(Continuará…). Fascículo 4

Decía yo en mi última entrega que el comic-book volvió a los quioscos en un momento en el que ese formato estaba fuera de lugar. Es evidente que en los quioscos del siglo XXI es necesario pensar en formatos que tengan rentabilidad para el quiosquero, que pueda tenerlos expuestos durante un mes y que no caigan rápidamente derrotados por la velocidad de rotación de los productos de los anaqueles. Todo un problema, ya que implica que el tebeo debe ser un producto de venta masiva o bien con un precio que proporcione rentabilidad suficiente al quiosquero como para mantenerlo durante un tiempo suficiente a la vista. Hoy por hoy, la primera de las opciones parece inviable, habida cuenta de que los únicos tebeos que tienen una venta masiva en quioscos son Witch y Mortadelos varios. Mister K o Dibus se mantienen como revistas con tiradas importantes, pero alejados de las ventas espectaculares de los primeros, lo que hace pensar que el formato ideal para el quiosco vendría de dos posibilidades: a) un formato tomo, con precios entre los 5-10EUROS o b) un formato revista, con un precio que se mantuviese en una horquilla entre los 3 y 6EUROS. El primero tiene una clara respuesta: el manga, un formato que podría romper en los quioscos si encontrase superventas estilo Dragon Ball. Una situación que se podría dar con Naruto, Bleach o Full Metal Alchemist, pero que nunca significaría la invasión de mangas del quiosco, sino tan sólo que determinadas colecciones estarían siempre presentes. Paradójicamente, y tras la muerte de las revistas en los 80, parece que es un momento en el que este formato podría reintroducirse. Sin embargo…¿es posible? Personalmente tengo mis dudas, sobre todo de una revista específica de historieta, pero los intentos de Humanoides en Francia y el éxito de Wicth pueden dar una idea de modelos mixtos que hoy quizás podrían tener un cierto hueco en el mercado. Es evidente que el lector hoy es mucho más exigente y tiene mucha más oferta de ocio que hace 20 años, por lo que una revista, ya sea dirigida a público infantil, juvenil o adulto sería todo un reto de diseño en cuanto a contenidos.
Pero estas dos elucubraciones llevan casi obligatoriamente a una dolorosa conclusión: sea el formato que sea, es más que posible que el quiosco se haya perdido para siempre como punto mayoritario de entrada a los tebeos.
Y la pregunta subsiguiente…¿es grave? Con una red de más de 250 librerías especializadas en España ¿qué problema tiene?
Pues la respuesta es sencilla: muchos. Sólo hay que ver lo ocurrido en los EEUU en los 90. El abandono de los quioscos y supermercados por la venta en el denominado Direct Market de librerías especializadas (con más de 10.000 en todo el país), supuso un florecimiento puntual, pero que unido a las corrientes especulativas se tradujo en un brutal hundimiento a mediados de la década. Casi un 40% de las librerías cerraron en apenas tres años (más del 50% en una década), en una compresión lenta pero imparable del llamado Direct Market. Sin un punto de entrada, el cómic se convirtió en un ghetto en el que apenas entraban nuevos compradores, y que era abandonado a medida que éstos crecían. Una situación que en España es similar, ya que el tebeo está circunscrito al coleccionista, al aficionado de siempre, pero con dificultades obvias para incorporar nuevos lectores.
Sin quiosco como punto de entrada para nuevos lectores, y sin posibilidad de recuperarlos…¿qué alternativa queda?
Desde mi punto de vista, no hay que inventar nada, sólo ver qué ha pasado en los USA, un mercado clónico al español en cuestiones de tebeo en las dos últimas décadas. Allí el manga y el formato novela gráfica están eclosionando con fuerza en las grandes superficies y librerías generalistas, con un crecimiento espectacular que contrasta con fuerza con la lenta bajada y constante disminución del Direct Market.
Por tanto, la opción viene por dirigir la vista hacia grandes superficies, cadenas de librerías y librerías generalistas. Carrefour, Alcampo, Fnac, El Corte Inglés, Casa del Libro… pueden ser focos importantes de promoción y recuperación del mercado. Puntos complejos y de difícil acceso, pero sobre los que se está haciendo un continuo trabajo que podría dar sus frutos en los próximos años. Una labor titánica, que se debe afrontar desde muchos frentes, que comienzan por la formación de los encargados de las secciones de librería (ayer mismo comprobaba en un Carrefour como El Archivo Corso de Petillon se encontraba en la estantería de cuentos infantiles) hasta el propio cambio de los editores, que deben tomar una parte más activa en labores de promoción en estos puntos.
Ahora bien… ¿y las librerías especializadas?
(Continuará)
Entregas anteriores 12 3

13 Comentarios en “(Continuará…). Fascículo 4

  1. Creo recordar que Joan Navarro de Glénat a la sazón de ciertas preguntas que le hicimos durante el Salón del Manga de Andalucía nos contó algunas cosas interesantes sobre "su" editorial a ese respecto, como el intento que se llevaba de ampliar espacio en todas las FNAC

  2. A mí últimamente me da por pensar que los cómics deberían interactuar.

    A ver. Creo que álvaro da ideas acertadas, que el espacio del área comercial va a ser un objetivo, lo que requiere una inversión muy seria y profesional por parte de la editoriales, que deben abordar el tema como una cuestión publicitaria. Su producto debe llegar a quien lo compra para el área comercial (de todos modos, ¿de quién depende la contratación de un profesional, o al menos de un entendido en tebeos por parte de un Carrefú?)…. pero también debe llegar a la librería general (ni profesional ni franquiciada… la de la esquina, la de toda la vida). Para que un librero o un quiosquero no apretuje los tebeos vergonzosamente en una esquina oscura y sucia, han de coambiar muchas cosas, pero la primera es la percepción de lo que hoy son los cómics (cómics que son hoy muy distintos, variados, adultos, a los que se editaban hace quince años,sin ir más lejos, y con un potencial generalista como nunca ha tenido… sobre todo si pensamos en adultos).

    Y, volviendo al principio, creo que una vía de alcanzar nuevos lectores por parte de las editoriales (no sé cómo… yo no edito) puede pasar por acuerdos con otras editoriales de revistas que, igual que te regalan un libro o un DVD, podrían ilustrar sus contenidos con tebeos (incluso, qué coño, realizados ex-proceso…ahí está nuestra fabulosa cantera de autores que seguro no les importaría trabajar por encargo). Revistas de historia, de viajes, de literatura de esas de gran tirada (Muy, La aventura de la Historia, Qué Leer…) podrían regalar avances, ¿por qué no?.

    Ahora bien…yo no sé cómo se puede conseguir eso. Supongo que algún descreido vinculado al medio (uno de esos que con su actitud hace más daño qe otra cosa) puede salirme con que uno es ingenuo y que nada vale para nada. Vale, entonces hundiros solos.

  3. Hombre no es mala idea, en cuestión de europeo o americano no se como funciona la cosa, pero te digo como está en el manga… Para cualquier otra distribución que no sea la pactada en el mercado y una tirada que no sea la explicacada y detallada (fraccionamiento, entrega en tandas etc etc etc) se ha de volver a hablar con los japoneses y conseguir negociar ese nuevo "medio" de distribución de un manga. Ej, para la distribución en quioscos de los mangas X, en tandas de dos, con un cartón y un precio especial… Has de hablar con Japón porque si se enteran (y se enteran oiga, que la distinguida competencia es la mejor policia que hay para esas cosas, cuando no tienes a alguien dentro de tu equipo que es un tarugo y les da el aviso a los japos) te pueden retirar la licencia para continuar editando esa obra (o si es una editorial grande, negarse a seguir tratando contigo como editorial). Para meter parte de un manga del que quieres promocionar en una revista (del sector o generalista) has de hablarlo con los japoneses de la misma forma y te lo tienen que autorizar, todas las imágenes empleadas han de ser solicitadas a ellos… Bufff un largo etc…

    Lo cual nos lleva a la conclusión de que deberíamos probar con los autores patrios como usted ha dicho… Pero si apenas hay editoriales que les editen sus obras, ponerse a buscar formas de edición alternativas debe ser ya el acabose…

    De todas formas sigo diciendo que lo expuesto en el post del señor punch me parece muy buena idea…

  4. "…contrasta con fuerza con la lenta bajada y constante disminución del Direct Market."

    http://www.comicbookgalaxy.com/blog/2006/08/civil

    "Diamond's Top 300 alone have sold 46.8 million units in the first seven months of 2006, and have been steadily rising for years. The DM has been the "last refuge" for periodical comics for like 25 years."

    Brian Hibbs, famoso librero americano.

  5. Buf, lo del comic book en los kioskos ya no tiene remedio, es una batalla perdida. Un comic de 24 páginas ahora, siendo sincero, es muy caro para captar a nuevos lectores, cuando yo era pequeño me compraban comics en los kioskos, y estaban tirados de precio, 125 pesetas o incluso menos si retrocedemos un poco más en el tiempo, ahora son 282 pesetas, dos comics al menos son más de 500 pesetas. Se que hay mucha gente que dice que un comic book por 1'70 euros o 1'95 el de planeta es barato, pero claro, eso se dice desde el punto de vista de un coleccionista de toda la vida con recursos para mantener el vicio. Y que conste que yo compro comics books al mes, llevo muchisimos años leyendo comics, pero reconozco que a estos precios nunca hubiera leido comics books de pequeño.

    Luego también está el continuará de cada mes como gran problema para captar lectores. Hay mucha gente con recursos dispuesta a leer comics, se podría decir que más que hace 10 años, ya leer comics no es algo marginal ni de niños pequeños, pero claro, 24 páginas al mes no aportan nada, eso es algo que tb se reduce al ambito de los coleccionistas, nos hemos acostrumbrado a comprar cada mes la misma colección que muchas veces no entendemos que haya otra posibilidad de lectura. Como decía hay gete que compra tomos recopilatorios y eso se puede ver en el fnac, por eso el manga, que está disponible durante mucho tiempo en las librerias, está teniendo éxito, comprar un tomo de 200 páginas porporciona sensación de plenitud, leer 24páginas si no estas acostumbrado no sabe a nada, no engancha, y más ahora que hacen falta 4 comics como minimo para leer una historia completa.

    Hay que recordar el boom del manga hace 15 años, en formatos de 24 o 34 páginas. Hubo un tiempo en que el manga estaba de moda, luego, la moda paso, y las colecciones cerraban sin concluir y se encontraba menos manga que años atras. POsteriormente se abandono el formato de pocas páginas y se opto por el tomo en todas las colecciones, y ahora el se vende más manga que nunca, es facil comprarlo al ritmo que el comprador quiera, no está impuesto por el editor como con el comic book, y hacer una compra aporta un buen rato de lectura.

    En definitiva, comprar la colección cada mes para leer 24 páginas es algo que ahora mismo no cautiva a alguién no acostumbrado a hacerlo, por ahí es imposible hacer nuevos lectores.

  6. Cuando nos daremos cuenta que los señores quiosqueros que me merecen todo el respeto, están en el "bando enemigo" y su interés por obtener beneficios de los comics es practicamente inexistente.

  7. Tomás Pardo on 3 septiembre 2006 at 22:27 said:

    No creo que, hablando del sr. quiosquero, "su interés por obtener beneficios de los comics es practicamente inexistente".

    Más que nada porque esta afirmación no tiene lógica alguna ¿Alguien cree que el responsable de un negocio se niegue a ganar dinero con productos que vende? Bueno, no contemos a los farmacéuticos que se niegan a vender condones.

    El problema éstá es que el margen del producto es miserable, pero mucho. Además, vende muy poca cantidad (en comparación con revistas de informática, del hogar, prensa rosa, prensa diaria, deportiva, automoción, eróticas, pornográficas, fascículos, musicales, cine y DVD, juveniles, consolas, labores del hogar, caza y pesca, chiclets y chupachups,…). En fin, que vende menos que otros productos que tiene expuestos. Así que el resultado es que al quiosquero, que tiene poco espacio y ganancias casi nulas, no está por la labor de vender tebeos… Y no lo puedo culpar. Pero no es porque nos tenga manía. Estoy seguro que, si ganase lo mismo, preferiría vender tebeos que no los fascículos que le tapan el chiringuito con sus ostentosos cartones.

    Y, pese a todo, considero imprescindible al kiosko a la hora de conseguir nuevos lectores. Las grandes superficies están bien, pero es en los quioscos donde mucha gente va casi a diario a comprar su periódico o revista.

    Lo peor de todo es que no se cuál es la solución y tampoco le veo ninguna a corto plazo.

  8. Álvaro on 3 septiembre 2006 at 23:15 said:

    Ojito con lo de los precios, que decimos que 1.70 o 1.95 es muy caro para los niños y Witch se vende como churros (150.000 ejemplares) y es bastante más cara. Y revistas como las de Caroon Network u otras están por encima de los 3

  9. Y no nos olvidemos de las Yukiko y Mega Hiro de Panini con 2.95

  10. Tomás Pardo on 4 septiembre 2006 at 1:22 said:

    Las revistas que vienen con obsequio, ¿vende la revista o el regalo? Porqué está más que demostrado, que cuando una publicación ofrece un obsequio interesante sus ventas aumentan de forma clara. Y al revés, si ese mes al chaval no le interesa lo que le ofrecen, o se compra una revista de la competencia o pasa de ella.

    Los críos, al no tener filias y fobias a los editores, compran muchas veces por la portada o el gadget y no por el contenido… Que también vende, no nos egañemos. Pero no podemos obviar que las revistas infantiles tipo ¡Dibus!, vienen todas con regalito.

  11. Pues las adultas que regalen condones con dibujitos, o tangas con xerigrafias…. (Eh si vende vende ¿no?) je je

  12. Álvaro on 4 septiembre 2006 at 8:20 said:

    Pero Tomás, eso es parte del cambio del quiosco. pasa hoy con casi todas las revitas, no sólo con las infantiles. Mira las revistas tipo Elle, Cosmo, etc, que tb viven del regalo, otras como Quo y demás, que dan opciones tb con regalo, FHM, etc… el regalo es ya una estrategia de marketing casi obligada.

  13. Hablar con los respetables kioskeros a ver que os comentan del tema de partirse la espalda mes tras mes con las ingentes devoluciones de comics, de su interés hacia el comic como expresión de cultura.

    El comic como vehículo de expresión cultural?

    Pero que me estas contando chaval?

    A ver si consigues ver alguno entre la heterogenía de artefactos editoriales de mi local?

    Eso no vende! fuera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation