Ilustración narrativa

Se ha desatado un interesante debate en Con C de Arte a raíz de un trabajado post de Comic Fill-in (me gustan los “crossovers” blogosféricos…) acerca de la consideración e una única viñeta como historieta o no. Un debate apasionante, pero que me viene al pelo para hablar de un par de obras en la que el uso de la ilustración excede sus límite habituales para entrar dentro de la narrativa. Son dos casos muy diferentes, así que vayamos con el primero.
Francografías, de El Cubri, recopila las portadas que este equipo realizó para la colección de fascículos “Historia del Franquismo”, publicada por Sedmay en 1977. Ilutraciones que tienen una clara intencionalidad narrativa, más allá de la simplemente ilustrativa. No son dibujos que acompañan un texto reflejando lo que en él se dice. Son dibujos que cuentan una historia en sí misma, usando una carga simbólica potentísima y contundente, siguiendo muy de cerca la estela del maestro Josep Renau. A través de las distintas planchas, es posible seguir la historia del franquismo sin necesidad alguna de leer el texto que contenía el fascículo original. La síntesis máxima de la transmisión del conocimiento se produce a través del uso de símbolos visuales y de su interacción en la imagen, que consiguen que la ilustración narre una historia. Cada página de Francografías es un ejemplo claro de la potencia narrativa de la imagen y, sobre todo, de la compleja definición de los que es la historieta. Personalmente, no creo que las ilustraciones que aparecen en este libro sean historieta, pero sí que lanzan una importante duda: son capaces de transmitir un concepto narrativo (muy alejado, eso sí, del concepto clásico de planteamiento-nudo-desenlace, un esquema en exceso rígido), por lo que si asimilamos a historieta a la narratividad creada con imágenes, parece lógico pensar que estas páginas son historieta.
Un silogismo aparentemente claro, pero que esconde un error básico: la propia definición inexistente de historieta.
Dejando de lado estas divagaciones, que recuperaré en el siguiente post, aviso, lo que es evidente es la inmensa potencia de las imágenes de Francografías. Posiblemente, el retrato más claro y conciso de los cuarenta años de dictadura franquista que sufrió este país.

6 Comentarios en “Ilustración narrativa

  1. Jesús Cuadrad on 26 mayo 2006 at 13:16 said:

    En la edición priimicial eran motivos de portada para una obra fascicular.

  2. Siguiendo por ese camino la pintura y el comic podrian llegar a ser todo uno.

    Algo asi como el cine y la fotografia.

  3. Juan on 26 mayo 2006 at 15:13 said:

    Pero es que el concepto básico de historieta no parte de la capacidad narrativa de la imagen (eso ya lo encontramos en la pintura), sino de la capacidad narrativa de la sucesión de imágenes (lo de secuencial que nos contaba el señor Eisner). De igual manera que la capacidad narrativa de la fotografía no la hace equivalente al cine (una sucesión narrativa de de fotografías).

  4. Álvaro on 26 mayo 2006 at 15:30 said:

    Juan, si tu razonamiento me parece correcto, pero es que no está definido como tal. Es decir, que no hay una deifnición clara ey evidente de lo que es historieta.

    Lo que no es malo, y hasta es lógico, teniendo en cuenta que es un arte con apenas 100 años con forma más o menos definida (que no significa que tenga 100 años de vida).

  5. En Con C de arte, al menos consiguen hacernos dudar sobre el tema de la secuencia como definicion definitiva.

  6. Juan on 27 mayo 2006 at 8:15 said:

    Me he leído de un tirón los últimos post de C de Arte (todos sabiendo quien era JCP menos yo en las charlas de días pasados) y, la verdad, ando ya convencido de algo que ahora me impide tener claro los conceptos, bueno, más que de tenerlo claro, de ser capaz de definirlos, aunque como dice álvaro, esto no tiene por qué ser algo malo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation