Lecturas. Ed, el payaso feliz, de Chester Brown

Es difícil evaluar la importancia de Chester Brown en el tebeo americano actual, pero me atrevería a decir que toda la corriente de historieta autobiográfica que hoy tanto alabamos tiene su origen en Yummy Fur, el comic-book que Brown comenzó a autoeditarse a principios de los 80. Un tebeo que pronto tomó los derroteros de género autobiográfico que hoy conocemos, pero que, paradójicamente, abrió su camino con un intento de experimentación radical completamente surrealista. Ed, The Happy Clown es una obra que mostraba esas ganas de romper esquemas del joven debutante, siguiendo en este caso las enseñanzas del surrealismo y construyendo una historia que sin inicio, nudo y desenlace, improvisada, buscaba en todo momento romper moldes con giros argumentales alocados, absurdos e inesperados.
Enanos caníbales que viven en las alcantarillas, un dimensión paralela de homosexuales, la cabeza del presidente Ronald Reagan reencarnada en un glande, hermosas vampiros desnudas, monstruos de Frankenstein, ciencia recreativa, un hombre que no puede dejar de cagar, anos que son realmente portales interdimensionales… y un pobre payaso que sólo desea ser feliz. Una lista rápida y apresurada de tan sólo una parte de las cosas que se pueden encontrar en esta obra, delirios de juventud caóticos y absurdos si se quiere, pero que, al igual que en el claro referente de El Garaje Hermético, van dejando paso, paradójicamente a una extraña coherencia. Las leyes del caos son extrañas y caprichosas y lo que en principio es difuso y errático va encajándose con precisión, adquiriendo coherencia propia quizás de forma inconsciente para el autor (o puede ser que a través de su inconsciente, quién sabe). Las notas cacofónicas conforman poco a poco una melodía, que se va plasmando en una corrosiva visión de la sociedad de los 80, de la revolución neoconservadora de la época Reagan y de los odios que resucitó, en forma paralela a una aterradora reflexión sobre la soledad del ser humano.
Brown se encuentra lejos todavía de entrar en su madura introspección autobiográfica de obras posteriores, pero deja ya evidentes pistas como para anunciar el autor que vendrá después. Su narrativa y dibujo todavía son toscos, pero se observa un evidente interés por la secuencia y la elipsis, manejadas con cierto atrevimiento no falto de soltura. Pese a sus errores lógicos de principiante Ed, el payaso feliz, sigue siendo una obra sugerente e hipnótica, casi treinta años después de su concepción. De hecho, es triste comprobar como muchas de sus argumentaciones y críticas siguen siendo válidas en la sociedad del recién nacido siglo XXI. (3)

22 septiembre 2006

42 responses to Lecturas. Ed, el payaso feliz, de Chester Brown

  1. orestes carson said:

    Yo creo que en un autor mayor como éste, los lectores compartimos los errores de principiante de los que hablas. Me refiero a que, aparte de que en la reciente reedición en comic-book en D&Q Chester Brown aclarara montones de puntos oscuros sobre la gestación de estos tebeos (como ya hiciera en The little man, verdadero manual de lo que es convertirse en autor de comics), su increíble sinceridad y sus insuperables aptitudes (como dijo Joe Matt) le convierten a uno en su cómplice inevitable.

    Vaya, que pocas cosas me la pueden sudar más a priori que leer un corpus escatológico sobre vampiros, canibalismo, amputaciones e integrismo religioso, pero Chester Brown, que sólo se está divirtiendo, que sólo juega, lo convierte en algo más que apasionante. Eso sí, siempre mejor en el tebeo original que en los inútiles apaños por convertirlo en una "novela gráfica" (qué asco de nombre).

    La edición de La Cúpula es probablemente la peor que cabría imaginar para un libro como éste. No es que fuera muy superior la original de Vórtex, pero este papel couché lo supera todo. En la cúspide del error, la portada asemeja tanto un libro infantil de quinta fila, que ya veremos qué pasa cuando unos padres despistados le compren un ejemplar al niño. Da canguelito, ¿eh?

    Con todo, y sabiendo que no regalas puntos a nadie, yo le hubiera puesto un 4,5.

  2. orestes carson said:

    En cuanto a su importancia en el tebeo de autor americano actual, es descomunal. Si miras la lista de tebeos favoritos de todos los tiempos que publicaron los hermanos Hernández en uno de los últimos Love & Rockets, C. Brown es casi en solitario el único contemporáneo, desde luego el único en el que ambos coinciden. El mismo Anders Nilsen, del que se habla en este post, es un descarado discípulo suyo.

    Pero no creo que se le deba considerar ningún adalid ni precursor precisamente en su vertiente autobiográfica, que por otro lado es lo mejor que ha hecho. Él mismo ha dicho más de una vez que a pesar de haber devorado a Crumb en su juventud, fueron los primeros comics autobiográficos de Joe Matt y Julie Doucet los que le provocaron para seguir ese camino.

    Hace poco he oído que va a volver a meterse en algo autobiográfico. ¿Alguien sabe algo?

  3. Yorkshire said:

    Pues, orestes, habrá que ver la edición como dices y subrayo todo lo que dices… :)

  4. fnaranjo said:

    Ejem… ¿Le han puesto papel couché? ¿En serio?

    0_0

  5. Javier A. said:

    No es papel couché, es algo así como satinado. Si tenéis el tomo de Caricatura, veréis que es el mismo papel utilizado. A mí me gusta como les ha quedado la edición.

  6. orestes carson said:

    ¿Qué te gusta? …

    No, si tenemos lo que nos merecemos.

  7. Víctor said:

    Una preguntilla: ¿la moda ahora es quejarse por todo lo que haga La Cúpula? ¡Jobar, cómo está el patio!

  8. César said:

    "En la cúspide del error, la portada asemeja tanto un libro infantil de quinta fila, que ya veremos qué pasa cuando unos padres despistados le compren un ejemplar al niño"

    Pues con todo el respeto, la culpa sera de los puñeteros padres de las narices que no ojean minimamente una compra uqe le hacen a sus hijos… si son el tipo de padres que tambien los escupen delante de la tele todas las tardes para que esten entretenidos, se mereceran todos los traumas que coja en dichoso niño y sera culpa unicamente de ellos, no de La Cupula por escoger la portada que han escogido.

    La argumentacion valida a esa frase es que solo se vendera en librerias especializadas, que el padre que entra alli con su hijo conoce medianamente las editoriales y no cometeria el error y bla bla bla, pero no, yo digo que se joda el dichoso padre y el niño tambien… Y mas que nada por que Victor tiene razon, se ha levantado la veda contra La Cupula hasta en las cosas mas estupidas. como se corre la noticia que esta herida, vamos los carroñeros de costumbre a ver si la rematamos. Luego eso si, cuando ocurren las desgracias del cierre de editoriales o cabeceras, todos a escribir panegiricos sobre lo mucho que nos gustaban y tonterias semejantes.

    Ya lo dice Diaz de Guereñu en el libro sobre Trama: en este mundillo somos pocos y mal avenidos…

  9. Brad Fulton said:

    coincido contigo Victor, la cupula no se merece el trato que muchos les esta dando, se merecen mas animos, ya que no pasan precisamente por su mejor momento…

  10. orestes carson said:

    La moda es no tener ni puta idea. La Cupula editó probablemente la mejor revista de comics que ha habido en Europa, El Víbora de 1979 a 1990. A pesar de lo cutre de su aspecto -uno de los motivos por el que muchos, por ejemplo Chris Oliveros, la han despreciado, sin saber que por ejemplo Tatsumi, al que han descubierto ahora con gran revuelo, se publicaba ya aquí en 1981, por cierto el primer manga que creo que se publicó en España-, se erigió en un ítem irrepetible que congeniaba la complicidad de un publico amplísimo con la mejor selección de autores internacionales posible. Irrepetible es decir poco. ¿El secreto? La llevaban los autores. Hasta finales de los 90, su propietario poco tenía que ver con la línea editorial de la revista, que fue absoluto patrimonio de Juanito Mediavilla, Onliyú, Max, Pons, Gallardo, Nazario, etc. ¿Cree alguien que Berenguer sabía de qué coño iban las historietas de Loustal, Pazienza, Burns, Peter Pontiac, Varenne, Crumb o los Hernández? ¿De Diego, Martí, Mauro, Calonge, Ceesepe, Boada y todos los citados antes? A finales de los 80, cuando una década de éxito había llenado a Berenguer de confianza, la dirección empezó a cansarse de ser sólo la que pagaba el sobre. Fue muy fácil quitarse de encima a toda aquella gentuza que cada vez le exigía más pasta por página mientras los números empezaban a caer: buena parte de ellos estaban empezando a pagar una pila de años de excesos, y los demás o eran principiantes o tenían que dar de comer a una familia, cosa harto jodida a base de tebeos. Los lectores supimos que algo estaba pasando: las páginas del Víbora empezaban a alternar el regalo mensual de clásicos absolutos con cosas como Iron o Jaime Martín. Todos sus esfuerzos editoriales se enfocaron a vendernos a bombo y platillo cosas como Tank Girl o ¡tachán! Omaha, la gata bailarina. Como Berenguer aún no se fíaba del todo de sí mismo, hizó su irrupción la sangre nueva: Hernán Migoya, convenciéndole de la necesidad de publicar a la nueva hornada norteamericana, cosa que a punto estuvo de irse a la mierda con esa triste edición y traducción del Playboy de Chester Brown que fue un rotundo fracaso. De hecho, lo más lamentable fue presentar a un autor como ése con una de sus obras más difíciles, pero no me cabe duda: Berenguer pensó "¿Playboy? ¡El sexo vende!" Hubo suerte, Clowes funcionaba y Bagge ni te cuento. Pero ni Hernán Migoya era ninguna salvación, ni había marcha atrás en la línea editorial. La Cúpula ya no vivía de los Bagges ni de los Clowes. Que es como decir que ya no vivía de los tebeos. El mérito está en que a pesar de todo quisiera conservar su cuota de prestigio y siguiera editando a la mejor plantilla del cómic norteamericano (que hubiera sido también el francés y su NBD si hubieran andado más listos, vamos, diez años antes, evitando así que cayera en las garras de Norma). Pero El Víbora se había convertido en un esperpento, el esperpento que Chris Oliveros conoció y del que se hacía mofa, él y otros muchos, porque me he hartado de sentir tristeza por la impresión que de El Víbora se tiene por ahí fuera. ¿Algo más? Kiss Comix, escuela de perfección y tebeo de género a mi parecer muy digno: al menos, la mierda estaba toda ahí recogida sin molestar a nadie, en su rinconcito del mingitorio.

    Meto todo este rollo porque la historia de La Cúpula es la de El Víbora. Por eso, cuando llegó su desaparición, muchos sabíamos que había desaparecido ya hacía más de una década. ¿Quién iba a leerse eso, si la mayoría de lo que valía la pena, un 30% de la revista o así, salía luego recopilado en álbum? Mira, no se trata de no tener compasión ni respeto por su dirección al pensar en todas las barrabasadas que ha hecho. Al contrario, La Cúpula ha editado hasta el día de hoy una franja INMENSA de los mejores comics españoles y extranjeros publicados en España en los últimos 20 años. Copa casi la mitad de los tebeos españoles de mis estanterías. Te juro que mis ganglios se estremecen de gratitud. Pero si desapareciera hoy, tal como dicen que están las cosas, media docena de editoriales españolas se lanzarían como locos a editar a todos esos autores que conocemos, y lo harían infinitamente mejor. Lo que han hecho y hacen con la obra de Crumb, los Hernández, todos, con la salvedad quizá de Daniel Clowes y Max, no lo hubieran hecho editoriales como Sinsentido. Astiberri o hasta las recién llegadas. A no ser que todos esos tambores que se oyen por ahí signifiquen algo más que reuniones en la cumbre e intercambios de papeles, no me hables de crisis ni de momentos bajos. Yo la quiero más que tú, pero hoy La Cúpula nos haría un favor desapareciendo.

  11. señor punch said:

    orestes, buen repaso a La Cúpula. Un poco larguito…;) … pero jugoso.

    No obstante creo que el fallo Cupulero no viene del catálogo, que aún con fallos y con giros desacertados (sí, recuerdo aquel Tank Girl -pero aplaudo aquella Omaha, que pareces despreciar en tu texto-), ni tenemos que magnificar románticamente al dibujante-editor (que suele cagarla, como es lógico, pues editar no es su profesión) ni mucho menos de la crisis, muy general, de las Revistas como medio preferente para publicar cómics (todas han caido mucho antes). Está en malinterpretar una idea en principio buena: ellos no quieren vender a Burns (es un ejemplo al azar) a 22 cucas el tomo…quieren ser populares, abaratar. Pero al hacerlo caen en la mala edición.

    Vamos, que se la están jugando por no saber encontrar el punto medio (o no poder… hablamos de una editorial sin respaldo multinacional a lo Panini o Planeta de Agostini) y temo que los lectores nos cansemos si la cosa no mejora (¿temo? bueno, es un recurso literario…a mí plin…).

    Bardín, Caricatura, Rubia de Verano… hay despuntes que parecen reaccionar, y ahí ganamos todos. También admito que al ver el tomo de Agujero Negro o el de Sacco (su Peepshow) y dado que ya tenía ambas…pues pasé totalmente, dado que no me ofrecían mejora alguna (sólo apariencia, formato "prestigioso")

    De todos modos, aun con este desacuerdo (pequeño) yo no soy un "controller" de Vívora y co., era más de Cimoc, así que me ha gustado leer tu repaso cupulero, del que rescaté puntuales recuerdos, y tal…

  12. señor punch said:

    ah, que no se me escape:

    orestes, ni tenemos lo que nos merecemos (porque somos tontos y yo muy listo, me permito completarte frases, con perdón) ni la moda es No tener ni puta idea (salvo yo que sé la biblia en verso).

    Por el caminito de la provocación y la falta de respeto no vas bien…y no lo necesitas, habida cuenta de tu solidez a la hora de argumentar.

    Pero bueno, si prefieres terminar c"onsumido por el anillo", tú mismo ;)

  13. Jesús Cuadrad said:

    >>>toda aquella gentuza>>>

    Esto dicho, claro es, desde la valentía en el uso del seudónimo.

  14. César said:

    "Por el caminito de la provocación y la falta de respeto no vas bien

  15. orestes carson said:

    Querido Sr. Cuadrado: Yo no he descalificado a nadie en mi texto, no es mi costumbre. Cuando digo "gentuza" utilizo una expresión que se acerca un poco al concepto que Berenguer tenía de sus artistas de primera hornada, habida cuenta de su actitud en varias mesas redondas que he presenciado, y pretende destacar el hecho cierto de que nunca pareció darse cuenta de que eran algo más que una pandilla de politoxicómanos. Yo no he llamado a nadie "gentuza" en mi vida, y menos a artistas que admiro y que en algún caso, por ejemplo Juanito Mediavilla y Miguel ángel Gallardo, se acercan a la condición de genios.

    No me escondo en un seudónimo. No veo que mis opiniones sean de la de contratar escolta privada. Como hace aquí la mayoría, me llamo por un seudónimo por el simple hecho de que mi nombre les diría aún menos que el muy saleroso de Orestes.

    Lamento que eso de "gentuza" sea todo lo que rescata una autoridad como usted de mi texto.

    Sr. Punch: Cuando digo "ni puta idea" no estoy descalificando, creo más bien estar usando una expresión algo chana. Confío en que se me perdonará tratándose aquí de El Víbora, casi un autodenominado boletín carcelario. No lo veo una falta de respeto, pero quizá no fue muy afortunado. El camino de la provocación, sin embargo, no me parece tan malo. Pero nunca ha sido mi intención provocar, mi intención era decir lo que pensaba.

    Creo que ahora todos tenéis muy presente la edición de Agujero Negro y esas otras que dices, tenéis muy en cuenta la crisis que atraviesa la editorial y los rumores que se oyen sobre su disolución. La política de bajos costes y precios, que tanto éxito les dio con Brut, podrá tener algo que ver también. Todo eso me parece muy lógico, pero yo me llevo haciendo cruces sobre el tema algunos lustros. Crumb, por ejemplo, no ha empezado a editarse ahora. Y ya en Mis problemas con las mujeres uno pensaba, caramba, esto lo hizo mucho mejor Pastanaga con el mismo concepto de costes. Hace diez años tampoco había nadie que lo hiciera mejor. Eso sí ha cambiado, Sinsentido y Astiberri en especial, y muchas otras, son un ejemplo.

    Me alegro de que te gustara el Címoc. Yo también lo leía y lo apreciaba. Pero con la perspectiva de los años, la batería de autores del Víbora de mediados de los 80 no la supera ni A Suivre, y mucho menos Címoc.

    Sr. César: El niño que lea Ed el payaso feliz, tras la adecuada dosis de tranquilizantes y la terapia, será un niño afortunado. Y todo lo que usted dice a ese respecto es verdad. Pero de suceder una desgracia, no le extrañe que el juez mire la portada y piense ¿esto no salía en El Pequeño País?

    No creo haber criticado la labor de La Cúpula por una estupidez, creo que mis críticas apuntaban hacia los dos o tres pilares de la edición. Hay gente muy válida en La Cúpula, gente muy capaz. Ya sé que no están para hacernos ningún favor, como dices, pero dudo que una editorial de tebeos en España, hasta la más industrial, esté ahí sólo para ganar dinero. Y aunque tuvieras razón, aunque sólo estén para ganar dinero, sería gracias al mío. Y creo muy lícito decir que llevo dándoselo muchos años por un nivel y un concepto de edición más que cuestionable. Como lector, como consumidor y amante de los tebeos, veo que su vastísimo catálogo estaría mejor gestionado en otras manos. Eso es lo que quería decir, y todo el rollo sobre El Víbora sólo pretendía explicar que bajo la dirección que destrozó esa revista, no será posible el cambio.

    Como quien no quiere la cosa, después de darme el toque por mis descalificaciones y desprecios, me incluyes en un grupo de "carroñeros de costumbre" cuando yo no pertenezco a ningún "mundillo" ni acostumbro a alimentarme de carroña. Yo la "carroña" ya la compré toda en su día, y lo sigo haciendo, porque entre ella está buena parte de mis tebeos favoritos de siempre. Los mejores.

  16. Brad Fulton said:

    Que gracia me haria si la cupula hiciera "el favor" de cerrar, asi entonces tendria que comprar los comics en diferentes formatos, otros ordenes, (en un caos vamos) ya ven mi sueño… Desde luego que "es lo que nos merecemos".

  17. señor punch said:

    bien orestes… yo también tengo aquellos Crumb, y cosas de la colección Historias Completas donde nos "regalaron" ediciones para llorar de pena.

    Y es verdad que el de la Cúpula siempre fue un gran catálogo, y sí, no lo comparo con el francófono de Norma (porque es ridículo hacerlo, ¿no? son antitéticos en su estilo y tono). Sólo digo que Cúpula no era "mi" editorial, que el asunto me importa relativamente y que la verdad no estoy más que dándote la razón (otros editores lo harían mejor, y ese catálogo merece la pena… aunque también se sobra en sonrojantes tebeos desfasados, demasiado coyunturales).

    Sólo, por tanto, aclaraba que no tengo querencia al Vívora (y ahora recalco que no soy tampoco de nueva hornada y que tengo cosas de antes, incluso Vívoras, varios, de los ochenta -muy olvidados ya-).

    Y eso sí, si tu intención no era descalificar, e igual que yo creo que he sido malinterpretado… lee a quien te ha contestado, mira a qué respondías con esos "ni puta ideas" y "merecimientos", y piensa si debías rectificar el tono.. vamos, de hecho diría que así lo has hecho, y me parece fenomenal. Con buen tono evitamos úlceras y cabreos frikis. Yo, desde luego, tengo cosas muchísimo más importantes en las que gastar energías, y ésto, este blog, debe ser pura diversión. Yo, al menos, hace mucho que evito "enfadarme" con un monitor de 14 ' lleno de letras y me lo tomo todo con tranquilidad, paso de los perdigoneros que escupen al ojo y tiran de las coletas, y disfruto del placer de una buena discusión con quien lo merece por su discurso. Y tú (ahh…hoy me olvidé del siempre simpático "usted"), creo, lo eres en tus argumentos y conocimiento.

    es lo que debe contar.

  18. César said:

    "aunque sólo estén para ganar dinero, sería gracias al mío."

    Siempre se acaba en la misma pelea de siempre… ¿Tu librero o los de La Cupula te han puesto una pistola en el pecho para comprar algo de ellos? ¿es tu librero tan cabron de meter todos los tebeos en bolsas selladas de plastico para que tu no puedas verlos y decidir si esa edicion te conviene o no?

    Creo que ha llegado el momento de reconocer todos que somos AFICIONADOS a los comics, no una suerte de heroinomanos que, aunque saben que la droga esta cortada con mil mierdas, la compran igual por que la necesitan desesperadamente. Somos adultos, tenemos criterio y podemos decidir NO comprar un producto si no nos convence como esta producido.

    Y como dice el señor punch, yo tambien me he expresado mal, cierto es que he hablado de los carroñeros de costumbre, pero bajo ningun concepto queria incluirte entre ellos por la sencilla razon de que no pareces uno (ahi me remito a lo dicho por el señor punch anteriormente, tu forma de argumentar te define de otra forma). Pero me molesta sobremanera que en un muy popular foro de comics se este ya organizando porras en cuanto alguien dice que dos editoriales van a echar el cierre en breve. Esa actitud, unida a la tipica de alegrarse cuando cierra una revista especializada por que hablaban de tu tebeo favorito, es la que hace que al final metamos en el mismo saco a todo el mundo.

    Mi disculpas si te he ofendido, si las aceptas, podremos seguir hablando de comics. Si no…. date por acusado de vendido a alguna editorial en todos los blogs que visite ;)

  19. Max said:

    Solo una puntualización: el funcionamiento del Víbora fue estrictamente "asambleario" desde el 79 hasta el 83, o quizá el 84. Berenguer no sabía mucho de tebeos al principio, pero no era para nada un ignorante de lo "gráfico" o lo artístico en general, y tenía criterio. Era uno más en las reuniones semanales en las que se decidían los contenidos entre todos. Pero los autores, por cierto, también teníamos nuestros fundamentalismos -aún recuerdo con vergüenza como en una reunión decidimos rechazar una historieta que nos había enviado Ops. Solo Berenguer estuvo a favor de publicarla-

    La confianza entre editor y autores quedó seriamente tocada a raíz de un plante de los autores a causa del precio por página. La editorial acabó aceptando nuestras reivindicaciones económicas, pero a partir de ahí ya nada fue igual de puertas adentro y el funcionamiento asambleario empezó a fallar. Nada extraño, los momentos-cumbre nunca se eternizan. De éxito también se muere. Y no vale echarle siempre la culpa al editor.

  20. Brad Fulton said:

    ¿MAX? ¿ES MAX? DIOS MIO…

  21. Brad Fulton said:

    ESTO SI QUE ES UN ENCUENTRO REALMENTE INESPERADO…………………………………………………………………………………………………………………

  22. orestes carson said:

    César: ja ja ja de acuerdo, trato hecho.

    Sr. Punch: lo mismo digo, mea culpa.

    Fulton: no sé de qué estás hablando, no sé trata aquí de completar tu colección de la patrulla-x.

    Max: Sabía lo que cuentas del plante de los dibujantes, y en ese sentido, sumado a la mala vida de muchos de ellos, tienes razón. Todos tuvieron su parte de culpa. La relajación de las costumbres sólo encaja en modelos de vida efímera, y me parece muy bien, pero desués llega el momento de desaparecer con la cabeza bien alta y El Víbora no lo hizo.

    Nunca he creído que Berenguer fuera mal tipo, y no he machacado en ningún momento con las cuestiones monetarias porque no quería que esto entrara en la dialéctica del editor-explotador. Ahora, en cuanto a su criterio artístico, le he escuchado en las suficientes ocasiones como para dudar muy seriamente de él, y el viraje de la editorial me lo demuestra. Como considero a Ops un discípulo digno de Chumy Chúmez, que sí que era un grande con mayúsculas, no me escandalizo por lo que cuentas. De hecho me hace pensar en los porqués de que El Víbora no virara casi nunca hacia lo panfletario, que es lo que a menudo lastra la obra de El Roto/Ops/Rábago. Pero esto es otro cantar. Lo que sí me hace reflexionar de tu mensaje es lo de la culpa: porque si Berenguer (y la gente que puso al frente, como Hernán Migoya) tienen la culpa de la decadencia de la editorial, que es algo de lo que no me cabe la menor duda, quizá de Berenguer sea también el mérito de construir de la nada la mejor editorial que ha habido en España. Más que nada porque no creo posible encontrar en ningún lugar del mundo a un editor que entregue el criterio editorial así a los autores. Vosotros sabréis si fue humildad, sensatez o inteligencia, o todo lo contrario, pero lo consiguió.

  23. Juan Carlos said:

    Curiosas las cosas dichas por aquí, con chester brown de fondo (gracias Berenguer por publicarle al fín), con max (gracias por recuperar por fín el todo max 3, sigo pensando que eres de los más grandes), pegándonos por una revista y un tiempo que ya no volverán. El mundo evoluciona, y las cosas ya no son como hace veinte años, aunque sí que es cierto que a nuestro Max, a nuestro Martí, a nuestros Gallardo y Mediavilla, a nuestro Pons, a nuestros… siempre los querríamos aquí, aunque pasaran mil años.

  24. Max said:

    Orestes: Efectivamente, nadie en el Víbora estaba por lo panfletario. Pero lo de Ops nunca lo fue, era puro surrealismo, algo cercano más bien a Roland Topor, y en aquel momento nos pareció que no encajaba en nuestra pureza estética "underground".

    Por otro lado, el funcionamiento colectivo afectaba sobre todo a los contenidos de la revista, a su ética y su estética. Pero las decisiones empresariales, aunque se discutían y se opinaban, eran en último término cosa de Berenguer y del hombre en la sombra: Toutain. Con el inesperado éxito de ventas llegó a hacerse inevitable "formalizar" y "disciplinar" la editorial en todos sus aspectos. La ilusión, la espontaneidad y la sinergia de los primeros años iban indisociablemente unidos a la indisciplina y el caos. Eramos dibujantes, no un movimiento político. Y ya se sabe que el caos puede ser un día creativo y al siguiente autodestructivo. Pero que nadie me toque esos años, han sido lo mejor de mi vida profesional.

    Berenguer acabó por tomar el timón y nadie se opuso a ello. Y Berenguer lo hizo bien: la revista siguió funcionando perfectamente hasta que empezó el goteo de desapariciones de los autores fundacionales. El gran problema fue que no hubo recambio generacional colectivo. Se iban incorporaban nuevos autores, sí, algunos artísticamente mucho más sólidos que los de la "vieja guardia". Pero el "duende" colectivo había desaparecido. Ahí no hay culpas ni tampoco méritos individuales que repartir: El duende no se fabrica en laboratorio, surge donde no se le espera y se esfuma sin dejar descendencia. Los primeros cinco años del Víbora fueron una feliz anomalía. Después de eso La Cúpula ha sido una editorial más, entre las muchas que han existido y que existen. Con sus luces y sus sombras, como todas. Desear su desaparición, como se ha dicho aquí, me parece de una mala leche increíble.

  25. Francis Ford C&oacut said:

    La Cúpula demostró recientemente poder hacerlo muy, muy bien en cómics como el Bardín y Caricatura de Clowes, ¿ Por qué no mantener ese nivel en el resto? Cuidar un poco más las portadas, los materiales…

  26. orestes carson said:

    Aunque Ops tire más hacia Topor, también tiene su vertiente política. Al final, todos los heterónimos de El Roto convergen. Pero es cierto que no hubiera desentonado tanto en El Víbora.

    Ójala pudieras creerme en que no hay mala leche en lo que digo. Bueno, cierto, tengo mala leche. Pero será en la manera de expresar mis sentimientos, no en que quiera nada malo para nadie. No deseo esconder la mano, yo lo que deseo es que La Cúpula ESTÉ A LA ALTURA que debería estar. Cuando escribí esa última frase, tenía una secreta esperanza de que algún responsable de la editorial leyera el comentario. Podía joderles, pero más que nada espolearles, sabiendo que ni se venden ni abandonan. Pero que sepas que mis palabras reflejaban la manera de pensar de muchos amigos con los que he compartido lecturas durante años, y pocos de ellos pertenecían al arco integrista frikón que hace su vida en las librerías especializadas. Como lector, tengo muy claro que hay ahora suficientes editoriales trabajando mejor que La Cúpula, tus últimos álbumes y los de Daniel Clowes son las únicas excepciones de un nivel editorial que no está a la altura de los tiempos. Ahí está el ejemplo del libro de Chester Brown, y un centenar más. No me los invento.

    No puedo coincidir contigo en la época dorada de El Víbora. De puertas adentro, la magia se rompería a partir de 1984, pero de puertas afuera, aunque fuera el fruto de los años previos, el nivel de El Víbora llegó a lo más alto entre los números 50 y 100, cuando se convirtió en una revista de verdad internacional. Efectívamente, el recambio generacional de autores españoles no llegó a la altura deseada, pero el material insultantemente malo no era sólo español, y vino bastante más tarde, a comienzos de los 90. En 1990 era tan difícil encontrar a los mejores autores internacionales como en 1983. Pero había que saber y querer. ¿Qué quieres que piense un lector que ha visto dar un giro así a una editorial? ¿Alguna vez ha entonado algún mea culpa la dirección, se ha dado cuenta de la diferencia entre unas épocas y otras, unos autores y otros?

    Hay muchas decisiones que no comprendo. El cerrar una revista con unas ventas que para sí quisieran todas las demás, es una. El no darse cuenta de que su público es mucho más inteligente de lo que piensan, es otra. El no creer que se puede sobrevivir editando menos y mejor, otra, y otra. Creo que ya es momento de tomen buena nota de lo que ocurre a su alrededor. ¿Quieres oír otra cosa? Que siga La Cúpula, que siga por muchos años. Lo que alguien escriba en un blog de internet no tiene mucha importancia. Pero si lo leen, que no se queden sólo con la supuesta animadversión de un anónimo, que no se embriaguen de defensividad. Les escribe un lector, no un censor. Espero que aprecien la diferencia.

  27. señor punch said:

    además, orestes…diría que tus misivas no traducen esa inercia de otros bloggers a ser agoreros(se habló de ciertos foros donde ya hay porras).

    Sé que la Cupula atraviesa un bache gordo. Y como tú deseo que los pasen. Y que este tono que poco a poco empieza a mejorar (no se conquistó Roma en etc…) siga creciendo, con ediciones como el Bardín o Caricatura, porque pienso que tienen buenos autores en catálogo, momentos históricos como el que Max tan bien ha descrito, y buen gusto con sus apuestar extrangeras (vale, pudieron tener como revista sus baches, y sin duda aquella magia inicial no volverá nunca…pero esos señores siguen siendo los que se atreven a editar a Bagge, los Hernandez, el primer Lutes, y esa hornada del indie de los noventa que, creo, es justo reconocer quién trajo a España en primera instancia, cuando acá nadie publicaba sino superhéroes, o casi)

  28. Jose said:

    Yo, Orestes, añadiria algo mas a todo lo comentado aqui. Todos deseamos que una editorial se ponga las pilas, pero tambien tenemos que tener en cuenta el tipo de cargador con el que cuentan… Una editorial potente puede hacer la machada de regalar un album de tapa dura ya editado simplemente por corregir un error tipografico de la portada que ha provocado multiples carcajadas…. Quiza La Cupula no pueda permitirse retirar una edicion entera de un comic por una pagina repetida y hacer la solucion de emergencia que realizo y que no fue nada del gusto de los aficionados… Lo mismo pasa con el papel que comentabas que no te gustaba… Si te refieres al nivel de cosas publicadas, eso ya entra en los gustos de cada cual y dificilmente se podra rebatir ( a mi me gustan unas cosas, a ti otras) pero si te refieres al tipo de edicion… ahi ya entran otros factores, sobre todo el economico y la mala suerte (nadie edita un tebeo con error solo por el gusto de editarlo).

  29. Brad Fulton said:

    Esto es increible, y Orestes ya que eres tan listo y te pones tan chulo incluso para contestar mi estupido y pequeño comentario (dudaba que lo contestase alguien), solo decirte que el material de la cupula fue lo mejor que vi y siguo viendo, y seguire viendo hasta que dios sepa que pasara, yo no estoy nada de acuerdo con ud, ni cierto numero de gente, asi que menos egocentrismo, y no pongamos como ejemplo a ciertos compañeros imaginarios… un saludo.

  30. orestes carson said:

    José: A mí el error en Agujero Negro no me parece tan importante, en todo caso deberían haber elegido a gente más competente para arreglar el desaguisado de insertar la página, pero creo que siempre hubo buena voluntad por su parte. En eso coincido plenamente con el responsable de este blog.

    Brad Fulton: Tiene toda la razón, nunca debí contestar a su comentario.

  31. Brad Fulton said:

    Muy agudo…

  32. Juan Carlos said:

    Retomando el tema de Chester Brown y su Ed, lo que me he llegado a reir. Subrealismo puro, con dosis escatológicas de lo más hilarantes. Hacía tiempo que no me reía tanto. Tenia muchas ganas de leerlo y ha superado todas mis expectativas. Es buenísimo. Muy recomendable.

    Max, espero que te pases mucho por aquí, me encanta leerte y siempre se agradecen comentarios de la gente que ha vivido y conoce los temas. Y espero que otros autores de tu hornada también lo hagan, empezando por tu colega Pere Joan al que también se le echa de menos. El no va más de este blog sería poder hablar con vosotros sobre vuestros cómics y preguntaros directamente. Ah, y un saludo a Martí, estés donde estés, a ver si te mejoras y nos regalas la tercera parte de el Taxista.

    Y de nuevo gracias a La Cúpula por traernos a Ch. Brown, espero que no os quedeis aquí y nos traigais una reedición de El Playboy, al Pequeño Hombre además del consabido Louis Reel. Un saludo a todos y buen rollito.

  33. Brad Fulton said:

    Si para mi fue una sorpresa, ver aqui a Max, tambien me gustaria saber si la cupula traera un nuevo volumen de tomos completos de R Crumb… A esperar.

  34. Francis Ford C&oacut said:

    Al leer ayer el cómic de Chester Brown llegue a la conclusión que ciertas obras son muy importantes acceder a ellas en el momento en que aparecen, Ed, el payaso feliz hubiera sido un cómic de referencia para mi hace muchos años, cuando descubri a Daniel Clowes y su Guante de seda, ahora aunque muy divertido me interesa más leer su Louis Riel.

  35. Adai said:

    Aunque sea un tema muy trillado, creo que es importante volver al asunto de los seudónimos.

    En mi opinión, el que Paco Pérez, aficionado al tebeo, al que no le gusta poner su nombre en los foros, y se hace llamar Capitán Cometa, no tiene demasiada importancia.

    Pero que alguien, que se nota a leguas, que está o ha estado muy metido en el mundillo del cómic patrio, use seudónimo, no me parece bien; sobre todo, cuando hace gala de un amplio conocimiento de hechos que un simple aficionado no conoce.

  36. orestes carson said:

    Te aseguro, Adai, que todo lo que he dicho en estos comentarios lo he sabido (o supuesto, unas veces) como aficionado. Comencé a leer El Víbora regularmente hacia 1988, prácticamente al mismo tiempo que a Hugo Pratt, Muños y Sampayo, Lauzier, Schulz, Caniff y lo demás. Algunos de los autores que conocí entonces se convirtieron en auténticas obsesiones que aún conservo. Muchos de ellos compitieron en relecturas con las que hoy puedo hacer de un concierto barroco o de un ensayo sobre arte de Ramón Gaya, y entonces hacía de Leonard Cohen, Pata Negra o Prince: la relectura, en un medio donde la música y la plástica tienen tanta o más importancia que la narración, siempre me ha parecido un buen baremo para apreciar un tebeo. Conocí a algunos de los mejores autores que ha dado España, Italia, Alemania, Argentina y USA. Al manga llegué por Taniguchi y Tatsumi, presentes ya en El Víbora de los 80. A la escuela francesa por Tardi, Varenne, Loustal, Veyron; todos estaban allí. Había mucho más aún. Hace años que vengo esperando que se diga que El Víbora hasta los 90 es la mejor revista de tebeos que hemos conocido, fuera y dentro de España. Aún sigo esperando. ¿Cómo quieres que no sepa de lo que hablo?

    Sin embargo, entiendo tu suspicacia, aunque me da cierta pena que eso es todo lo que se extraiga de esta conversación, suspicacias. Porque, si tanto sé y tan metido estoy en "el mundillo del cómic patrio", ¿por qué no me pongo a salvar la historieta nacional? ¿Editaré más y mejor que nadie? ¿Crearé un blog llamado "La mazmorra de papiro"? ¿Cargaré los secos tinteros y regresaré convertido en un Herriman de la hispanidad? Ya veo en previews un lujoso tomo, diseño de Chip Kidd, prólogo de Umberto Eco, citas de Chris Ware, Crumb y J.C.Menu, edición de Pantheon Books: The Complete Orestes Carson. Me gusta…

    En fin, yo ya he terminado aquí. Que sigáis bien.

  37. Brad Fulton said:

  38. Jesús Cuadrad said:

    ¡ Chaíto !

  39. Adai said:

    Como parece que vas a desparecer tal y como llegastes, no leerás mis palabras.

    No, no solo ha sido suspicacia lo que hemos extraído de tus largos comentarios. Has dicho muchas cosas, y muchas de ellas interesantes. Pero lo que tampoco puedes pretender, es decir que lo único que esperabas es que se reconociera que El Víbora fue la mejor revista de tebeos hasta los 90, cuando por otra parte has dado palos a diestro y siniestro en su editorial. Y no es que lo haya leído mal, ni que no haya entendido lo que querías decir. Repasa tus comentarios y verás que desde Berenguer para abajo has tocado muchos palos.

    Lo que no se puede pretender, y tu que pareces buen lector de cómics lo debías saber, es que El Víbora 198 fuera igual que el 34, o si prefieres decirlo de otra forma mantuviera ese mismo nivel. En nuestro país habían pasado muchas cosas, y los Pons, Gallardos, Max y demás no eran ajenos a ello, igual que no lo eran la gente joven que se iba introduciendo en la revista. No se puede tirar por la borda más de una década de El Víbora. Repasamos algunos autores de los últimos números y lo que representan hoy en día en el medio, tanto nacional como internacional: Kellerman, Konig, Mauro, Rabo, Lavric, Bagge, Sacco…Que el nivel de la revista había bajado? Sin duda, pero junto a muchas cosas malas había también cosas dignas de apreciar.

    Puedo compartir contigo la cuestión de las ediciones que ha realizado La Cúpula de muchas grandes obras, ediciones que no han estado a la altura. Pero también te diré que sin esas ediciones, muchos aficionados no habrían podido acceder a grandes autores. No ya porque los hayan traído a España, sino porque esas ediciones baratas en otras manos hubieran, si, sido más bonitas, pero también infinitamente más caras. Y no olvidemos que entre los aficionados hay gente que se puede comprar al mes diez álbums de tapa dura de 14 euros cada uno, pero muchos otros no pueden.

    Perdona que siga poniendo en duda que seas un simple aficionado, da igual, pero que tras tus comentarios y tras tu seudónimo existen -a pesar de las razones que puedas tener- una cierta inquina hacia Berenguer, no caben apenas dudas.

  40. Brad Fulton said:

    A ver, eso de que el vibora bajo de calidad con el tiempo, puede ser que si y no; tambien puede ser a causa de que muchos de sus lectores sintiesen nostalgia a los autores de aquella generacion que buenos momentos hizo pasar (en la que me incluyo), pero los dibujantes posteriores no son peores nimejores, son diferentes, dudo que la calidad tuviese que ver. muchos dibujos posteriores me encantaron. Bueno, adios, y enhorabuena a LA CUPULA, la apoyo, la calidad de los tomos es aceptable ya que permite que los precios no se excedan, como ya se dijo no todos nos podemos permitir tomos de lujo.

  41. Pingback: iTBO » El Peso de la Adolescencia

  42. Pingback: Zona Negativa » Canadienses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>