Lecturas. La vida como viene/ El acelerador atómico

La elección de Planeta publicar de dos en dos los álbumes que restaban de Lapinot ha dado lugar a la coincidencia de las dos mejores entregas de la serie: El acelerador atómico y La vida como viene. Dos obras que fueron publicadas originalmente en orden inverso, aunque llevasen como número el 8 y 9 de la serie. Lo que me permite, todo sea dicho, reciclar una reseña… :)
Comienzo por El acelerador atómico que puede ser calificado tanto como uno de los mejores álbumes de Lapinot o, casi mejor, como una de las entregas más interesantes de Spirou y Fantasio. Y no, no me equivoco, porque Trondheim convierte a su famoso conejo en el famoso botones y se imbuye del espíritu de Franquin y consigue recuperar completamente el alma de las historias de este autor, con un guión vibrante, dinámico, pleno de guiños al aficionado a Spirou y, sobre todo, muy entretenido y divertido. Pero lo hace, además, con un sanísimo ánimo de puesta al día y de revisión del mítico personaje que consigue que esta versión de la creación de Rob-Vel sea la mejor que he leído tras las de Franquin y el dúo Tome y Janry. (3-)
Respecto a La vida como viene, me vais a permitir que recicle la reseña que hice en su día:

¡Ojito! a lo largo de esta reseña puede darse información que quizás no hubieses deseado leer, es decir, que hay spoilers de esos.

Muchas son las lecturas que esperaban en una inmensa columna que no paraba de crecer, y pocas las elegidas para romper una sequía de varios días sin casi echarme una mala viñeta a los ojos. Y sin un criterio muy claro, salvo el del azar y, posiblemente, el destino, me encaré a La vida como viene (La vie comme elle vient), el último Lapinot aparecido en Francia y que recibí hace bien poco junto a un jugoso pedido de material francés.
Y nada más acabar su lectura, sólo puedo decir que estoy impresionado. Trondheim borda el que es, sin duda, el álbum más complejo y profundo de la serie. Una anodina fiesta de amigos se convierte en una tragedia que impele una reflexión como pocas veces se han visto sobre lo imprevisible de la vida, sobre nuestra poca consciencia de la tremenda fragilidad de una existencia que puede acabar de forma repentina, por la tontería más intranscedente. Trondheim une a los habituales protagonistas de la serie y los lanza contra la vida sin piedad, los enfrenta a sí mismos en un durísimo planteamiento de la vida, del amor y de la muerte de una lucidez apabullante. Para Trondheim, la pregunta ¿qué es la vida? sólo tiene una respuesta: ¿qué más da? Vívela. Quizás influido por la repentina muerte de Guy Vidal, el creador de Poisson Pilote, el creador de La Mazmorra cierra un ciclo completo en su vida como dibujante. Si Lapinot, les carottes de la Patagonie fue su escuela de dibujo (según cuenta, Menu le dijo que no sabría dibujar historieta hasta que no hubiese dibujado al menos 500 páginas, por lo que se embarcó en un proyecto sin guión previo precisamente con ese único objetivo), La vida como viene es el fin de un personaje que ha marcado profundamente su formación como autor.
Un álbum que, además, demuestra un dominio de la narrativa brillante, vibrante. Trondheim maneja a sus personajes en esta tragedia coral con una pasmosa facilidad hacia ese momento álgido de todo tragedia que se precie. Hacia un culmen dramático que apenas es esbozado, un flash que nos lleva al pasar la página a la dura realidad, a no creernos que sea posible que la muerte haya vuelto a visitar a un personaje de tebeo. Pero es precisamente en esas páginas finales donde el mensaje de este álbum todavía cobra más fuerza, donde la razón nos descubre la dura realidad de la vida: que es un suspiro que no debemos dejar pasar.
Uno de los álbumes del año con casi toda seguridad. (4)

Nace Co-omics!, el primer buscador especializado en cómics

El centro de recursos para bibliotecas @bsysnet ha puesto en marcha Co-omics!, un buscador selectivo especializado en cómics. Este buscador se basa en el servicio Google Co-op y busca en un listado de páginas específicas, que incluye weblogs, editoriales, páginas de información, revistas electrónicas y páginas extranjeras.

Un excelente recurso para los aficionados y para aquellos que necesiten información sobre tebeos. Más información, aquí.

Lecturas. Negative Burn

Ayyyyyy cómo pasa el tiempo. Cuando tenía frente a mí la edición en castellano de Negative Burn, no he podido evitar recordar aquellos años en que cada número de la antología que editaba Caliber nos sabía a agua de Mayo. Llegaban como llegaban, cuando podían, que hace quince años lo del Previews era como una utopía y nos dedicábamos a estudiar con religiosa pulcritud el Advance Cómics de Capital, poniendo velas a las deidades oportunas a la espera que todo nuestro pedido a ultramar arribara a buen puerto, uséase, el nuestro. Gracias a Negative Burn veíamos obras diferentes de nuestros admirados británicos Moore, Gaiman o Bolland (glorioso Mr. Mamoulian), pero también conocíamos a autores completamente nuevos, que buscaban caminos estéticos poco trillados y que aportaban una frescura impagable.Cincuenta números dirigidos por Joe Pruett y que si bien eran muchas veces muy irregulares, tenían siempre el interés de la novedad y la sorpresa.
Recerca comienza ahora una edición antológica en la que se seleccionan algunas de las mejores historias de esta primera época (actualmente se está volviendo a publicar por Image Comics/Desperado Publishing) y que tiene el aliciente añadido de ir incorporando autores españoles.
De momento, este primer número sería más que recomendable tan sólo por la excelente historieta de Darko Macan y Edwind Biukovic, pero es que el resto de selección es igualmente remarcable: Alan Moore y Terry Moore, Brian Bolland, Arthur Adams, Paul Pope, Craig Russell e Iván Sarnago en el apartado nacional firman historietas que van de lo entretenido a lo interesante, con una calidad media más que aceptable, evitando la irregularidad de la que muchas veces adolecía la publicación original.
Todo un acierto por parte de Recerca. (2)

Lecturas. Sunday

Es curioso que el género del western en el mundo de la historieta haya tenido muchas más obras maestras en Europa que en los USA. Una paradoja que quizás sea debida a la influencia decisiva del cine y la televisión, donde el género si que se desarrolló de forma profunda en el país que vivió ese periodo histórico, pero que en historieta apenas vio series de relativo interés, como Red Ryder o Cisco Kid. Sin embargo, la lista de obras de importancia en Europa es interminable, comenzando por las indispensables Blueberry, Tex o Comanche, pero siguiendo con un gran número de series, curiosamente con el común denominador de ser realizadas por autores españoles, entre los que destaca el grandioso Víctor de la Fuente, uno de los mejores dibujantes de la historia del cómic. Con guiones de Víctor Mora, de la Fuente llegó al western con Sunday, una obra que se enmarcaba dentro de la recuperación del género que llegaba desde Francia y que podría perfectamente encajar en la manida denominación de “western crepuscular”, contando la historia de un oficial del ejército yanqui que tras la guerra de secesión sigue la pista de su hijo desaparecido en una masacre en la que las tropas sudistas asesinaron a su mujer. Las doce historias que Mora creó conforman perfectamente la figura arquetípica del antihéroe de los 70, de un hombre que tiene una misión y que se enfrenta a diferentes problemas que llegan a él de forma casual, radicalmente distanciada del perfil del héroe clásico del género, que busca deshacer entuertos allá por donde va. Sirva como ejemplo la historia que abre el álbum, en la que el protagonista debe enfrentarse en México a unas tropas que le confunden con un líder revolucionario, en una estructura que se repetirá a lo largo de la serie, con guiones que siempre estimulan la reflexión sobre las miserias del ser humano.
Sunday bebe directamente del mejor cine de Boetticher o Hawks, desde Buchanan cabalga de nuevo a esa maravilla que es Eldorado para crear un excelente tebeo de género, pero en el que la maestría de Víctor de la Fuente actúa como un gigante amplificador. Su dibujo es sencillamente perfecto, de una calidad inconmensurable, en el que cada línea, cada gesto, está en el único sitio donde debe estar. Su línea ágil y dinámica compone una puesta de escena tan acertada como natural, con una narración aparentemente simple que sólo puede nacer de décadas de oficio.
Es posible que, leídas hoy, las historias de Sunday hayan perdido un poco su efectividad y que el paso del tiempo haya restado más que sumado a los guiones de Mora, quizás demasiado contagiados del famoso pesimismo vital de los 70, pero es indudable que la fuerza de los lápices de De la Fuente sigue ahí, impregnando cada viñeta y consiguiendo que la lectura de Sunday siga siendo una experiencia maravillosa para cualquier aficionado al cómic.
Y, en cualquier caso, un 10 para Glenat, que sigue con paso firme su tarea de recuperación de la mejor generación de autores que ha tenido este país, con una edición de una calidad de reproducción impecable a la que se le podría reprochar la ligera reducción respecto al tamaño original, aunque hay que reconocer que apenas afecta a la lectura. (4-)

Lecturas. Metralla.

¿Existe el cómic israelí? Una pregunta sencilla, pero que visto lo que se publica en España, bien se podría repetir casi con cualquier otra nacionalidad que no fuese la americana, francesa o japonesa (y ya puestos, también se podría repetir con la española, pero ésa es otra discusión). Sin embargo, la respuesta es que no sólo existe sino que es muy interesante, habida cuenta del prestigio de autores como los pertenecientes al colectivo Actus Tragicus, alabado casi unánimemente, pero desconocido por completo en nuestro país.
Razón de más para congratularse de la edición de Metralla, una obra de una de las autoras más activas de ese colectivo, Rutu Modan, y excelente tarjeta de presentación para el cómic israelí, habida cuenta de su soberbia calidad. Modan construye una historia de múltiples capas, que comienzan con la historia de un joven taxista que descubre casi por casualidad que su desaparecido padre podría haber sido una de las víctimas de un atentado. Un punto de partida para un relato casi detectivesco, que alza como protagonista absoluto a un personaje que nunca aparece y que funciona con perfección suiza como elemento motor de la acción. Pero también, eje sobre el que se construyen dos historias paralelas: por un lado, una historia de amor discreto, de los sutiles pero lentos mecanismos del enamoramiento, perfectamente orquestada y dirigida por la autora en base a miradas, a situaciones y detalles que se van esbozando apenas a lo largo de la obra. Por otro lado, Metralla es también una demoledora crónica de la situación de la sociedad israelí, de esa que vive resignada a los continuos atentados, asimilados con una naturalidad que produce verdadero espanto (impresionante la escena de la funeraria), muy alejada del discurso político de sus dirigentes. Tras la saturación informativa que nos llega día a día en los telediarios, la obra de Modan supone un discurso que obliga a replantear la identificación entre el pueblo israelí y las actuaciones de sus políticos, diferenciando a los ciudadanos de su gobierno. Acostumbrados a las beligerantes declaraciones, Metralla es una obra de una lucidez contundente, que no nombra en ningún momento el conflicto judeo-palestino, sino que narra en un segundo plano las atrocidades derivadas de esa situación. No se juzga ni a unos ni a otros, sólo se recuerda lo terrible que es que el miedo se incorpore a lo cotidiano.
Tres vías que se complementan y se imbrican de forma indivisible en un relato magistralmente hilvanado por la israelí, con una narrativa discreta, sin aspavientos, pero de una efectividad irreprochable, al servicio de un guión impecable que tiene uno de los finales más hermosos que servidor recuerda en mucho tiempo.
Recomendabilísima (3+).

Nuevo proyecto cinematográfico de El Capitán Trueno

Tras los fallidos intentos pasados de adaptación cinematográfica de la creación de Víctor Mora y Ambrós, parece que la cosa por fin va en serio. La productora valenciana Producciones Maltés será la encargada del proyecto, que dirigirá Pau Vergara (Más allá de la alambrada), con la intención de que sea una gran superproducción al estilo de Alatriste o Los Borgia. Un proyecto al que casi pude asistir en directo a su concepción, ya que nació de la visita que hizo Víctor Mora a Valencia en Junio, con motivo del premio que le concedió Cartelera Turia.
En cuanto se puedan decir más cosas, ya os las comentaré. :)

Agenda. Comienzan los Encuentros del Cómic en Ávila

Mañana comienzan los Encuentros del Cómic en Ávila, unas jornadas que tienen un buen número de actividades y que se presentan de lo más sugerente. El programa es el siguiente:

05 DE DICIEMBRE
– 17.30h: Apertura de la carpa y exposiciones.
– 20.30h: Inauguración de la exposición Muestra de Cómic de Castilla y León (Sala de exposiciones de Caja Duero. C/ Duque de Alba, 6)

06 DE DICIEMBRE
– 11.00h Presentación del Libro de Cómic Castilla y León de Leyenda.
– 12.00h Conferencia: De Pulgarcito a Mortadelo, 40 años de Editorial Bruguera, por Antoni Guiral, guionista.
– 17.30h Visita a la exposición: El Humor Gráfico (Sala del Agua .Plaza de la Catedral, 11)
– 18.00h Mesa redonda. El Humor Gráfico en la Prensa, con Toni Batllori, Armengol Tolsà Badia, Ermengol, José Antonio Fernández (Fer), Ricardo Martínez (Ricardo), José María Nieto. Moderador: Ernesto Escapa.

07 DE DICIEMBRE
– 10.30h Presentación del Libro de Letras e Ilustración 2006
– 11.30h Visita a la exposición de Ruben Pellejero. Palacio de los Serrano
– 12.00h El Autor y su obra – Rubén Pellejero, dibujante de Dieter Lumpen. Relator: Antonio Guiral, guionista
– 17.30h Visita a las exposiciones de Carlos Javier Cecilia y Juan Hernaz (Sala de exposiciones de la Casa de las Carnicerías Arco de la Catedral)
– 18.00h Mesa redonda: El libro de Cómic, un producto. Participan: Laureano Domínguez (Astiberri), Antonio Martín (Glénat), José Espinosa (Adjunto Gerencia), y Esther Crespo (SD), Antonio Garrido Santos (La Parada de los Cómics), Miguel Gómez Andrea (La Recua en Ávila). Relator-moderador: Jorge Manrique, escritor.

08 DE DICIEMBRE
– 11.30h: Visita a la exposición de David Lloyd, V de Vendetta.. Palacio de los Serrano (Pza de Italia, 1)
– 12.00h: El Autor y su obra- David Lloyd, dibujante de V de Vendetta. Relator: Jorge Iván Argiz.
– 17.30h: Visita a la exposición: Muestra Nacional del Cómic.Sala de exposiciones de la Biblioteca Pública (Pza de la Catedral, 3)
– 18.00h Mesa redonda: Panorama actual de los Salones de Cómic en España, con Jorge Iván Argiz, Alejandro
Casasola, Ángel De la Calle, Emilio Gonzalo, Joan Pierras, Carles Santamaría. Relator-moderador: Pedro Toro, escritor y dibujante.

09 DE DICIEMBRE
– 11.00h Visita a la exposición de Jesus Redondo: Palacio de los Serrano
– 12.00h El Autor y su obra- Jesús Redondo, dibujante del “Capitán Trueno” . Relator: Joan Pierras, director de La Massana, Andorra
– 17.30h Visita a exposición Capitán Trueno Victor Mora y sus dibujantes
– 18.00h El Autor y su obra- Víctor Mora y Armonía Rodríguez , guionistas del “Capitán Trueno”. Relatores: Antoni Guiral, guionista y Jesús Redondo, dibujante.
– 21.30h Cena de Gala y Entrega de Premios 2006 Cómic Joven. Ilustración. Letras Jóvenes. Lugar de conferencias: Salón de actos del Palacio de los Serrano. Plaza de Italia, 1

Además de estos actos, en la Sala del Episcopio se proyectarán películas durante toda la semana (a las 17:30 y 21:00h) y se instalará una carpa en la Pza del Mercado Grande donde los autores firmarán sus obras (13.30h los autores que intervienen por la mañana y 19.30h los que intervienen por la tarde) y se realizarán distintos talleres, además de la posibilidad de visitar los distintos stands de librerías y editoriales.