Lecturas saloneras (XXI). El Ángel Caído

Peter David podría ser fácilmente definido como uno de los guionistas que ha aportado ideas más frescas y originales al mainstream en la década de los 90. Aunque también podría achacársele ser uno de los que peor ha desarrollado esas ideas, paradójicamente porque parece confiar poco en sus propias ideas. Sirva de ejemplo su paso por series Marvel como Hulk o X-Factor, con puntos de partida que contrastaban con fuerza con la preocupante falta de ideas que sus colegas de la época sufrían. La imaginativa conversión de Hulk en un matón de Las Vegas es un paradigma de lo dicho: un punto de partida que podía haber abierto toda una nueva vida al personaje, pero que demuestra también mi segunda aseveración, motivada en este caso por la mala costumbre de este guionista de intentar estar “a la moda”, transformando lo que podría haber sido una gran saga en una especie de historia de terror con demonios, mundos de pesadilla y demás personajes mágico-demoníacos del universo Marvel para incorporar la moda que arrasaba en DC. Una empanada de gran calibre en la que ambos temas naufragaban. Pese a todo, siempre ha salvado sus series por sus excelente sentido del humor, una característica que cuando se alza en protagonista consigue los mejores momentos de este guionista (curiosamente, en series de clara vocación infantil).
Una razón que siempre me ha llevado a seguir la obra de este guionista desde los tiempos de Hulk o X-Factor, pasando por Dreadstar, Spy Boy, Soulsearchers and Company, Sachs and Violens y llegando a El Ángel Caído publicado por DC y ahora recopilado por Norma.
Una serie en la que David vuelve a caer en esa manía de intentar incorporar lo que “está de moda”, en este caso tomando de partida elementos de series tan variadas como Preacher o la “ultradureza” de las series de Millar o Ellis para construir una parábola místico-religiosa de una justiciera nocturna que se sugiere pueda ser un ángel caído. Añádasele una ciudad de pecado al mejor estilo de Nueva Orleáns y unas tramas que giran alrededor de la corrupción, sexo y drogas para que parezca que estamos ante una serie “adulta”. Sin embargo, David olvida su salvador sentido del humor para centrarse en unos diálogos teatrales y vacuos, así como en unas tramas donde parece ofuscado en acumular excesos que demuestren que estamos ante una serie adulta.
Al final, de nuevo, una empanada sin pies ni cabeza que no cumple ni siquiera el mínimo requisito de entretener, pero del que se debe salvar la sólida labor de David López, que es el único que mantiene el tipo en el naufragio con una labor gráfica que es lo único que justifica su compra. (1-)

Lecturas saloneras (XX). Ex-Machina

Aprovecho la edición del tomo de Ex-Machina, de Brian K. Vaughan y Tony Harris para reciclar una reseña que hice tras la lectura de la edición USA de esta serie.

Ex-Machina ha logrado reconciliarme con Brian Vaughan, un guionista demasiado sobrevalorado a mi entender en obras que no pasan del simple aprobadillo como Runaways o Y, el último hombre. Sin embargo, debo reconocer que con esta serie ha conseguido convencerme, con un planteamiento original y, sobre todo, bien llevado. Vaughan plantea un mundo con un único superhéroe (no especialmente espectacular o superdotado, su poder es comunicarse con las máquinas), que llega a la alcaldía de Nueva York tras los sucesos del 11-S. Y su problema es, a partir de ese momento, enfrentarse a los problemas diarios, desde la provocación de un artista que consigue sublevar a la minoría negra y blanca o el matrimonio homosexual, en lucha constante con los periódicos y los lobbies. El planteamiento de Vaughan de la serie es inteligente, jugando a un alejamiento ligeramente humorístico, que le permite no renunciar a la crítica abierta de la política americana e incluso dejar correr soterradamente una línea argumental más superhéroica en forma de clásica teoría de la conspiración, lo que le permite jugar a dos bandas, atrayendo tanto a los aficionados al género a los superhéroes como a los más reacios a él. Una serie que se lee con agrado, destacando especialmente la impresionante labor de Tony Harris, espléndido en el apartado gráfico, que ha mejorado de forma espectacular la gestualidad facial de sus personajes para la serie (siguiendo la larga estela de Maguire, todo sea dicho) (3-).

Nominaciones a los premios Lulú

Friends of Lulu es una indispensable página que intenta aumentar la presencia femenina dentro del mundo del tebeo, tanto como lectoras como autoras, y que organiza anualmente los Premios Lulu, destinados a destacar a autoras o mujeres que han desarrollado una importante labor en el mundo del tebeo y que se entregan en la San Diego Comic-con.
Las nominadas de este año son
Premio “Women Cartoonists Hall of Fame”:
– Phoebe Gloeckner (The Diary of a Teenage Girl)
– Roberta Gregory (Naughty Bits, Artistic Licentiousness)
– Linda Medley (Castle Waiting)
– Rose O’Neill (Creator, Kewpie Dolls)
– J ill Thompson (Scary Godmother)
– Carol Tyler (The Job Thing, Late Bloomer)

Premio LULU del año:
– Gail Simone (Writer: Birds of Prey)
– Lisa Jonte (Girlamatic Editor)
– Zeus Comics/CAPE (Retailer/Comics and Pop Culture Expo)
– Jen Contino (Comicon.com/pulse, contributor)
– SCHOLASTIC/GRAPHIX (Publisher: Babysitters Club, Queen Bee, Breaking Up)

Premio KIM YALE AWARD para el mejor nuevo talento femenino:
– Hope Larson (www.hopelarson.com)
– Leigh Dragoon (www.bythewayside.net)
– Clio Chang (www.cliochang.com)
– Liz Prince (comicnrrd.livejournal.com)
– MK Reed (www.mkreed.com)

Premio “WOMEN OF DISTINCTION”:
– Karen Berger (Editor, DC/Vertigo)
– Jackie Estrada (Exhibit A Press, Administrator Eisner Awards)
– Francoise Mouly (Art Director, The New Yorker)
– Ronée Garcia Bourgeois (Comics News Editor and columnist, PopCultureShock.com)
– Diana Shutz (Editor, Dark Horse)

Enlaces luneros

Pocos, pero de gran enjundia…
– Señoras y señores, reverencia y genuflexión si se tercia ante el nuevo blog de Liniers: Cosas que te pasan si estás vivo . Visita obligada. Y ojito que pasaré lista.
Las pelusas de mi ombligo es el blog del gran Fermín Solís, otro a no perderse…
– Nuevo autor con blog: Sagar Fornies.
– Más de autores: Un día en Texas, el blog de Pedro Toro.
– Y un nuevo blog de opiniones sobre el 9º arte: Comiquero reincidente