Lecturas. El banyán rojo

Es norma que el primer álbum de un autor sea siempre un dechado de intenciones, de buena voluntad y ganas, que suelen ser razones más que sobradas para perdonar los muchos errores del principiante. Suele darse en estos casos que el dibujante no tiene un estilo todavía definido, con bailes constantes de influencias, que el ritmo narrativo es todavía balbuceante o, en la mayoría de los casos, que la ambición del novel por epatar desde su primera obra suele hacer que ésta caiga en trascendencias impostadas. Errores, como digo, que en estos estrenos duelen menos, por aquello de la benevolencia hacia quien se enfrenta hacia el reto de una página en blanco por primera vez.
Pero por más que busque, no encuentro nada de lo mencionado en el primer álbum de Carlos Vermut, El Banyan Rojo (dibbuks). Antes al contrario: Vermut tiene un estilo consolidado y personal, maneja de forma adecuada y oficiosa en ritmo narrativo y, lo que es mejor todavía, ofrece al lector una historia bien construida, de cuentos milenarios orientales de maldiciones eternas y terribles venganzas, a medio camino entre las leyendas de los cuentos y las narraciones de las mil y una noches, que cuenta la penalidad de un escultor que perdió sus brazos por seducir a su mujer y que tuvo que vender su alma para recuperarlos. Una preciosa narración que Vermut plasma con una elegancia y buen hacer propio de autores con mucho más recorrido en la historieta, justificando plenamente el premio del Injuve recibido (junto a, nada más y nada menos que David Rubín, lo que da una idea del potencial de Vermut).
Un álbum excelente que hubiera merecido una edición de mayor formato, ya que la elección de dibbuks de un formato reducido disminuye el impacto visual del dibujo, a lo que hay que añadir que los colores quedan en exceso apagados, dificultando en algunas páginas la lectura.
La espera para la siguiente obra de este autor será muy dura… (2+)

Enlaces:
Página web
Entrevista en dreamers

9 Comentarios en “Lecturas. El banyán rojo

  1. Pues discrepo en la puntuación, para mi, este es el album español del año junto a Tanque familiar. Una obra tratada con mimo y calidad en cada uno de sus aspectos.

    Aunque estoy de acuerdo en que el formato europeo hubiese sido una mejor elección.

    ¡Ese Vermut!

  2. Evancha on 24 diciembre 2006 at 15:57 said:

    Me ha encantado la crítica, con un giro muy apropiado para hablar de un comic de Vermut. Coincido en lo del formato. Me quedo con lo de "Album exclente", pocas veces he tenido esa sensación al leer un cómic patrio.

  3. es un tebeazo!!!

    d.

  4. Tiene gracia, porque lo compre a la vez que "la tetería del oso malayo", sin saber nade de lo del premio Injuve.

    Si no lo hubiera leído aquí ni hubiera imaginado que era la primera obra del autor.

  5. Alberto on 24 diciembre 2006 at 19:58 said:

    Toda la razón del mundo. Seguro que la editorial (que tan estupendamente se está posicionando desde hace bien poco) sabrá que autor tiene en su catálogo y sacará lo siguiente de Carlos con más alegría. Un diez para Carlos y para Dibbuks
    Alberto.

  6. Alberto on 24 diciembre 2006 at 21:58 said:

    Toda la razón del mundo. Seguro que la editorial (que tan estupendamente se está posicionando desde hace bien poco) sabrá que autor tiene en su catálogo y sacará lo siguiente de Carlos con más alegría. Un diez para Carlos y para Dibbuks

    Alberto.

  7. los que leíamos a vermut en fanzines y tebeos varios hace unos años sabíamos que sería un tipo grande y haría tebeos grandes!!!

  8. Un tebeo soberbio… y ás sabiendo que es su priemera obra larga.

    A mi lo que me encantó fue que me estaba contando algo distinto a todo lo que se cuenta últimamente en cómics. Es decir la historia no es nueva pero sí la manera de contarla y el utilizar la tradición oriental para hablar desde otra perspectiva de algo tant rillado como el amor y la venganza me parece un gran acierto!!!

    Felicidades Carlos, ya estoy deseando leer el siguiente!!!

  9. carlos maiques on 27 diciembre 2006 at 11:28 said:

    El Banyan es una historia excelente, a la que le pediría, como muchos de vosotros, un mayor formato, y también, precisamente por estar tan bien resuelta, más páginas! Se me hizo corta de cómo la disfruté. Lo que ya ignoro es si existía un límite previo de páginas o no. En cualquier caso, una gran novedad, muy recomendable para cualquiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation