Un atentado a los derechos de autor

A través del hijo de Manuel Gago me llega la siguiente noticia, que reproduzco del diario Levante:

La Audiencia retira los derechos de autor a la familia del creador de “El Guerrero del Antifaz”
El tribunal da la razón a los herederos de Editorial Valenciana en base a dos contratos
La Audiencia Provincial de Valencia ha retirado los derechos de autor reconocidos por un juez de primera instancia a la familia del creador de “El guerrero del antifaz” y ha fallado a favor de la familia Puerto, heredera de Editiorial Valenciana, en base a los dos contratos firmados en 1947 y 1949 por su autor, Manuel Gago García, por los que se cedía todos los derechos sobre el personaje incluida su explotación como marca.
De esta forma, la sección novena revoca el fallo dictado por el juzgado de primera instancia número 17 de Valencia, que estimó mala fe en el registro de la revista infantil “Aventuras del guerror del antifaz”, ya que “aunque existían unos contratso”, explica, “aquéllos sólo autorizan la cesión de la propiedad de cada cuaderno u derechos de edición de la colección”. No obstante, según el recurso presentado por el abogado Santiago Soler en representación de la editorial, el tribunal entiende que no existió mala fe. En porimer lugar, la sala alude a la obligación legal que había de registrar la marca según el Estatuto de la Propiedad INdustrial, bajo pena de multa. Por otro lado añade porque “durante lo 34 años en que vivió Manuel Gago desde la publicación de la marca en el Boletín hasta su fallecimiento”, no realizó “ningún acto de reclamación, ni intento de explotación”.
Además, hace especial hincapié en los dos contratos firmados, en 1947 y 1949, por los que se transmitía la “propiedad literaria y artística de los cuadernos y colecciones”, como figura “literalmente” en el contrato. Y destaca en este punto “la gran difrencia de precio entre ambos contratos, ya que en primero se fijaba el importe de 200 pesetas y en el segundo, de 3000, cantidad importante en la época y que denota sin duda el gran éxito obtenido por la colección”.
En este sentido, la sala insiste en que no podemos considerar que el registro de la revista infantil, como marca, se efectuara de mala fe, puesto que “la explotación de la publicación estaba cedida a quien la inscribió como tal”.

Personalmente, me parece que esta sentencia lo único que hace es reconocer y autorizar legalmente los usos de una época donde los derechos de autor eran sistemáticamente pisoteados. Una cosa es que no hubiese “mala fe” en la actitud de la editorial (porque era lo habitual de la época) y otra que no sea de justicia reconocer la autoría de la obra, máxime cuando la editorial desapareció hace años reconvertida en constructora.
Una vergüenza que flaco favor ahce al reconocimiento de los grandes autores de historieta de este país.
Tenéis más sobre el tema en Una historia espeluznante.

42 Comentarios en “Un atentado a los derechos de autor

  1. Templeton Peck on 19 septiembre 2006 at 10:16 said:

    Yo recomendaría leer ambas sentencias…

  2. Según la SGAE, los derechos de autor son irrenunciables, aunque se exponga tal cosa por contrato, ya que ese contrato estaría en fraude de ley. No sé qué habrá entendido ese juez, pero dudo que superara una apelación al Constitucional.

  3. Mauricio on 19 septiembre 2006 at 10:45 said:

    Es de suponer que ahora saldrá alguno de los del hilo de Bone repitiendo otra vez aquello tan gracioso "de qué os quejáis, si esto al fin y al cabo es sólo un negogio y de lo que se trata para el editor es de ganar dinero". Porque, como todos sabemos, eso lo justifica TODO.

    En fin. Mis condolencias y ánimo para la familia de Manuel Gago. Espero que puedan darle la vuelta a la tortilla.

  4. Francis 7 on 19 septiembre 2006 at 10:50 said:

    La lógica debería imponerse a todo esto con facilidad. Ponga lo q ponga donde lo ponga: ¿Quién creo al guerrero del antifaz? ¿Alguien tiene alguna duda?

  5. Jesús Cuadrad on 19 septiembre 2006 at 10:53 said:

    Es un paso atrás… con respecto a los precedentes establecidos en el caso Sanchis.

    Pero habrá que insistir.

    Y recuirrir.

  6. Belano on 19 septiembre 2006 at 10:58 said:

    Julián, en primer lugar la SGAE es, como diría aquel, un particular, no un tribunal. En 2

  7. Toni Ribas on 19 septiembre 2006 at 11:07 said:

    Yo también pienso que es un negocio. Y que el Sr. Gago estaba mejor que bien pagado (para la época). En este caso, a diferencia de lo que sucedió con los derechos de Bruguera, el autor recibió una cuantiosa suma de dinero por ceder (que no regalar) los derechos a la editorial.

    Claro está, que lo ideal es que Manuel Gago hubiese tenido una empresa editorial y se auto publicase él mismo. Se que soy muy cínico, pero no se trata del robo de la propiedad intelectual que habitualmente hemos tenido en este país. Nadie niega la autoría del personaje (faltaría más), 'sólo' es que los derechos de explotación los vendió a la editorial.

    ¿Por cierto? ¿A los creadores de Spiderman o el Joker se les multiplicaba por 15 su salario por la idea?

    Quizás es porque el negocio editorial es eso, un negocio… Aunque es muy triste despertarse de nuestro sueño idealista.

  8. Miguel Ruido on 19 septiembre 2006 at 11:20 said:

    Yo, la verdad, creo que se debe respetar el contrato firmado por el autor y la editorial. La familia si quiere tener los derechos de explotación de la obra debe pagar por ellos, eso sí, la familia, como heredera debe percibir el pago de los derechos de autor estipulados en el contrato (si es que así figuran en el).

    Un saludo.

  9. Después de los dos últimos comentarios no se que decir.

    Me han dado mucha pena, de verdad.

  10. Álvaro on 19 septiembre 2006 at 11:55 said:

    Perdonad, pero nadie pone en duda los derechos de explotación. Es que los derechos de autor son los que están en liza, y son los que se arroga la editoial.

    Es decir, el guerrero del antoifaz tiene autoría de Editorial valenciana, según esta empresa.

    Y como bien se dijo en el juicio: en aquellos tiempos, los autores no sabían lo que firmaban (Gago tenía apenas 20 años, recién llegado de Albacete), hubiesen firmado que mataron a Manolete al ver dinero..

  11. Lo verdaderamente triste, tenga razón quien la tenga, es que al autor, el verdadero "culpable" de la creación y desarrollo del personaje, no se le reconocieran sus derechos en… ¡¡¡34 años!!!

    No estoy en contra de que la familia exija lo que realmente le corresponde… pero, qué bonito si se hubiera batallado por esto en vida del autor, ¿no?

  12. Jesús Cuadrado me ha quitado las palabras de loa boca: afortunadamente una sentencia del Provincial no es última instancia: a recurrir.

  13. QUE ASCO DA A VECES EL MUNDILLO EDITORIAL

    y eso que Valenciana ya ni es una editorial ni nada

  14. Belano on 19 septiembre 2006 at 12:32 said:

    Supongo que han visto ese anuncio contra la automedicación en el que la gente va por la calle vestida de médico, con bata blanca y estetoscopio, y recomendándose medicamentos. Pues este tipo de asuntos son parecidos: todos vamos por la calle con toga diciéndole a los jueces cuánto se equivocan, la mayor parte de las veces sin tener conocimientos jurídicos y sin haber leído las sentencias de turno.

    Don álvaro, con todo mi respeto, dice usted en el post que una cosa es que exista o no mala fe y otra lo que es de justicia. Quizá sea cierto, pero para un tribunal, existiendo un contrato, lo único que importa es la validez de éste. Si el denunciante alega mala fe y el tribunal decide que no la ha habido debe dar por bueno el contrato, con independencia de lo que a usted, a mí o al juez nos parezca de justicia.

    Más arriba ha dicho que Gago no sabía lo que firmaba, lo cual puede ser cierto y, como vicio del consentimiento, podría invalidar el contrato. Pero ni eso ha sido lo alegado en este caso (al parecer, nada dice en su post al menos) ni creo que se pudiera demostrar tratándose de una persona lamentablemente fallecida y que, según reza la sentencia, en vida no llevó a cabo ninguna acción para impugnar la validez de los contratos.

    Dicho de otro modo, todos podemos entender la posición de la familia del autor. Es más, artística y moralmente éste puede merecernos un respeto que probablemente no podamos hacer extensivo a la editorial. Pero una cosa es eso y otra es la legalidad. Digo más, yo no sé si la sentencia es o no ajustada a derecho, porque no la he leído, pero sí sé que sea quien sea el juez que la ha emitido tiene más conocimientos jurídicos y mejor conocimiento de los hechos que yo. Y eso me hace ser bastante prudente a la hora de valorar ésta o cualquier otra sentencia.

  15. Templeton Peck on 19 septiembre 2006 at 12:37 said:

    Exacto.

    Hablando mal y rápido: En un Juzgado: se ha de tener razón, demostrarlo, y que te la den… "normalmente".

    Hay que leer las Sentencias pero también la demanda y la contestación, etc. para ver qué se pide, cómo, etc.

    Tiene gracia el hablar de "lo justo" en temas legales a estas alturas.

  16. jmponcela on 19 septiembre 2006 at 12:46 said:

    Otra mas. Este atropello es una frusleria comparada con lo que pasa con los megamillonarios derechos de la musica de Maurice Ravel. Para curiosos: http://www.asinorum.com/blog/2005/10/ravel_y_los_

  17. Infoinf on 19 septiembre 2006 at 12:49 said:

    Tien razón Belano con su juicio sobre que los conocimientos jurídicos del ciudadano medio y su disposición hacia la crítica de jueces y sentencias no suele ir emparejada… pero hay que matizar.

    Sin duda un juez sabrá más de derecho que la inmensa mayoría de lectores de la Cárcel, incluyendo al carcelero, pero eso no ha impedido que a veces se den sentencias como que no pudo haber violación porque la chica no se resistió al tipo que la amenazaba con un cuchillo. Nadie habla de criticar la correcta o incorrecta interpretación de la ley por parte de un juez, sino sobre la justicia o injusticia de una sentencia, aspecto que suele ser mucho más obvio y perceptible para todos, incluyendo los legos en derecho.

    Tampoco creo que en este caso la interpretación de la ley que ha hecho el juz, que en principio ha sido "correcta" aunque no "justa", sea incompatible con el concepto de "justicia" que, en general, compartimos todos aunque haya gente que dé la razón editorial.

  18. Álvaro on 19 septiembre 2006 at 12:55 said:

    Vamos a ver, hay dos interpretaciones: la del juez de primera instancia y la de la audiencia. En la primera se da la razón, en la segunda se quita.

    Yo puedo acatar la sentencia, pero eso no quita que no esté de acuerdo con ella, y que la legalidad es, cuanto menos, interpretable (y a los ehchos me remito). Se ha juzgado de acuerdo a un contrato de 1947! en el que era legal algo que ahora no lo es. Ahora hay cultura de la defensa de los derechos de autor. Hace 60 años no existían los derechos de autor.

    Yo entiendo y me parece lógico (lo que no signifca que comparta), que la sentencia diga que los derechos de explotación de la serie son de la editorial en un 100%. Pero los derechos de autor, me parece increíble que se den a la editorial (en un juicio donde la editorial apeló diciendo que no lo hacía Gago!!!!), que además, no existe.

    Y más todavía, cuando hay sentencias en circunstancias muy simlares donde se ha fallado a favor del autor.

    Es verdad y acepto que no sé de términos jurídicos, pero tengo claro que la defensa de los derechos de autor es inalienable. Ahora y hace 50 años.

  19. Belano on 19 septiembre 2006 at 13:03 said:

    Don álvaro, si se da cuenta yo no he dicho que la sentencia de este juez sea correcta ("yo no sé si la sentencia es o no ajustada a derecho, porque no la he leído"), lo que he dicho es que desde luego lo alegado por usted no vale por sí mismo para invalidarla.

    Supongo que se recurrirá y todos los lectores de La Cárcel nos alegraremos si finalmente se reconoce algún derecho a los herederos del artista. Si, como usted dice, hay jurisprudencia en sentido contrario, quizá sería conveniente que el Tribunal Supremo unificara la doctrina al respecto. Pero, como correctamente ha matizado Infoinf, una cosa es quejarse de lo injusto de una situación (histórica o actual) y otra muy distinta que una sentencia se o no ajuste a derecho. Quien sostenga que no debe hacerlo aportando argumentos jurídicos, no "de justicia".

  20. Sin conocer en profundidad el hecho, me parece de vergüenza. Pero no es una vuelta al pasado, no nos equivoquemos, es en esa dirección mercantilista radical hacia donde nos conduce la gentuza de la SGAE. Que Pumby nos coja confesaos.

    Salut.

  21. Real Decreto Legislativo 1/96 de 12 de Abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual:

    Art. 1. Hecho generador.-La propiedad intelectual de una obra literaria, artística o científica corresponde al autor por el solo hecho de su creación.

    Art. 14. Contenido y características del derecho moral.- Corresponde al autor lo siguientes derechos irrenunciables e inalienables:

    1

  22. Por cierto, a los creadores de personajes en América se les aplica la ley americana, no la española. Dicha ley es algo más neoliberal que la nuestra y sí se puede renunciar al derecho pero para evitar quejas se les dan royalties, al menos en DC y Marvel.

  23. "el autor recibió una cuantiosa suma de dinero por ceder (que no regalar) los derechos a la editorial"

    "creo que se debe respetar el contrato firmado por el autor y la editorial"

    "qué bonito si se hubiera batallado por esto en vida del autor, ¿no?"

    No, si la culpa debió ser de don Manuel, por no denunciarlo en su día al sindicato.

    Al vertical, por supuesto.

  24. The Question on 19 septiembre 2006 at 16:39 said:

    ¿A finales de 1980 todaía funcionaba ese sindicato?

  25. Espero que la familia Gago recurra y vuelvan los derechos del personaje a los que deberían ostentarlos. El Guerrero, y todos los otros personajes que creó.

  26. No claro que no.

    Pero cuando Gago se vio obligado a firmar ese contrato si que funcionaba.

    Para la patronal, claro.

  27. ¡Qué decepción!

    Los matices entre los derechos de explotación y los derechos de autor me resultan indiferentes. La sociedad cambia y las leyes también. No podemos ampararnos en la costumbre de hace cuarenta años. Eso nos llevaría a aplicar todavía el Digesto de Justiniano.

    Creo que Don álvaro tiene mucha razón.

  28. Spirit on 19 septiembre 2006 at 18:16 said:

    Vamos a ver, yo preferiria que dieran la razon a la familia de Gago, Pero tambien creo recordar que no todos los numeros de la coleccion del Guerrero del Antifaz los dibujo i guionizo Manuel Gago por tanto tambien tienen derecho a reclamarlos los otros autores. En definitiva era un producto industrial.

    Creo que la familia tiene derecho a recibir royaltis de futuras reediciones.

  29. Los contratos son los contratos. Ahora bien. Se entiende que los herederos de gago también tienen derecho a precibir parte de los beneficios de un personaje que todavías e sigue vendiendo. Si no, que creen personajes los editores.. Y que les vaya bien. País.

  30. Tekken 3 on 19 septiembre 2006 at 21:20 said:

    Hay algo que me cuesta entender. Está claro que el autor cede los derechos a la editorial y esta le paga una cantidad superior a la habitual por este hecho (independientemente de lo inmoral o falto de ética de la propuesta). Si los herederos llegasen a ganar el pleito, ¿deberían devolver el dinero ganado debido al acuerdo que realizó el autor con la editorial?

  31. Que las tribulaciones por las que está pasando la família del maestro Gago nos sirva a todos, autores de cómic especialmente, para ir con pies de plomo a la hora de firmar un contrato con cualquier editor de este país (allende nuestras fronteras también hay editores zicateros… pero al menos pagan mejor).

    Saludos.

  32. Cicateros, perdón.

  33. Los derechos de autor no pueden mantenerse sine die. Creo que el señor Gago está más que pagado. Y como él muchos más.

  34. Sobre la "millonaria" compensación a Manuel Gago.

    De una entrevista a Consuelo Gil en el Sunday número 3:

    "Figurate que yo pagaba a Freixas 650 pesetas por la exclusiva de cada página y a Blasco 250 con devolución de originales"

    Parece ser que las 3000 pesetas por cuadernillo dibujado ni eran un chollo, ni compensan la perdida de los derechos de autor. Más si tenemos en cuenta que Valenciana tuvo que facturar anualmente un mínimo de 7 millones de pesetas (seguramente me quedo corto) con "El Guerrero del Antifaz".

    Eso suponiendo que Manuel Gago supiese que estaba perdiendo esos derechos. No recuerdo donde leí (creo que en otro número de Sunday) que el propio Gago se enteró de que no poseía los derechos sobre El Guerrero del Antifaz hasta finales de 1980. Si tenemos en cuenta que muere en el 81, difícilmente pudo nunca reclamar lo que le debía pertenecer en justicia.

    Y es en la década de los 80 cuando muchos autores reaccionaron y empezaron a reclamar sus derechos perdidos. Precisamente cuando desaparecían esas editoriales y estas empezaban a mercadear con los derechos de sus trabajadores. Recordemos que durante unos años, a mediados de los 80, Ibáñez, entre otros muchos de la entonces extinta Bruguera, no pudo dibujar a sus personajes.

    Por otra parte, suponer que un trabajador, en plenos años 40, hijo de un republicano represaliado, estuviese en posición de exigir unos derechos, que posiblemente ni sabía que tenía, demuestra, en quien lo sugiere, un desconocimiento total de nuestra historia reciente.

    En cuanto a mi desconocimiento sobre legislación, que quieren que les diga

  35. Comentario de Yolanda Smith

  36. Otra vuelta de tuerca:

    en un país normal, la legalidad de 1949 no tendría ninguna relevancia: si tenemos en cuenta que fué instaurada tras un golpe de estado seguido de una masacre de seis cifras, lo normal (como en Italia o en Alemania tras la caida de sus fascismos) habría sido derogarla en 1977. Pero como habia que "reconciliarse"… Así estamos en pleno 2006, con jueces nombrados por Franco, o nombrados por otros que fueron nombrados por Franco, la ilegalidad fascista se perpetúa, y no es extraño que la justicia sea tan "rara".

  37. Belano on 20 septiembre 2006 at 13:14 said:

    Que alguien le diga a elpep de qué año es el código civil.

  38. Si la legalidad no fuese perfectible (palabro), jamás se reformaría legislación alguna, y estaríamos en el código de Ammurabi, supongo. La ley es la ley, vale; y sólo se podrá cambiar por un nuevo la-ley-es-la-ley con sus procedimientos a respetar, nunca por un vacío legal, etc… pero, en mi opinión, ya, menuda injusticia que los herederos de los editores cobren y no los del autor, creador, de esa renta pasiva. Para estar así, que obliguen a que esos derechos pasen al dominio público, que resulta menos vergonzante para todos.

    Yolanda Smith: le deseo una experiencia que le haga lamentar lo que implican sus palabras. Breve, que no soy un desalmado; una vez, para escarmentar, y ya.

    Un saludo.

  39. orestes carson on 22 septiembre 2006 at 13:36 said:

    Belano me parece muy sensato en todo lo que dice. Además dudo que la familia no recupere los derechos apelando al TS. Apelar a la explotación de los dibujantes en los años 40 es un camino nada desdeñable. Pero no utilizando el tono panfletario y los clichés libertarios de elpep, claro. ¡A ver si nos van a nacionalizar a todos, empezando por los derechos de Gago! ¡Esos fascistas!

  40. ¿Alguien tiene el contenido de la sentencia?¿En que día se falló? (la segunda, claro)

    Gracias anticipadas y un abrazo

    Ché

  41. Estimado Orestes:

    te admito "el tono panfletario", pero no los "clichés libertarios". Remarcar que nuestra legalidad deriva de los santos cojones del tío Paco no es lo mismo que decir que toda legalidad es burguesa (eso sí sería un cliché libertario). En cuanto a nacionalizarlo todo, forma parte de otra agenda política, que considero tan disparatada como privatizarlo todo, y solo un poquito más humana. Claro que mis argumentos no son adecuados para apelar al TS (sería como mentar la soga en casa del ahorcado)

  42. Sílvia Darn&i on 27 septiembre 2006 at 22:09 said:

    Todos los dibujantes de la época de Gago fueron "supuestamente" obligados a renunciar a sus personajes y expoliados. Ninguno de los dibujantes de la época de Gago podían ni imaginar que este mundo considerado como "caricaturistas" o "ninotaires" tomaría el auge que tiene ahora.

    Ninguno de los dibujantes de la época de Gago tenía a nadie que informara y menos velara por sus derechos. Ninguno de los dibujantes de la época de Gago, tenía el futuro seguro como tampoco estaban pagados brillantemente.

    Ninguno de los dibujantes de la época de Gago han podido disfrutar del éxito de sus creaciones en gran parte porque han fallecido.

    Los derechos de autor de los dibujantes han sido y son literalmente robados por quienes han disfrutado o disfrutan de ellos los que se hacen llamar "creadores" del personaje. Los dibujantes han sido olvidados y ninguneados sistemáticamente, en este mundo también imperan las hienas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation