Rumori, rumori…

Me pasan el enlace a War Bulletin, una página italiana sobre cómics en la que se hace eco de un fuerte rumor que circulaba el mes pasado por Italia sobre los derechos de DC, que según parece, ha perdido la actual depositaria, Play Press. El caso es que, según esta página, las tres editoriales que estarían pujando por estos derechos en ese país serían Mondadori, Panini y Planeta DeAgostini Cómics, pero según una “indiscreción” de la distribuidora mayoritaria, Pegasus, la beneficiaria de los derechos sería Planeta DeAgostini, que ya ostenta los derechos para España.
La información es de Marco Rizzo, director de Comic US, una de las páginas más importantes sobre cómic americano en Italia. Aunque la fuente es importante, hay que reconocer que se avisa también de un posible anuncio público oficial en el pasado Festival de Mantova que no se hizo finalmente, así que, de momento, hay que tomarlo como lo que es, un rumor sin confirmación…
Lo único cierto de momento es que Play Press ya ha comunicado oficialmente que deja de publicar DC en Italia y que se ha provocado una buena polvareda de rumores y opiniones en los foros italianos.
Tengo un dejá vu… :)

Próximas novedades sins entido

El espacio sins entido cerrará en agosto por vacaciones, pero ya prepara el nuevo curso, con nuevas exposiciones. Hasta fin de año, las previstas serán:

– Del 12 de septiembre al 14 de octubre: Exposición de Elisa Arguilé.
– Del 21 de septiembre al 23 de octubre: Primer taller de pintura para niños, impartido por Virginia Patrone.
– Del 19 de octubre al 18 de noviembre: Exposición de Álvaro Pemper.
– Del 23 de noviembre al 16 de diciembre: Exposición de Eneko (por confirmar).
– Del 21 de diciembre al 20 de enero: Exposición de Pere Joan.
– Del 13 de enero al 10 de febrero: Segundo Taller de pintura para niños, impartido por Virginia Patrone.

Pero sins entido no es sólo el espacio. La editorial también prepara el nuevo curso y tiene ya en cartera las siguientes novedades para el segundo semestre del 2006:

Ganges, de Kevin Huizenga
Interiorare, de Gabriela Giandelli
Quimera, de Lorenzo Mattotti
La sangre de los asesinos, de Jacques Loustal
World Trade Angels, de Laurent Cilluffo y Fabrice Colin
Puede que esta vez, de Sonia Pulido
Profesor Bell 3, de Joann Sfar
Los tres caminos, de Lewis Trondheim y Sergio Garcia
Mi hijo el asesino, de Blutch.

Pensando

La verdad es que estas cosas te dejan un poco desubicado. En la tele ves lugares reconocibles, por los que pasas habitualmente, pero existe una extraña sensación de que eso no va contigo, de que es otro lugar. Que el dolor que vomita la televisión es mimético con el de otros lugares lejanos, que es igual, que no te afecta directamente. 41 muertos, hierros restorcidos, gente destrozada por las pérdidas… y no sabes muy bien cómo reaccionar.
Ese callo que nos ha producido la incotinente cantinela de desgracias que vemos a diario por la tele ha logrado que la muerte sea un convidado más, cotidiano y al que apenas mostramos atención.
Creo que, afortunadamente, no hay amigos ni conocidos entre las víctimas o afectados. Es un pensamiento egoista, lo sé, pero supongo que es inevitable.
No apetece mucho postear hoy.