Novedades Ivrea Julio

- BATTLE ROYALE Nº 15, de Koushun Takami. 262 págs. BN. Rústica PVP: 8,50 EUROS
VAGABOND 22, de Takehiko Inoue. 260 págs. BN. Rústica PVP: 8,50 EUROS
WEDDING PEACH Nº 5, de Nao Yazawa. 212 págs. BN. Rústica PVP: 6,90 EUROS

Novedades Panini Julio

- BIBLIOTECA MARVEL: IRON MAN Nº18, de Mike Friedrich, Arvell M.Jones, George Tuska. Formato Biblioteca Marvel. 160 págs. PVP: 4,95 EUROS
- BIBLIOTECA MARVEL: LA COSA Nº 15, de Tom DeFalco, Ron Wilson.Formato Biblioteca Marvel. 160 págs. PVP: 4,95 EUROS
- BIBLIOTECA MARVEL: X-MEN Nº 4, de Chris Claremont, John Byrne.Formato Biblioteca Marvel. 160 págs. PVP: 4,95 EUROS
- LA DINASTIA DE M Nº 3, de Brian Michael Bendis, Michael Lark. Formato comic-book 56 págs.
(*)- LOS DEFENSORES: INDEFENDIBLE, de J.M. DeMatteis, Kevin Maguire. Formato 100% Marvel. 128 págs. PVP: 10,50 EUROS
(*)- LOS ENEMIGOS DE LOS CUATRO FANTASTICOS, de Robert Kirkman, Cliff Rathburn.Formato libro. 144 págs. PVP: 9,00 EUROS
- MARVEL STYLE: JUBILO, de Robert Kirkman, de rek Donovan.Formato Marvel Style. 144 págs. PVP: 6,95 EUROS
- MAX PUNISHER Nº 3, de Garth Ennis, Dougie Braithwaite. Formato 100% Marvel. 144 págs. PVP: 10,50 EUROS
- X-MEN: LA CANCION FINAL DEL FENIX Nº 4, de Greg Pak, Greg Land. Formato comic-book. 48 págs. PVP: 2,90 EUROS
- ICHIGO 100% 18, de Mizuki Kawashita.48 págs. Rústica. PVP: 6,95 EUROS
- PLATONIC VENUS 11, de Yuki Nagaji. 208 págs. Rústica. PVP: 7,20 EUROS
- RELOJ DE ARENA 3, de Hinako Ashihara. 192 págs. Rústica. PVP: 7,20 EUROS

Novedades de Aleta Julio 2006

(**)- Una tierra lejana: La reunión, de Colleen Doran. 240 págs. B/N. Incluye portada especial para la edición española e introducción de Neil Gaiman. PVP: 15,00 euros

Dylan Dog nº 17: El germen de la locura, de Paola Barbato y Luigi Picatto. 100 págs. B/N PVP:5,00 euros
- Nathan Never nº 17: Carrera contra la muerte, de Pasquale Ruj y Stefano Casini. 100 págs. B/N. PVP:5,00 euros
Martin Mystère nº 17: La fórmula de Ramanujan, de Marco Abate y Paolo Ongaro. 100 págs. B/N. PVP:5,00 euros
Dampyr nº 7: Zona prohibida, de Mauro Boselli y Maurizio Dotti. 100 págs. B/N PVP: 5,00 euros
Más información : Web de Altea

Planeta publicará Krazy Kat

¡Notición!¡Paren las rotativas! Señoras y señores, finalizamos el año con LA EDICIÓN, en mayúsculas y negrita. Planeta DeAgostini ya ha confirmado que en diciembre de 2006 comenzará la edición española del Krazy Kat de Gorge Herriman, siguiendo la fabulosa edición de Fantagraphics.
La noticia del año, sin duda, aunque ahora hay que poner velitas para que la traducción sea buena, etc…

Lecturas saloneras (XXII). Locas

Qué sorpresa debió suponer en su día la aparición de un tebeo como el Love & Rockets de los Hernandez. Un tebeo fresco, rompedor, que digería sin vergüenza influencias que iban desde el folletín al más rabioso underground, pasando por los tebeos de superhéroes en uno de los cócteles más explosivos que se recuerda en la historia del tebeo.
Aunque 25 años después hayamos perdido esa capacidad de sorpresa, la publicación recopilatoria que está haciendo La Cúpula de la obra de estos autores es una ocasión perfecta para encontrarse/reencontrarse con una de las obras maestras del tebeo americano. Y si hace poco hablaba yo de una de las mitades de Love & Rockets, la que tiene como protagonistas a los habitantes de Palomar, toca ahora la segunda parte, Locas. Una historia radicalmente distinta a la anterior, que se inicia como una alocada mixtura entre argumento de ciencia-ficción y comedia pop-juvenil centrada en la vida de Maggie y Hopey dos amigas que comparten además una intermitente relación sexual. Pese a no tener rumbo definido, los primeros pasos de Locas ya definen una obra fascinante, donde el mestizaje hispanoamericano explota con toda su fuerza y se plasma en historias que beben simultáneamente de la cultura americana de los 50, del rock, del cine de palomitas, pero también de la tradición hispana del culebrón, de los problemas de integración de inmigrantes. Una mezcla que es agitada por Jaime con una vitalidad contagiosa, que atrapa al lector en esa celebración de la vida en la que amor y sexo comparten espacio con cohetes, máquinas, dinosaurios, lucha libre mejicana, el punk y un desfile de personajes absolutamente delirante, pero que retratan a la perfección esa generación americana de los 80, hijos de inmigrantes, que se sentían americanos con la misma fuerza que la sociedad les rechazaba y con la misma intensidad con la que vivían sus raíces.
Y es precisamente ahí donde Jaime se emparenta con su hermano, en el tratamiento de los personajes. Pese a la diferencia radical de estilos y temáticas, los personajes, sobre todo los femeninos, se van alzando con el protagonismo de la obra al igual que en Palomar. Poco a poco, la psicodélica temática fantacientífica-pop de fondo va dejando paso a las dueñas absolutas de Locas: Maggie y Hopey, dos muchachas que pronto se convierten en el centro de un mundo que va alejándose de la fantasía para entrar en la realidad en una lenta y casi imperceptible deriva. Para cuando queremos darnos cuenta, la vida de Maggie, Hopey y todo su grupo de amigos es el centro de la narración, y Locas se ha transformado en un fresco de la vida social de una generación joven que no encuentra su sitio. Como en un gigantesco puzzle sin fin, Jaime va creando personajes complejos, reales, de carne y hueso, que tienen sangre en las venas y que conforman una película sin fin que tiene como protagonista a la vida y, sobre todo, a los sentimientos, contradictorios, apasionados, más humanos que nunca.
Pero además, Locas tiene el añadido de poder disfrutar del impresionante talento gráfico de Jaime Hernández. Al igual que su obra, su elegante estilo en blanco y negro es el resultado de un cóctel de influencias que comienzan aparentemente en Roy Crane, pasan por Bob Montana y Dan de Carlo y terminan en Alex Toth. Pero, en el fondo, Jaime es una esponja absorbente en la que podemos ver trazas de los autores más dispares que se unen para conseguir uno de los estilos más exquisitos que ha dado el cómic USA. Aunque quizás su narrativa sea menos espontánea que la de Beto, más calculada, Locas es un libro de texto de narrativa en el que los recursos se van creando y asimilando a medida que se necesitan, con momentos brillantes donde los diálogos y los silencios han sido dosificados con una maestría apabullante. Algo que en este primer volumen es más evidente que nunca, en un progresión narrativa brillante que comienza en una cierta bisoñez, evoluciona rápidamente al barroquismo de Mechanics y termina con una intelegente síntesis y sencillez.
Palomar y Locas, Love & Rockets en suma, son obras maestras del tebeo de todos los tiempos y, posiblemente, el punto de partida ineludible de una nueva forma de entender el tebeo en los EE.UU.
Un (4+) para este volumen que se convertirá en un (5) en el segundo, aviso.

Enlaces:
Guía de personajes de Locas.
Artículo de valentín Vañó

Novedades Glenat Julio

(**)- MAESE ESPADA, de Adolfo Usero. Col. Delicatessen. 64 págs. B/N- PVP: 11,95 EUROS.


I.N.R.I., de D.Convard y D. Falcon. Col. Biblioteca gráfica. 48 págs. Color. PVP: 13,95 EUROS


(*)- LA HISTORIA OCULTA, de J.P. Pécau e I. Kordey. Col. Biblioteca Gráfica. 48 págs. Color. PVP: 13,95 EUROS


K, de Humberto Ramos, D. Crisse y C. Hicks. Col. Popcorn. 200 págs. B/N PVP: 13 EUROS


(*)- VALENTINE 2, de Anne Guillard. Col. Chix. 192 págs. B/N. PVP: 14 EUROS

Por fin aparece el esperado Maese Espada de Usero, uno de los mejores dibujantes que ha tenido este país. Sigue la divertida Valentine y comienza La Historia Oculta, un megaproyecto de Delcourt que, por lo menos en este primer álbum, es entretenido.

Agenda: Exposición “Claro que sí” en el espacio sins entido

Dentro de las actividades del II festival Visible, el espacio sins entido (C/Válgame Dios, 6. Madrid) inaugura el próximo 29 de Junio una exposición de originales de la revista “Claro que sí”, que permanecerá abierta hasta el 26 de Julio.
El mismo día, a las 20:30h, se celebrará la mesa redonda “El cómic gay”, con Josep M Berenguer, Ismael Álvarez, Sebas Martín y Álvaro Pons, modera Leopoldo Alas.

Lecturas saloneras (XXI). El Ángel Caído

Peter David podría ser fácilmente definido como uno de los guionistas que ha aportado ideas más frescas y originales al mainstream en la década de los 90. Aunque también podría achacársele ser uno de los que peor ha desarrollado esas ideas, paradójicamente porque parece confiar poco en sus propias ideas. Sirva de ejemplo su paso por series Marvel como Hulk o X-Factor, con puntos de partida que contrastaban con fuerza con la preocupante falta de ideas que sus colegas de la época sufrían. La imaginativa conversión de Hulk en un matón de Las Vegas es un paradigma de lo dicho: un punto de partida que podía haber abierto toda una nueva vida al personaje, pero que demuestra también mi segunda aseveración, motivada en este caso por la mala costumbre de este guionista de intentar estar “a la moda”, transformando lo que podría haber sido una gran saga en una especie de historia de terror con demonios, mundos de pesadilla y demás personajes mágico-demoníacos del universo Marvel para incorporar la moda que arrasaba en DC. Una empanada de gran calibre en la que ambos temas naufragaban. Pese a todo, siempre ha salvado sus series por sus excelente sentido del humor, una característica que cuando se alza en protagonista consigue los mejores momentos de este guionista (curiosamente, en series de clara vocación infantil).
Una razón que siempre me ha llevado a seguir la obra de este guionista desde los tiempos de Hulk o X-Factor, pasando por Dreadstar, Spy Boy, Soulsearchers and Company, Sachs and Violens y llegando a El Ángel Caído publicado por DC y ahora recopilado por Norma.
Una serie en la que David vuelve a caer en esa manía de intentar incorporar lo que “está de moda”, en este caso tomando de partida elementos de series tan variadas como Preacher o la “ultradureza” de las series de Millar o Ellis para construir una parábola místico-religiosa de una justiciera nocturna que se sugiere pueda ser un ángel caído. Añádasele una ciudad de pecado al mejor estilo de Nueva Orleáns y unas tramas que giran alrededor de la corrupción, sexo y drogas para que parezca que estamos ante una serie “adulta”. Sin embargo, David olvida su salvador sentido del humor para centrarse en unos diálogos teatrales y vacuos, así como en unas tramas donde parece ofuscado en acumular excesos que demuestren que estamos ante una serie adulta.
Al final, de nuevo, una empanada sin pies ni cabeza que no cumple ni siquiera el mínimo requisito de entretener, pero del que se debe salvar la sólida labor de David López, que es el único que mantiene el tipo en el naufragio con una labor gráfica que es lo único que justifica su compra. (1-)

Lecturas saloneras (XX). Ex-Machina

Aprovecho la edición del tomo de Ex-Machina, de Brian K. Vaughan y Tony Harris para reciclar una reseña que hice tras la lectura de la edición USA de esta serie.

Ex-Machina ha logrado reconciliarme con Brian Vaughan, un guionista demasiado sobrevalorado a mi entender en obras que no pasan del simple aprobadillo como Runaways o Y, el último hombre. Sin embargo, debo reconocer que con esta serie ha conseguido convencerme, con un planteamiento original y, sobre todo, bien llevado. Vaughan plantea un mundo con un único superhéroe (no especialmente espectacular o superdotado, su poder es comunicarse con las máquinas), que llega a la alcaldía de Nueva York tras los sucesos del 11-S. Y su problema es, a partir de ese momento, enfrentarse a los problemas diarios, desde la provocación de un artista que consigue sublevar a la minoría negra y blanca o el matrimonio homosexual, en lucha constante con los periódicos y los lobbies. El planteamiento de Vaughan de la serie es inteligente, jugando a un alejamiento ligeramente humorístico, que le permite no renunciar a la crítica abierta de la política americana e incluso dejar correr soterradamente una línea argumental más superhéroica en forma de clásica teoría de la conspiración, lo que le permite jugar a dos bandas, atrayendo tanto a los aficionados al género a los superhéroes como a los más reacios a él. Una serie que se lee con agrado, destacando especialmente la impresionante labor de Tony Harris, espléndido en el apartado gráfico, que ha mejorado de forma espectacular la gestualidad facial de sus personajes para la serie (siguiendo la larga estela de Maguire, todo sea dicho) (3-).

Nominaciones a los premios Lulú

Friends of Lulu es una indispensable página que intenta aumentar la presencia femenina dentro del mundo del tebeo, tanto como lectoras como autoras, y que organiza anualmente los Premios Lulu, destinados a destacar a autoras o mujeres que han desarrollado una importante labor en el mundo del tebeo y que se entregan en la San Diego Comic-con.
Las nominadas de este año son
Premio “Women Cartoonists Hall of Fame”:
– Phoebe Gloeckner (The Diary of a Teenage Girl)
– Roberta Gregory (Naughty Bits, Artistic Licentiousness)
– Linda Medley (Castle Waiting)
– Rose O’Neill (Creator, Kewpie Dolls)
– J ill Thompson (Scary Godmother)
– Carol Tyler (The Job Thing, Late Bloomer)

Premio LULU del año:
– Gail Simone (Writer: Birds of Prey)
– Lisa Jonte (Girlamatic Editor)
– Zeus Comics/CAPE (Retailer/Comics and Pop Culture Expo)
– Jen Contino (Comicon.com/pulse, contributor)
– SCHOLASTIC/GRAPHIX (Publisher: Babysitters Club, Queen Bee, Breaking Up)

Premio KIM YALE AWARD para el mejor nuevo talento femenino:
– Hope Larson (www.hopelarson.com)
– Leigh Dragoon (www.bythewayside.net)
– Clio Chang (www.cliochang.com)
– Liz Prince (comicnrrd.livejournal.com)
– MK Reed (www.mkreed.com)

Premio “WOMEN OF DISTINCTION”:
– Karen Berger (Editor, DC/Vertigo)
– Jackie Estrada (Exhibit A Press, Administrator Eisner Awards)
– Francoise Mouly (Art Director, The New Yorker)
– Ronée Garcia Bourgeois (Comics News Editor and columnist, PopCultureShock.com)
– Diana Shutz (Editor, Dark Horse)

Enlaces luneros

Pocos, pero de gran enjundia…
– Señoras y señores, reverencia y genuflexión si se tercia ante el nuevo blog de Liniers: Cosas que te pasan si estás vivo . Visita obligada. Y ojito que pasaré lista.
Las pelusas de mi ombligo es el blog del gran Fermín Solís, otro a no perderse…
– Nuevo autor con blog: Sagar Fornies.
– Más de autores: Un día en Texas, el blog de Pedro Toro.
– Y un nuevo blog de opiniones sobre el 9º arte: Comiquero reincidente

Lecturas saloneras (XIX). Balas Perdidas

Impresionante. Repito y deletreo: i-m-p-r-e-s-i-o-n-a-n-t-e. Es lo primero que me viene a la cabeza tras leer el cuarto volumen del Balas Perdidas de David Lapham (sí, ya lo sé, no es una lectura salonera, pero lo había leído hasta releer el tercer volumen, éste sí salonero, así que la considero como tal de vocación). No es una sorpresa que Lapham es uno de los autores más dotados que podemos encontrar en la actualidad en el panorama USA, y que su serie es uno de los ejemplos más interesantes de renovación del género negro que se pueden leer, muy superior a algunos intentos literarios, pero es que este cuatro volumen, leído además en formato recopilatorio, es una lección de historieta y de buen guión que te deja clavado en el asiento. Lapham decide ahondar en la génesis real del personaje de la psicótica Amy Racecar, anclándola en la realidad a través de una compleja historia coral en la que una joven llamada Amy es el centro de una serie de argumentos que se encontrarán en ella. Jugando con saltos temporales y con diferentes puntos de vista, Lapham va construyendo una historia en la que los personajes van dejando pistas que nos permiten atisbar parte de la historia global. Episodios que aislados tienen un sentido y que juntos conforman un “tour de force” de guión, en el que milimétricamente van encajando las piezas dando una lectura completamente nueva a lo que habíamos dejado atrás. Juega con el lector, dándole toda la información necesaria, pero sólo desde una perspectiva de este poliedro de mil caras que nos irá hipnotizando a medida que nos vayamos adentrando en la historia. Cuando nos queremos dar cuenta, Lapham nos ha atrapado en un denso laberinto por el que sólo es posible avanzar por un camino que nos lleva a la resolución de la historia, a que el reloj ajuste su último engranaje para dar la hora final.
Una tarea de orfebrería de precisión que se basa en dos herramientas fundamentales: el desarrollo de personajes y el ritmo narrativo. Los personajes de Lapham son humanos, sufren, se equivocan, cometen estupideces a la par que tienen momentos de lucidez, como cualquiera de nosotros. Cada nueva pincelada que describe el personaje nos permite verlo desde un ángulo diferente, consiguiendo a lo largo de la obra que la caracterización psicológica sea tan completa que casi podríamos decir que conocemos al personaje de toda la vida, que entendemos cómo actúa y, sobre todo, por qué hace lo que hace.
Pero el género negro precisa, además, de un tempo muy especial, un ritmo marcado por metrónomo del que no se puede separar ni un segundo. Y de nuevo Lapham vuelve a dar el do de pecho, partiendo de una férrea estructura compositiva de página donde la acción y la puesta en escena se basa en unos diálogos sencillamente perfectos.
El género negro en los EEUU vuelve a vivir un momento dorado, y el culpable se llama David Lapham. (4)

Lecturas saloneras (XVIII). Juicios y finanzas varias

Glenat ha publicado en este Salón dos obras del guionista Richard Malka, especialista en lo que podríamos denominar temática thriller-económico-jurídica, muy deudora de las series de televisión americanas.
La segunda entrega de La Orden Cicerón, con dibujos del gran Paul Gillon mantiene un excelente tono para esta investigación jurídica de un enfrentamiento finisecular entre familias de abogados. El duelo entre la abogacía a la americana y la europea sigue siendo de lo más entretenido y las traiciones, espionajes, fraudes y mentiras siguen llenando las páginas de este distraído tebeo, que se lee siempre con agrado. Malka es un habilidoso guionista que hace uso de las trampas y trucos acostumbrados de los best-sellers, pero no se le puede negar su eficacia. Respecto a Gillon, es evidente que el gran maestro no está en plenitud de facultades, pero qué cierto es que quien tuvo, retuvo, demostrando una narrativa espléndida, clásica pero una eficacia incuestionable, sobre todo en un guión donde los diálogos son la base de la acción, lo que obliga a jugar con la puesta en escena para evitar aburrir al lector con un continuo de bustos parlantes. (1+)
Una opinión que casi se puede repetir casi palabra por palabra respecto a la nueva serie con Andrea Mutti a los dibujos, Sección financiera. Temática económico-financiera con trama de teoría de la conspiración de fondo, sociedades secretas que dominan el mundo financiero y político en la sombra y valientes detectives que anteponen el conocimiento de la verdad a su propia vida. No es desde luego un argumento excesivamente original y, de nuevo, las trampas pueblan cada página y cada viñeta, con la colección completa de trucos del “Manual del buen escritor de best-sellers”. No hay, desde luego, más interés de nuevo que lograr que el lector se evada durante un rato del quehacer diario. En su contra tiene, eso sí, que Mutti no es Gillon (ni de lejos, vamos) y que el guión sufre de un atracón de “conspiranoia” que a veces contrasta mal con la trama jurídica. Pero se deja leer, que es algo (1).

Lecturas Saloneras (XVII). Cañari

Un excelente dibujante, Carlos Meglia y un guionista de oficio, eficaz y que conoce bien el mercado francés, Crissé. Una mezcla que garantiza que Cañari (Rossell) un tebeo entretenido, sin más ambiciones que hacer pasar un buen rato al lector durante su lectura y provocarle la suficiente intriga como para esperar la siguiente entrega de la serie. Y sin muchas sorpresas la garantía se convierte en realidad, llevándonos a un pasado donde la mitología tomaba forma real y unos niños liderados por su hermana deben buscar a su hermano perdido en un mundo mágico controlado por ancestrales dioses. Mitología india centroamericana, tan del gusto del lector francés, aventuras, persecuciones, peleas… todo perfectamente medido para que cada página tenga los ingredientes adecuados para que en ningún momento el lector aparte sus ojos de la acción.
El tebeo de fantasía arrasa más allá de los pirineos, con una ingente producción mensual, y eso conlleva a que los autores conocen a la perfección sus mecanismos, recursos y trucos. No hay sorpresa, no hay una brillantez especial, pero no se puede negar su eficacia a la hora de conseguir sus objetivos.
Eso sí, a destacar la espectacularidad y calidad de la labor gráfica de Meglia, un estupendo dibujante que, en este caso, se ve ensombrecida por un tratamiento del color que hace que en muchas ocasiones el dibujo sea confuso por la inadecuada elección de paleta.
A destacar la cuidadísima edición de Rossell, de las mejores que se pueden ver hoy en día en el mercado español. (1+)

¡Spoiler gordo! (II)

Atentos que lo que sigue tiene spoilers… ya sabéis a qué me refiero… :)

Sacado de Bajo la máscara, traducción de la entrevista a Joe Quesada en Newsarama:

NWRMA: Hablando del Post, ¿por qué optaste por desvelar la historia tanto ahí como en Howard Stern (entre otros) el miércoles por la mañana, mucho antes de que abrieran las librerías? Este era un secreto tan fuertemente guardado por Marvel, y luego, a penúltima hora, se hace público, sin aviso para quien pudiese verlo o escucharlo. Quiero decir, seamos honestos en esto, ¿es así como te hubiese gustado saber, por ejemplo, que Darte Vader era el padre de Luke?

JQ: Seamos honestos, si tuviésemos las mismas cifras de público comprando Civil War que los que van a ver las películas de La Guerra de las Galaxias, George Lucas estaría escribiendo una colección de Spider-Man. La revelación estaba diseñada para atraer gente a las librerías de cómics, estaba diseñada como la siguiente ola de publicidad para mejorar las ventas de Civil War. No te puedes imaginar la de cartas y e-mails que he recibido de gente diciéndome que han leído su primer cómic y que ha sido Civil War.
Recordad, una de las razones por la que tanto nos gustó la idea de una Guerra Civil era por su accesibilidad para el gran público y suena bien para los quioscos se fijen en ello.
Así, como esperábamos, hoy hemos estado recibiendo informes de todas partes a cerca de gente que iba no había ido nunca a las librerías y que se acercaba buscando la revelación de Spider-Man y de gente añadiendo Spider-Man a su lista de títulos mensuales.

¿Quiénes han sido los cabrones, etc, etc? ¿Los que han desvelado el spoiler famoso haciendo de correa de transmisión de lo que quería la editorial?¿O la editorial por pensarlo desde el principio como una maniobra de marketing?

Señores, marketing puro y duro. Y, como dije, funciona, lo que me parece perfecto porque supone que hay más lectores de tebeos. Que tenemos que tener claro que aumentar el número de lectores es bueno, aunque sea de tebeos que personalmente no nos interesen, porque eso genera un mercado que puede sostener experiencias que nos atraigan más.

Ha muerto Ígor Medio

Malos días para la historieta. Me acabo de enterar de la muerte de Ígor Medio, músico y dibujante de cómics asturiano. Quizás muchos lo recordaréis por su serie Love Gun, junto a Javier Rodríguez. Recuerdo que yo lo conocí en un salón de Barcelona, junto a Javi y que, con la mano escayolada y todo, me dedicó un numerito de Love Gun, un tío de esos con los que daba gusto hablar un rato.
Un buen tipo que se nos ha ido en un desgraciado accidente de circulación en el que también murió su compañero en el grupo Felpeyu, Carlos Redondo.
Descanse en paz.

Lecturas saloneras (XVI). Retorno a la tierra


Gran acierto el de Bang al publicar la serie Retorno a la tierra, de Manu Larcenet. El autor de Los combates cotidianos parte de nuevo de su propia vida, pero esta vez con una visión humorística de su traslado a la campiña francesa. Con la ayuda de Jean-Yves Ferri en los guiones, Larcenet cuenta los contrastes que encuentra en la vida campestre un urbanita irredento como él. Una especie de “La ciudad no es para mí” a la inversa plagada de tópicos bien conocidos y reiterados hasta la saciedad, pero que hay que reconocer que los autores saben replantear para conseguir arrancar una sonrisa casi permanente en el lector. Con una estructura de plancha/gag, encontraremos desde gatos deprimidos por su paso al campo, hasta rudos caseros que destilan un propio aguardiente más propio de las brumas tóxicas de Sevesso, pasando por campañas de tala de árboles para conseguir leña para el invierno que se convierten en retos imposibles de superar… Es indudable que Larcenet sufrió su paso de la ciudad al campo, pero es envidiable el sanísimo buen humor con que es capaz de reírse de sus propias desgracias con la misma lucidez con es capaz de analizar su pasado en “Los combates cotidianos”.
Un divertido álbum, que no tiene más objetivo que hacer pasar un buen rato y que consigue sobradamente. Excelente la edición de Bang y todo un acierto la elección de un formato apaisado, mucho más adecuado que el utilizado en la edición original francesa (álbum normal) para estas planchas de media página. (2+)

Lecturas saloners (XV). El Archivo Corso

Con muchísimo retraso llega a España la genial El Archivo Corso de René Petillón, una aventura de Jack Palmer que justamente ganó en 2001 el premio al mejor álbum de Angouleme y que arrasó entre público y crítica, llegando a tener incluso una nefasta adaptación cinematográfica.
No es para menos, ya que esta entrega sigue la estela de radical iconoclastia de este autor, pero tocando nada más y nada menos que la problemática del terrorismo. Palmer llega a Córcega para realizar una investigación rutinaria enfrentándose a inútiles terroristas corsos, la incompetente policía y una población acostumbrada ya a los actos terroristas que ni se inmuta ante las explosiones, los atentados, los encapuchados y los asesinatos. Una durísima parodia que ataca sin contemplaciones y contundencia a unos y otros, dejando en evidencia gracias a su sardónico humor el absurdo del terrorismo y de la violencia, pero también la terrible asimilación del terror como costumbre y parte natural de la vida. Pero que las risas no nos oculten la lúcida disección que Petillón logra hacer del problema, metiendo el dedo en el ojo del problema, pero apretando y restregando hasta que dolorosamente hay que admitir su apabullante lógica y razón.
Una obra que podría extrapolarse a cualquier otro lugar de Europa donde el terrorismo ha asolado la vida cotidiana de una sociedad que tan sólo quiere vivir feliz y tranquilos el día a día. Un extraordinario tebeo de un gran autor que, de nuevo, tiene que sufrir una reducción de tamaño de reproducción que perjudica bastante la lectura (3+).

Redistribuciones para todos

Atentos porque llegan a las librerías tres redistribuciones:
Lowlife, de Ed Brubaker (GROC Cómics). Una primeriza obra de Brubaker, en la que actuaba como dibujante y guionista con una historia de corte autobiográfico muy influenciada por Chester Brown (tanto en dibujo como en temática), aunque con ciertos toques negros que ya dejan entrever lo que luego desarrollaría. Interesante.
Ironwood, de Bill Willingham (GROC Cómics). Una divertídisima obra fantástica-erótica, que logra esa extraña proeza de conseguir que el sexo no sea un apósito pegado a una historia sino parte natural del fluir de la misma, consiguiendo un tebeo optimista, plagado de guiños y que se ríe del género, de los tópicos y de sí mismo con sanísima ironía. Con más de veinte años a las espaldas, tiene una lozanía y frescura muy superior a la obra que después ha desarrollado como guionista Willingham.

Little Nemo (1905-1914), de Winsor McCay (TASCHEN). Un libro imprescindible, que recopila en un único volumen prácticamente toda la obra de McCay (quedaría la olvidada etapa en la que McCay retomó la serie). Una obra maestra del tebeo en una lujosa edición, que sigue la de Kitchen/Fantagraphics, con el habitual precio imbatible de TASCHEN, 28EUROS.

Ha muerto Asun Balzola

Asun Balzola, una de las ilustradoras más importantes que ha tenido este país. Aunque su obra historietística es muy limitada, como ilustradora recibió el Premio Nacional de Ilustración y el Apelles Mestres.
Una gran pérdida para el mundo de la ilustración y la historieta.
Descanse en paz.

Lecturas saloneras (XIV). Dámsmitt

Menuda sorpresa me he llevado al leer Dámsmitt, la nueva obra de Kike Benlloch y Manel Cráneo. Tenía puestas esperanzas en ella, pero debo reconocer que en la monstruosa pila de tebeos que tengo por leer, el álbum que ha editado primorosamente dibbuks se quedaba un poco perdido, ahogado por la supuesta superioridad de autores mucho más renombrados.
Metida de pata hasta el colodrillo, proclamo.
Porque la obra de Benlloch y Cráneo se merece estar entre los primeros puestos de lecturas recomendadas de este salón, con una atractiva historia de un extraño y desconocido país donde el servicio de correos es centro no sólo geográfico del lugar, sino lugar común de diferentes historias que confluyen sobre él. Los autores juegan con pequeños detalles que van construyendo este extraño mundo, anacrónico e insólito, muy del gusto de las fantasías de Perucho, en el que los autores van dejando infinidad de flecos sueltos que deben ser completados por el lector, que pasa a ser un elemento activo de la historia. Un extraño sujeto de pasado desconocido, inventor aficionado de artilugios a medio camino entre la alquimia y la tecnología, una situación política dictatorial, un hombre que es rechazado por su pasado gitano… ficciones y enigmas que sólo tienen en común ese lugar donde las cartas se cruzan de forma anónima, escondiendo historias que nunca serán conocidas. No se puede decir que Dámsmitt sea una obra redonda, pero tiene esa chispa que despierta la curiosidad, que estimula la imaginación con intrincados misterios que nos llevan a pasar de página siempre con la sorpresa a la vista, con la duda de cuál será el camino que tomará la historia en la siguiente viñeta, sabedores de que en parte, será imaginado por nosotros. Una estructura difícil y complicada, muy arriesgada para unos autores que no se habían estrenado en la narración larga, pero que pese a los traspiés, pasan con nota más que solvente, con un excelente trabajo gráfico de Manel Cráneo, de estilo personal y sobria puesta en escena, pero perfecta para la historia de Benlloch.
Atentos a estos autores, darán que hablar. (3-)

¡Spoiler gordo!

Esto de los spoilers (uséase, la revelación de detalles sobre sucesos fundamentales y críticos para el desarrollo de tramas argumentales de películas, tebeos, novelas o lo que sea) a veces es curioso. Muy curioso.
Porque la mitad del fandom internetoide va desesperado buscando noticias sobre sus series preferidas y, cuando alguien les revela algo, se enfadan, rebotan y acusan al revelador poco menos que de traumatizador de jóvenes mentes.
Porque no veas la que se ha montado con la dichosa noticia del Peter Parker, que a estas alturas, supongo que todo el mundo conocerá. Y si no la conoce por un extraño designio divino, pues ya sabe, que no siga leyendo si no quiere que le destripe “un acontecimiento fundamental del Universo Marvel”.

¡SPOILER GORDO!
La cuestión es que en la serie Civil War, el amigo Parker decide quitarse la máscara ante el mundo y revelar que es Spiderman. ¡Oh! ¡Terrible verdad! Y como lo han publicado en muchos sitios, pues la gente se ha revolucionado, en algunos casos casi con intenciones de linchamiento público.
Pues permitidme que haga de abogado del diablo: es que la intención de Marvel era que lo supiese todo el mundo.
Es evidentísimo que “la salida del armario” del arácnido jovenzuelo es una hábil maniobra de marketing, que tiene como objetivo aparecer en todos los periódicos del mundo. Es más, estoy convencido que el aparato publicitario de la editorial ha echado humo durante estos días para conseguir que hasta el medio de comunicación más recóndito e ignorado (por ejemplo, un periódico gratuito de un lugar llamado Spain, el del Ansar, ahí por Sudamérica o África, ya sabéis), dé eco de la noticia. Y oigan, a fe mía que lo han hecho bien.
Ante semejante notición, es de prever que las ventas se hayan multiplicado por el infinito, al igual que en su día con la saga de la Muerte de Superman, que salió en todos los periódicos, telediarios y radios del mundo, anunciando a bombo y platillo la muerte del kryptoniano, y no se me negará que, como spoiler, es mucho más gordo. Pero consiguió lo que buscaba: un “up, up and away” de las ventas.
Ahora se vuelve a dar la misma maniobra, aunque desde la Distinguida Competencia, pero como internet está para que todo el mundo hable, ya hay legiones de aficionados ofendidos fustigándose por conocer el terrible secreto.
Y no, no es para tanto. No se ha desvelado un secreto fundamental de la trama, de hecho, creo que a estas alturas todo Dios sabe que Peter Parker es Spiderman, con lo que no es equivalente, ni mucho menos, a lo del Willis muerto y dando botes por ahí o a los reconocimientos de paternidad sin necesidad de análisis de ADN de la familia Skywalker. Esto ya lo sabían todos los aficionados y no se rompe ningún secreto brutal fundamental de la trama, sencillamente, abre una nueva línea argumental (que los guionistas habrán recibido cual balón de oxígeno, todo sea dicho), que es aprovechada mediáticamente para que Spiderman resuene en todos los medios.
Incluso éste, fíjate.
Y es que estos yanquilandeses lo que es vender, venden de cojones, hay que reconocerlo…

Nota de prensa de La Cúpula

La Cúpula me hace llegar la siguiente nota de prensa:

Queridos lectores:

Lamentamos el error contenido en la página 281 de la edición de Agujero negro de Charles Burns y pedimos disculpas a todos aquellos lectores que ya lo hayan adquirido. El error se descubrió después de la puesta a la venta. A fin de subsanar tal defecto, procedemos a retirar de las librerías todos los ejemplares defectuosos y restituirlos por ejemplares debidamente rectificados.

Todos aquellos que hayan adquirido el libro defectuoso podrán cambiarlo en su librería habitual o hacerlo a través de nosotros.

Aprovechamos para agradecer la comprensión de los distribuidores, libreros y editores así como de nuestros lectores.

Clásicos de El Jueves, con el diario Levante

Desde la semana pasada es posible adquirir todos los jueves, junto al diario LEVANTE de Valencia la coleccíón Clásicos de El Jueves, una reedición de la colección Pendones del Humor, con nuevas portadas y a un precio de 1.95EUROS. Esta semana Martínez el facha, de Kim. Teneís todos los datos de la colección aquí.
Supongo que esta promoción irá apareciendo en los diferentes diarios locales del grupo Prensa Ibérica.

Está claro que la inclusión de tebeos en los coleccionables de los diarios funciona.

Novedades Recerca Julio 2006

- Buffy Presenta: Historias de Cazadoras, de Varios autores. Tomo. 17 x 24 cm. 116 páginas color. Encuadernación con grapa. Historia completa. 10,95 EUROS.
(**)- Peculia y los vampiros del bosque siniestro, de Richard Sala. Tomo. 17 x 24 cm. 100 páginas blanco y negro. Encuadernación en lomo. Cosido con hilo. Historia completa. Colección Horrorama. Esta edición cuenta como extras no disponibles en la edición original con un portafolio de ilustraciones de Peculia por Richard Sala y una introducción de Curro Cruz. 9.95 EUROS.

Horrorama, de Varios Autores. Tomo. 17 x 24 cm. 100 páginas blanco y negro. Encuadernación en lomo. Cosido con hilo. Historia completa. Colección Horrorama. 8.95 EUROS.

Travis tomo 3: La Tarántula , de Fred Duval y Christophe Quet, Ludwing Alizon. Tomo. 17 x 24 cm. 148 páginas color. Encuadernación con grapa. Colección CI-FI. Historia completa. 14,95 EUROS.
G.I.Joe #4, de John Rey Nieber, Javier Saltares, Rom Lim y Jason Millet. Comic-book. 17 x 24 cm. 52 páginas color. Encuadernación con grapa. Colección G.I. Joe. 3,50 EUROS.
Micronautas (#1 de 6), de Scott Wherle y Eric Wolfe Hanson. Comic-book. 17 x 24 cm. 52 páginas color. Encuadernación con grapa. Miniserie de 6 números mensuales. 3,50 EUROS.

Colección Hal #4: El Arsenal (2 de 2) -edición en castellano-, de Salvador Vázquez. Y Daniel Pérez. Comic-book. 17 x 24 cm. 52 páginas color. Encuadernación con grapa. Historia completa en 2 partes. Colección HAL, volumen 4. 3,50 EUROS.
Collecció Hal #4: El Arsenal (2 de 2) -edició en català-, de Salvador Vázquez. Y Daniel Pérez. Comic-book. 17 x 24 cm. 52 pàgines color. Enquadernació amb grapa. Història completa en 2 parts. Colecció Hal volum 4, mensual. 3,50 EUROS.
Colección Valhalla #1: Akameshi: El canto de la mar, de Giovanni GUALDONI y Stefano TURCONI. Comic-book. 17 x 24 cm. 52 páginas color. Encuadernación con grapa. Historia completa.Colección Valhalla, volumen 1. 3,50 EUROS.

Collecció Valhalla #1: Akameshi: El cant del mar. -edició en català-, de Giovanni GUALDONI y Stefano TURCONI. Comic-book. 17 x 24 cm. 52 páginas color. Encuadernación con grapa. Historia completa.Colección Valhalla, volumen 1. 3,50 EUROS.
Más información en el PDF de Novedades

Lecturas saloneras (XIII). El viajero de la Tundra

Existe una constante en la obra de Taniguchi que relaciona de forma coherente y consistente toda su obra: la búsqueda del equilibrio entre el hombre y su entorno. Ya sea mediante el enfrentamiento a su pasado, a su familia o la naturaleza, las diferentes obras de Taniguchi estudian de forma sosegada, sin estridencias, cómo el ser humano se imbrica en su alrededor, como va lanzando pequeñas raíces que le unen de forma indisoluble al lugar en el que habita. Pese a las diferencias temáticas de cada obra, esta línea de reflexión da una coherencia absoluta a su obra que hace todavía más atractiva la obra del japonés.
Esta constante temática adquiere quizás su forma más obvia, pero por ello menos interesante, en las obras en las que Taniguchi enfrenta directamente al hombre con la naturaleza. Si en K se enfrentaba a la montaña, como ejemplo máximo del reto humano, en El viajero de la Tundra encontraremos seis historias en las que la naturaleza muta y se transforma para retar al ser humano. El frío de la montaña, un oso gigantesco, una manada de lobos, una ballena, el mar…son sólo excusas para que el hombre mire en su interior y se sienta parte indisoluble de esa naturaleza a la que agrede sin cesar, en un acto de rebeldía contra el padre infantil y del que luego se arrepiente cuando es demasiado tarde. Como ya es habitual en este autor, la lectura de sus historias es siempre una puerta abierta a la reflexión, un ritmo lento que nos ayuda a ir parando en nuestros propios pensamientos, silencios que nos alientan a pensar, a compartir nuestras ideas con los ojos que nos miran desde las viñetas. Curiosamente, en la compilación que edita Ponent Mon hay un elemento discordante, una historia biográfica sobre el propio autor, que contrasta vivamente con las cinco restantes, contraponiendo el espacio cerrado, opresivo, en el que vivía de joven con la apertura infinita de la naturaleza que rebosa en las otras historias. Una oposición casi radical que rompe el ritmo de las historias y permite al lector ir un paso más allá, al reparar en la paradoja de una dibujo que intenta representar el infinito desde la limitación de una viñeta, cerrada y finita. Y, enseñándonos la trastienda del creador, comprender que la pequeña ventana que tenía Taniguchi en su habitación es una metáfora de esa viñeta como ventana abierta a la naturaleza, por las que imaginamos el viento que sopla en nuestras caras.
Una obra, como siempre en este autor, recomendabilísima (3).

Los dibujantes de EL Jueves, contra la violencia de género

En colaboración con Amnistia Internacional, doce dibujantes de El Jueves (Bernardo Vergara, Manel Fontdevila, Lalo Kubala, Pablo Velarde, Guillermo, Miguel Brieva, Albert Pallarés, José Luis Ágreda, Dario Adanti, Albert Monteys, Mauro Entrialgo y Pedro Vera)han participado en la edición de dos carpetas de serigrafías cuya recaudación se dedicará a la lucha contra la violencia de género. La edición, de total lujo, consiste en dos carpetas con seis serigrafías a color de 45x45cm cada una. Está limitada a tan sólo 200 ejemplares numerados y firmados y se puede conseguir en Amnistía Internacional, en la FNAC y en la librería FUTURAMA de Valencia.
El precio de cada carpeta es de 70EUROS (120EUROS las dos). Una gran iniciativa.

Lecturas saloneras (XII). Bardín, el superrealista

Max es un explorador infatigable de nuevos recursos y estilos, siempre mutando, probando y abriendo caminos novedosos desde sus primeras obras. Absorbe como una esponja las enseñanzas de McManus, Ever Meulen o cualquier autor que tenga algo que enseñarle para fagocitarlo e incorporarlo a su personalidad, en mezclas únicas y diferentes. Pero un día, Max encontró a Chris Ware, la media naranja artística que esperaba desde hace tiempo y el empujón para adentrarse en un terreno de investigación y experimentación pura. Estudió rigurosamente las propuestas que se plasmaban en ACME Novelty Library y, de nuevo, su maquinaria interna asimiló y amplificó lo adquirido para dar a luz una criatura tan sorprendente y diferente como Bardín el superrealista. Un personaje que nacía influenciado estilísticamente por Ware, pero temáticamente por la iconoclastia de los personajes del DDT de los años 50, en una arriesgada mezcla explosiva y me atrevería a decir, antinatural, pero que en manos de Max se convierte en una de las propuestas más interesantes del tebeo español de la última década. Bardín se nutre de la excusa argumental del espacio superreal que crearon en su día Dalí y Buñuel a partir del manifiesto de Breton para escaparse de la realidad y revolverse contra el sectarismo y el borreguismo social que nos invade. Su espíritu iconoclasta no conoce límites, generando dudas sobre la religión, el capitalismo, la mercadotecnica salvaje e incluso el propio mundo onírico en el que nos sumergimos cada noche.
Aunque todas las historias contenidas en este álbum son brillantes, personalmente me vuelvo a sentir maravillado con dos de ellas. En primer lugar, la bien conocida “Una polémica metafísica”, posiblemente una de las reflexiones más inteligentes que servidor recuerda sobre el concepto de religión y la necesidad del hombre de crear una vida más allá de la muerte. Max juega con el concepto de Dios brillantemente, representándolo como una suerte de ojo-que-todo-lo-ve pasado por el poder de la mercadotecnia y la publicidad, y desarrollando una parafernalia gráfica impactante, similar a la que muchas religiones despliegan, enfrentada al poder de la razón de Bardín. Un combate intelectual brillante que, en un excelente ejercicio de salud mental, es en el fondo una parodia de las discusiones teológicas que se ríe incluso de la razón más empírica, marcando una tónica que se prolonga en todo el álbum: el sanísimo humor que es capaz de lanzar la ironía más zahiriente a la vez que se ríe de sí mismo.
La segunda, una historia inédita hecha para este álbum: “El ruido y la furia”, el máximo ejemplo de lo que Bardín representa. Un sueño en el que un alter ego guerrero de Bardín se enfrenta a todos sus miedos, pasando de la valentía inicial a una furia homicida en la que nada es respetado, incluso su propia personalidad. Un ejemplo contundente y muy lúcido de hasta dónde lleva la ira y el odio desatado, y muy ilustrativa de la situación que vivimos en nuestro país.
Una obra extraordinaria, en una cuidada y excelente edición de La Cúpula. (4+)

Novedades La Cúpula Junio

- ANGEL SHOP VOL 04, de Sook Ji Hwang. La Cúpula Manhwa. 188 págs.. Rústica. PVP: 8,95EUROS
(*)- COMO CONEJOS (2 EDICIÓN REVISADA Y AMPLIADA), de Ralf Knig. Novela Gráfica- 164 págs.. Rústica. PVP: 9,95 EUROS
(**)
- CRUMB 6. OBRAS COMPLETAS, de Robert Crumb. 68 págs.. Rústica. PVP: 7,95 EUROS
(*)- JUNIOR Y OTROS PERDEDORES, de Peter Bagge. Novela Gráfica. 100 págs.. Rústica. PVP: 7,95 EUROS

- KISS COMIX 177, de Varios Autores. Extra Verano. 100 págs.. Rústica. PVP: 3,90 EUROS
- MANDRÁGORA VOL. 02, de Toni Greis y Robi. Novela Gráfica. 108 págs.. Rústica. PVP: 8,50 EUROS
- MODEL VOL. 6, de So Young Lee. La Cúpula Manhwa. 196 págs.. Rústica. PVP: 8,95 EUROS
(*)- PESCADOR NOCTURNO, de Kikuo Johnson. Novela Gráfica. 148 págs.. Rústica. PVP: 12,00 EUROS

- RAGNARÖK VOL. 02, de Myong-Jin Lee. La Cúpula Manhwa. 180 págs.. Rústica. PVP: 8,95 EUROS
- SHELTON 4: VIDA CAMPESTRE, de Gilbert Shelton y Dave Sheridan. ObrasCompletas Shelton. 7,95 págs.. Rústica. PVP: 7,95 EUROS

Enlaces luneros

Sigo con mi tradición de los enlaces luneros….
– Excelente entrevista a Kyle Baker en Culpable y perdedor.
Manga! recopila las diferentes noticias sobre manga que van apareicendo en la blogosfera hispana.
– Mi buen amigo Calo estrena blog, El lado soleado. Una buena excusa para encontrarse con el trabajo de este gran dibujante.
– Y otro amigo que estrena blog con espíritu didáctico: Sergio Bleda pone en marcha Trazo, línea, mancha.
Marvel por Charly es un weblog con noticias sobre la editorial americana de superhéroes por antonomasia.
– Un curiosísimo webcómic: Ojala tuviera un gemelo perverso.
– El tirafrutas investigó más el post propuesto en la dixtopia y ha encontrado dos enlaces más dedicados a recopilar seriales radiofónicos: Radio Days y Old Time Radio

Los Humanoides se pasan al manga

Humanoides sigue buscando nuevos caminos dentro del complejo mercado americano. La editorial más carismática de los 70, que ha pasado por una profunda crisis durante los 90, intenta remontar el vuelo en este nuevo milenio con interesantes golpes de efecto, como la importación al mercado francobelga de autores americanos o ahora con la publicación de un magazine de manga al más puro estilo japonés.
Visto el éxito que está teniendo el manga más allá de los pirineos (recordemos que ya está en el 40% de cuota de mercado), según leo en BDZoom, Humanoides ha decidido apostar por un magazine de prepublicación de series. El 27 de septiembre saldrá al mercado SHOGUN, una revista con más de 300 páginas en la que se podrán encontrar 8 series (Mind, Holy Wars, Anarchy, LOVE I.N.C, Lolita HR, Quantic Soul, Panzeon y NOM) por 4.90EUROS, con una tirada inicial de 50.000 ejemplares. Un precio de lo más competitivo para el mercado francés y por el que se podrán leer las series que posteriormente se recopilarán en tomo a partir de enero del 2007. Con un enfoque claramente juvenil, la revista contendrá además artículos sobre anime y manga, concursos, etc y será acompañada con una web Shoguncity.com que pretende convertirse en el portal sobre manga desde su estreno el próximo 9 de julio.
Ahora la pregunta es…¿veremos algo así en España?
No lo sé, pero creo que sí que tendría mercado en nuestro país…

Lecturas Saloneras (XI). Sfar al cuadrado

Sins entido se hace la competencia a sí misma y lanza de forma simultánea dos obras del prolífico Joann Sfar.
La segunda entrega de Gran Vampiro, Pensando en humanas, confirma lo ya dicho en su día sobre esta serie protagonizada por el vampiro Fernán y toda la corte de personajes de leyenda del imaginario de Sfar. El Golem, el árbol viviente, la mujer mandrágora… se pasean de nuevo en esta segunda entrega para volver a retomar el tema del amor imposible, en este caso, entre el vampiro sentimental y su ex-esposa, la mujer mandrágora. Sfar se lleva el costumbrismo tan de moda actualmente al género de terror, consiguiendo unos personajes entrañables de los que pronto olvidamos su maligna naturaleza para fijarnos sólo en aquello que nos une a ellos, las tristezas y desgracias del corazón. Historias de amores rotos, de engaños, infidelidades y aventuras que podrían haber sido protagonizadas por cualquier grupo de amigos de cualquier lugar del mundo. E incluso del inframundo, por qué no… Un tebeo delicioso (3)
Y un esquema similar sigue El Valle de las Maravillas, esta vez trasponiendo una historia autobiográfica sobre Sfar y su familia a la época prehistórica. Sfar, su mujer y sus hijos viven una existencia idílica en medio de dinosaurios, culturas precolombinas y todo un conjunto anacrónico que Sfar va improvisando como vehículo de sus reflexiones. La vida, la religión, la familia… los temas más eternos son tratados en este álbum mientras se busca caza para comer o se huye de un depredador, un ingenioso contraste entre la transcendencia y la naturaleza que resulta en una lectura, como siempre en este autor, entretenida y vital. No es su mejor obra, desde luego, pero es una lectura altamente recomendable para pasar un buen rato.
Como siempre, exquisita edición de sins entido, que cuida hasta los últimos detalles. (2)

Lecturas Saloneras (XI). El ladrón de pesadillas y otras historias

No es que el conocimiento de la cultura en nuestro país pase por uno de sus mejores momentos, pero seguro que si a cualquier político se le dijese que los jóvenes de hoy no saben quiénes son Velázquez o Cervantes, se llevaría las manos a la cabeza y convocaría automáticamente manifestaciones sabatinas por la recuperación de la memoria cultural hispana.
Lo que me parece lógico, todo sea dicho. Pero no deja de ser curioso que eso pase de forma continuada y reiterada en el mundo de la historieta. Nombres como los de K-Hito, Ángel Puigmiquel, Jesús Blasco, Emilio Freixas, Gabi o Arturo Moreno son absolutos desconocidos no ya para el gran público, sino incluso para los aficionados a la historieta, que como mucho habrán oído hablar de ellos lejanamente.
Una desgracia que se alza como uno de los grandes males que sufre el tebeo en este país, posiblemente la más importante por la pérdida que supone de un patrimonio cultural importantísimo y único.
Afortunadamente, Glenat nos ha sorprendido en este salón con la colección Patrimonio de la Historieta, un granito de arena si se quiere, pero de un valor simbólico incalculable, más cuando se inicia con una de las grandes obras maestras de todos los tiempos, El ladrón de Pesadillas, de Ángel Puigmiquel. Un álbum que incluye las que se consideran de forma unánime como las tres mejores obras de este gran autor: dos aventuras de Pepe Carter y Coco (S.O.S en el museo diabólico y El crimen del gramófono) y la inconclusa El ladrón de pesadillas. Tres historias de humor, de vocación infantil, pero que recogen lo aprendido de grandes autores como Gottfredson y, sobre todo, Segar, para conseguir una de las historietas más importantes de la historia del cómic español. Puigmiquel alcanza ya aquí un estilo propio inconfundible, elegante, depurado, con una puesta en escena y una composición de página arriesgada y novedosa. Sin la limitación del formato de tira diaria que tenían los autores americanos, Puigmiquel pudo explorar la composición completa de la página, buscando atrevidos juegos en los que la viñeta se perdía o se descontextualizaba, encontrando efectos narrativos que se avanzaron en décadas a su tiempo. Pero además, supo llegar a un estilo de aparente sencillez pero expresividad máxima, en una conjunción casi perfecta que aún hoy resulta moderna.
Las dos historietas de Pepe Carter y Coco incluidas en este álbum son un buen ejemplo de lo anteriormente comentado, pero El ladrón de pesadillas supone, además, una pirueta sin red magistral. Aunque por desgracia la historia quedó inacabada, Puigmiquel se adentró en el mundo onírico para ya definitivamente dar carpetazo a todo lo que se había hecho hasta el momento, rompiendo toda ligazón con las estructuras pervias, tanto argumentales como formales. Sus personajes pierden el maniqueísmo propio de las aventuras de la época para dejarse arrastrar por un delirio de imaginación, en el que las referencias al cine (con esa genial recreación de El ladrón de Bagdad) o la historieta fantástica son abrumadoras, pero sabiamente incluidas en la historia, consiguiendo un obra inigualable de la que es imposible saber hasta dónde podría haber llegado de ser continuada.
Leer las páginas de esta obra es una incursión en la historia del tebeo que nos permite ver hasta qué punto mucho de lo que hoy consideramos moderno se queda en simples intentos ante lo que ya se estaba haciendo hace 70 años.
Una obra maestra que tiene, afortunadamente, una edición a su altura. Glenat ha tirado la casa por la ventana en una edición perfecta, en la que se ha hecho un trabajo titánico de recuperación y restauración de materiales desde las revistas originales, con un cuidado tratamiento del color, incluyendo excelentes artículos de Antonio Martín y Salvador Vázquez de Parga y un sorprendente “montaje del autor” en el que Puigimiquel recupera y redibuja su obra de nuevo (¡con 84 años!) cambiando algunos aspectos de los que no quedó contento.
Sin duda, la gran novedad del Salón y, junto al Topolino de Figueras recientemente editado, las novedades del año. Una maravilla (5).

Lecturas saloneras (X). ¿Drácula, Dracul, Vlad? ¡Bah!

Pese a las polémicas que se mantuvieron en esta página y en Con C de Arte, la relectura de ¿Drácula, Dracul, Vlad? ¡Bah!, de Alberto Breccia me ha vuelto a parecer una esas experiencias deliciosas que sólo puede dar la historieta.
A través de cinco historietas mudas, Breccia se vale del clásico personaje de Stoker para narrar fábulas modernas sobre el ser humano y la sociedad de los 80, cargadas de ternura e ingenuidad, pero que no dejan de ser críticas con su entorno, como por ejemplo, la durísima situación que se vivía en Argentina en esos momentos, los más duros de la dictadura militar que vivía el país y que se satirizan de forma magistral en esa versión particular del clásico de Matheson, Soy Leyenda. Simultaneada en el tiempo con otra gran obra como Buscavidas, con la que comparte estilo gráfico de dibujo, en ¿Drácula, Dracul, Vlad? Bah!, Breccia experimenta además con dos aspectos que abrirán una importante línea en su trabajo: en primer lugar, el uso del color como vehículo expresivo, soberbio, aportando matices a los personajes que el blanco y negro no alcanzaba y, en segundo lugar, la transposición de los recursos narrativos del cine mudo de los años 20 a la historieta. Breccia quería dar a sus historias el aspecto de un cuento clásico moderno, para lo que buscó un recurso simple pero efectivo: la historieta muda, lo que le obliga a multiplicar la expresividad de sus personajes pero también a jugar con la estructura narrativa, optando por la utilizada en el “slapstick”, gags simples, sencillos e ingenuos, de clara vocación infantil, pero que contrastaban profundamente con un personaje tan oscuro como el conde Drácula.
El resultado es impresionante, cuadrando historias de arrebatadora ingenuidad que consiguen hacer olvidar la crueldad del personaje para rebautizarlo como un icono tierno y por el que nos compadecemos. El amor, la invasión de las costumbres americanas (representadas en Superman) o incluso un dolor de muelas son diferentes excusas para acercarnos a este nuevo personaje de triste figura, con el que simpatizamos a partir de la primera viñeta.
Es curioso como Breccia consigue una obra que sigue fielmente la tradición infantil del cuento clásico, pero a partir de un personaje adulto (a la que, directa o indirectamente, debe mucho Sfar), en contraste con lo que luego haría con las adaptaciones de cuentos clásicos infantiles, esta vez trasladadas al mundo adulto. Una alteración de los usos a la que era muy habitual el maestro argentino.
Y es curioso también como a través de la última historia de este álbum, el encuentro entre el mito del terror y el gran creador de terrores, encontramos una conexión con sus siguientes obras a color: las adaptaciones de relatos de E.A.Poe , también excelentes.
Una obra que, personalmente, encuentro deliciosa, pero con la expresividad y fuerza a la que nos tiene acostumbrados el argentino.
Punto y aparte es la edición de sins entido, espectacular. A la increíble calidad de la reproducción, hay que añadir que se incluyen todos los bocetos que hizo el autor para esta obra, consiguiendo una edición verdaderamente definitiva de esta gran obra de Breccia, posiblemente su mejor obra a color. (4+)

Lecturas saloneras (IX). Dos de Astiberri

Antes de la admirada Pyonyang, Delisle ya había volcado sus experiencias como supervisor de animación en lejanos países en Shenzen, donde relataba su estancia de tres meses en la ciudad china que representa por antonomasia la experiencia capitalista del gigante comunista. Es posible que trastocar el orden de lectura natural de estas dos obras afecte negativamente a Shenzen, ya que se observa todavía cómo el autor está probando recursos y maneras de abordar la narrativa de una obra tan particular como este documental-biográfico. Delisle va encontrando poco a poco el ritmo necesario, centrándose más en los contrastes anecdóticos entre la cultura europea y la oriental, logrando una narración entretenida y que provoca la curiosidad, pero que cristalizaría plenamente en su siguiente obra, no sólo por su mayor pulso, sino también por el evidente interés que tiene una sociedad tan hermética como la norcoreana. Pese a todo, la lectura de la excelente edición que nos trae Astiberru es de lo más recomendable, esperemos que sea la antesala de otras obras de este autor de registros muy alejados a éste, como Aline et les autres.(3-)

La editorial vasca publica también la segunda entrega de la excelente Lupus, de Frederick Peeters, un excelente relato de ciencia-ficción que demuestra que el género no es excusa en sí mismo para crear historias, sino un espléndido andamiaje para contar historias. Peeters aprovecha este segundo volumen para ahondar en la personalidad de Lupus y Saana, trasladándolos a un lejano planeta-asilo, donde los jubilados pasan sus últimos días en una especie de inmeso parque temático para la tercera edad. Y de nuevo, demuestra una capacidad única para narrar historias, para componer a través de silencios y miradas, logrando momentos que se basan únicamente en la expresividad de las miradas de sus personajes. Pero también es un autor que desarrolla personajes con una personalidad compleja y fascinante, diamantes que va tallando y expresan brillos en todas sus facetas, muy alejados del maniqueísmo que el género estaba produciendo en los últimos tiempos.
Un álbum excelente (3).

Error en la edición de Agujero Negro

La edición de La Cúpula de Agujero Negro tiene un error de impresión. En la página 281 se ha repetido por error la 277, perdiéndose la página original que correspondía. Según me informan desde la editorial, se está valorando cómo arreglar este desafortunado error para que los aficionados puedan tener esta excelente obra de forma completa. Mientras, podéis bajaros la página 281 original en PDF pinchando en la imagen (botón derecho y guardar como).

Lecturas saloneras (VIII). Concrete

Un hombre sufre una terrible experiencia que le confina en un cuerpo de piedra, todopoderoso, casi indestructible, pero que le aisla sensorialmente del exterior. En manos de Stan Lee esta idea dio lugar a La Cosa, el famoso miembro de los 4 Fantásticos, de descomunal fuerza y siempre amargado por su rocoso aspecto. Un tebeo divertido, sin duda, pero con un desarrollo del personaje del que no se sacó todo el jugo posible. Algo que sí ha hecho Paul Chadwick en Concrete, partiendo de la misma idea pero centrándose en el personaje. Con gran inteligencia, a lo largo de los tres lustros de vida de este personaje Chadwick ha ido explorando cómo puede un hombre vivir aislado de su entorno, ha sabido profundizar en sus sentimientos y ha sabido construir una de las series más fascinantes del tebeo americano de los últimos tiempos. En las historias cortas de Concrete el autor sabe transmitirnos la importancia de esas pequeñas cosas que apenas valoramos en nuestra vida diaria: la sensación de aire en la cara, los olores, la caricia de una mano…, todo lo que le ha sido arrebatado a Ron Lithgow por los experimentos de una extraña raza extraterrestre que transplantó su cerebro a un cuerpo de hormigón.
Pero Chadwick no se quedó ahí. Supo hacer uso de su personaje para ir analizando poco a poco la sociedad que le rodea, reflexionando sobre la realidad que envolvería a un superhéroe en nuestra sociedad actual. Buen conocedor del mundo de los mass media, plantea con habilidad cómo un personaje de estas características sería manipulado por los políticos, pero también su explotación como una marca comercial más, aprovechado por todo tipo de medios y campañas publicitarias, antecediendo la línea que seguiría Milligan años más tarde en X-Statix.
Es común la clasificación de Concrete dentro del género de superhéroes, pero por su características, temática y planteamiento, la serie de Chadwick se encuentra en las antípodas del género. No es una reflexión sobre los superhéroes, es una incursión en la naturaleza del ser humano y de la sociedad vista desde una perspectiva racional en la que las sensaciones han sido cercenadas, reduciendo el ser humano a su cerebro. Una perfecta excusa para una paradójica reivindicación de la pasión en las relaciones humanas.
Pero es que, además de una excelente historia, Concrete es todo un ejemplo de lo que debe ser un buen tebeo. Chadwick demuestra un dominio espectacular del storytelling. Vuelca su experiencia en la confección de storyboards (su profesión habitual) adaptándola y transformándola a las necesidades específicas de la historieta, con una excelente planificación y sentido del ritmo narrativo, sin veleidades, pero sin renunciar a experimentos arriesgados de planificación en muchos momentos.
Norma publica ahora la reciente edición completa de Dark Horse, en la que se publican las aventuras del personaje ordenadas cronológicamente según ocurren en la vida de Concrete, eso sí con un pequeña reducción de tamaño respecto al original en comic-book que afecta relativamente poco a la lectura (y que contrasta espectacularmente con la anterior edición que hizo esta misma editorial del personaje en la colección BN, de gran formato, que contiene algunas de las historias que vemos en este primer volumen). Concrete I. Las profundidades es una excelente ocasión para hacerse con una de las mejores series americanas de la historia. (4)

Nuevo Tebeolandia

- TEBEOLANDIA # 04. Especial Coleccionistas (Primavera, 2006). Colaboraciones de Feshid Bharucha, Diego Cara, Emilio C. García, Antonio Martín, Alfons Moliné, Namor, Pilar Quirosa-Cheyrouze y Everardo Cruz. Entre otros artículos y secciones, entrevistas a Jordi Bernet y Manuel E. Darias (el más veterano informador de prensa sobre los tebeos) y un especial dedicado a la revista Dossier Negro.