Manga hasta en las farmacias…

Si hay que justificar que a uno le guste el anime, nada mejor que acudir a argumentos científicos. Y no lo digo por partidismo o deformación profesional, que la hay, evidentemente, sino por auténtico convencimiento y creencia en el método científico y sus resultados. Así que nada mejor que ver lo que han demostrado los médicos dirigidos por Carlo Bellieni, según leo en el blog de Salud de El MUNDO: el poder analgésico de la TV en los niños (y en los adultos oigan, que un día de estos tengo que contar yo mi reflejo somnífero pavloviano a la banda sonora de Falcon Crest), en particular con el uso de dibujos animados japoneses.
Ahora bien, si el método científico se aplica en toda su extensión, habría que comprobar si es lo mismo en formato TV, cine o DVD o incluso si el manga tiene este acción terapéutica, que todo es posible.
No, si al final el manga se venderá hasta en las farmacias…

Pidiendo al Previews

Me había dejado de lado mi tradicional listado de cosas interesantes del Previews americano. Retomo la tradición con una selección de lo considero más interesante del catálogo de novedades de Octubre:

Tales of the unexpected #1, de Lapham y Azzarello. p89 3.99$. Curiosa combinación: dos excelentes guionistas de género negro haciendo una serie de temática fantástico/terrorífica. Puede salir de todo.
The Authority #1, de Morrison y Ha. p104 2.99$. Morrison continua la labor de Ellis y Millar. Cuenta con un buen dibujante, veremos si su actual dispersión no afecta demasiado a su trabajo.
The Absolute Sandman HC Vol1. 99$ p117. Nuevo recoloreado, gran tamaño, 612 págs… una edición de lujo, pero no tengo claro hasta qué punto vale esos 100EUROS contando por ejemplo con la buena edición que Norma sacó en España
American Splendor 2, de Pekar y varios 2.99$ p119. Que DC publique American Splendor es una sorpresa, pero que encima colaboren con él Eddie Campbell o Richard Corben ya una razón de compra inexcusable.
Alan Moore’s Exit Interview SC $9.95 p219. Una larga entrevista al creador de From Hell.
Dream of the rarebit fiend: the saturdays, de McCay. 29.95 p262. Edición de lujo, a gran tamaño, de esta serie de McCay. Serie una compra fija, pero edita Checker, que está masacrando a McCay en the Early Years.
The Complete Chetser Gould’s Dick Tracy 1, $29.99 p301. La moda de reediciones de clásicos sigue con toda una institución del género negro. Obligatorio.
Acme Novelty Library 17 HC, de Chris Ware 16.95 p286. Nueva entrega de la obra más rompedora de la historieta de los últimos 25 años.
The Complete Moomin 1, de Tove Jannson 19.95 p286. Otra sorpresa: una obra infantil, desconocida para muchos, pero sencillamente deliciosa.
The Comics Journal 279 $9.95 p288. Dedicado a Joost Swarte.
Perfecty clear, de Paul Hornschenmeir. 19.95 p290. Nueva obra del creador de Mother, Come Home.
The Neil Gaiman reader. $19.95 p394. Dos entrevistas a Gaiman.
Dr. Strange The Oath, de Vaughan y Martín. (p35 Marvel) $2.99. No soy muy fan de Vaughan, pero siempre me ha gustado en Dr. Extraño (sobre todo en su etapa Ditko). A los lápices, el español Marcos Martín.
Wolverine#1, de Lapham y Aja $4.99 (p66 Marvel). Tengo verdadera curiosidad por ver qué puede hacer Lapham con un personaje tan fuertemente marcado por los tópicos. Ojito a la labor de David Aja.
Criminal #1, de Brubaker y Phillips. $2.99 (p80 Marvel). Una de las series más esperadas de los últimos meses: el equipo de Sleeper se une de nuevo en una serie negra. Compra obligada.
Marvel Masterworks Tales of suspense #1 $49.99 (p88 Marvel). Tomo de lujo dedicado a esta colección de historias de Suspense y terror con autores de la talla de Buscema, Williamson, Kirby, Ditko…

Lecturas. Perros Hambrientos

Tenía verdadera curiosidad por leer Perros Hambrientos, la conclusión de la saga del Cuarto Mundo que Jack Kirby abordó una década después de su abrupta cancelación. Una saga excesiva en todos los aspectos, pero definitoria de la concepción cósmico-épica que tenía Kirby de la aventura, cima de las ideas que ya se apuntaban en las sagas galácticas de los 4 Fantásticos (y que ahora, con la distancia del tiempo, parecen cada vez más atribuibles a Kirby y no a Lee). Sin embargo, el ecuador de la década de los 80 ya empezaba a dar muestras de lo que Moore denominaría la “Era Oscura” de los superhéroes, donde difícilmente encajaba la visión del género que Kirby mantenía casi desde los 60, algo que no se le escapaba al autor, sabedor de que su tiempo había pasado.
Y esa sensación es palpable en Perros Hambrientos, una novela gráfica en la que el gigantesco plan del Rey es comprimido y sintetizado en apenas unas páginas, reduciendo la grandilocuencia habitual del Cuarto Mundo a un confuso y apresurado fluir de la acción, apelotonada, vomitando ideas una detrás de otra. Kirby parece presuroso por acabar una historia que no tiene demasiado sentido acabar.
Un triste final para una gran saga que es, además, masacrada por la labor de entintadores y coloristas. Pese a que las páginas entintadas por Royer son fieles a los lápices del dibujante, los otros dos entintadores masacran sistemáticamente su trabajo, convirtiendo el dibujo cortante y dinámico de Kirby en una caricatura de su estilo. Un resultado que todavía es más destrozado por unos coloristas que no entienden que el color no puede dar volúmenes a su dibujo y que, en muchos momentos, restringen su trabajo a un simple caleidoscopio de colores, sin el más mínimo sentido del balance o la armonía cromática. Un tebeo, por desgracia, totalmente olvidable, sólo para completistas de Kirby.
Personalmente, prefiero ver en la saga de Orion que actualmente publica Planeta en su colección de Clásicos DC la verdadera continuación de la saga del Cuarto Mundo. Un trabajo lleno de respeto y admiración por el Rey, que continúa sus conceptos e ideas con la única idea en mente de divertir y entretener al lector con una saga épica y colosal.

Agenda. 1er Encuentro Interplanetario de Fanzines

El 1er Encuentro Interplanetario de Fanzines, el evento galáctico fanzineroso más importante del universo conocido tendrá lugar el próximo 9 de Septiembre en Vallecas, aprovechando las fiestas populares. Organizan los chicos de Cretino, y lo definen así:

“Lo cierto es que no se si es el 1er encuentro de fanzines de Comics que se va a organizar en Madrid, en Spaña o en el continente euroasiático. Lo que sí que es cierto es que los Cretinos vamos a organizar un Encuentro de Fanzines de Comics en el que esperamos que colaboréis. Visto que los salones de comics quieren enterrarnos introduciéndonos cada vez más a menudo en reducidos zulos más parecidos a un nicho que a un stand, hemos decidido que además de quejarnos tenemos que hacer algo.
Como la esencia del fanzine es el “háztelo tú mismo” pretendemos aunar esta idea con la de estar en los salones de comic y así hacernos nuestro propio Salón de fanzines de comic.
Para ello necesitamos de la colaboración de todos aquellos fanzineros que os interese la idea.
Nosotros ponemos el lugar, la comida y la fiesta (y a quien lo desee hasta un techo para sobarla), vosotros lo que poneis es vuestra presencia, vuestros fanzines y el difundir esta noticia todo aquel que creais que pueda estar interesado.
Estos son los datos:
1er ENCUENTRO INTERPLANETARIO DE FANZINES DE COMIC de VALLECAS
Cuando: El Sábado 9 de Septiembre de 2006. Coincidiendo con las fiestas del Pueblo Vallecas.
Dónde : En el Chiringuito del colectivo Kontracorriente. Recinto Ferial de Villa de Vallecas
Horario: Todo el día. de mañanita hasta que el cuerpo aguante.
Ofrecemos: Stands para que pongais vuestros fanzines. Exposiciones de fanzines. Comida popular. Concierto para acabar la muestra y alojamiento. ¿Qué más podemos dar?
Difundid esta noticia en foros, blogs y a la gente que creais que pueda interesar.
Animaos y apuntaros en cretinolandia@yahoo.es . Y si no lo vendemos todo, seguro que al menos nos lo pasaremos fruta madre.”

Viñetas explosivas (y sigue)

Parece que el famoso asunto de las viñetas sobre Mahoma se vuelve a reactivar. Por lo menos en Francia, donde Charlie Hebdo acaba de recibir cuatro denuncias judiciales por el especial que realizó respondiendo a las quejas sobre las famosas viñetas, como informa Actua BD. Ya comenté en su día que la postura de Charlie Hebdo me parecía que era echar leña al fuego de una polémica manipulada claramente por intereses políticos, pero es evidente que, independientemente de cualquier opinión sobre lo acertado o no de su publicación, la libertad de expresión está por encima de todo y no parece tener mucho sentido la acusación de “racismo” que se esgrime para justificar las denuncias.
Curiosamente, este mismo mes la misma editorial publicaba un especial “Blasfemias” que me parece mucho más oportuno y reflexionado, haciendo un largo repaso a todas las persecuciones que la libertad de expresión en el humor gráfico ha tenido con la excusa de la religión. Lejos de la fácil provocación que suponía publicar caricaturas de Mahoma justo después de la polémica, este especial hace un recorrido por las diferentes persecuciones que ha sufrido el humor gráfico por todas las religiones, desde el judaísmo al cristianismo pasando por un islamismo que, en otras ocasiones, ha perseguido con bastante menos vehemencia las supuestas afrentas, demostrando una vez más la importante manipulación política que el asunto ha tenido.
Lo peor de esto, como indica se indica desde la editorial, es que estas denuncias podrían ser de nuevo manipuladas, esta vez por el propio gobierno francés, ante el periodo electoral que se aproxima.

ACTUALIZACIÓN: Me lo recuerdan en los comentarios con toda la razón del mundo: durante estos días se ha inaugurado también la exposición-concurso de caricaturas sobre el Holocausto judío en el Museo Palestina de Teherán. Un concurso promovido por un periódico iraní en reacción a las famosas viñetas de Mahoma y en el concursan autores de Bélgica, Bulgaria, Canadá, EEUU, Inglaterra, Francia, Italia, España, Holanda y Noruega, entre otros. Otra absurda e infantil reacción en el tema de las caricaturas que tiene como objetivo evidente echar más leña al fuego y ahondar en la manipulación del conflicto (recordemos que el actual presidente iraní reescribe la historia a su manera negando el genocidio judio a manos de los nazis). Por la misma regla de tres que se debe respetar la libertad de expresión de quien decide blasfemar sobre Mahoma, también hay que asumir que cualquier autor tiene todo el derecho del mundo a reírse del genocidio. La libertad de expresión, por desgracia, no asegura también el sentido común y el respeto.
Aunque no sería la primera vez que tocar el genocidio judio levanta escamas, recordemos el sistemático secuestro de la vitriólica Hitler=SS de Vuillemin, una salvaje aproximación al Holocausto que fue perseguida en toda Europa.

Agenda. Viñetas desde O Atlántico

El plan de actividades previsto para hoy (ojito, que suele haber cambios de última hora, según me informan algunos lectores de La Cárcel) es:

– 18:00 h. Presentación de Xabarín Club
– 18:30 h. Presentación del libro “El Humor gráfico en España”, de Luis Conde
– 19:00 h. Entrega del II Premio Castelao de Banda Desenhada de la Diputación de A Coruña.
– 20:00 h. Charla-coloquio con Kim.

Y la cosa no acaba aquí, ya que a las 23:30h, en Soda (C/Atocha baja 40) gran Fiesta Fanzine Enfermo, con lo djs Mecánica Celeste, Dr Moon, Noaipre y Anxo Cuba

Agenda. Viñetas desde O Atlántico

Programa de hoy miércoles 16 de Agosto en Viñetas desde o Atlántico:
18:00 h. Presentación de las Xornadas de BD de Ourense
18:30 h. Presentación de “La Perdida” de Jessica Abel
19:00 h. Presentación de “Un mar de viñetas”, por Toni Guiral
20:00 h. Charla-coloquio con Jessica Abel y Ángel de la Calle.
20:00 h, Inauguración de la muestra sobre arquitectura y cómic (Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia)

Y para que se os hagan los dientes largos, os dejo dos de las portadas que mostrará el fanzine Puñetas desde el Atlántico que realiza todos los días Juanjo el Rápido (obras de Kiko Da Silva y Víctor Rivas).

Envidia oigan. Y nada de sana, de la malsana y terrible… :(

Novedades de Polaqia (y otras de la selección gallega)

Coincidiendo con el Salón de A Coruña, Polaqia presenta varias novedades:

(**)- Corazón de Tormentas, de David Rubín. 24 págs. BN. 3EUROS. Un curioso experimento que sigue la propuesta de tebeos en 24h de Scott McCloud.

(*)- Barsowia nº8, de vv.aa. 3EUROS
(*)- Tanque familiar, de Diego Blanco. 2,50EUROS

38, de Álvaro López y Luis Sendón. 2EUROS

A los que habrá que añadir el resto de novedades de la “Seleccion gallega”: Vilaverzas, de Miguel Robledo (Faktoria K); Onde ninguén pode chegar, de David Rubín (edicións Lea); Barsowia en llamas, vv.aa. (Dolmen); Capital, de vv.aa. (De Ponent); Carne Líquida, con Roque Romero, Brais Rodriguez, Emma Rios, Miguel Porto y otros; Puñetas desde el atlántico, dirigido por Juanjo el Rápido y HUMO nº4, (Astiberri), estrenando serie de David Rubín.
Toda una fiesta del tebeo gallego que se coronará con la FIESTA CELEBRACIÓN DEL 5º ANIVERSARIO DE POLAQIA el viernes 18 en el café Alfaiate de A Coruña (plaza de España), a las 23:30. Con dj’s, sorteo de regalos y lo más granado de la biutiful pipol del tebeo gallego.

Lecturas. La Perdida

Transgresión: Dícese de aquél que quebranta o viola un precepto o ley. Un concepto peligroso para algunos, pero que en el campo creativo es fundamental y necesario hasta la extenuación, como trampolín constante para nuevas experiencias. Un concepto que logra su mayor alcance y efecto cuando se aplica sobre las leyes más establecidas, sobre los principios inviolables, como por ejemplo, en las no escritas leyes del género. En el género de cualquier tipo, ya sea fantasía, terror, ciencia-ficción, histórico, bélico, western o cualquier otra etiqueta que se le quiera poner, podemos comprobar como las grandes obras van asociadas, generalmente a una transgresión, desde las más brutales a las más sutiles, como bien atestiguan, en el caso de la historieta señores como Alan Moore, Neil Gaiman o incluso Will Eisner. Señores que tomaron un género y lo mezclaron, deshicieron o, sencillamente, le dieron la vuelta hasta conseguir algo original y distinto que sorprendiera al lector.
Un concepto éste de la transgresión que parece poco propio del “slice of life”, en el fondo un género no asumido como tal, con sus propias reglas que incluso, si se me permite, llegan a ser más estrictas y conservadoras que las de los géneros clásicos en su intento repetido de evitar la clasificación. Pero también este género es susceptible de ser manipulado para lograr nuevos resultados, como demuestra Jessica Abel en La Perdida.
Una autora reconocida como uno de los grandes exponentes de ese extraño mejunje entre autobiografía, costumbrismo y exhibicionismo llamado “slice of life”, que había demostrado en obras como “Mirror, Window” o en su revista Artbabe que tenía cosas que decir y que, sobre todo, cuidaba con primor la narrativa, estudiando y buscando fórmulas y recursos aplicables a una forma de entender la historieta que encuentra su mayor problema precisamente en la dificultad que tiene evitar el concepto de “bustos parlantes”.
Precedentes todos que hacían presagiar que La Perdida iba a ser un tebeo a priori interesante, centrado en la experiencia de una americana en México, en el que rápidamente se podía entrever la propia vida de la autora, que había pasado un par de años en tierras allende Río Bravo. Un prejuicio que es confirmado con las primeras páginas, un excelente testimonio del contraste cultural entre la ingenua e idealista Carla con esa mixtura de cultura ancestral e influencias hispanas y americanas que es México. Sin embargo, a medida que avanza la obra, hay pequeños detalles que empiezan a no cuadrar. La estructura narrativa no es la habitual en estos casos, es más dinámica, más abierta; respondiendo a las necesidades de un argumento que comienza a dar muestras de que hay sorpresas a la vuelta de página, que cristalizarán con la decisión de Carla de prorrogar su estancia convirtiéndose en ilegal. Una paradoja, una inversión de papeles respecto a la realidad que es el disparo de salida para la trasgresión que Abel nos preparaba. Poco a poco, el argumento se va ensombreciendo, saliendo del slice of life para caminar por el sendero del thriller más duro. De súbito, la acción se instala en un mundo fronterizo más propio en el que los enfrentamientos entre bandas, la delincuencia organizada son los protagonistas, con la única ley de la supervivencia del más fuerte. El viaje placentero de búsqueda de sus orígenes se convierte en una pesadilla, en un viaje iniciático en el que la ingenuidad y bondad de Carla serán arrebatadas brutalmente por una realidad magníficamente orquestada por Abel en un reparto coral que representan a todos y cada uno de esos tópicos con los que los americanos ven el mundo más allá de la frontera. Convertida en uno de esos inmigrantes ilegales que la sociedad de su país desprecia, Carla vivirá un infierno que dista muy poco del que se puede vivir en muchas ciudades del mundo donde la miseria lleva a la delicuencia. El contraste cultural, paradójicamente, no hace ahora más que dejar paso a una extraña similitud que demuestra que, en el fondo, en las bajezas del ser humano hay muy pocas diferencias raciales o nacionales.
Cuando se termina de leer La Perdida, su título adquiere todo su sentido, ahondando en ese sentido de burbuja de aislamiento con el que vemos las noticias que cotidianamente la televisión nos muestra de la desgracia ajena.
Jessica Abel ha bordado uno de esos ejemplos claros donde el mestizaje de géneros da lugar a fructíferos resultados, consiguiendo con La Perdida una de las mejores obras que se han visto en el tebeo USA en los últimos años.
Sería una lástima que la aparición de este título en pleno periodo vacacional lo relegara de las estanterías, porque no sólo la obra es brillante, sino que la edición de Astiberri es sencillamente exquisita, al mismo nivel (o incluso mejor en algunos aspectos) que la lujosa de panteón. El único pero que se le puede poner no tiene nada que ver con Astiberri y es, por desgracia, consustancial a una edición en español: el uso simultáneo de inglés, español y jerga spanglish en el original, que consigue un resultado absolutamente intraducible en nuestra lengua, pero que refuerza ese enfrentamiento entre culturas y actúa como recursos narrativo en muchos momentos. Un tebeo excelente (4).
Enlaces:
Página web de Jessica Abel
Artbabe.com
– Entrevistas en The Comics Journal: #190 y #270
– Entrevista en Suicide Girls
What is a Graphic novel?

Sonaste Maneco 9

No encuentro mejor ocupación estival que conectarse a internet y dedicar un buen rato a la obligada lectura de la nueva entrega de Sonaste Maneco, la excepcional revista on-line que realizan desde Argentina los amigos de La Bañadera del Cómic. Un voluminoso ejemplar de 146 páginas con artículos, información, noticias, opinión, absolutamente imprescindibles que convierten a Sonaste Maneco, en la mejor revista on-line sobre cómic en español y, me atrevería a decir, mundial.
Y atentos además a este número: interesante, profunda y extensa entrevista al maestro Altuna y un dossier sobre el cómic y la Guerra Civil española.
Así que, dejad de leer esto, ¡a bajarse el PDF!

Quedada virtual del canal comics

A raíz de los comentarios surgidos de un post anterior, se creó una ola de nostalgia por el antiguo canal comics del IRC Hispano. Todo un clásico del chateo nocturno de los aficionados al tebeo. A propuesta de muchos de los antiguos integrantes de aquel grupo, se ha convocado una “quedada virtual” el próximo jueves 17, a las 23:00h (hora española), en el chat de La Cárcel (ya sabéis, pinchando en el botoncito de la derecha que pone “El Chat de La Cárcel”).
Traeros vuestro antiguo nick limpito y en condiciones.

Agenda. Comienza Viñetas desde O Atlántico

Hoy arranca la novena edición de Viñetas desde O Atlántico, el salón de cómic más interesante que se realiza en España, por lo menos desde mi punto de vistas. Hasta el 20 de Agosto se podrá disfrutar en A Coruña de exposiciones, charlas y presentaciones de todo tipo, con una lista de autores invitados de lujo: Frederik Peeters, Guy Delisle, Manu Larcenet, Jessica Abel, Bruce Timm, Brent Anderson, Esad Ribic, Fermín Solís, Kim, Ángel de la Calle, y Lorenzo Gómez. De todos ellos se podrá contemplar exposiciones retrospectivas (y os puedo asegurar por experiencia de otros años que son rigurosas y exhaustivas) distribuídas entre el Kiosko Alfonso y en Palacio de Congresos, a las que habrá que sumar también las exposiciones temáticas “La guerra de papel: Los tebeos y el cómic durante la Guerra Civil” ( en el palacio de María Pita, comisariada por Antonio Martín), “Un mar de viñetas” (que se realiza en el acuario de la ciudad, comisariada por Antoni Guiral), “La arquitectura en el cómic” (en el colegio de Arquitectos de Galicia), “Polaqia en llamas” (en el centro Duran Loriga) y la habitual sobre los participantes del Premio II Concurso Castelao de banda deseñada 2006 (en la casa de cultura Slavador de Madariaga).

Todas estas exposiciones, que se mantendrán abiertas hasta el día 27, son razón más que sobrada para acercarse a A Coruña, pero el salón tiene programados, además los siguientes actos hasta el día 20 (en el momento de redactar esta nota, no dispongo de los horarios de las habituales charlas de autores)

Martes 15:
18:00. Presentación del fanzine de Juanjo el Rapido
18:30. Presentación de la Asociación Galega de Profesionais da Ilustración

Miircoles 16:
18:00. Presentación de las Xornadas de Ourense
18:30. Presentación “La Perdida”, de Astiberri

Jueves 17:
18:30. Presentación Luís Conde

Viernes 18:
18:00. Presentación “Xabarín Club”, de la TVG
18:30. Presentación “Capital”, de Edicions de Ponent

Sabado 19:
18:00. Presentación Polaqia
18:30. Presentación BD Banda

Una oferta atractiva y variada que se cierra con la tradicional feria vespertina del cómic en los Jardines de Méndez Núñez.
A Coruña: el mejor destino para pasar una semana comiquera en Agosto.

Lecturas. Pescador nocturno

Lo intento, pero me cuesta recordar un debut formalmente tan brillante como el de Kikuo Jonson con Pescador Nocturno, una obra que ha permitido que su autor sea reconocido como uno de los talentos más prometedores del tebeo americano actual. Y no es para menos, porque la calidad narrativa y gráfica de este joven autor es sorprendente, fruto obvio de las lecciones bien aprendidas de David Mazzuchelli. En esta historia de rebeldía juvenil encuadrada en un escenario tan hermético y aislado como una isla hawaiana en medio del Pacífico, Kikuo Johnson demuestra un especial talento para el uso del silencio, un recurso complejo en la narrativa gráfica, pero sobre todo, un excelente sentido de la sobriedad y minimalismo narrativo. En un tiempo donde composición de página se confunde con hacer un póster de película y que la puesta en escena parece sacada de las páginas de una revista de modas, encontrar páginas donde la síntesis y la economía de medios se usa para obtener el mejor efecto narrativo es casi una noticia de primera página, más cuando el responsable es un debutante. Un dato al que hay que añadir un excepcional dibujo, claramente influenciado por Mazzuchelli.
El mayor pero que se le puede poner a Pescador Nocturno es que transita, en exceso, por los caminos del tópico. La descripción del enfrentamiento generacional o los actos la rebeldía juvenil ante la imposición social son generalmente previsibles o incluso obvios, sin llegar a profundizar en ellos y dejando de lado la oportunidad de aprovechar las diferencias propias del aislamiento insular que el propio autor va insinuando en muchos momentos. Argumentalmente, es cierto que la historia queda pobre y demasiado reconocible, pero también lo es que los aciertos narrativos logran compensar este defecto en cierta medida.
En cualquier caso, un autor a seguir obligatoriamente y que está llamado a ser una nueva referencia dentro de la historieta americana (2-).
Página web del autor
Entrevista en Bookshelf

Lecturas. Peculia y los vampiros del bosque siniestro

Peculia se une a un club de niñeras para cuidar a los niños de una extraña familia que se acaba de instalar en el pueblo. ¿Podrán sobrevivir al terrible secreto que esconde la macabra familia?¿Podrá Peculia luchar con el horror insondable que se esconde en la casa de Goon Groves?
Preguntas que veréis respondidas si entráis en el sugerente juego que propone Richard Sala en Peculia y los vampiros del bosque siniestro, la nueva entrega de las aventuras de esta pizpireta y alegre joven que publica Recerca Editorial. Un álbum que comparte las constantes de este autor: el acercamiento al género de terror desde la parodia más respetuosa. Sala plantea sus historias como folletines radiofónicos de los años 30, cuentos ingenuos de frases grandilocuentes y entornos glamourosos, con jóvenes indefensas que esperan que llegue el héroe a rescatarlas en el último momento. Sólo que Sala sabe inteligentemente dar la vuelta a la situación y las cosas no terminan siempre como esperamos, comenzando porque el héroe es una jovenzuela dinámica y valiente, de desconocido pasado, que se enfrenta a los peligros más increíbles sin decir una sola palabra. Un contraste perfecto, que le sirve de perfecto vehículo para ese tono paródico que busca el autor. El caracter descreido de Peculia es siempre el contrapunto adecuado a las macabras situaciones que van ocurriendo, plenas de inteligentes homenajes a la literatura de género.
Quizás no está al nivel de otros álbumes suyos, como The Chuckling Wahtsit o la primera entrega de Peculia, pero sigue siendo una lectura deliciosa y agradable, en la que, de nuevo, es imposible no caer en los brazos de la dulce, pero aguerrida, Peculia. No he podido ver la edición de Recerca todavía (el cambio a Distriforma, por lo menos en Valencia, está dando problemas), pero a poco que sea similar a la anterior entrega, una compra de lo más recomendable. (2)

Novedades Septiembre de La Cúpula

(**)- Ed, el payaso feliz, de Chester Brown PVP: 11.95 EUROS

(**)- Panorama del infierno, Hideshi Hino. PVP: 8.95 EUROS

(**)- ¡Pussey!, de Daniel Clowes PVP: 7.95 EUROS

(**)- Robert Crumb, Obras Completas #8, de Robert Crumb PVP: 7.95 EUROS
Model #7, de Lee So-Young, PVP: 8.95 EUROS
Ragnark #3, de Myung Jin-Lee PVP: 8.95 EUROS

IMpresionantes las novedades de La Cúpula. Atentos a la obra de Brown, todo un clásico de la independencia USA y a las entregas de Hino y Clowes.

Lecturas. Una tierra lejana

Casi dos décadas después de su publicación, Aleta publica en España uno de los grandes olvidados del tebeo independiente USA de los 80, Una tierra lejana, de Colleen Doran. Una obra curiosa y diferente, que muestra a su autora como una especie de esponja que absorbe todo tipo de influencias y referentes, tanto gráficas como literarias. Según cuenta la autora, Una tierra lejana fue concebida durante su infancia, un dato que se traduce en un punto de partida ingenuo e infantil, propio del cuento de hadas más clásico, pero que pronto comienza a crecer tomando referentes de la ciencia-ficción, de la fantasía, los superhéroes e incluso de los ciclos artúricos, en un cóctel que podría haber caído fácilmente en el mejunje indigerible, pero que, inesperadamente, se convierte en manos de Doran en un relato ameno, divertido e intrigante, que lleva al lector de la mano por los derroteros de un universo propio pero pleno de pliegues que nos recuerdan vagamente otras obras y autores. Razas extraterrestres, destinos universales, equipos de gente dispar que se unen con un fin noble… unidos un relato que va convenciendo por su aparente inocente ingenuidad.
Un tebeo de lo más entretenido que es acompañado por su excelente labor gráfica. Alumna de pintura de Steve Rude, Colleen Doran destaca inicialmente por su excelente base académica, que es un trampolín perfecto para comenzar una labor de búsqueda de estilo propio a través de la incorporación de influencias que van desde las evidentes que provienen de la historieta, como Craig Russell, Barry Windsor Smith, Moebius o Gil Kane a la de ilustradores como Eric Clark, Aubrey Beardsley o la obligatoria en los 80 de Patrick Nagel. Un extenso catálogo de referentes que se complementa con la de la marcada narrativa épica de Gil Kane, presente en todo momento, unida a la elegante concepción compositiva de Craig Russell, otro brillante alumno del primero.
Pese a mi alergia natural al género de fantasía, debo reconocer que he disfrutado muchísimo la lectura de Una tierra lejana, quizás por esa combinación compulsiva de géneros con regusto nostálgico a los ochenta, pero también por el indudable atractivo de una historia entretenidísima. (2+)
Enlaces:
Algunas páginas en castellano en la web de Aleta
- Un avance, en inglés, en la web de Image

Lecturas. El día del juicio

¿Por qué Alan Moore creo la línea ABC de Wildstorm? Supongo que es una pregunta que muchos se pueden hacer en un momento dado, pero quizás lo mejor es leer la respuesta que él mismo dejó sobre papel: El día del Juicio. El tebeo coeditado en España por Aleta y Recerca es un brillante ejercicio de malabarismo, una historia clásica de superhéroes mezclada con el género de abogados y juicios tan al uso americano, que es transformado por Moore en un juicio a todo el género de superhéroes absolutamente despiadado. Un objetivo que le sirvió en bandeja Rob Liefeld al pedirle una reformulación de su universo Awesome, un catálogo de plagios de personajes de Marvel y DC que era perfecto para los intereses del barbudo, que parte de un asesinato entre superhéroes para ir construyendo un juicio universal al propio género. Una pirueta metalingüística en el que un libro mágico en el que todas las historias están contadas es el eje por el que diferentes superhéroes de otras épocas “doradas” y “plateadas” van descubriendo que son parte de un engranaje de ficción, en el que el hombre escribe las historias que quiere que protagonicen. El mayor superpoder es para Moore el poder de la palabra, el de crear leyendas y mitos que pueden evolucionar, crecer y desarrollarse, pero dependiendo siempre de la pluma de autor y de un lector que haga real la historia con su lectura. Una curiosa relectura de la paradoja de los principios cuánticos, tan del gusto de Moore, que es presentada hábilmente con la vestimenta de una antigua leyenda.
A medida que juicio va progresando, vemos cómo Moore va dirigiéndose hacia un claro camino que llevará a ese dictamen final sobre el propio género que el propio Moore resume en boca de uno de sus personajes:

[…]una alquimia inversa que dejó que nuestro mundo cayera desde una edad de oro a una edad de plata y, finalmente, a la edad oscura. Fue entonces cuando los héroes motivados sólo por el dinero o por una psicopatología crearon un paisaje paranoico y apocalíptico lleno de mutantes postnucleares y ciborgs con bazookas“.

Un párrafo que sintetiza claramente lo que pensaba el barbudo guionista de un momento de la historia del género que, paradójicamente, creó él de forma indirecta con Watchmen, y en el que difícil podría encontrar asiento alguien que entendía el género a la “manera dorada”, lo que le obligaba forzosamente a crear ese homenaje llamado American Best Comics.
Si como tebeo de superhéroes es un entretenido relato que demuestra la capacidad de Moore para construir una historia coherente y entretenida sin despeinarse lo más mínimo (en el supuesto que esto fuera literalmente posible), la segunda lectura de El Día del Juicio me parece un ejemplo magistral de sutileza y doble sentido, de definición de una ideología clara sobre la figura del héroe de papel.
Por desgracia, toda la brillantez argumental de Moore es defenestrada casi totalmente por la incompetencia a los lápices de Liefeld, que es capaz de cargarse él solito momentos de gran fuerza narrativa por una burda y torpe composición o puesta en escena. Una desgracia que es recordada cada pocas páginas por la gran cantidad de insertos de otros autores que demuestran que, incluso en el peor de los casos, una limitada pero al menos existente capacidad gráfica es maximizada sin problemas por el talento de Moore, con una losa final que es la colaboración del maestro Gil Kane, demostrando que incluso en uno de sus últimos trabajos, a muchos años de sus mejores momentos, despliega un magisterio que hace que las páginas de Liefeld sean, si cabe, más desastrosas.
Pese a todo, la lectura de El Día del Juicio sigue siendo más que satisfactoria y me atrevería a calificarla de obligatoria para cualquier fan de Moore, ergo para cualquier aficionado al tebeo. Brillante (3).

Verborreíco incontenido

Pues nada, que los amiguetes de Entrecomics me han hecho una larga entrevista. Como servidor no les puede negar nada a los amiguetes, y el Heckler lo es desde hace mucho (ay! esos tiempos del IRC y del canal comics, así que me ha sacado una entrevista y hasta un (horroso, dios mío, ¡qué mal dibujo!) dibujillo. Y uno puede menos que comprobar que tiene un serio problema de incontinencia verborreica… pero bueno, que os paséis por su página, y no por la entrevista, que tiene cosas muy buenas… :)

Lecturas saloneras (XXXV). Ráfaga de reseñas.

Con la ríada de novedades saloneras, cuesta ponerse al día, así que nada mejor que una ráfaga de reseñas cortas de tebeos del Salón que son interesantes, pero que no me ha dado tiempo a comentar en más profundidad:

Nekomajin, de Akira Toriyama es uno de esos tebeos donde el japonés demuestra su gran capacidad de reírse de todo, comenzando por su propia obra. En Nekomajin, Toriyama inventa una raza de seres con apariencia de gato panzudo, de los que conoceremos tres particulares especimenes que le servirán para una desarrollar una divertidísima reescritura de sus series y personajes más famosos. Ideal como complemente a Dragon Ball, Nekomajin es uno de esos tebeos con los que es imposible no pasar un buen rato, cayendo inevitablemente en esa trampa de ingenuidad que plantea su autor y que nos retrae a un humor de lo más infantil, pero efectivo. Muy divertido y excelentemente editado por Planeta (a excepción de un par de páginas de pésimo escaneo), demostrando de nuevo que cuando quiere, puede. (2)

Bleach, de Tite Kubo ha sido el gran superventas del Salón. Con dos ediciones ya en el mercado del primer número, promete tener un éxito superior al de Naruto, con el que comparte muchos puntos. Al igual que en aquella, Bleach plantea las dificultades de un joven para enfrentarse a las responsabilidades adultas, representadas aquí por su facultad de ver “shinigamis” (espíritus de la muerte, un punto en común con el próximo y previsible bombazo de Glenat, Death Note, aunque éste sea mucho más interesante) y enfrentarse a ellos para evitar su truculenta tarea. A partir de aquí, Kubo juega con un cuidado cóctel de luchas, escenas cómicas y una forma particular de “slice of life”, mostrando las relaciones cotidianas con sus compañeros y familia. El resultado es una lectura de clara vocación de entretenimiento para el adolescente, que cumple sobradamente y que incluso en algunos momentos resulta distraído, pero repetitivo a la larga. (1)

Norma publica una nueva y cuidada edición de Little Ego, el particular homenaje que hace Vittorio Giardino a la gran creación de Winsor McCay. Si en aquella un niño corría miles de aventuras en el reino de los sueños para despertar siempre liado con sus sábanas o en el suelo, aquí es una joven y atractiva muchacha la que tendrá que lidiar con sueños bastante más subidos de tono, en la que terminará también despertando entre sus sábanas, aunque algo más ligera de ropa. Un divertimento menor, que destaca esencialmente por la maestría del dibujo de Giardino y por un tratamiento del erotismo onírico, alegre y fresco. Eso sí, rascando un poco más habría que decir que el homenaje es bastante mayor de lo que parece a simple vista, ya que en algunas de las historias existe conexión entre las aventuras de Nemo y las que corre la guapa Ego. En cualquier caso, un tebeo para disfrutar de las excelencias de Giardino (1+).

Otra lectura de lo más recomendable es el nuevo recopilatorio de las historias de El Bruto de Eric Powell. En “Mi infancia homicida” vuelve a funcionar a la perfección esa fórmula alquímica que mezcla con habilidad género de terror, ambientación años cincuenta, pulp, tebeos clásicos, género negro y humor cafre a mansalva, que parte incluso de la propia revisión de los formatos. Powell parodía anuncios, portadas, esquemas argumentales, temáticas… en una clonación bastarda en la que el resultado es siempre divertido y, en algunos casos, brillante. Baste como ejemplo la descacharrante “En las garras del diabólico Dr. Aleación”, un episodio que pervierte y transforma de forma genial la figura del “científico loco” clásico, haciéndolo casi adorable. Es verdad que Powell repite los esquemas de parodia en cada episodio, partiendo siempre de un referente, pero con la inagotable cantera de la que dispone, sólo con seguir en esa línea ya asegura una de las series más entretenidas de género que se puedan leer hoy. Para pasar un buen rato (2+)

Time Out recopila en álbum un trabajo menor del gran maestro Horacio Altuna, una especie de homenaje al cambio que realizó el propio autor al pasar de trabajar habitualmente con Carlos Trillo a realizar sus propios guiones, convirtiéndose a sí mismo y a su antiguo guionista en protagonistas de una alocada historia de viajes y paradojas temporales. Desde la conquista española al Nueva York más oscuro, pasando por la revolución de Zapata los dos protagonistas van visitando distintas épocas y permitiendo lecturas alternativas de famosos hechos históricos. Pese a que no se le puede negar a Altuna la eficacia narrativa y un cuidado gráfico extraordinario, como ya es habitual en su obra, lo cierto es que la lectura de Time Out deja una sensación de trabajo de transición, a mucha distancia de excelentes obras tanto anteriores (como El ültimo Recreo, Charlie Moon, El Loco Chavez o Las Puertitas del sr. López), como posteriores (como Diccionario, Hot L.A o el nene Montanaro) (1+).

Novedades de Septiembre de sins entido

(*)- World Trade Angels, de Fabrice Colib y Laurent Cilluffo. 18,2 x 25,5 cm. Cartoné. Bitono. 124 páginas. PVP:18 euros

(**)-Quimera, de Mattotti. 29 x 21,5 cm. Rústica. Blanco y negro. 32 páginas. PVP: 9 euros

(**)- Ganges, de Kevin Huizenga. 29 x 21,5 cm. Rústica. Bitono. 32 páginas. PVP: 9 euros

Interiorae, de Gabriela Giandelli 29 x 21,5 cm. Rústica. Bitono. 32 páginas. PVP: 9 euros

Atentos al canadiense Huizenga, toda una revelación del último independiente americano. sins entido anuncia también para los próximos meses: La sangre de los asesinos, de Jacques Loustal; Puede que esta vez, de Sonia Pulido; Profesor Bell 3, de Sfar; Los tres caminos, de Lewis Trondheim y Sergio García y Mi hijo el asesino, de Blutch.

Novedades de Panini Octubre

- Patrulla-X vol. 3, 10, de Chris Claremont y Chris Bachalo Formato comic-book 24 páginas 1,70 EUROS
- X-Men vol. 3, 10, de Peter Milligan, Reginald Hudlin y Salvador Larroca y David Yardin Formato comic-book 48 páginas 2,90 EUROS
- Lobezno vol. 4, 10 , de Daniel Way, Javier Saltares y Mark Texeira Formato comic-book 72 páginas 3,95 EUROS
- New X-Men: Academy X 14 , de Nunzio DeFilippis, Christina Weir y Aaron Lopresti Formato comic-book 48 páginas 2,90 EUROS
- X-23: Inocencia Perdida, de Craig Kyle, Christopher Yost y Billy Tan Formato tomo 144 páginas 9,00 EUROS
- Marvel Monster: Arma-X 1, de Frank Tieri y George Jeanty Formato Marvel Monster 288 páginas 25,00 EUROS
- Diezmados. Dinastía de M: El Día Después, de Chris Claremont, Randy Green y Aaron Lopresti Formato comic-book 48 páginas 2,90 EUROS
- Spiderman: El Hombre Araña 55, de VVAA Formato tomo 80 páginas 3,90 EUROS
- Los Nuevos Vengadores 10, de Brian Michael Bendis y Steve McNiven Formato comic-book 24 páginas 1,70 EUROS
- Jóvenes Vengadores 7, de Allan Heinberg y Andrea DiVito Formato comic-book 24 páginas 1,70 EUROS
- The Pulse 13, de Brian Michael Bendis y Michael Gaydos Formato comic-book 24 páginas 1,70 EUROS
- Capitán América vol. 7, 12, de Ed Brubaker, Steve Epting y Michael Lark Formato comic-book 24 páginas 1,70 EUROS
- El Vigía: Renacimiento, de Paul Jenkins y John Romita Jr. Formato 100 % Marvel 192 páginas 15,00 EUROS
- Thor: Juramento de sangre, de Michael Avon Oeming y Scott Kolins Formato tomo 144 páginas 9,00 EUROS
- Los Cuatro Fantásticos vol. 6, 4, de Joe Michael Straczynski,Roberto Aguirre-Sacasa, Mike McKone y Mizuki Sakakibara Formato comic-book 48 páginas 2,90 EUROS
- Marvel Knights: Daredevil vol. 2, 8, de Brian Michael Bendis y Alex Maleev Formato comic-book 72 páginas 3,95 EUROS
- Bullseye: Todos sus éxitos, de Daniel Way y Steve Dillon Formato 100 % Marvel 128 páginas 10,50 EUROS
- Marvel Style: Spiderman/Mary Jane 2, de Sean McKeever y Takeshi Miyazawa Formato Marvel Style 96 páginas 6,95 EUROS
- Ultimate Spiderman vol. 2, 7, de Brian Michael Bendis y Mark Bagley Formato Ultimate 48 páginas 3,00 EUROS
- Ultimate X-Men vol. 2, 4, de Brian K. Vaughan, Robert Kirkman, Stuart Inmonen y Tom Raney Formato Ultimate 48 páginas 3,00 EUROS
(*)- The Ultimates 2, 1, de Mark Millar y Brian Hitch Formato Ultimate 48 páginas 3,00 EUROS
- Ultimate Extinction 2, de Warren Ellis y Brandon Peterson Formato Ultimate 72 páginas 3,90 EUROS
(*)- Biblioteca Marvel: X-Men 6, de Chris Claremont y John Byrne Formato Biblioteca Marvel 160 páginas 4,95 EUROS
- Biblioteca Marvel: Iron Man 19, de VVAA Formato Biblioteca Marvel 160 páginas 4,95 EUROS
- Spider-Man: Marvel Team-Up 9, de Len Wein y Jim Mooney Formato cómic-book 64 páginas 3,95 EUROS
- Lobezno Classic 11, de Mary Jo Duffy, Barry Kitson y Bill Jaaska Formato cómic-book 72 páginas 3,95 EUROS
- Best of Marvel Essential: El Vigía, de Paul Jenkins y Jae Lee Formato Best of Marvel 128 páginas Precio: 15,95EUROS
(**)- Best of Marvel Essential:Spiderman de Stan Lee y Steve Ditko 2, de Stan Lee y Steve Ditko Formato Best of Marvel 320 páginas 32,95EUROS
- FIEBRE DE AMOR 2, de Kaho Miyasaka Formato manga 192 Páginas 7,20 EUROS
- RELOJ DE ARENA 5, de Hinako Ashihara Formato manga 184 Páginas 7,20 EUROS

Nuevo Frenzy

Con retraso, por el que entono un sentido mea culpa, me hago eco de la aparición (¡por fin!) de un nuevo número de Frenzy, el fanzine dedicado al género de terror. En su quinto y esperado número encontraremos colaboraciones de Dan Waeasel, George Mirrows, Carlos Vermut, Amanda Vázquez, Carls, Adrián Lopez, Álvaro Martínez, Daniel Utrilla, Pedro Toro, Samu o Dani Cruz, entre otros. 64 páginas en BN por 4.50EUROS

No me jodas, Pérez

Atentos porque es posible encontrar en muchas librerías una reedición “remasterizada” de un fanzine mítico: No me jodas, Pérez. Memorias de Megamultimedia, artículo sobre Suso Peña, entrevista a Antonio Martín… Todo en auténtica fotocopia, como debe ser, y con una sanísima mal leche y ganas de dar caña. Si podéis, no os lo perdáis.

Enlaces vacacionales

Estamos en Agosto, y servidor se encuentra en pleno periodo vacacional, así que entre el derretimiento neuronal propio de los rigores de la canícula y el estado de tocamiento ombliguil en el que me hayo, como que para mí hoy puede ser domingo, lunes, o jueves. Vamos que me da lo mismo, por lo que es un buen momento para poner tres enlaces. Comienzo por tres entrevistas, a saber:
– Al barbudo genial, es decir, Don Alan Moore, que es entrevistado con motivo de la esperada edición de Lost Girls, una especie de cuento de hadas pornográfico hecho al alimón con su señora. Edita Top Shelf a precio prohibitivo. (En inglés)
A Don Jean-Christophe Menu, cabeza visible de L’Association, que se despacha a gusto sobre la situación que vive el mercado francés que comenté unos post más abajo. (En francés)
– Genio y figura hasta la sepultura: Alex Toth le pega un repaso a Gary Groth en The Comics Journal, traducido al castellano gentileza de Pepo Pérez (no os perdáis la discusión posterior).

Y, por último, mucho ojito a Entrecomics, un nuevo blog colectivo que, pese a llevar muy poquito tiempo, esta dando muestras de una calidad excelente. Variedad temática y buenos textos, garantía de lectura obligada.

Lecturas saloneras (XXXIV). Kamandi

A finales de los 60 y principio de la década de los 70, el mundo vivía el momento más crítico de la guerra fría. El peligro de guerra nuclear, con el serio precedente de la crisis de los misiles cubanos y con la guerra de Vietnam de fondo, la humanidad se tragantaba cada vez que alguno de los dirigentes de las dos grandes superpotencias de entonces estornudaba, pendientes de ese famoso botón rojo que podía enviar nuestra civilización a criar malvas. Una situación que fue caldo de cultivo ideal para que se desarrollase un género que llegó a tomar naturalaza propia: el catastrofismo apocalíptico. Durante esos años, el cine creó decenas de escenarios donde el mundo acababa destruido por la locura nuclear, o terribles catástrofes asolaban el planeta, desde gigantescos terremotos a incendios en rascacielos de reminiscencias babelianas, pasando por trasatlánticos puestos patas arriba o aviones estrellados.
Muy lógicamente, semejante estado de alteración nerviosa llegó a los tebeos, siendo uno de sus mejores exponentes (que no el más reconocido) la particular visión que creó Jack Kirby: Kamandi, el último chico sobre la Tierra.
Tras el fracaso del Cuarto Mundo, Kirby volcó todo su talento creativo en la creación de un mundo post-nuclear, un joven humano tenia que lidiar contra sociedades de animales evolucionados antropomórficamente. Si en referente explícito y reconocido de El Planeta de los Simios son los primates los evolucionados, en el zúrrela mundo kirbyano cualquier especie animal ha seguido el mismo camino, perros, tigres, leones, canguros… Cientos de especies que recuperan en sus enfrentamientos tribales la misma irracionalidad de la que hacía gala (y sigue haciendo) el hombre al tratar con sus semejantes. El mensaje cósmico de los Nuevos Dioses se tuvo que calzar a duras penas en este más terrenal Kamandi, pero eso no impedía al “Rey” que la épica más descontrolada campara por las páginas de esta serie, con un marcado mensaje ecologista y antibelicista enterrado, eso sí, tras sus queridos diálogos grandilocuentes y los escorzos más imposibles.
Treinta años después, no se puede evitar ver cierta sana ingenuidad en las páginas de Kamandi, que no quita vigencia a su mensaje, pero sí quizás a las formas. Si recordamos que estamos en los catastrófilos 70, y nos ponemos en situación, su lectura en un entretenimiento divertidísimo, con un Kirby que, como siempre, demuestra ser único para la narración de la épica. Kamandi es un impresionante ejercicio de la salvaje fuerza de Kirby, intensa, impetuosa, con escenas y dibujos de un dinamismo tal, que parecen intentar escapar de las páginas.
Planeta edita en su colección de Clásicos DC, en BN y en tamaño reducido (¡ay! Recordando la edición mejicana de Novaro que llegaba a España). El blanco y negro siempre ha beneficiado a Kirby, pero la reducción de tamaño hace verdadero daño a la vista. (3)
Enlaces:
Una página sobre Kamandi
Kirby en guiadelcomic.com
- Pagina en castellano sobre el Cuarto Mundo

Lecturas saloneras (XXXIII): Stuck Rubber Baby

Debo reconocer que, en su día, me sorprendió mucho la lectura de Stuck Rubber Baby, de Howard Cruse. En primer lugar, por el hecho de que fuera Paradox Press la que se encargara de la edición, una filial de una grande como DC (heredera descafeinada de la sugerente Piranha Press) que se atrevía con una obra que resumía con brillantez la historia del colectivo homosexual americano a través de la vida de Toland Polk, un joven sureño que debe afrontar su salida del armario en plena era Kennedy.
Pero sobre todo, me sorprendió por la impresionante calidad de la obra. Cruse, un desconocido para mí en ese momento (mi primera lectura de la obra se remonta al año 98 o así) era un reverenciado autor dentro de la comunidad gay por Wendel, pero su obra apenas se había visto fuera de esos circuitos y, mucho menos, había llegado a España, por lo que encontrar a un autor que demostraba ese despliegue de capacidad narrativa era cuanto menos, inesperable.
Casi diez años después, aprovecho la edición de Dolmen para releerla pausadamente en castellano, con una extraordinaria traducción de Diego García (a este hombre deberían clonarlo y ponerle a traducir todo tebeo extranjero publicado en España). Y no puedo menos que repetir todas aquellas sensaciones y descubrirme ante una de las grandes obras que ha dado este medio.
Curse consigue un delicado y difícil ejercicio de equilibrismo, a modo de los malabaristas que mantienen varios platos girando en lo alto de una vara sin que caigan ni paren en ningún momento. Usando el personaje de Toland Polk como eje de la narración, nos introduce en la sociedad sureña americana de los años 60, que se debatía entre la intolerancia de unas tradiciones ultraconservadoras, con una fuerte componente racista, y los vientos de renovación social y liberalidad que llegaban del norte y eran abanderados por la juventud. Un protagonista sobre el que se desarrolla un extenso reparto coral que va plasmando en paralelo los problemas de la comunidad homosexual y las reivindicaciones igualitarias de la comunidad negra, que Cruse compara acertadamente, pero sin dejar de evidenciar sus diferencias y, sobre todo, las contradicciones de aquellos que eran capaces de defender unas y no otras y viceversa. La búsqueda de la propia identidad de Toland se va transformando paulatinamente en el testimonio del cambio de la identidad de una sociedad que ve como sus cimientos morales y éticos deben evolucionar obligatoriamente.
Pero sobre todo, hay que destacar la capacidad de Cruse para humanizar a sus personajes. Sus errores, incoherencias y dudas son las de cualquier ser humano de carne y hueso, consiguiendo una cercanía completa hacia el lector, al que logra hacer llegar las sensaciones y sentimientos de todos aquellos que pasan por sus viñetas. Alegría, dolor, amor, miedo, ira… sentimientos universales que en Stuck Rubber Baby se reúnen y transmiten la lector con fuerza, pero dejando el espacio necesario para provocar una reflexión que nunca caerá en el fácil panfletarismo.
Stuck Rubber Baby es, sin duda, uno de esos tebeos de lectura obligada, que pone a la historieta al nivel de cualquier otra forma de expresión cultural y que se disfruta especialmente en la cuidada y excelente edición de Dolmen (4+).
Enlaces: Página de Howard Cruse

¿Manga español a la francesa?

Aprovecho que Javi Rodríguez lo anuncia en un comentario del post anterior y que JAS lo explica mucho mejor en su blog: atentos a SHOGUN, la nueva revista que Humanoides prepara para Septiembre y que ya se comentó por aquí. Una revista al más puro estilo guía telefónica japonesa, de más de 300 páginas de manga en blanco y negro que tiene como característica especial que lleva la marca “made in Europa”.
Y ojito porque dos autores hispanos ponen su granito de arena: el gaditano Mateo Guerrero y el asturiano Javi Rodríguez, que se pondrán al frente de dos de las series de la revista. El primero se encargará de Lost Scion, con guiones de Roke González, con quien ya había trabajado en Crónicas de Messene. Por su parte, Javi Rodríguez desarrollará con guiones de Delphine Rieu (conocida por su excelente Alex Clement ha Muerto o por la serie Hermine) la serie Lolita HR.
Más información, en la página de la revista SHOGUN.

El cómic-book y el álbum han muerto… ¡viva el manga!

Ya he comentado muchas veces por esta página mi convencimiento de que el formato cómic-book tiene poco que hacer en el mercado actual (una idea razonada que no tiene nada que ver con mi aversión hacia él como coleccionista). Pero a poco que se vea la evolución de la historieta, y a raíz de una frase de mi anterior post y una conversación con el amigo Francisco Ruizgé (recién estrenado en el mercado galo, pero con las ideas muy claras), me parece cada vez más evidente que el álbum de 48 páginas que forma el núcleo omnipotente de la BD francesa sigue el mismo camino, curiosamente porque ha seguido un camino paralelo al del cómic-book americano.
Explico mi teoría y vosotros juzgáis.
En la última década se ha afianzado entre el cómic mainstream americano una tendencia a una narrativa menos concentrada, más basada en un número menor de viñetas por página, el famoso “decompressive storytelling”, influenciado por un lado por el omnipresente manga y, por otro, como una necesidad de una generación de autores que no podían con entregas mensuales de 22 páginas, escondiendo esta carencia con grandes “splash pages” o gigantes viñetas de posados que no tenían intención narrativa o no la conseguían. El caso es que el resultado ha sido que el tiempo de lectura de un tebeo de 22 páginas se ha visto radicalmente disminuido, hasta el punto que hoy en día la lectura de un cómic-book se realiza en un suspiro que difícilmente justifica el desembolso de los casi 3 dólares que cuesta hoy este tipo de tebeos, a lo que se debe sumar que en una entrega apenas ocurre nada e incluso los autores ya desarrollan la historia en una saga, pensando en la posterior recopilación en tomo (excepción hecha de los guionistas que provienen de la televisión). Una circunstancia que ha copiado el mercado español y a la que hay que añadir en este caso la dificultad manifiesta hoy en día de que un producto de sólo1.70EUROS que no tenga venta masiva pueda abrirse paso en los quioscos.
La BD francesa, paradójicamente, ha seguido un camino parecido: poco a poco, los álbumes han dejado de ser autocontenidos para desarrollar historias a lo largo de muchas entregas, con el agravante de que el lector tardará años en completar su lectura, a un ritmo habitual de un álbum anual. El problema es que mientras que hace treinta años un álbum podía mantener un argumento de base entre varios álbumes, pero resultaba una lectura autónoma (un buen ejemplo puede ser Valerian o cualquier serie de la época) hoy en día debemos esperar al tercer o cuarto álbum para poder tener una historia convincente (cierto, hace treinta años también existía el continuará entre álbumes, pero en estas series un lector podía acudir a la prepublicación en revista para tener su ración mensual), a lo que hay que añadir la rapidez de lectura que da una narrativa contagiada del tebeo americano y japonés. El resultado es que el formato álbum ha entrado en una crisis en el país vecino que nadie quiere reconocer, pero que demuestra el auge del manga, un formato ideal para el lector y el vendedor: da mucha lectura, al mismo precio o inferior que un álbum, con una cadencia aceptable (entre mensual y trimestral) y la misma diversidad temática que la BD. Una argumentación a la que se puede adherir el éxito del formato “libro” que ha introducido LAssociation: tomos de entre 100 y 200 páginas que suponen una lectura reconfortante y rentable para el lector, sin continuidad generalmente.
Es evidente que las editoriales han detectado el problema y están intentando variar su oferta, reduciendo el periodo entre álbumes o iniciando series de álbumes mensuales al “estilo americano”, con varios dibujantes (un buen ejemplo es el proyecto de La Historia Secreta de Delcourt, publicada aquí por Glenat), pero que, en mi opinión, son reacciones tardías ante el fenómeno manga que ya copa casi el 50% de las novedades (y ventas) del mercado galo.
¿Qué pasará en nuestro país?
Pues ni idea, pero hay que recordar que en historieta somos un país que va siempre al rebufo de lo que ocurre en los USA y, en menor medida, en Francia, por lo que lo que ocurra en esos mercados se reflejará aquí, si bien es cierto que la periodicidad anual entre álbumes podría ser reducida en España a poco que las editoriales esperasen a tener varias entregas ya publicadas, pero el éxito verdadero del manga todavía está por llegar, a la espera de un verdadero éxito de ventas en quioscos similar al que en su día fue Dragon Ball y que estandarice el tomo manga en los quioscos, un formato ideal para el quiosquero, todo sea dicho.
¿Será Naruto?

Lecturas: Koma, de Wazem y Peeters

Dibbuks acaba de publicar (primorosamente, además) el primer volumen de Koma, de Pierre Wazem y Frederick Peeters, una serie que demuestra que se pueden hacer tebeos dirigidos a un público infantil que tienen además una lectura adulta. Los autores parten de un esquema clásico de cuento, con una ciudad opresiva y sucia, en la que la tristeza es la única protagonista de la vida de la niña Addidas y su padre, deshollinador de chimeneas bastante más depresivo que el Bert de Mary Poppins y que apenas puede mantener a su hija con su trabajo. Un punto de partida dickensiano que es transformado por Wazem y Peeters en una especie de reverso de la aventura de Alicia en el País de las Maravillas cuando, al igual que aquella, Addidas cae en un pozo que la lleva a un extraño mundo subterráneo, con unos extraños monstruos de evocación mitológica que mueven extrañas máquinas. Una interesante historia a la que se debe añadir el atractivo trabajo de Peeters, un autor de dibujo impetuoso, que nace de las entrañas. Su narrativa es vibrante e intensa, y su dibujo sabe como pocos focalizar sobre la pequeña niña el hilo conductor de la imagen, contrastando la ingenua ilusión de la niña con la decadente atmósfera que la rodea. Una difícil tarea que es facilitada por la excelente labor de Albertine Ralenti, una colorista que sabe perfectamente acoplarse al trabajo de autores de estilos tan particulares como el del propio Peeters o Bourhis.
Una deliciosa historia que mezcla la fantasía infantil con una lectura adulta, permitiendo que cualquiera pueda disfrutar de esta historia, y que va creciendo tomo a tomo. Leídos los cuatro tomos publicados hasta el momento en Francia (el último aparecido este mismo mes), os puedo asegurar que la calidad e interés de la serie aumenta en progresión geométrica a cada entrega, convirtiéndose quizás en la única pega que se le puede poner a la serie (y que es común al formato álbum hoy en día en Francia), la dificultad de seguir la serie con una periodicidad anual, un problema que, afortunadamente, no tiene dibbuks, al poder disminuir la distancia entre entrega y entrega.
Una de esas pequeñas joyas de la BD que no se deben dejar pasar. (3)

Lecturas: Inside Moebius

En el ensayo gráfico Désoeuvré, Lewis Trondheim desarrollaba una curiosa teoría que se basaba en la hipótesis de que los autores de tebeos envejecen mal, ya sea deprimidos, suicidados, repitiéndose, etc. Una teoría que demostraba con muchos nombres e historias pero él mismo encontraba un contraejemplo claro: el señor Moebius. Capaz de reinventarse hasta el infinito con casi 70 años, en esa misma obra, Giraud le comentaba a Trondheim que iba a dejar de dibujar su serie más famosa tras el ciclo de Mr. Blueberry, a sabiendas de que su dibujo ya no es el que era y que, desde ese momento, se dedicaría a su serie Inside Moebius.
Así que, aprovechando mi paso por las librerías galas y que acababa de aparecer el segundo volumen de la serie (el primero se publicó en 2004), nada mejor que hacerme con los dos tomos de Inside Moebius para saber cuál era la nueva dirección de la obra de este autor.
Y, desde luego, es innegable la capacidad de este hombre para sorprender al lector y buscar nuevas ideas. Si en su día sus cambios de Giraud a Gir y posteriormente a Moebius han sido giros de timón que han sido fundamentales en la historia del tebeo, ahora un autor que ya está de vuelta de todo se sube al carro del diario personal, tan de moda ahora en el mercado francés, pero dándole su estilo personal. Partiendo de a improvisación absoluta que ya empleara en el Garage Hermético, Moebius reflexiona en el primer volumen sobre la dificultad del creador ante la hoja en blanco, sobre la complicada labor de desarrollo del guión de Blueberry mientras se enfrenta a sus propios personajes, desde el mismo teniente al Mayor Grubert o Arzack. El resultado es una especie de viaje onírico-alucinógeno similar al planteado en su saga de Edena, pero con un indudable poso de amargura y descreimiento que hace la obra mucho más interesante. Despojado de las imposiciones comerciales (incluyendo las que el propio autor se obliga) de series en marcha, Inside Moebius contagia al lector una frescura especial, fruto de la libertad absoluta que el autor siente.
Una idea que se propaga al segundo volumen, recientemente aparecido en Francia, en el que Moebius ya desarrolla incluso con más libertad su obra como un diario personal de ideas y opiniones, dedicándose en este caso a divagar sobre el 11 de Septiembre desde una perspectiva nunca vista hasta ahora. Moebius introduce al mismísimo Bin Laden en una región con Gerónimo, Blueberry, el Mayor Grubert y el propio autor, desarrollando una conversación libre en la que Moebius se atreve a decir y hacer lo que muchos otros han callado en mor de la corrección política.
Una obra curiosa, obligatoria para cualquier fan de Moebius, que demuestra además la increíble capacidad de este hombre para la narrativa gráfica, y su indudable capacidad de redescubrirse. Edita Stardom en Francia y en España… pues de momento nadie. (3-)
Enlaces: la web de Inside Moebius.

Más habas francesas: los problemas de David B y L’Association

Sigo con Francia, que no se me ha quitado el afrancesamiento de encima. Resulta que la lucha entre la “vanguardia” representada por LAssociation y las grandes casas editoriales escribe un nuevo capítulo que aumenta la tensión y el nivel de la disputa. Ya era costumbre el enfrentamiento entre este colectivo/editorial y editoriales como Soleil o Casterman, pero tomaron carta de oficialidad en dos momentos de este año: los artículos de J.C.Menu para Plates Bandes o LEprouvette, en las que se representaban como bestias negras de la BD, y en el plante que las diferentes editoriales alterantivas e independientes dieron a Angouleme este año.
Una tensa situación de enfrentamiento que no deja de representar un fenómeno común en Francia desde hace décadas, que repetía, en cierta medida y con todos los matices que se deben poner a esta comparación, lo ocurrido en su día con la creación de Humanoides por parte de un grupo de autores que buscaban nuevos caminos.
Sin embargo, la cosa ha dado un salto importante que marca diferencias claves respecto a esos escenarios, a tenor de la información que da Actua BD. Según ésta página, parece que la decisión de David B, uno de los socios fundadores de LAssociation, de publicar con Casterman una recopilación de sus trabajos ha sido tomada casi como una declaración de guerra por parte de la editorial colectiva. Si anteriormente la colaboración de otros fundadores como Sfar, Trondheim o Baudoin con grandes editoriales ya había supuesto encendidas proclamas por parte sobre todo del socio más combativo de LAssociation, J.C.Menu, parece que ahora la cosa llega a más, ya que la citada intención de David B de publicar en Casterman ha sido respondida con acciones legales que intentan impedir que el autor pueda llevar a cabo su intención.
Una actitud que pone en tela de juicio muchos de los planteamientos iniciales de LAssociation, como bien describe Didier Pasamonik en su artículo. Si el colectivo nunca había querido definirse como una editorial, su comportamiento lo define como tal, defendiendo intereses corporativos que son ajenos a la decisión del autor y entrando en conflicto con el propio ideario fundamental del colectivo: el respeto a la decisión del autor. Podría incluso darse la paradoja de que una asociación creada para que se respetara siempre la decisión final del autor en la creación, impidiera que un autor decidiese el destino final de su obra. Una paradoja que puede socavar brutalmente los cimientos de LAssociation, que ya arrastra fuertes tensiones internas entre sus socios fundadores.
En cualquier caso, una mala noticia, ya que, le pese a quien le pese, la labor de LAssociation ha sido clave para la renovación del tebeo francés de la última década, protagonizando las iniciativas más vanguardistas y más interesantes, y creando una escuela de autores que ha cambiado por completo la concepción de la historieta en Francia. Pero también parece que la estructura se está anquilosando e impidiendo que sus autores se alejen del nido para recorrer nuevos caminos, en un intento sin sentido de aspirar a igualarse a las grandes editoriales como Casterman o Dargaud.
Y es que el francés es el más claro ejemplo de cómo industria y vanguardia se necesitan mutuamente: la industria crea la estructura que permite vivir a los autores de su obra, pero es conservadora en toda su extensión, siendo generalmente alérgica a todo cambio, por lo que precisa de la vanguardia para una obligada renovación periódica de formas y contenidos que le permita subsistir. Una rueda que siempre ha funcionado en Francia, pero que podría verse peligrosamente detenida.

XXIX Premios Diario de Avisos

Se acaban de hacer públicos los premios del Diario de Avisos, sin duda, los premios más veteranos sobre cómic que se dan en España, siempre de la mano del incombustible Manuel Darias, maestro de todos los que intantamos juntar letras para hablar de tebeos.
Los galardonados de este año han sido:

Guión historieta realista: Luis Durán
Dibujo historieta realista: Rubén Pellejero
Guión historieta humor: Manel Fontdevila
Dibujo historieta humor: Manel Fontdevila
Revista del año: “Nosotros somos los muertos”
Editor del año: Astiberri
Mejor labor pro de la historieta: Toni Guiral
Mejor comentarista: Antonio Martín
Totalidad obra de humor: Ángel Nadal
Totalidad obra realista: Jordi Macabich

¡Enhorabuena a los premiados!

Avance de Las Manos en los bolsillos

Este mes Edicions de Ponent publica Las manos en los bolsillos, de Pablo Herranz y Toni Benages. Os paso un avance de dos páginas y el texto promocional:

“Afirman los estudiosos del lenguaje corporal que llevar las manos en los bolsillos denota mala educación e indiferencia.
Incluso se tipifica como gesto propio de la adolescencia, con su carga de inexperiencia y timidez; representa, en suma, la actitud vital de aquellos cuyas manos no tienen nada que ofrecer y que, a falta de un sitio mejor, las llevan en los bolsillos. Este álbum narra las vicisitudes de unos personajes en un momento de su vida en el que el papel de la familia queda eclipsado por la pertenencia a un grupo de amigos, y que no es sino un primer paso, más o menos preciso, hacia la emancipación.”

Página 1 Página 2

Novedades de Dolmen

A la venta el 18 de Agosto:
(*)- Las pelusas de mi ombligo #2, de Fermín Solís. Colección Dominó . BN. PVP: 6,95 euros

A la venta en Septiembre:
Martillo de herejes, de Juan Gómez y Agustin Alessio. Álbum tapa dura. 48 páginas. Color. 14 euros.

Comunicado de prensa de La Cúpula

La editorial La Cúpula me pasa el siguiente comunicado:

Informamos a todos nuestros lectores de que los ejemplares rectificados de Agujero negro de Charles Burns y Junior y otros perdedores de Peter Bagge se pondrán en circulación a partir del próximo 16 de agosto.

Una rápida y más que correcta respuesta a los errores de edición que tanta polémica desataron y que demuestran el compromiso de esta editorial hacia sus lectores.

Novedades varias

Aprovecho un ratito y pongo al día la sección de novedades de la columna de la derecha, incorporando las de Agosto (Astiberri, Ponent, Dolmen y Planeta) y Septiembre (Panini y Norma), que ya conoceréis por muchos blogs de Tebelogs! pero que me llegaron durante mi semanita de vacaciones. Pocas cosas en general, dejando de lado lo ya comentado (reitero mi recomendación de La Perdida, excelente), pero ojito a dos novedades que aparecerán en Septiembre: el Maximortal de Rick Veitch (Norma), una versión de Superman que deja la supuesta mala leche de sujetos como Ellis o Millar en juegos de parvulario y la divertidisima Hulka de Slott y Bobillo (Panini), una serie que se podría definir como un cruce bastardo entre una serie de superhéroes y Ally McBeal o como una de las series más hilarantes y originales que servidor ha leído en este género en los últimos tiempos.
Novedades Agosto
Novedades Septiembre

Recargado

Recargado, supermineralizado y supervitaminizado, siguiendo fielmente las indicaciones del famoso superratón. Que esto de volverse de la France cargado de tebeos (y eso que juré y perjuré que no entraría en una tienda de tebeos…¡ja!), y bien empapadito de cultura universal (Louvre, Orsay, Picasso, Rodin…) le deja a uno en condiciones ideales de volver a la carga. Así que, en breve, aluvión de reseñas, de articulillos y, por supuesto, nuevos tebeos favoritos.
Todo en este mismo cárcel-canal, a la cárcel-hora de siempre :)

En todas partes cuecen habas

Qué bueno es esto de desconectar unos días. Recarga uno las pilas y, si de paso, se pega un garbeo por las galias, comprueba cómo está la situación tebeil allende los pirineos. Y aunque a servidor pasearse por las tiendas de la Rue Dante de Paris le provoque serios problemas de babeo continuo y de temblor en la visa, lo cierto es que no todo es tan bonito como parece. O sí, pero resulta que cada cual, a su modo, tiene sus problemas, lo que traducido al refranero es algo así como que “en todas partes cuecen habas”.
O por lo menos es lo que se deduce de la lectura de la interesante entrevista al librero Jean-Louis Rasquain en la última BoDoi, que expone claramente los serios problemas por los que pasan las librerías especializadas francesas, provocados por un flujo incesante de casi 300 novedades mensuales. Si aquí los libreros se llevaban las manos a la cabeza el año pasado con ese número de novedades para el Salón, multiplíquese por doce y se estará cerca de entender qué es lo que pasa en el país vecino.
Las librerías no pueden, sencillamente, hacer frente al total de novedades mensuales. Empezando por problemas de espacio y terminando con los económicos, las librerías se ven obligadas a una importante selección del material que les obliga a quedarse, en promedio, con un 50% del total de novedades que, además, estarán de promedio un máximo de 4 semanas en los estantes, o incluso menos.
Un problema que ha llevado, además, a que los libreros opten por no tener stock de números atrasados. Lo que debería ser, en principio, una de las grandes bazas de una librería especializada desaparece ahogada por el número de novedades. Los libreros piden lo justo que saben que se va a vender y cuando una serie es famosa aprovechan la salida de un nuevo número para pedir los anteriores. Eso sí, con la seguridad de que serán devueltos en un par de semanas a la editorial si no se han vendido. Se establece entonces un mecanismo continuo de llegada de novedades y devolución de las anteriores que puede llegar, como declara Rasquain a que novedades que han llegado por la mañana sean devueltas por la tarde.
Evidentemente, la situación es crítica para las editoriales, ya que éstas se convierten en el verdadero filtro de cara al lector. Los tebeos no se venden por la elección de los lectores, sino por la de los libreros, lo que limita que muchas editoriales apenas puedan colocar sus productos en las estanterías de novedades, un escenario complicado para un país donde el aficionado se gasta una media de 75EUROS al mes en tebeos y debe seleccionar mucho lo que compra.
Así, se entiende que por un lado las editoriales hayan desarrollado importantes mecanismos de promoción dedicados exclusivamente al librero. Mientras en España al librero le llegan listados de novedades que, con suerte, dedican unas líneas a la descripción del tebeo, en Francia ya se da el “visitador tebeíl”, una persona que se encarga de visitar las librerías armado de portátil con el que poder enseñar al librero varias páginas de la futura novedad para poder dar más opciones de decisión al librero. A lo que se suma la importancia que en Francia tiene la promoción en medios escritos, un factor clave para hacer llegar al lector sus productos y que éste tenga criterios de selección. Si es habitual que muchas revistas de cultura dediquen una sección al tebeo (bien proveída por las editoriales, que se encargan de contactar con estas revistas para pasarles material promocional y disputar su particular lucha por la presencia en medios escritos), durante el verano parece como si hubiese una verdadera fiebre por la BD. Prácticamente todas las revistas incluyen historietas de una u otra forma, desde la prepublicación de álbumes a la presencia de autores famosos (Telerama, una revista muy famosa de televisión, estrenaba esta semana a toda portada una serie de historietas de autores famosos que iniciaban Dupuy y Berberian) hasta la venta de álbumes con periódicos (por ejemplo, Liberation vende todas las semanas un álbum ganador del gran Premio de Angouleme a 6EUROS). Una situación que contrasta espectacularmente con la que vivimos en España, donde muchas novedades parecen casi clandestinas si nos atenemos a la promoción que de ellas hacen las editoriales.