Novedades Glenat finales de diciembre

(*)– LAS NUEVAS AVENTURAS DE ESTHER, de P. Campos y C. Portela. Colección Purita Campos. 56 págs. Color. PVP: Por determinar
(**)– BETTY BOOP. LAS PÁGINAS DOMINICALES 1934-36, de Estudio Max Fleischer. Otros títulos. 112 págs. Color PVP: 20 EUROS

(*)– CORAZONES ROLLIZOS,de Krassinsky. Col. Chix. 56 págs. Color. PVP: 14 EUROS
(**)
– IKKYU 1 (català), de Hisashi Sakaguchi Col. Manga en català. 304 págs. B/N. PVP: Por determinar

(*)– GOLGO 13, de Takao Saito Col Seinen Manga. 680 + 660 págs. B/N. 40 EUROS
– CLAYMORE 1, de Norihiro Yagi Col. Shonen Manga. 192 págs. B/N. 7,50 EUROS

– HISTORIA OCULTA 3, de Jean-Pierre Pécau e Igor Kordey Colección Biblioteca Gráfica. 48 págs. B/N. PVP: 13,95 EUROS
– INRI 3, de Didier Convard y Denis Falque Colección Biblioteca Gráfica. 48 págs. B/N. PVP: 13,95 EUROS
– GRAVITATION REMIX 2, de Maki Murakami Col. Seinen Manga. 112 págs. B/N. PVP: 8,95EUROS
– ZETMAN 2, de Masakazu Katsura Colección Seinen Manga. 272 págs. B/N. PVP: 8,95EUROS
– D.GRAY-MAN 2, de Katsura Hoshino Colección Shonen Manga. 184 págs. B/N. PVP: 7,50 EUROS
(*)– OTAKU IN LOVE 3, de Hitori Nakano. Hidenori Hara Colección Seinen Manga. 200 págs. B/N. PVP: 8,95EUROS
– SHAMAN 17, de Hiroyuki Takei Colección Shonen Manga. 192 págs. B/N. PVP: 7,50 EUROS
– FULLMOON 3, de Arina Tanemura Col. Shojo Manga. 176 págs. B/N. PVP: 7,50 EUROS
– CAPITÁN TSUBASA 32, de Yoichi Takahashi Col. Shonen Manga. 200 págs. B/N. PVP: 7,50 EUROS
(*)– DEATH NOTE 3, de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata Colección Shonen Manga. 200 págs. B/N. PVP: 7,50 EUROS
– SAMURAI DEEPER KYO 32, de Kamijyio Akimine Colección Shonen Manga. 192 págs. B/N. PVP: 7,50 EUROS
– BLEACH 7, de Tite Kubo Colección Shonen Manga. 200 págs. B/N. PVP: 7,50 EUROS
– SAINT SEIYA EPISODIO G 9, de M. Kurumada y M. Okada Colección Shonen Manga. 184 págs. B/N. PVP: 8,95 EUROS
– INU-YASHA (català) 15, de Rumiko Takahashi Collecció Manga en català. 192 págs. B/N. PVP: 5 EUROS
– NARUTO (català) 7, de Masashi Kishimoto Collecció Manga en català. 192 págs. B/N. PVP: 5 EUROS
– GANTZ 18, de Oku Hiroya works Colección Seinen Manga. 224 págs. B/N. PVP: 8,95 EUROS
(*)– LAMU 10, de Rumiko Takahashi Colección Big Manga. 408 págs. B/N. PVP: 12 EUROS
(**)– ASTROBOY 17, de Osamu Tezuka Colección Clásicos Manga. 216 págs. B/N. PVP: 7,50EUROS
– NARUTO 26, de Masashi Kishimoto Colección Shonen Manga. 192 págs. B/N. PVP: 7,50 EUROS
– THE PRINCE OF TENNIS 2, de Takeshi Konomi Colección Shonen Manga. 184 págs. B/N. PVP: 7,50 EUROS

Lecturas. Los años oscuros

Los años oscuros cierra el primer ciclo de las aventuras del Capitán Torrezno, la saga más imaginativa y brillante que ha proporcionado el tebeo español en este comienzo de siglo. Tras las delirantes y surrealistas aventuras narradas en los cinco volúmenes anteriores, Valenzuela concluye con un aldabonazo perfecto, recopilando en este volumen las historietas previas a su mayor creación, realizadas entre 1994 y 2006. Al igual que en otros volúmenes recopilatorios anteriores de su obra, Valenzuela demuestra una habilidad endiablada para conseguir sacar oro de lo nada. Engloba las diferentes historias en un gigantesco flashback sobre los orígenes de Torrezno que logra dotar al conjunto de una coherencia impensable en su lectura aislada, pero creando a su vez una deslumbrante mitología propia de la figura del asiduo del bar, en un derroche de inteligencia e imaginación como pocas veces servidor recuerda. Con una exactitud milimétrica y con la constancia de un relojero, va engranando una a una piezas aparentemente dispares para ir construyendo un mecanismo de precisión, que funciona a la perfección, dando a luz a un género nuevo de imposible definición, una especie surrealismo costumbrista, de underground fantaparadójico o, sencillamente, el torreznismo.
Es verdad que Valenzuela tiene una tendencia a la novelización excesiva, a la sobreabundancia de texto, pero es precisamente en este volumen donde mejor se puede estudiar la evolución de este autor, que sabe conjugar esos excesos con un peculiar estilo narrativo que necesita de la imagen para ser completado. Pese a que muchos acusan a Valenzuela de que sus obras son libros con algunas ilustraciones, Los años oscuros demuestra su siempre inquieta búsqueda de soluciones narrativas y compositivas arriesgadas, que han ido poco a poco simplificándose en una forma propia e inclasificable de narración gráfica en la que los textos abigarrados precisan obligatoriamente de esos pequeños resquicios de dibujo que quedan en la viñeta para tener su coherencia completa. Lo que no quita que, además, Valenzuela sea un excelente escritor, como se puede comprobar en los textos “informativos” que introduce en esta obra.
Una “precuela” que es broche de oro para este primer ciclo de Torrezno, y que confirma a Valenzuela como uno de los autores más inteligentes que tenemos en el panorama español y responsable de una de las series más fascinantes que se han podido leer
Y un 10 para la iniciativa de Edicions de Ponent de regalar una caja para poder almacenar los 6 volúmenes de esta primera saga. Elegante y de calidad, todo un detalle para el lector.
El único problema es que tendremos que esperar hasta el 2008 para ver una nueva aventura de Torrezno, mientras Valenzuela pone a punto los guiones del nuevo ciclo y realiza una obra para la colección Mercat que verá la luz en el 2007. La espera será muy dura, me temo. (3+)

Lecturas. El pequeño Spirou

Señoras y señores, en pie ante uno de los monumentos de la historieta de los últimos tiempos. Si en su día Tome y Janry demostraron ser los mejores continuadores de la labor de Franquin en Spirou, con esta serie derivada de la anterior, que narra las andanzas y travesuras de la infancia del personaje, logran lo que se puede considerar, sin ninguna duda, como una de las cumbres de la BD de humor francobelga de las últimas décadas: El pequeño Spirou. Dibujante y guionista, en complicidad conspirativa, han sabido trasladar a las viñetas el espíritu puro de la travesura infantil de manera magistral, sólo superada por el inalcanzable Bill Watterson. Cuales alquimistas, han encontrado la fórmula de la piedra filosofal con una mezcla exacta y precisa de ingenuidad, mala leche, picardía y un punto de nostalgia, plasmada en papel con un sentido del ritmo y del gag cómico casi perfecto, que suma las mejores lecciones de maestros como Chuck Jones, Schultz o Quino. Del primero han aprendido cómo la expresividad de los personajes es la clave para el éxito de la comicidad de un gag. De los segundos han sabido tomar buena nota de la importancia del desarrollo de personajes y de dotar al protagonista de una pandilla de secundarios que sepa hablarle de tú a tú y que puedan ser cómplices perfectos de sus algarabías, pero siempre con una personalidad propia e independiente que los defina. Lecciones a las que añaden una propia: la sabia incorporación del elemento nostálgico, que dota a las aventuras de los niños de una base de realidad que provoca en el lector adulto una inmediata componente de complicidad.
Leer las aventuras de El Pequeño Spirou es uno de esos placeres que debería estar dentro de la cobertura de cualquier sistema sanitario que se precie de velar por la salud mental de los ciudadanos. Es un bálsamo perfecto contra la depresión del día a día, una inyección de humor que reconstituye más y mejor que todos los mejunjes de bífidus activo del mundo.
Haceros un favor, y compradlo.
Eso sí, señores de Kraken, nuevo tirón de orejas ante la espantosa fuente elegida para la rotulación, a años luz de la rotulación manual original. (4+)

Lecturas. Pedro el Coatí

Kraken estrena su línea de BD con una de esas series que demuestran la profesionalidad del mercado francés a la hora de saber aunar en sus series la comercialidad con unos mínimos de calidad inexcusable. Pedro el coatí es una serie dirigida a un públic infantil y juvenil, sin más ambiciones que lograr que el lector se divierta y pase un buen rato con su lectura. Un objetivo compartido por casi todas las series que tienen esta vocación de comercialidad pero que, muchas veces, parecen olvidar que la sencillez del planteamiento no suele implicar que éste sea fácil de obtener. Porque mientras que para muchos esta tarea se resuelve de forma industrial y sin apenas interés, Larcenet yGaudelette demuestran pundonor profesional y hacen una serie divertida, ocurrente y de intachable profesionalidad. Es verdad que las aventuras de este grupo de animales de zoológico que se pasan el día aburridos con sus partidas de tute protagonizan gags casi universales y clásicos, pero lo hacen con la habilidad suficiente para que vuelve a funcionar con la misma frescura del primer día. Pese a previsibilidad de muchas de las historias, lo cierto es que funcionan, son divertidas y cumplen a la perfección el objetivo de entretener y divertir a su lector potencial. Sin que eso implique, además, que un lector adulto no logre exactamente el mismo objetivo.
Parece una labor fácil, pero la comparación con otras series de similar objetivo (me viene a la memoria, con las diferencias obvias, Liberty Meadows, una serie de dibujo espectacular, pero en la que los gags no funcionan con la regularidad que muestra esta serie, por ejemeplo) demuestra que no es baladí.
Un tebeo de lo más recomendable como regalo para sobrinos/hijos/ahijados estas fiestas navideñas (previo impuesto revolucionario de la lectura propia, por supuesto). Eso sí, tirón de orejas con ganas a Kraken por la elección de una fuente para la rotulación absolutamente horrorosa que poco o nada tiene que ver con la rotulación original. Un error absurdo, que espero se resuelve en posteriores entregas. (2).

Lecturas. El Rompenieves

Publicado originalmente en España en la revista TOTEM como El Transglacial hace ya 20 años, Bang! tiene el acierto de recuperar esta obra clásica de la BD francesa, El rompenieves, la última que firmó el gran genio de Lob, uno de los más grandes guionistas que ha dado ese país. Una obra que se puede considerar como uno de los mejores exponentes del movimiento que se dio en la historieta francesa en la década de los 70 y que usaba el género de ciencia-ficción como vehículo de denuncia social. Mientras que otros autores como Caza o Druillet jugaron con simbolismos más barrocos, Lob construyó una historia modélica, en la que los últimos supervivientes de la raza humana se encuentran a bordo de un gigantesco tren en marcha continua. El viaje desde los vagones de cola, donde se amontonan las clases más bajas hasta los elitistas vagones de cabeza representa todo un trayecto por las mayores miserias del ser humano. A modo de descenso de Dante a los infiernos, cada vagón supone una etapa en la que se representan las tropelías que el ser humano suele realizar a sus congéneres, profundizando cada vez más en las absurdas excusas que intentan justificar estos comportamientos. Con un extraordinario Rochette a los lápices, capaz de transmitir una sensación de opresión continuada y de atmósfera enrarecida, Lob consigue representar en ese tren sin rumbo aparente a toda la especie humana en un ejercicio de síntesis y de metáfora impecable, al que sólo se le puede poner como pega las obligadas concesiones a las costumbres narrativas y formas de la época (ese obligado romance impostado, por ejemplo) que, conjuntamente con un tratamiento ideológico propio de los 70, pueden poner pegas en una lectura actual. Pese a que este envejecimiento en los planteamientos argumentales es indudable, la obra sigue poseyendo suficiente fuerza y potencia simbólica como para recomendar efusivamente su lectura.
Lástima que la edición de Bang!, muy cuidada en la calidad de encuadernación (que alguien me diga qué tipo de glasofonado se le ha hecho a la portada, de un tacto extrañísimo) y de papel, se vea empañada por dos errores: por un lado, la elección de una letra mecánica para la rotulación (una helvética), cuando el original es de rotulación manual y, por otro, el constante moiré en las tramas mecánicas de gris debido a la reducción del tamaño del original, un defecto que se puede evitar con mucha facilidad. No impiden su lectura, pero son errores incomprensibles en una editorial que siempre se ha destacado por su buena calida de edición. (3)