Lecturas: Industrial Gothic

Es muy difícil describir qué es Industrial Gothic, la obra de Ted McKeever publicada por Recerca. Es posible que más de uno encuentre en ella una denuncia brutal de un mundo dominado por unos cánones de perfección física imposibles de lograr. O que vea un ataque a la tecnificación creciente que convierte a los humanos en extensiones inertes de las máquinas, de las que dependen hasta para sentir. Aunque también es posible que su lectura nos sugiera lo volátil de ese sentimiento humano tan querido y tan poco valorado llamado amistad. Incluso es posible que algunos hallen una road-movie sobre la imposible búsqueda de la felicidad y otros vean una tontería de historia en la que no ocurre realmente nada.
Es posible, ya digo.
Aunque a lo mejor, es todo eso y nada. Lo único cierto es que es un paso lógico dentro de la evolución de McKeever, en la que cada nueva obra es un ladrillo en la construcción de un universo propio que comenzó con Eddy Current. Tras Plastic Forks, Metropol o The Extremist, Industrial Gothic sigue esa línea de reflexión que lleva desde lo externo a lo interno, desde la comunidad hasta el individuo, enfrentando lo íntimo a la interacción con una sociedad que lo envuelve al individuo hasta segarle la personalidad.
Desde luego, Industrial Gothic no es plato de fácil digestión. Es una propuesta abierta al lector en el que éste debe tomar una postura activa, decidiendo cómo interpretar las escenas que McKeever proyecta sobre el papel.
Una interesante obra que Recerca recopila en un volumen único, en el que por desgracia la calidad de reproducción es bastante deficiente, con unos escaneados desenfocados que ensombrecen mucho el esfuerzo de esta edición. Tirón de orejas a Recerca, que parecía había superado ya estos problemas. (3-)

Lecturas: Tomie

Como aficionado al terror, me descubro ante la capacidad de producir desasosiego e inquietud de Junji Ito. Debo reconocer que tenía mis reservas ante Tomie, sobre todo conociendo la adaptación cinematográfica y sus secuelas, bastante decepcionantes, pero su lectura me ha evidenciado la gran distancia que existe entre el tebeo y su versión en la gran pantalla. Pese a que Tomie es una obra muy anterior a Uzumaki, encontraremos ya las constantes que hacen su concepción del terror única: la reiteración de una atmósfera agobiante y opresiva, basada en un miedo del que no podemos escapar por mucho que queramos. Si en la obra publicada por Planeta fueron las espirales, ahora es una joven que muere de las formas más horribles para resucitar inexplicablemente. La sorpresa y la extrañeza van dando paso en cada nuevo encuentro a la desazón, a la ansiedad y, finalmente, al temor ante lo incomprendido, en un crescendo continuado en el que la razón será sustituida gradualmente por la locura. La bisoñez como autor de Ito cuando realizó Tomie es más que evidente en los fallos de ritmo o en un dibujo todavía tosco, pero no se puede negar que ya domina a la perfección ese extraño arte provocar con imágenes propias de horrorosas pesadillas. Una obra muy interesante para cualquier aficionado al género (2+).

Lecturas: Mujeres

No se puede decir que Mujeres sea la mejor obra de Tatsumi, es cierto. Pero no menos lo es que sigue perfectamente esa línea en la que incluso sus obras menores plantean temas que invitan a la reflexión. A estas alturas, y tras más de 25 años publicándose en España (no está de menos recordar siempre que su “Qué triste es la vida” fue el primer manga adulto publicado en España), es evidente que Tatsumi no nos va a sorprender, no hay innovaciones estilísticas o temáticas, pero resulta increíble que, historia a historia, siga teniendo esa capacidad innata para motivar al lector, para encontrar ese lado escondido del ser humano que queremos olvidar. En Mujeres aborda escenas de la vida de seis mujeres, seis retratos aparentes de vidas que se esfuerzan por dar una imagen de lo que no son. Felicidad que esconde odio, desgracia que busca olvidar una felicidad perdida, belleza que nace de la venganza… Siempre el eterno contraste entre esa balanza tan extraña del bien y del mal que depende tan sólo de una decisión y que serán juzgadas por la propia vida, a veces sólo por extrañas carambolas. Las historias de Tatsumi encubren moralejas paradójicas, que se ejercen no por la definición de lo que es correcto o no, sino por una suerte de extraños vericuetos del destino. Es posible que la única razón que me lleve a pensar que este álbum es menor en comparación con otros del mismo autor sea que esa moraleja es más evidente, que deja menos a la decisión del lector que en otras obras. Un percepción quizás demasiado sutil, pero que en modo alguno empaña el disfrute de su lectura. (3-)

Lecturas: Sofía, Ana y Victoria

Cuando leí Sofía, primer álbum de la entonces proyectada trilogía Sofía, Ana y Victoria, me sorprendió el cambio de registro de Guillem March respecto al autor que conocía de las parodias de Dolmen. Un vuelco no sólo en lo temático, hacia una historia más costumbrista y dramática, sino también en la búsqueda de un nuevo estilo. Sin embargo, debo reconocer que dejé sin leer las siguientes entregas. Un error, a la vista de lo leído ahora en el álbum con que se estrena diábolo ediciones, porque la evolución gráfica del autor es espectacular. En cada una de las entregas se da un salto importante, ya sea en el coloreado, en el entintando o incluso en la propia búsqueda de un estilo propio, que queda ya definido en esa última historia, donde March ya planifica y compone la página con mayor soltura y atrevimiento. En apenas tres capítulos vemos como se pasa de una narrativa muy brusca y todavía poco estructurada a un interesante planteamiento global de la página como eje narrativo, muy cuidado. Pero es que, en paralelo a ese desarrollo, existe también un importante cambio en la manera de afrontar las historias. Desde una primera donde lo costumbrista busca de ciertos apoyos en un sugerido suspense que no acaba de cuajar, hasta una final donde se despoja de artificios para centrarse en los sentimientos de los personajes. No se puede decir que sea un álbum redondo, pero indudablemente es una buena muestra de los que puede dar este autor en el futuro. Á destacar la cuidada edición de Diábolo, excelente para una editorial novata en estas lides (2-)

Especial X-Men en Miradas 2

Esta noche, a las 21:35h el programa Miradas 2 de La 2 de RTVE centra su mirada en los X-Men, con motivo del estreno de la tercera película de la saga. Entre los varios reportajes que se emitirán, uno de ellos estará dedicado a la etapa de Salvador Larroca en la colección, con intervención del autor.

Unos cuantos enlaces de interés

No es lunes, lo sé, pero como la página está un poco rara últimamente, haremos como que es un lunes extraño:

El Chispa es un intento de acercar el máximo la historieta a aquellos que no leen tebeos pero navegan habitualmente por internet. Y nada mejor que una historieta mensual gratuita, sobre un personaje que aparece en los periódicos gratuitos argentinos. Un interesante proyecto que llega desde ARgentina de la mano de Gustavo Secreti y Gustavo Lucero.

– El Sr. Punch, tertuliano habitual de esta web, pone en marcha Sobre Sandman, una web que aprovecha la nueva edición de la obra de Gaiman para dar a conocer el personaje e intentar enganchar a nuevos lectores a esta serie mensual. ¡Ójala se cumplan sus intenciones!

– Y por último, un blog que ya era necesario: Novela Popular es una página sobre los clásicos de la novela popular y del cómic. José Mallorquí, Pedro Víctor Debrigode o Antonio Vera Ramírez serán nombres comunes en esta página. Una delicatessen para los defensores de la cultura popular.

Arruequen 95%

El Salón del Cómic de Barcelona tendrá un nuevo número del indispensable fanzine Arruequen que, por desgracia, será el último de sus monográficos. El número 9.5 de los monográficos llevará el nombre de Arruequen 95%.

95% (Monográficos Arruequen 9 y medio). edición de lujo, 96 págs. Portada a color con solapas y lomo. 23 autores. 3EUROS.

Tenéis más información en arruequen.tk