Lecturas. La Perdida

Transgresión: Dícese de aquél que quebranta o viola un precepto o ley. Un concepto peligroso para algunos, pero que en el campo creativo es fundamental y necesario hasta la extenuación, como trampolín constante para nuevas experiencias. Un concepto que logra su mayor alcance y efecto cuando se aplica sobre las leyes más establecidas, sobre los principios inviolables, como por ejemplo, en las no escritas leyes del género. En el género de cualquier tipo, ya sea fantasía, terror, ciencia-ficción, histórico, bélico, western o cualquier otra etiqueta que se le quiera poner, podemos comprobar como las grandes obras van asociadas, generalmente a una transgresión, desde las más brutales a las más sutiles, como bien atestiguan, en el caso de la historieta señores como Alan Moore, Neil Gaiman o incluso Will Eisner. Señores que tomaron un género y lo mezclaron, deshicieron o, sencillamente, le dieron la vuelta hasta conseguir algo original y distinto que sorprendiera al lector.
Un concepto éste de la transgresión que parece poco propio del “slice of life”, en el fondo un género no asumido como tal, con sus propias reglas que incluso, si se me permite, llegan a ser más estrictas y conservadoras que las de los géneros clásicos en su intento repetido de evitar la clasificación. Pero también este género es susceptible de ser manipulado para lograr nuevos resultados, como demuestra Jessica Abel en La Perdida.
Una autora reconocida como uno de los grandes exponentes de ese extraño mejunje entre autobiografía, costumbrismo y exhibicionismo llamado “slice of life”, que había demostrado en obras como “Mirror, Window” o en su revista Artbabe que tenía cosas que decir y que, sobre todo, cuidaba con primor la narrativa, estudiando y buscando fórmulas y recursos aplicables a una forma de entender la historieta que encuentra su mayor problema precisamente en la dificultad que tiene evitar el concepto de “bustos parlantes”.
Precedentes todos que hacían presagiar que La Perdida iba a ser un tebeo a priori interesante, centrado en la experiencia de una americana en México, en el que rápidamente se podía entrever la propia vida de la autora, que había pasado un par de años en tierras allende Río Bravo. Un prejuicio que es confirmado con las primeras páginas, un excelente testimonio del contraste cultural entre la ingenua e idealista Carla con esa mixtura de cultura ancestral e influencias hispanas y americanas que es México. Sin embargo, a medida que avanza la obra, hay pequeños detalles que empiezan a no cuadrar. La estructura narrativa no es la habitual en estos casos, es más dinámica, más abierta; respondiendo a las necesidades de un argumento que comienza a dar muestras de que hay sorpresas a la vuelta de página, que cristalizarán con la decisión de Carla de prorrogar su estancia convirtiéndose en ilegal. Una paradoja, una inversión de papeles respecto a la realidad que es el disparo de salida para la trasgresión que Abel nos preparaba. Poco a poco, el argumento se va ensombreciendo, saliendo del slice of life para caminar por el sendero del thriller más duro. De súbito, la acción se instala en un mundo fronterizo más propio en el que los enfrentamientos entre bandas, la delincuencia organizada son los protagonistas, con la única ley de la supervivencia del más fuerte. El viaje placentero de búsqueda de sus orígenes se convierte en una pesadilla, en un viaje iniciático en el que la ingenuidad y bondad de Carla serán arrebatadas brutalmente por una realidad magníficamente orquestada por Abel en un reparto coral que representan a todos y cada uno de esos tópicos con los que los americanos ven el mundo más allá de la frontera. Convertida en uno de esos inmigrantes ilegales que la sociedad de su país desprecia, Carla vivirá un infierno que dista muy poco del que se puede vivir en muchas ciudades del mundo donde la miseria lleva a la delicuencia. El contraste cultural, paradójicamente, no hace ahora más que dejar paso a una extraña similitud que demuestra que, en el fondo, en las bajezas del ser humano hay muy pocas diferencias raciales o nacionales.
Cuando se termina de leer La Perdida, su título adquiere todo su sentido, ahondando en ese sentido de burbuja de aislamiento con el que vemos las noticias que cotidianamente la televisión nos muestra de la desgracia ajena.
Jessica Abel ha bordado uno de esos ejemplos claros donde el mestizaje de géneros da lugar a fructíferos resultados, consiguiendo con La Perdida una de las mejores obras que se han visto en el tebeo USA en los últimos años.
Sería una lástima que la aparición de este título en pleno periodo vacacional lo relegara de las estanterías, porque no sólo la obra es brillante, sino que la edición de Astiberri es sencillamente exquisita, al mismo nivel (o incluso mejor en algunos aspectos) que la lujosa de panteón. El único pero que se le puede poner no tiene nada que ver con Astiberri y es, por desgracia, consustancial a una edición en español: el uso simultáneo de inglés, español y jerga spanglish en el original, que consigue un resultado absolutamente intraducible en nuestra lengua, pero que refuerza ese enfrentamiento entre culturas y actúa como recursos narrativo en muchos momentos. Un tebeo excelente (4).
Enlaces:
Página web de Jessica Abel
Artbabe.com
– Entrevistas en The Comics Journal: #190 y #270
– Entrevista en Suicide Girls
What is a Graphic novel?

19 Comentarios en “Lecturas. La Perdida

  1. lokodatar on 15 Agosto 2006 at 17:28 said:

    He de decir que me lo he leido anoche de un tiron, no se si por interesante,

    o por el anhelo de que suceda algo en la siguiente hoja que compense la inversion en un comic, muy bien editado, lujoso y comodo para leer, releer y pasar a la estanteria de larga duracion, pero no al alcance de todos los bolsillos, ni del gusto de todos los paladares.

    Posiblemente estas ganas de mas, hayan sido perjudiciales a la hora de evaluar una obra bien escita y mas que correctamente dibujada, lo cual ya es mas de lo que muchos pueden dar.

    La autora nos habla ,con las desventuras de Carla ,nacida estadounidense pero deseosa a mas no poder de ser mexicana como sus raices paternas, (Carlita le dice Memo), de un D.F. mexicano sucio, corrupto, alegre, honrado, pobre, ladron, marxista y festivo en un coctel de personajes y lugares variopintos .

    Asi, vemos a hijos de papa, a truhanes, a traficantes, a matones, a empresarios de la nueva era informatica o enamoradas almas en pena y lo mismo asisitimos a un desengaño amoroso que a una fiesta aderezada con tequila y coca y amenizada por un D.J.

    Todo ello nos da la sensacion de una ciudad caotica, para un pueblo caotico y temperamental que se debate entre sus raices mas profundas representadas Frida Kahlo (no hace mucho que hubo un biopic con otra mexicana universal que es Salma Hayek ) y los deseos y anhelos de mas de uno de rendirse al lado oscuro e ir a E.E.U.U., a Chicago por ejemplo.

    Nuestra ingenua protagonista avanza en la trama entre sus sueños de ser una mexicana mas y su realidad de extranjera en un pueblo que la acoge y la rechaza por igual en su condicion de mestiza.

    El abundante y florido cartel de secundarios hace que la historia siempre sea amena, y que cada pagina tenga algo que contar, subiendo el nivel de intensidad e interes segun vamos acercandonos al desenlace ,por los acontecimientos que suceden y han de suceder y que no es posible desvelar en este comentario.

    Asi que ya sabes, un buen comic, que es mas que eso una vez mas, con una buena historia que no te dejara indiferente ,pero en la que no encontraras esos superheroes de capa, que a mi tambien me gustan, mas con la vida que se da en algunos lugares me hacen dudar de su existencia.

    Por cierto, yo tambien voy a puntuar: 7/10

  2. eduardo,(yo) on 16 Agosto 2006 at 8:48 said:

    Excelente comic,en el cual es imposible destacar algo,guion,dibujo y narrativa van de la mano para conformar un comic de los que merecen estar en cualquier biblioteca,aunque no seas aficionado al comic.

    De lectura y compra obligada.

  3. Buenas,

    Me he escapado esta mañana a una libería especializada y lo he tenido en las manos pero no me he decidido pq vale 22 eurones, a pesar que ya había leído muy buenas crñiticas de este cómic.

    Releré las reseñas el fin de semana y a lo mejo el lunepor la tarde es la primera compra post-vacacional saliendo del curro.

    Saludos

    ET

  4. spendius on 16 Agosto 2006 at 16:24 said:

    Pensaba comprarmelo, pero ahora lo dudo, desde luego sería por el dibujo ya que la trama ha sido profusamente destripada, no una sino dos veces…

    Muchas Gracias

  5. Álvaro on 16 Agosto 2006 at 18:00 said:

    spendius: la trama no ha sido destripada. Me he cuidado muy mucho de restringirme a lo que se puede leer promocionalmente por internet. Desde luego, con lo que yo he dicho, no se tiene ni la décima parte de la trama.

  6. Álvaro on 16 Agosto 2006 at 18:04 said:

    Vamos, que no hay ninguna sorpresa estilo Spiderman, si es a lo que te refieres. Lo que he dicho, repito, es lo estrictamente conocido.

  7. PLEIKU on 16 Agosto 2006 at 22:25 said:

    probando.

  8. Jessica hace obras sin parangón…una pasada de tbeo…de lo mejor de l@s autores de hoy día…

  9. doctor Sí. on 16 Agosto 2006 at 23:43 said:

    ¡SÍ!

  10. eduardo,(yo) on 17 Agosto 2006 at 8:22 said:

    Spendius,Alvaro no ha destripado nada,cómpralo,despues del thriller vienen las reflexiones,es un tbo total.

  11. laputalavirgen on 17 Agosto 2006 at 10:03 said:

    creo recordar que la tía ésta firmaba ejemplares en Madrid Cómics ahora a finales de Agosto… quizás el 28, que alguien me corriga si me equivoco,

    respecto a lo de transgresión… habré de leerlo pero vamos, parece la estructura típica de cualquier peli de serie B, como Battle Royale, un giro brusco pero a fin de cuentas predecible(sólo al fin), lo espectacular digamos que se limita a la cosquillita que te da la inercia del looping, lo importante es que una vez concluido tengamos un final redondo que nos deje con una sonrisa en los labios y no una vomitona en el coco,

    sólo las obras que proyectan la realidad de su viaje iniciático con la claridad de un espejo consiguen ese choque sensitivo que bien se puede llamar paradoja. La predecible sorpresa, previsible incluso(por ello más meritoria), de la imagen inversa de un reflejo que no se sabe tal hasta que ya estamos dentro, el reconocimiento de algo embebido en la auto contemplación, una historia que sólo es historia cuando ya ha pasado, puede parecer vista así la cosa que esto sí que responde a los inevitables arquetipos del cómic, pues no es la historieta historieta sin historia, y no es otro el sentido de este arte que el de plasmar imágenes en nuestra retina para que ésta les de la vuelta y las dibuje en el cerebro con la verdadera forma en que las vemos, pero decir esto sería una verdadera gilipollez, y puesto que dicho queda, me pregunto ahora auto contemplativo… seré gilipollas?… o todo lo contrario?,

    una historia redonda es una historia que empieza con unos ingredientes determinados, se gira sobre sí misma en una regurgitación de narrativa digerida y acaba, no hecha mierda, o sí, pero con ese sabor en que los paladares expertos se congratulan de reconocer la composición, con sus puntos dispersos pero perfectamente alineados, si esta obra es un plato exquisito o no… mmm… tendré que catarla,

    Saludos membrales.

  12. eduardo,(yo) on 17 Agosto 2006 at 10:26 said:

    Redios,Grant morrison camuflado escribiendo en la carcel

    enhorabuena Alvaro!!!.

  13. Álvaro on 17 Agosto 2006 at 12:47 said:

    cátala, cátala…:)

  14. SPENDIUS on 17 Agosto 2006 at 16:33 said:

    Eduardo me remataste con lo de las reflexiones finales, sigo pensando que a veces como en este comic, algunos comentarios son excesivamente prolijos con el argumento.

    Koni

  15. Princesa Urbo on 17 Agosto 2006 at 21:33 said:

    La tengo a medias por culpa del personaje de Carla. Es de esos prsonajes que se atragantan…según leo pienso: no es posible tanta tonteria junta en tan poquito cuerpo.

  16. lokodatar on 19 Agosto 2006 at 16:35 said:

    lo del personaje de carla lo comparto,

    por cierto estreno blog , os invito a todos a dar una vuelta:
    http://neuronasasesinas.blogspot.com/

  17. Ortopédico on 22 Agosto 2006 at 17:41 said:

    Yo lo defino así, las peripecias de una chica estupida, pero otra cosa digo y lo digo a sabiendas que puede ser algo que cree fractura, pero esos personajes hippies y misticos existen conozco carlas en la vida real y memos en la vida real memo es un protagonista de la historia y conozco oscars en la vida real tambien y esa gente se une y se hace pandilla y esto que narra esta tan bien, tan bien narrado que es perfecto y es ficcion y aunque es ficcion funciona de un modo perfecto en el comic no es documental es trama y guion pero los personajes son reales siendo ficcion

  18. Buff me parece increible tal cantidad de elogios a este comic, de verdad. Indignado me voy.

  19. No es tan bueno.

    La trama promete al principio hasta convertirse en un final provocado, exagerado y desprovisto del rasgo de interés que ocasionaba el choque cultural del inicio de la obra. Por la protagonista me cuesta asimilarla durante todo el comic: Sin intenciones, sin motivos, la unica sensacion que me transmite es que es una postadolescente sin rumbo ni suficiente personalidad para mostrarse firme en una base existencial propia para su edad. Le falta fondo y madurez tanto a ella como a la historia.

    Solo faltava el comentario de Scott McCloud vaticinando las maravillas de esta novela en la contraportada… si lo llego a leer el dia de comprarlo lo dejo donde estaba.

    Respecto la técnica a mi parecer el uso del pentel resulta exquisito dando un resultado cercano y mas natural, sin embargo no por ello se vuelve un imprescindible.

    Me gustaria resaltar también que el formato y tamaño de la edición me parece excelente, no podian hacer mejor eleccion.

    Lo comento por si alguien duda en gastarse los veintitantos euros que vale. En mi caso, de saberlo, me lo habria ahorrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation