Lecturas. El pequeño Spirou

Señoras y señores, en pie ante uno de los monumentos de la historieta de los últimos tiempos. Si en su día Tome y Janry demostraron ser los mejores continuadores de la labor de Franquin en Spirou, con esta serie derivada de la anterior, que narra las andanzas y travesuras de la infancia del personaje, logran lo que se puede considerar, sin ninguna duda, como una de las cumbres de la BD de humor francobelga de las últimas décadas: El pequeño Spirou. Dibujante y guionista, en complicidad conspirativa, han sabido trasladar a las viñetas el espíritu puro de la travesura infantil de manera magistral, sólo superada por el inalcanzable Bill Watterson. Cuales alquimistas, han encontrado la fórmula de la piedra filosofal con una mezcla exacta y precisa de ingenuidad, mala leche, picardía y un punto de nostalgia, plasmada en papel con un sentido del ritmo y del gag cómico casi perfecto, que suma las mejores lecciones de maestros como Chuck Jones, Schultz o Quino. Del primero han aprendido cómo la expresividad de los personajes es la clave para el éxito de la comicidad de un gag. De los segundos han sabido tomar buena nota de la importancia del desarrollo de personajes y de dotar al protagonista de una pandilla de secundarios que sepa hablarle de tú a tú y que puedan ser cómplices perfectos de sus algarabías, pero siempre con una personalidad propia e independiente que los defina. Lecciones a las que añaden una propia: la sabia incorporación del elemento nostálgico, que dota a las aventuras de los niños de una base de realidad que provoca en el lector adulto una inmediata componente de complicidad.
Leer las aventuras de El Pequeño Spirou es uno de esos placeres que debería estar dentro de la cobertura de cualquier sistema sanitario que se precie de velar por la salud mental de los ciudadanos. Es un bálsamo perfecto contra la depresión del día a día, una inyección de humor que reconstituye más y mejor que todos los mejunjes de bífidus activo del mundo.
Haceros un favor, y compradlo.
Eso sí, señores de Kraken, nuevo tirón de orejas ante la espantosa fuente elegida para la rotulación, a años luz de la rotulación manual original. (4+)

22 Comentarios en “Lecturas. El pequeño Spirou

  1. luisdeluis on 15 diciembre 2006 at 0:02 said:

    Totalmente de acuerdo con tu reseña.

    El P Spirou es una enorme,enorme historieta.

  2. Caracrater on 15 diciembre 2006 at 0:07 said:

    Hoy coincido contigo al 100%, carcelero. Del pequeño Spirou tengo los 5 primeros, y este primero, no se pueden imaginar las veces que me lo habre leido ( posiblemente el que mas veces) y sigo sin cansarme.

  3. no se puede que seá cosa mía pero tengo la sensacion de que el pequeño spirou , no es un tebeo de niños aunque personalmente pienso que puede gustarles, a veces tienes niños pequeños y te gustaria comparles tebeos para ellos fuera de mortadelo y filemon, asterix , tintin , no se si puede ser buena idea pero no estaría nada mal que se indicaran de alguna forma lo que se considera adecuado para niños, así los padres no tendriamos que leerlos antes de dar un tebeo a un nuño de seis o siete años.

  4. obocarale on 15 diciembre 2006 at 4:03 said:

    Pues yo me lei hace muuuuucho tiempo algunas historietas en los mortadelo extras (de la decada de los 90) q tengo, y la verdad es q no me hizo mucha gracia, en fin, vista la reseña le dare una segunda oportunidad; quien sabe a lo mejor he leido las dos historietas mas malas de la serie.

  5. Pikodoro on 15 diciembre 2006 at 9:56 said:

    Pues, aunque algunas historias "largas" me parecen estupendas (aquella en la que se queda a dormir con una amiguita o aquella en la que ha de librarse de algunos juguetes), en las páginas individuales creo que está muy pero que muy lejos de ser ese fantástico tebeo que dices. Es más, me parece una serie muy irregular, a la que le cuesta mucho encontrar momentos brillantes y que, cuando los encuentra, los repite varias veces. Es agradable, su bibujo me gusta mucho -como en su pirou adulto-, pero desde luego no me parece para nada un monumento a nada. Una serie resultona y punto. Un 2+ (con destellos de 5, eso sí).

  6. Álvaro on 15 diciembre 2006 at 10:40 said:

    LORE: yo no he dicho que sea un tebeo infantil…

    Pedro el coatí, sin embargo, sí me lo parece…

  7. Francis 7 on 15 diciembre 2006 at 11:35 said:

    Pues siendo fan-ático del Spirou adulto de toda la vida, las andanzas del pequeño ídem siempre me han dejado frío. Las veo demasiado enfocadas al chiste fácil, sobre todo al tema sexual o picante, llamenlo como quieran. Al Gran Franquin nunca le hizo ninguna falta andar por esos derroteros.

    Por cierto, ¿Se sabe algo de la "inminente" salida del coleccionable del gafe? ¿O se ha gafado a si misma?

  8. Antonio on 15 diciembre 2006 at 11:59 said:

    La serie ha bajado mucho con los años, todo hay que decirlo.

  9. Francis 7 on 15 diciembre 2006 at 12:36 said:

    A mi siempre me ha parecido flojita, con abuso del chiste fácil o del chiste "picante", muy alejados del humor del Gran Franquin.

    Por cierto, ¿Se sabe algo de aquel "inminente" coleccionable del gafe? ¿El gafe ha gafado a la redaccion de Planeta? ¿"Planeta la gafa"?

  10. BBarron on 15 diciembre 2006 at 12:42 said:

    Lore: creo que hay que subir un poco la edad (si tienen seis años quizá no lo aprecien correctamente).

    A los 10 años sí que se les puede regalar un Spirou. Hice la prueba hace tiempo con sobrinos/hijos de amigos, etc, con los álbumes de Spirou de Franquin y los chavales quedaban encantandos. Con "El nido de los marsupilamis" se tronchaban… Y cogían mucha estima al "bicho":)

    En cualquier caso, regalar tebeos a la chavalería es una idea estupenda, como apunta álvaro con "Pedro y el coatí"

  11. Lo de Elgafe parece que empieza en enero, siempre según el BOT de Planeta.

  12. J Calduch on 15 diciembre 2006 at 14:58 said:

    Completamente de acuerdo, Antonio. El nivel me parece excelente hasta el séptimo álbum, pero de ahí en adelante he notado un gran bajón, como si los autores y personajes no dieran más de si. Creo que es esa situación en la que los qutores ya no ponen el alma en lo que hacen pero sigue siendo su sustento.

  13. manoskelly on 15 diciembre 2006 at 15:04 said:

    Yo soy de los que sí se han tronchado con este personajillo, y eso que el Spirou de Franquin es de las obras maestras de mi Comicoteca.

    Y siguiendo la línea de estos comentarios, me gustaría regalarle a mi chaval de 6 años un comic ¿algún consejo?

  14. Francis 7 on 15 diciembre 2006 at 15:27 said:

    Como experimento… "El Clic" de Manara XDDD total, no puede hacer mas daño q una Pleiestechon, norl?

  15. Imprescindible. En lo de la elección de la rotulación vuelve a "cagarla" Kraken… ¡¡¡ es increible como una mala rotulación puede estropear tanto la valoración de un tebeo !!! Espero que se vuelva a la rotulación manual. Además debería revisarse un poco la traducción para dale más "realismo". Francamente lo peor es la rotulación y algunas traducciones. Por lo demás 10 sobre 10.

  16. Manoskelly yo te recomendaría alguno de "Los Pitufos".

  17. luisdeluis on 16 diciembre 2006 at 11:08 said:

    Manoskelly apunta "Yotsuba"

  18. Pikodoro on 16 diciembre 2006 at 13:14 said:

    Planeta publicará las 19 entregas de Gaston…con el nombre de Tomás Elgafe. Ante las preguntas indignadas de por qué no han conservado el nombre original (con el que posiblemente lo conocemos todos los que le conocemos) afirman que lo hacen "porque así se le conoce en nuestro país"…

    A) Así le llamó JUNIOR (SEPP mantuvo Gastón), que publicó apenas seis números y luego lo canceló. Si ese es su baremo de popularidad vamos listos. ¿Recordáis cuántas veces se le ha llamado Tomás por los foros desde que se pide su publicación?

    B) Okais, aceptemos barco. Tomás es el nombre con el que se le conoce en España. Pues va y resulta que al Califa Harum El-Pussah siempre se le ha conocido en nuestro país como COMENDADOR de los creyentes…y no como emir de los mismos.

    C) A Batman siempre le hemos conocido como SEÑOR DE LA NOCHE, y no como Caballero Oscuro.

    D) Quienes leímos sus comics, a los pitufos nunca les hemos llamado Schtroumphs, pero tampoco PAPá pitufo o PitufiNA (ni hemos untado palos con jabón para que resbalen, por cierto).Claro, que luego nos cuelan un artículo diciendo que los pitufos de PEYO son mucho más que la cursi serie de H-B. Pues vaya.

    En fin, que me alucinan los de Planeta con sus decisiones en cuanto a las traducciones.

  19. Sobre el comentario de Pikodoro:

    A Papá Pitufo yo al menos sí le conocía de siempre como Papá Pitufo (en castellano) o Gran Barrufet (en catalán), ambas vía la serie de animación, que por desgracia, en España ha tenido mayor difusión que los comics propiamente dichos, que durante años no han estado disponibles. Quizás por eso han escogido mantenerlo como Papá Pitufo en su edición de los cómics después de años solamente con la presencia de la serie de animación.

    "afirman que lo hacen

  20. Pikodoro on 16 diciembre 2006 at 20:07 said:

    Jose, a eso me refería. Y aunque puedo comprender el caso de los pitufos, no lo comparto. No decía arriba que la gente no le conociera con el nombre de Papá pitufo, sino que "quienes los habíamos leído" (en SEPP, en Bruguera, en Ediciones B) le conocíamos en los comics como Gran Pitufo etc. (nombres que eran, además, traducción directa del original francés). Los nombres que ha elegido Planeta son los de la serie, fruto seguramente de la indolencia de los dobladores, que no se molestaron en preguntar a la editorial (Bruguera en aquél entonces), cómo se llamaban los personajes en nuestro país (no sé si le limitaron a traducir los nombres ingleses o si pusieron de su cosecha). Y lo que me molesta es que, al tomar esa decisión, que afecta incluso a títulos como "El pitufísimo" o "Aprendiz de pitufo" (pero no al "Cracoucas", que sí han llamado "Ketekasko", como Bruguera, y no "horripitufante pajarraco", como en la serie) subordinan el original (el comic), que es el material que ellos publican, al producto derivado, la serie. Algo que resulta todavía más doloroso (para mí, EMMO), porque esa serie, que traicionaba practicamente todos los aciertos del comic, ha sido en buena medida la responsable de que en nuestro país se tenga una pesima imagen de los duendecillos azules y se les considere propios de niños menores de tres años, a quienes, por supuesto, los papás les comprarán un "recorta y colorea con los pitufos" antes que un "lee a los pitufos", lo que, EMMO de nuevo, ha hecho que cualquier intento de reeditarlos hasta ahora (ediciones B, Norma), haya sido un fracaso.

    Es como ciertas ediciones de Las 1001 noches, que se saltan alegremenrte siglos de tradición española y llaman al protagonista de uno de sus cuentos más famosos, Aladino, con el nombre d euna famosa producción disneyana (Aladdin). Qué queréis que os diga, me parece una enorme falta de respeto hacia el propio producto.

    Como lo de traducir la pez por "jabón" para que los niños lo entiendan. ¿Piensa el traductor que los niños son gilipollas y no preguntarán su significado o lo buscarán en un diccionario? Leer implica descubrir palabras, no que el traductor las censure por una estúpida presunción de analfabetismo en sus lectores.

    Y que ahora justifiquen lo de Tomás, personaje que ha tenido varios nombres en nuestro país (entre ellos, Gastón Elgafe), aludiendo a la limitadísima última edición que se hizo, hace más de doce años, pues me parece cuando menos gracioso (esa misma editorial rebautizó a otros personajes como Juan y Guillermo, nombres que no he visto sin embargo en La flauta de los pitufos).

  21. Pingback: Spirou y Fantasio - La aventura se viste de botones « Siempre Dibujando

  22. Pingback: Spirou y Fantasio – La aventura se viste de botones « Siempre Dibujando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation