Novedades Dolmen

(*)- SÓLO SON TEBEOS, de Mauro Entrialgo. Colección Dominó #8. Color. 17×24
Recopilación de historietas de Mauro Entrialgo que se publicaron originariamente en lugares tan diversos como una guía del ocio digital, un semanario para mujeres, una publicación especializada en historietas o la revista Playboy.

Lecturas. La Jungla

Una de las novedades más interesantes que han aparecido este mes es, casi sin duda, la adaptación de la novela La Jungla de Upton Sinclair que firma Peter Kuper. Una novela fundamental en la historia americana, que suponía simultáneamente un llamamiento al socialismo (en línea con los movimientos que se producían por Europa) y una denuncia de la terrible situación de los trabajadores de los mataderos de Chicago que, de hecho, dio lugar a importantes cambios legislativos sobre derechos laborales. Cien años después de ser escrita, y pese a que su mensaje haya sido superado en algunos aspectos por la historia, su denuncia de la situación de opresión de los inmigrantes resulta peligrosamente familiar, demostrando la potencia y universalidad de sus postulados y, por desgracia, su constancia en el tiempo. Una obra combatiente, militante, que sólo podía ser llevada a la historieta por un autor tan comprometido como Peter Kuper, uno de esos francotiradores del tebeo americano que lo entienden como un medio excelente para lanzar sus dardos envenenados contra una clase política que olvida con demasiada frecuencia la razón de su labor.
Kuper aborda la adaptación con una fidelidad extraordinaria, aportando al relato la contundencia de su estilo gráfico, que se acopla como un guante a las necesidades de la narración. Si de por sí el estilo de Kuper es tremendamente expresionista, aquí se acerca todavía más al expresionismo alemán contemporáneo de Sinclair, a los Nolde, Kirchner o Grosz, con un tratamiento radical y violento del color que entra en el fauvismo más salvaje de Derain, aunque casi rayano en la abstracción cubista, con un trate. Siempre, eso sí, con esa mezcla de lápices y aerógrafo que logra que su dibujo nos recuerde indefectiblemente a un graffiti callejero, lo que amplifica si cabe el sentido de denuncia de la obra de Sinclair, de rebelión contra lo establecido.
En manos de Kuper, la historia de unos inmigrantes lituanos que llegan a los EEUU en busca de la famosa tierra de promisión incorpora a la dureza de su relato (quizás visto como sucesión de tópicos hoy, pero recordemos que es una novela de principios del s.XX) una contundencia visual incontestable, que casi transforma cada página en un cartel propagandístico que salta del papel para denunciar la injusticia y el horror.
Un ejemplo más de cómo una adaptación literaria a la historieta puede ser fiel al texto y, además, aportar un tratamiento gráfico y visual que enriquezca más si cabe la lectura.
Excelente la edición de Norma, que esperemos se anime a publicar más obras de este gran autor. (3+)

El futuro está aquí

” Y la tercera, la clara y evidente sensación de estar ante una nueva generación de aficionados al cómic que reemplazará a la actual. La media de edad de asistentes al Salón del Manga era evidentemente inferior a la del Saló de BCN. Muchos, muchísimos niños (y niñas) y gente muy joven, adolescentes en su mayoría, que contrastan con los ya machuchitos que poblamos la otra gran cita barcelonesa.
Desde luego, las pocas horas que he estado allí me han dado muchísimo optimismo ante la situación futura del tebeo en España.”

Esto lo escribí hace ahora un año, justo después de mi fugaz visita al Salón del Manga de Barcelona. Quedé suma y gratamente impresionado por el aspecto festivo y, sobre todo, convencido de que el Salón del Cómic era tan sólo un espejismo de la situación real del tebeo en España. Lo que estaba viendo en ese momento, la chavalería en multitudes pasándoselo en grande con el manga era (es) el verdadero futuro del tebeo en España. Y, posiblemente, más sana y abierta que lo que jamás hemos sido nosotros.
Vistas ahora las crónicas en diferentes medios (desde la crónica diaria de Jordi Costa en EL PAÍS a incluso reportajes en los informativos Tele 5 y otras cadenas televisivas), es evidente que este año no es que se haya repetido, es que se ha amplificado todavía más. Según la organización, 58.000 personas han pasado en tres días por el recinto de La Farga, una cifra que contrasta con las 95.000 que supuestamente visitarón en Junio los cuatro días de Salón del Cómic. Una cifra irreal e increíble habida cuenta de que en la cita de Hospitalet las taquillas se tuvieron que cerrar a mediodía para poder asegurar que todo aquél que tuviese entrada pudiese acceder al Salón o que la entrada anticipada finalizó varios días antes del Salón. Teniendo en cuenta que los espacios no eran excesivamente diferentes, es evidente que esos noventa mil visitantes a duras penas se sostienen y que, sin duda, y le pese a quien le pese, el gran evento del tebeo en España es el Salón del Manga.
Y lo es repitiendo esa oleada humana de gente que disfruta con los tebeos, que se olvida de las sesudas y siempre lloriqueantes tertulias comiqueras a las que estamos habituados para pasarlo en grande con su pasión. Mientras que el Salón del Cómic de BCN sólo encuentras grupos de ya maduritos que asoman entradas y tonsuras más que incipientes, llorando lo mal que está el panorama del tebeo en España, en Hospitalet miles de personas se disfrazaban, reían, jugaban, cantaban y compartían festivamente su afición por los cómics, recordando en cierta forma a los cientos de miles de niños que jugaban hace 50 años a ser el Guerrero del Antifaz, El Cachorro o El Capitán Trueno. En cierta forma, se ha cerrado el círculo y el tebeo vuelve a ser popular.
El Salón del Cómic es un especie de funeral continuo de los tebeos, el Salón del Manga es una verdadera fiesta de los tebeos.
Es evidente que el futuro del tebeo en España pasa por estos chavales y su ilusionante pasión por el manga, que se refleja en esa contundente cifra de un 40% del total de lo editado en España (que, a poco que se hicieran públicas las cifras de ventas en España, subiría espectacularmente si consideramos el porcentaje de ventas), verdadero reconsitituyente vitamínico para el mercado del tebeo en España.
Pero es que es más. La experiencia me dice que estos lectores de manga son mucho más abiertos de lo que la gente les acusa, deseosos de seguir evolucionando en sus lecturas sin estar estrictamente limitados al tebeo japonés, con amplitud de miras y sin ese perjudicial ánimo de coleccionista avaro que nos consume a muchos aficionados. El mercado japonés ha sabido ofertar obras adecuadas a cualquier edad, para que el lector pueda crecer son necesidad de dejar su afición, pero he hablado con muchos aficionados y aficionadas al manga que han leído sin miramientos tebeo europeo, americano, independiente o español, demostrando que esa leyenda urbana de que el lector de manga sólo lee manga sólo es cierta para un porcentaje reducido de acérrimos, similar al que puedan tener el europeo o los superhéroes.
El futuro está aquí. Se llama manga.

Nueva edición de Maus en catalán

Inrevés se adelanta a la nueva edición en castellano de Mondadori y publicará en breve una versión en tapa dura de Maus en catalán. Sin duda, la mejor edición que se ha hecho hasta el momento de esta obra maestra de Art Spiegelman.

MAUS, de Art Spiegelman. 300 págs. BN. Cartoné. PVP:25,00 EUROS