Lecturas variadas: Pelusas, llamas y humo

Nueva entrega de Las Pelusas de mi Ombligo, el fanzine particular de Fermín Solís en el que va confirmando un sugerente universo particular en el que realidad y costumbrismo se unen suavemente con sueños y fantasía. Fermín juega de nuevo con formatos y recursos narrativos de toda índole, desde el homenaje al chico ostra de Tim Burton (transformado aquí en un castizo chico abanico) al thriller doméstico con componentes terroríficas (que sí, que consigue inventarlo este hombre). Historias en las que comparte sus experimentos y experiencias con el lector de forma sincera y abierta, sin aspavientos ni excesivas ambiciones, lo que añade más valor si cabe a la iniciativa. Una característica que lo diferencia de otras experiencias que siguieron idéntico camino, pero que Fermín parece abordar desde una campechanía y bonhomía que obliga a simpatizar automáticamente con estas pelusas ombligueras que propone.
Una revista a seguir.
Y por su parte, el número 4 de HUMO incorpora nuevas firmas a su ya reputado plantel que refuerzan la propuesta dirigida por Juanjo el Rápido. Nombres nuevo o no tan nuevos, pero que suponen toda una agradable sorpresa, como la recuperación de la añorada elegancia de Joaquín López Cruces, una granadino al que sigo (con dificultades, que el nomadismo de este hombre es tremendo) desde que lo descubriera en Madriz y que con cuatro escasas páginas da una lección de saber hacer, con cuidada y estudiada narrativa que usa con inteligencia los planos y el ritmo. Un fichaje de lujo a los que hay que añadir dos debilidades personales: Sonia Pulido y David Rubín. La primera, aportando es sutil combinación de onirismo y lucidez que tan bien ejercita (lástima que el obligado blanco y negro nos prive de su precioso color) y el segundo, rompiendo una línea de estilo pausada y tranquila con su violenta línea, con viñetas atropelladas y plenas de vigor y fuerza, como es siempre este gallego, imprescindible en la escena nacional actual. Y, por supuesto, los “de siempre”, desde un Lorenzo Gómez que dice de momento adiós a su curso de sexología hasta un Berrio que por sí mismo justifica la compra de la revista. Una propuesta obligada.
Dolmen, por su parte, publica Barsowia en llamas, un recopilatorio en el que se publica en castellano una selección de las mejores historias del fanzine gallego Barsowia. Un catálogo de razones que ayudan a afirmar que la actual generación de autores gallegos es una de las más brillantes que se ha visto por debajo de los Pirineos en años. Brais Rodríguez, David Rubín, Diego Blanco, Kike Benlloch, Hugo Covelo, Roque Romero, María López…nombres que deberán (o deberían) formar parte de la historia del tebeo, pero que tienen que enfrentarse a las duras condiciones de edición que vive la industria española de la historieta. El fanzine Barsowia ha sido, junto a BDBanda y otras experiencias, una muestra clara del dinamismo (afortunadamente) incorregible de los autores gallegos, siempre con ganas de buscar nuevos caminos y experimentar con el lenguaje de la historieta, escudriñando e investigando las posibilidades del medio. La oportunidad de leer en castellano estas historias (aunque el gallego tampoco es tan complejo oigan, no me sean perezosos) es el mejor momento para acercarse a toda una forma de entender la historieta. No os lo perdáis, porque seguro que encontraréis un autor (o varios) que pasará a formar parte de vuestros imprescindibles.

6 Comentarios en “Lecturas variadas: Pelusas, llamas y humo

  1. Desde este púlpito que nos cede amablemente álvaro me permito recomendar otra de las novedades Coruñesas del sello Polaqia (aunque para qué negarlo todas merecen la pena); Tanque Familiar, de Diego Blanco… sin duda la lectura que más me ha atrapado de todas cuantas compré en el viñetas.

  2. Si, TANQUE FAMILIAR MOLA!!!!!!!

  3. Sí, mola, pero no os dejéis engañar… ¡La bola de demolición no está incluída en el precio!

  4. illrocco on 31 Agosto 2006 at 11:32 said:

    No, la bola no está incluida en el precio, pero tengo entendido que Diego dispone de unas cuantas ligeramente machacadas a buen precio. Tiene que tener alguna a mano cada vez que se plantea abordar un nuevo género…

    TANQUE FAMILIAR!!! TANQUE FAMILIAR!!!

  5. Monteros on 31 Agosto 2006 at 18:45 said:

    No, las pelusas en el ombligo es un mal, mal cómic, si Fermín me irrito en "no te quiero pero…" aqU…¡joder, no me gustó!

  6. Dieguito on 1 Septiembre 2006 at 10:07 said:

    Gracias, gracias.

    Ya sabeis que podeis disponer de mi cuerpo para lo que gusteis, siempre que coincidamos en el mismo espacio físico (Hmmmm!), con unos antes que con otros.

    Dieguito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation