Lecturas saloneras (XXXIII): Stuck Rubber Baby

Debo reconocer que, en su día, me sorprendió mucho la lectura de Stuck Rubber Baby, de Howard Cruse. En primer lugar, por el hecho de que fuera Paradox Press la que se encargara de la edición, una filial de una grande como DC (heredera descafeinada de la sugerente Piranha Press) que se atrevía con una obra que resumía con brillantez la historia del colectivo homosexual americano a través de la vida de Toland Polk, un joven sureño que debe afrontar su salida del armario en plena era Kennedy.
Pero sobre todo, me sorprendió por la impresionante calidad de la obra. Cruse, un desconocido para mí en ese momento (mi primera lectura de la obra se remonta al año 98 o así) era un reverenciado autor dentro de la comunidad gay por Wendel, pero su obra apenas se había visto fuera de esos circuitos y, mucho menos, había llegado a España, por lo que encontrar a un autor que demostraba ese despliegue de capacidad narrativa era cuanto menos, inesperable.
Casi diez años después, aprovecho la edición de Dolmen para releerla pausadamente en castellano, con una extraordinaria traducción de Diego García (a este hombre deberían clonarlo y ponerle a traducir todo tebeo extranjero publicado en España). Y no puedo menos que repetir todas aquellas sensaciones y descubrirme ante una de las grandes obras que ha dado este medio.
Curse consigue un delicado y difícil ejercicio de equilibrismo, a modo de los malabaristas que mantienen varios platos girando en lo alto de una vara sin que caigan ni paren en ningún momento. Usando el personaje de Toland Polk como eje de la narración, nos introduce en la sociedad sureña americana de los años 60, que se debatía entre la intolerancia de unas tradiciones ultraconservadoras, con una fuerte componente racista, y los vientos de renovación social y liberalidad que llegaban del norte y eran abanderados por la juventud. Un protagonista sobre el que se desarrolla un extenso reparto coral que va plasmando en paralelo los problemas de la comunidad homosexual y las reivindicaciones igualitarias de la comunidad negra, que Cruse compara acertadamente, pero sin dejar de evidenciar sus diferencias y, sobre todo, las contradicciones de aquellos que eran capaces de defender unas y no otras y viceversa. La búsqueda de la propia identidad de Toland se va transformando paulatinamente en el testimonio del cambio de la identidad de una sociedad que ve como sus cimientos morales y éticos deben evolucionar obligatoriamente.
Pero sobre todo, hay que destacar la capacidad de Cruse para humanizar a sus personajes. Sus errores, incoherencias y dudas son las de cualquier ser humano de carne y hueso, consiguiendo una cercanía completa hacia el lector, al que logra hacer llegar las sensaciones y sentimientos de todos aquellos que pasan por sus viñetas. Alegría, dolor, amor, miedo, ira… sentimientos universales que en Stuck Rubber Baby se reúnen y transmiten la lector con fuerza, pero dejando el espacio necesario para provocar una reflexión que nunca caerá en el fácil panfletarismo.
Stuck Rubber Baby es, sin duda, uno de esos tebeos de lectura obligada, que pone a la historieta al nivel de cualquier otra forma de expresión cultural y que se disfruta especialmente en la cuidada y excelente edición de Dolmen (4+).
Enlaces: Página de Howard Cruse

20 Comentarios en “Lecturas saloneras (XXXIII): Stuck Rubber Baby

  1. Precisamente lo empecé ayer por la noche, y no puedo si no compartir al 100 % tu opinión. Sin duda uno de los mejores comics del año, vale cada uno de los euros que cuesta.

  2. Un tebeo E-X-C-E-L-E-N-T-E, sí señor, muy merecida la puntuación. Lo siento por Dolmen porque yo tengo la edición USA (¿quién imaginaba que ésto iba a aparecer por aquí?), pero me alegro de que la traducción sea buena… porque hay mucho que traducir.

  3. Gracias por los comentarios. SRN es uno de los cómics que pueden recomendarse a cualquiera que quiera iniciarse en el cómic y sabes que tendrá una buena acogida.

    Nosotros estamos muy orgullosos de cómo ha quedado. Y a Cruse le ha encantado cómo ha quedado la edición, por cierto, lo que nos satisface aún más…

  4. Ramiro on 6 Agosto 2006 at 20:32 said:

    Lo acabe hace unas semanas y se ha convertido en otro de mis libros de cabecera. La edición es sin duda de lujo, impecable, y la traducción es de lo mejor que he visto en mucho, mucho tiempo, un verdadero ejemplo.
    Se nota que se ha cuidado y mimado la producción.
    Por cierto, muy buena la rotulación, ya que hay momentos en que la acción se sale de los bocadillos e incluso ahí se ha cuidado la cosa al máximo.
    Bufh, es que me ha encantado todo.

  5. eduardo,(yo) on 7 Agosto 2006 at 8:31 said:

    Excelente comic,lo mejor del año sin contar redicciones.

    hablando de comics excelentes,éste año no hay "mis tebeos favoritos",eran unos post,excelentes tambien.

  6. eduardo,(yo) on 7 Agosto 2006 at 8:32 said:

    Me comí la ?,inconvenientes de escribir trabajando a la vez.

  7. Sergio on 7 Agosto 2006 at 10:38 said:

    Lo tengo en casa aunque aún no lo he leido y la verdad es que le tengo muchas ganas. Lo que sí espero es que sea muchísimo mejor que Wendel que me defraudó mucho e incluso me hizo dudar de si comprar Stuck Rubber Baby. Pero con todos los cometarios elogiosos que veo creo que no hay peligro de que esta vez me suceda lo mismo ;-P

  8. por cierto, es tontería, pero…¿por qué no se tradujo el título?

  9. eduardo,(yo) on 7 Agosto 2006 at 12:24 said:

    Sr.punch la explicacion que viene en el comic es razonable.

    en español quedaba un `poco rídiculo.

  10. Mar on 7 Agosto 2006 at 13:30 said:

    Está pendiente en la mesilla, con otro buen montón y esperando un hueco porque el tío Berni y su inglés se empeñan en ponérmelo difícil…

    Besitos

  11. eduardo… pero ¿cuál sería la traducción? vamos, que no lo tengo, aún ;)

  12. Álvaro on 7 Agosto 2006 at 14:54 said:

    Me parece que la mejore opción es no traducirlo y un subtítulo, como se ha hecho. Es una juego de palabras absolutamente intraducible, como bien se explica en el libro.

  13. Pedro Gómez on 7 Agosto 2006 at 15:48 said:

    Totalmente recomendable, sin duda esta edición supera con creces a la original que también tengo (no me extraña que a Cruse le haya gustado).

    Espero que funcione, ya que es este tipo de obras las que hacen que el cómic salga del güetto, ya que por lo fuerte del contenido de su historia (real como la vida misma) gusta a todo tipo de personas: aficionadas al cómic y no aficionadas, amantes de los superhéroes, del cómic alternativo, del franconbelga y puedo deducir que del manga.

  14. eduardo,(yo) on 8 Agosto 2006 at 8:40 said:

    Sr.Punch te hablo de memoria,lo tengo en casa..

    pero viene a ser algo así como "El baby del condon despegado"..

    pero es recomendable al 100%,junto al agujero negro,los dos mejores comics del año hasta ahora con diferencia.

  15. Alberto Granados on 8 Agosto 2006 at 16:39 said:

    Me lo había comprado y no me lo había leído hasta el momento. Tras leer los mensajes lo he hecho y he de decir que estoy disfrutando de lo lindo. Un 10 para el autor y un 10 para la edición.

  16. álvaro… pues no sé yo cómo se tomarían mis padres lo de que hubiese clones míos :) Bromas aparte, muchísimas gracias por tus palabras. De verdad. Las circunstancias que rodearon a este tebeo fueron bastante complejas, por decirlo de alguna manera, pero satisface que la acogida sea buena. Se hace lo mejor que se puede y que se sabe. Y con respecto al título, todavía tengo en el portátil un archivo llamado 'Nena Goma Colgada' que nunca quiso ser la traducción oficial del título, ni mucho menos, pero que sí acabó siendo una especie de broma privada (bueno, ahora ya no tanto) entre Vicente García y un servidor. Un abrazo… por cierto ¿nos veremos en Coruña?

  17. I'd like to try to explain the meaning of the title "Stuck Rubber Baby," but I will have to do it in English, since my Spanish is, as they say in the USA, rusty. I am Howard Cruse's husband, Ed, and we had a very amusing time reading Google's automatic translation of your blog entries from Spanish to English. I can only imagine what Google will do to these words if you submit them to Google's translation machine.

    So, yes, in American slang, a "rubber" is a condom. And a baby does get born in the book (and in Howard's real life years ago) because of an old rubber that rode around in a wallet for years and, when it was finally called upon for use, was all dried out and stuck together.

    But "stuck" has another meaning, directly related to its formal meaning. It's used when you want to say that someone just can't seem to get past some point in his growth, or his life. And "baby," when used about an actual adult, means he is infantile and self-centered. Which is what the book's hero, Toland, is at the time the book starts. A lot of the book is about the terrible consequences of Toland remaining stuck in babyhood while the people around him are taking risks to do the right thing.

    I know I have a lot of nerve trying to explain my husband's art, and I hope that after Howard reads this he will still be talking to me, kissing me, and letting me sleep in the same bed.

    With love from Massachusetts, the one US state where we can be married, to Spain, where the whole country has grown up enough not to be stuck on silly prejudices!

    Ed

  18. Thank you very much for your answer, Ed, and tell your husband keep on creating books like this.

    I wanna be grateful for you try to explain it because people like me have very reasonable doubts about your husband's title work.

    That's all, sorry for my english.

    I'm glad to chat with you,

    ¡¡Adiós!!

  19. Pingback: Loose Cruse: The Blog » Blog Archive » More Me Overseas

  20. Pingback: Stuck Rubber Baby (Mundos Diferentes), de Howard Cruse | El blog de Metropolis Libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation