Lecturas. The Maximortal

Norma acaba de publicar esta semana el volumen recopilatorio de The Maximortal, última entrega de la innombrada trilogía de Rick Veitch dedicada a los superhéroes que comenzó con The One. Una obra ya de madurez, que recopila las ideas expresadas en The One y Bratpack para darles forma definitiva, asentándolas filosóficamente y dándoles una entidad propia. Y para eso, nada mejor que tomar la esencia del superhéroe y estudiarla desde su concepción más conocida: el Superman de Siegel y Shuster. Partiendo de la teoría del superhombre nietzchiano, el Übermensch, Veitch desarrolla la leyenda de Superman conectándolo con su historia, creando una obra singular, un ejercicio de metalingüismo que une realidad y ficción en una única línea histórica. Un recurso que le permite denunciar las terribles condiciones creativas que sufrieron los autores de la “golden age” mientras paralelamente reflexiona sobre la creación del concepto de superhéroe y la razón que lo hace tan popular, tan intrincado con la noción de héroe y con la necesidad del ser humano de creer en las leyendas.
A través de esas dos líneas argumentales que The Maximortal desarrolla, la unión de realidad y ficción fructifica violentamente en la figura del superhéroe, representado siempre como un niño hecho adulto, una tábula rasa, una “idea perfecta” que madura sólo a través de la imaginación de sus creadores transformándose lentamente, proyectando sus afanes, pero también sus miserias, en un contraste radical entre lo humano y la perfección del concepto.
Y de nuevo Veitch consigue un tebeo brillante, un inteligente ejercicio crítico, provocador hasta la exageración, que parte de los cimientos del género, del Gladiador de Wylie para llegar a teorías sobre el género provocadoras y atrevidas, que no olvidan un reverencial respeto hacia la figura del creador.
Atentos también al interesante epílogo de Veitch, en el que desarrolla de forma me atrevería a decir que didáctica la equivalencia entre la base ideológica de Superman con la filosofía de Nietszche.
Ahora sólo queda esperar que Norma publique Bratpack, la parte de la trilogía menos teórica y más evidente, en la que Veitch mete de nuevo el dedo en la llaga, denunciando las incongruencias del superhéroe que quería vender el mainstream.
Una excelente obra, de la que se echa en falta en este caso el brutal color original, que acentuaba la ultraviolencia con la que Veitch muestra al superhéroe. (3+)

5 Comentarios en “Lecturas. The Maximortal

  1. Francis 7 on 25 agosto 2006 at 11:01 said:

    álvaro, ¿podrías compararlo con "The One" en fondo y forma? Es para ver si lo pillo o no, q a mi ElOne me dejó so-so…

    Por cierto, ya le ves las orejas al lobo, eh?(o a los lobitos, mas bien) XD Todo lo bueno se acaba!

  2. Álvaro on 25 agosto 2006 at 11:35 said:

    Mmmmmm… es dieferente completamente. Mientras que The One es hijo de los setenta, de la psicodelia, Maximortal lo es de los 80, mucho más anclado en la realidad, menos hippy si se quiere.

  3. Jo, justo el que me falta de la trilogía… pues otra compra segura, menuda ruina. Me encanta (casi) todo lo que hace Veitch, sobre todo si trabaja sobre sus propios guiones.

  4. Eso, yo también me uno a la petición de BratPack que reivindicaba el otro día hablando de Army@Love su nueva obra para Vértigo.

    Y ya de paso ahora que van a reeditar en un solo tomo su obra para Epic, lo mismo para Abraxas and the earthman.

  5. manuelruiz on 27 agosto 2006 at 20:38 said:

    Sin duda un firme candidato a mejor comic del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation