Lecturas presaloneras (I)

Se acerca el Saló, así que hay que acelerar el ritmo de lecturas para poder estar al día ante la avalancha de novedades de la semana que viene:

Autobiographix (Glenat) es una curiosa experiencia de Dark Horse, en la que se busca acercar el género autobiográfico a autores famosos, tanto aquellos que suelen hacer obras bien alejadas de él como aquellos que de una forma más o menos habitual lo han tratado. Como toda antología, la irregularidad es la norma, pero en este caso es realmente curioso cómo solventan su papeleta los autores elegidos. Así, encontramos desde los que buscan digamos una excusa autobiográfica centrada en su profesión, que van de la anécdota divertida como el encuentro de Sergio Aragonés con Richard Nixon a la nota nostálgica de Will Eisner, con una historia muy próxima a lo narrado en obras como El Soñador, pasando por la cruel y sarcástica autoparodia de Frank Miller, de lo mejorcito de este álbum. Por otro lado, tenemos a los que deciden contar un momento de su vida o una sensación, entre los que destacaría, pese a ser fallida, la visión “a lo McCloud” de Jason Lutes o la gastronómica elección de Matt Wagner, que se podría considerar como una irónica revisión del sentido estricto de la expresión “slice of life”. Una experiencia que, sin ser redonda, se lee con curiosidad. (2)

Goth, de Oiwa Kendi Otsuichi (Glenat), es una de esas decepciones esperadas. Parte de un supuesto atractivo, la exploración de la morbosa atracción que tiene la muerte sobre el ser humano, pero su fuelle se acaba a las pocas páginas, en un continuo de situaciones forzadas y repetitivas que en modo alguno consigue levantar el más mínimo interés. Pese a lo interesante del tema, no hay reflexión, sólo una exposición de situaciones que, en principio podría ser interesante (en una vía similar a la elegida por Suhehiro Maruo), pero lo absurdo del planteamiento impide que el tebeo pueda ir mucho más allá. Olvidable. (0)

Un comentario en “Lecturas presaloneras (I)

  1. Y a mí que este Goth me parece el mejor manga que he leido en mucho tiempo… Aunque claro, el género me gusta. Y el manga, no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation