Lecturas saloneras (VII). Nuestra Guerra Civil

Hace setenta años este país se lanzó a la locura de una guerra fraticida. Una herida que hoy todavía no ha cicatrizado y que sigue ahí latente para muchos, desde los que prefieren tirar tierra a los que buscan todavía venganza. Pero entre todos esos extremos es necesario, como siempre nos enseña la historia, que el perdón no implica que el olvido. Que es obligado el recuerdo continuo que nos impida volver a caer en ese delirio de muerte donde nunca hay vencedores, sólo víctimas. Y Ariadna hace una propuesta excelente para ello: abordar la Guerra Civil española desde el recuerdo que aquellos que la vivieron mantienen de ella. Un recuerdo vital que el paso del tiempo amplifica o apaga, pero nunca olvida. En Nuestra guerra civil, Varios dibujantes buscan en su entorno esas historias y consiguen un nivel medio sorprendente para este tipo de antologías, siempre con la espada de Damocles de la irregularidad sobre ellos. Pero los elegidos han sabido ahondar en la memoria desde perspectivas que se complementan, desde la de un David Rubín que se reencuentra con su abuelo a partir de este encargo o la más comprometida de Felipe Hernández Cava y laura, pasando por la que es, a mi entender, la gran sorpresa del álbum, la visión de Ricardo Olivera (Fritz) apabullante y realmente conseguida, que sabe poner en una balanza recuerdo, reflexión y reivindicación. Sin aspavientos, sin excesos, pero con una contundencia implacable.
Un excelente álbum, de lectura obligada para todos aquellos que no vivieron el horror de la guerra, pero deben aprender a no repetirlo. Un gran acierto de Ariadna, que hace además una cuidada edición.

10 Comentarios en “Lecturas saloneras (VII). Nuestra Guerra Civil

  1. iván on 15 junio 2006 at 13:58 said:

    Una gran noticia volver a ver los dibujos de José Maria Beroy.

  2. Una vez leído el álbum completo, tengo que volver a decirlo: sin ánimo de menospreciar al resto de colaboradores, el trabajo de Fritz es del todo sobresaliente. Sumo a las virtudes enumeradas esa desarmante honestidad y la sencillez de las emociones que impulsan el relato y que hacen que el lector se encuentre, a su término, con los ojos húmedos.

  3. A todo esto, y sin ánimo de reverdecer polémicas que poco tienen que ver con el tebeo en sí: en efecto, una de las historias ofrece la perspectiva de una persona que luchó en el bando franquista. Quien quiera despotricar es muy libre de hacerlo, pero sería de agradecer que se tomara la molestia de leer el tebeo primero.

  4. César on 15 junio 2006 at 23:16 said:

    "una de las historias ofrece la perspectiva de una persona que luchó en el bando franquista"

    Precisamente por eso a mi es la que mas me ha gustado… pero no se me paso por alto el hecho de que en ningun momento se menciona explicitamente. Lo deducimos por los detalles y por los cuatro minimos conocimientos de historia que puede tener cualquiera sobre la Guerra Civil… yo no se si eso es buscado por Rubin (me encanta su historia y la emotividad que desprende) al considerar que el lector es lo suficientemente inteligente para darse cuenta, si lo omite por que en el fondo importa poco o nada (lucho en la guerra, es suficiente) o por una supuesta "verguenza" en ese aspecto (cosa que dudo, sinceramente)…

    Tambien creo que todo el sentimiento que desprende la historia de Angel de la Calle pierde un poco de su magia en el texto a continuacion contando que todo lo leido hasta el momento no fue tal como aparece…. en una historia contada en primera persona como una experiencia personal, descubrir que ni el personaje vivio el proceso de descubrimiento de su pariente ni este existio tal como lo cuenta en la historia es un jarro de agua fria ante una historia que sobrecoge por lo de personal que tiene… Creo un error por parte de Angel no la historia, excelente en todos los aspectos, si no contarnos los entresijos de la misma y los recursos estilisticos usados para construir el transfondo de su historia: lo que opina del Archivo de Salamanca… Cuando la realidad supera a la leyenda, se imprime la leyenda…

    Claro esta, esto es solo opinion mia producto de la lectura de un comic totalmente recomendable.

  5. Sí, si señalo lo de la historia de Rubín porque en posts anteriores había gente que ya estaba despachando el libro como "propaganda frentepopulista" (¡agárrate!). De hecho, lo deseable habría sido que el libro tuviese alguna historieta más desde la perspectiva de gente que luchase en el bando franquista. En el caso de la de Rubín, yo creo que no hace explícito lo del bando (aunque se colige con bastante facilidad) porque precisamente ahí está el meollo de su relato.

  6. César on 16 junio 2006 at 19:31 said:

    Precisamente yo es lo que echo de menos, un cierto equilibrio entre historias de uno y otro bando… a fin de cuentas se llama "Nuestra Guerra Civil"… Se que es un tema delicado, de esos que provocan cierres de post, pero es que me cuesta creer que ninguno de los autores tuvieran una historia por parte de algun pariente o conocido del bando franquista que pudiera contar su experiencia… historias como las del abuelo de Rubin, metido en eso sin comerlo ni beberlo y ni siquiera saber muy bien por que, y de esas hubo a cientos… Sobre todo despues de una historia tan demoledora como la de Pepe Galvez y Jose Maria Beroy con esa frase de "¡y estos son los buenos!"… siempre tendemos a olvidar que en el otro bando tambien hubo victimas (como en todas las guerras) y eso en este caso hace que el producto final no sea todo lo redondo que se merece ser…

    Y al que hable de propaganda, que se lea el comentario de Antonio Martin sobre la exposicion del Salon del Comic de Barcelona sobre los comics en la Guerra civil y sabra un poquito mas sobre los tebeos de propaganda…

  7. César on 16 junio 2006 at 19:33 said:

    Al hilo de mi ultimo comentario… ¿existe algun libro que trate sobre los comics en la Guerra Civil de un modo mas o menos extenso?

  8. Álvaro on 16 junio 2006 at 22:41 said:

    César: a partir del mes que viene sí: Glenat edita España en llamas. Los cómics en la GUerra Civil. de Antonio Martín

  9. César Somohan on 3 agosto 2007 at 13:23 said:

    Desde hace 8 meses estamos realizando una web homenaje el viejo Belchite, es un trabajo muy extenso y lleva mucha investigación, sobre el antes y el después.

    Me gustaría contactar con manuel collado coch para que nos permitiera adjuntar la parte del comic sobre la batalla, pero no encuentro ningun telf ni dirección.

    ¿Alguien puede ayudarme?.

    Gracias.

  10. Si os interesa la historia, si os fascina la España del siglo XX, sumergeros en la web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation