Nuevo Cretino ¡Uy! No, perdón, CretinA

El próximo Cretino cambia de género. El número quince, será el CretinA especial “La niña bonita” (ay! que bonito eso de los números cantados con nombres…). Con un suplemento de 16 páginas de Isa, el tebeo será presentado en las Jornadas de Teatro de Calle en el pueblo de Vallekas el sábado 10 de Junio.
Más información aquí.

Más lecturas pre-saloneras

Sigo con mi incesante actividad lectora presalonera, así que va una serie de minireseñas:

– Mucho se ha hecho esperar el tercer número de Buen Provecho, la revista dirigida por Ricardo Mena que ahora edita Dolmen, pero en este caso se aplica perfectamente aquello de que “nunca es tarde si la dicha es buena”. Excelente selección de autores, entre los que destaca el incomprensiblemente inédito en España Michael Rabagliatti, con un episodio corto de su serie autobiográfica “Paul”, una de las mejores que se están produciendo en el panorama indie canadiense. Y el resto, de lujo, con colaboraciones de autores también poco conocidos en España, como James Sturm, Blanquet o Ian & Tyson Smith, junto con una buena lista de autores españoles de los que me gustaría destacar a Fermín Solís, que vuelve a sorprendernos con un cambio de estilo y temática con Harry y Hausen, un “slice of life mitológico” (os lo juro) delirante. Recomendabilísima oigan.

– La cuarta entrega de Los Muertos Vivientes de Robert Kirkman y Charlie Adlard (Planeta DeAgostini) sigue su increíble marcha ascendente de calidad, con un tomo que me atrevería a calificar de modélico dentro del género de terror psicológico. Kirkman consigue desarrollar la personalidad de sus personajes en situación límite como pocas veces he visto en un tebeo, sin dejarse llevar en ningún momento por lo sencillo o predecible. Posiblemente, una de las mejores series de continuará que se están editando en España en este momento. (3+)

Girls: Concepción, de los hermanos Luna, viene avalada con un importante respaldo de la crítica americana que servidor no puede entender tras su lectura. Es cierto que parte de un planteamiento interesante, la aparición en un pueblo de una extraña chica, desnuda y que apenas dice algunas palabras y sobre la que se ciernen sucesos inexplicables. Hay ideas sueltas sugestivas, pero los hermanos Luna consiguen transformar la historia en una especie de chiste continuado para pajilleros frikis, con dudosa carga de moralina subyacente (“atento friki, si te encuentras una escultural chica desnuda en el campo, es posible que no se hayan oído tus plegarias a San Tolkien…”). Con un estilo de dibujo muy del gusto actual en los USA, de línea clara con volúmenes dados por un color suave y desenfocado, los hermanos Luna se preocupan demasiado de ir intercalando chistes basados en dobles sentidos supuestamente ingeniosos, dejando sólo para el final un intento de desarrollar mínimamente su trama de misterio. De momento, mala, dudo seriamente que esto remonte… (0)

– Dolmen se apunta el tanto de publicar el primer álbum de James Kochalka en España, Magic Boy. Una recopilación de historias cortas autobiográficas en las que el dibujante, representándose a sí mismo como un joven elfo, va plasmando pequeñas instantáneas de su vida. Momentos intrascendentes que son retratados con una ingenuidad y frescura aplastante, que desmonta al lector y lo derrota al primer envite, quedando obligatoriamente subyugado por esa sencilla candidez con la que Kochalka se enfrenta a los pequeños detalles de la vida. Ha conseguido recuperar el espíritu curioso de un niño y trasladarlo a la madurez, en una sugerente combinación en la que la sorpresa infantil se ve matizada siempre por la reflexión adulta, reflejada aquí en ese juego de contrastes entre el autor y su mujer. Un enfrentamiento continuo entre imaginación y mundo real delicioso. Esperemos que este sea el inicio de una continua publicación de las obras de este autor en España. (3)