(Re) lecturas

Cuando en su día leí Los Libros de la Magia, de Neil Gaiman, ya tuve una sensación agridulce, muy alejada de la satisfacción que en ese momento me provocaba la lectura de Sandman. Posiblemente la razón que motivase que no volviese a leer la obra hasta ahora que Planeta anuncia su reedición, una buena excusa para desempolvar los ajados ejemplares de Zinco y darles una nueva oportunidad.
Pero lo cierto es que, tras la lectura de los cuatro prestigios que ahora se convertirán en un único tomo, mi opinión sigue siendo muy similar: entretenido, pero flojillo.
Y es que cuando a Gaiman le encargaron la revitalización del universo mágico de DC, los ejecutivos de la editorial tendrían que haber sido conscientes de que el británico es un gran creador de universos propios, pero que suele tener problemas para moverse en esquemas preconcebidos, tan fundamentales en el género superheroico tal y como se entiende en las grandes editoriales desde los 80. Un hecho que queda muy patente en esta obra, donde Gaiman juega con la estructura del dickensiano “Cuento de Navidad”, sustituyendo al entrañable Mister Scrooge por un joven descreído de la magia, que será imbuido en los misterios arcanos por los espíritus de magias pasadas, presentes y futuras en la forma de personajes mágicos de la DC.
Una idea atractiva, pero que choca desde el principio con la sorpresa de que no son tres, sino cuatro “espíritus”, lo que obliga a Gaiman a romper la estructura del clásico cuento con una visita al mundo de las hadas que se antoja totalmente prescindible dentro de la estructura total.
Porque al final, salvada la originalidad de la idea, el resto es una mera formalidad para que Gaiman dé rienda suelta a sus conocimientos sobre magia y esoterismo, realizando una especie de viaje histórico por la magia en el que mezcla sin demasiado orden ni concierto sus propias creaciones con los personajes del “universo mágico” de DC, en un vano intento de dar coherencia a lo que ni la tiene, ni la necesita.
Tras la lectura, uno se queda con pocas cosas de esta obra. Es entretenida, es cierto, pero se esperaba más del británico. Hay algunas ideas aisladas brillantes, como la propia estructura, esa fiesta de entes mágicos en la que villanos y héroes se mezclan tranquilamente tras su jornada laboral, los homenajes a Miyazaki (que no tengo claro sea de Gaiman o de Vess) o el propio Timothy Hunter, en el que es muy difícil no ver al antecedente directo de Harry Potter. Y, por supuesto, la excelente labor gráfica de los cuatro dibujantes. Bolton, Vess, Hampton y Johnson son la verdadera excusa para leer esta obra, con un espléndido trabajo de los cuatro. (2-)

10 Comentarios en “(Re) lecturas

  1. Pikodoro on 2 junio 2006 at 9:51 said:

    Y entramos así de nuevo en el tema del "One hit singer" Gaiman, que tantas alegrías ha dado a la web de ADLO!

  2. Completamente de acuerdo contigo. Cuando lo leí hace años tuve la misma sensación.

  3. manuelruiz on 2 junio 2006 at 14:33 said:

    A mí, con la excepción de Casos Violentos, y sobre todo, "Abrázame", Neil Gaiman me aburre.

    Ojalá que alguien se dejara de reeditar tanto Sandman y tantas leches fritas fáciles de encontrar y pensara en publicar el ( dicen que) maravilloso Elric One Life ( o algo así) que hizo años ha con mi nunca suficientemente alabado Phillip Craig Russell.

  4. manuelruiz on 2 junio 2006 at 14:34 said:

    Que por cierto, se encuentra adaptando en estos momentos "Coraline".

  5. luisdeluis on 2 junio 2006 at 15:03 said:

    "británico es un gran creador de universos propios"

    Discrepo.

    Si algo no es Gaiman es creador de universos propios; salvo que por tal se entienda saber recrear universos ajenos. El Sandman es, dicho sea como elogio, un gran y deslumbrante edredón hecho de diversos materiales- mitos griegos, Chesterton, mil y una noches, etc- eso si, materiales de alta calidad y que Gaiamna ama y conoce.

    Coincido en que los Libros de la Magia están una miaja forzados y que los materiales- mitos mágicos DC style- ..¡ays! desmerce, aún así es un competente y eficaz tebeo.

    No es poco.

  6. Gaiman es, en cierta forma, como Lovecraft: con el material de otros supo tejer una nueva y brillante mitología. Quizá es más mérito de sus lecturas que de su creatividad.

  7. Tampoco nos pasemos, que yo he leído lo mismo y, la verdad, si me pusiese a escribir no me saldría ni el 0,1% de lo que ha hecho este hombre XD

    Y coincido con la apreciación de álvaro. De hecho yo, que suelo ser más benevolente, le pondría un (1) y va que chuta. Sobre todo por Hampton y Vess.

  8. Y a mí que es de lo que más me gusta de él…

  9. moose_godzilla on 5 junio 2006 at 11:52 said:

    Esta miniserie no la lei pero la serie regular (por lo menos los primeros tomos que en su momento publicó Norma) son muy interesantes.

  10. Pues yo la verdad no estoy muy de acuerdo con lo que se ha dicho. Es cierto que el dibujo agranda mucho la obra dado que a Gaiman le vimos en Sandman con dibujos que no hacen mucha justicia pero me parece que tiene un guion muy solido, sencillo pero muy bueno. Me encanta el trato que da a los personajes en todas sus obras y parece que John Constantine esta creado para que lo escriba el y esta obra aunque su argumento no tenga un transfondo tan esplendido como Sandman o Muerte tiene una buena historia con un desfile de personajes muy bien tratados como Deadman y Zatanna que se disfruta mucho su lectura.

    Yo le pondria bastante mas nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation