluta, pero decepcionado por los trabajos que le llegaban del mainstream, que no le permitían expresar sus posibilidades. Una situación personal inaguantable que explotó en la mesa de dibujo de Voodoo Child, que se traduciría en uno de sus trabajos más espectaculares. Sabedor de que su obra trataba sobre personajes reconocibles, reales, retomó el academicismo de Neal Adams para el dibujo de la figura humana, pero buscó en la cromaticidad la expresividad de sentimientos y sensaciones, logrando que sus dibujos evocaran sensaciones sinestésicas en el lector. La música, las drogas, las alucinaciones… Sienkiewickz consiguió no sólo reflejarlas, sino trasnmitirlas, conseguir que una canción escrita jugara con las tipografías y los colores de tal manera que el lector sintiese no sólo la música, sino los sentimientos que la inspiraban. Juegos cromáticos imposibles, composiciones arriesgadas que se alzan con el peso de la narración pura mucho más allá que el dibujo de la figura humana, consiguiendo un tebeo irrepetible.
Voodoo Child es un delirio para los sentidos que traduce la música y las sensaciones en un festín visual.

Y la segunda lectura que se basa en lo gráfico es el primer volumen de Pop Bot, de Ashley Wood. Un dibujante que supo seguir la estela de Sienkiewickz, pero consiguiendo una lectura propia y definida, basada en su calidad incontestable (algo que no pueden decir otros dibujantes, como el Sr. Templesmith). Decidido a contar sus propias historias, el australiano se ha embarcado en este extraño viaje psicodélico llamado Popbot, una extraña historia que mezcla gatos cantantes de punks, robots del siglo XIX, clones de Warhol, prostitutas robot, robots asesinos y a Sherlock Holmes en una de los mejunjes más abigarrados y heterogéneos que servidor recuerde, una especie de homenaje al pop desde lo retrofuturista, inidentificable, indefinible..¿steam-pop? Quién sabe, pero lo cierto es que pese a lo confuso de la narración, próxima a la improvisación continuada de un Garaje Hermético, la potencia de las imágenes de Wood es indudable. Sin orden real, a veces más como concatenación de ilustraciones, otras como ejercicio compositivo de la página, el australiano va derrochando talento visual, consiguiendo impactantes escenas que se fijan en nuestras retinas, tonos sepias y blancos y negros que invaden nuestro cerebro para provocar alucinaciones visuales continuadas. No tengo muy claro si Popbot es un relato surrealista ilustrado o un conjunto de ilustraciones con un texto aleatorio. Ni siquiera tengo claro que sea un tebeo o un magnífico libro de ilustraciones, pero lo que es indudable es que Wood ha sabido ponerse a la altura del maestro Sienkiewickz en calidad como ilustrador.
Eso sí, que se abstengan aquellos que busquen una historieta coherente o un hilo narrativo definido.

Dos tebeos donde la imagen está por encima de la historieta y que no pueden puntuarse de forma global. Vista la descripción, cada cual que decida.

Enlaces: Página de Ashley Wood | Página de Popbot | Página de Bill Sienkiewickz |Sienkiewickz en Guiadelcomic.com

15 Comentarios en “Ilustrados

  1. Pues Pop Bot tiene muy buena pinta.

  2. Anónimo on 15 mayo 2006 at 15:05 said:

    Interesante la de popbot, aunque muy cara para arriesgarme a comprarlo.

  3. mariano on 15 mayo 2006 at 13:43 said:

    Creo que las influencias de Wood son un 60% Kent Williams y un 40% Dave Mckean, más que Sienki.

  4. Nexus on 15 mayo 2006 at 15:46 said:

    Steampop me parece un término bastante apropiado para este experimento.

  5. manuelruiz on 15 mayo 2006 at 16:45 said:

    Siento disetnir, estimado carclero, pero no creo que el guion de Voodooo Child pueda ser comparado a la de las hagiografias de santos de Novarro editorial. Si bien es cierto que la gran parte de la tremenda calidad de este tebeo es gracias a Bill Sienkiewickz, no me parece justo menospreciar la calidad de un guion que no se limita a acumular de manera plana fechas y datos. Antes al contrario, está más cerca de "Vida del Che" de Oesterheld y los Breccia (salvando las distancias), o por establecer un símil cinematográfico, más cerca de "Sid y Nancy" que de "Ray"

    Una punzante visión del stardom musical sin los oropeles que normalmente la revisten, un acertadísimo uso de las propias letras de las canciones de Jimi Hendrix y de sus escritos personales ( con lo que de enriquecedor resulta, tanto para la propia cancion como para la secuencia en la que se inserta), etc…, constiuyen a mi entender una solida base sobre la que Sienkiewickz puede desplegar toda su pirotecnia. ¡Y que imágenes! ¡Que páginas! ¡Que obra maestra! ¿El mejor TBO del año? Tal vez, tal vez.

    NOTA: A consumir preferentemente con las canciones de Jimi a toda leche en el compact!.

  6. compras en cola… jejejejej ashley wood mola y que decir sienki

  7. Jesús Yugo on 16 mayo 2006 at 8:45 said:

    Las principales influencias de Sienkiewicz a nivel pictorico vienen de ilustradores como Bernie Fuchs y sobre todo Robert Peack, más que de la "vanguardia radical". Sólo por puntualizar.

  8. Álvaro on 16 mayo 2006 at 8:48 said:

    No digo que siguiese vanguardias radicales, sino que llegó hasta la vanguardia más radical. Son dos cosas distintas :)

  9. Jesús Yugo on 16 mayo 2006 at 9:16 said:

    Vale, pero nunca había pensado en que un estilo a lo Robert Peak pudiera ser vanguardia radical.

  10. Jesús Yugo on 16 mayo 2006 at 9:17 said:

    Y ojo, que Sienkiewicz me encanta, casi tanto como Hendrix.

  11. mol on 16 mayo 2006 at 11:29 said:

    >"Eso sí, que se abstengan aquellos que busquen una historieta coherente o un hilo narrativo definido."

    Después de "lore" a mí no me pillan en otra. Y ahí al menos había un conato de guión.

  12. Pedrin on 16 mayo 2006 at 12:22 said:

    …y Big Numbers inacabada forever and ever.

    Sigh…

  13. Hombre, radical, radical… Estetizante, vacía en ocasiones, y narrativamente muy débil. Tengo hasta la sensación de que Sienk dibuja siempre en realista lo que ya sabía dibujar en realista, y que cuando lo que debe representar le resulta complicado se va al truco efectista, al recurso del cambio de registro venga o no a cuento y aquí paz y despues gloria. Tiene hallazgos, sin duda, y a veces sus soluciones han sido brillantes, sin objeción que valga, pero el conjunto de cada uno de sus trabajos de historieta, que es de lo que se trata aquí, me temo que hace aguas sin remisión.

    Del otro leí un par de cosas hace tiempo, y ni ganas de repetir. Para mirar, sí, es chulo; un ratito y ya.

    Un saludo.

  14. pues yo pillé popbot, porque me encanta como dibuja/pinta este hombre últimamente, y aunque Lore me pareció infumable a nivel de guión, pensaba que éste al ser su obra mas personal, sería mas interesante…

    pero me equivoqué, es todavía peor, pocas veces un guión me había puesto tan mala leche, no hay por donde cogerlo, y reconozco tener cierto gusto por los tebeos raros… pero en fin. Tampoco me arrepiento, porque graficamente es impresionante, pero vamos, que hubiese ganado sin bocadillos, solo dibujos.

  15. mariano on 16 mayo 2006 at 13:15 said:

    Coincido con lo de la vida del Che, Manuelruiz!! Hace poco la leí.

    Y lo de Big Numbers tiempo al tiempo. Primero terminó From Hell, ahora está termninando Lost Girls, y la otra, pues quién sabe?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation