Lecturas. La tetería del oso malayo

Estoy seguro de que si a David Rubín se le hiere, su sangre vertida dibujará el contorno de una viñeta, líneas cinéticas y bocadillos. Porque la única explicación para lo de este hombre es que lleva la historieta en las venas, que corre por ellas con una fuerza violenta e incontenible. Buen ejemplo son las historias incluidas en La tetería del Oso Malayo, en la que se recopilan colaboraciones para la revista Dos Veces Breve (y aprovechando, ojito al editor breve, que nos tarera buenas nuevas muy pronto) e historietas inéditas como la extensa “Cosas que terminan por romperse“. Rubín ha redibujado y adaptado las historias para darle una coherencia al álbum. Una labor que, en mi opinión, no hubiese sido necesaria, habida cuenta de que existe una línea identificativa de toda la obra de este autor, desde sus historias más sencillas hasta las más largas, que se podría resumir en un concepto paradójico: la tristeza rabiosa. Todas las historias de David Rubín están contagiadas de una triste melancolía que empapa cada página. Sus personajes tiene siempre una mirada lejana y perdida, que parecen recordar momentos de antigua felicidad. Una tristeza que contrasta vivamente con la fuerza de su trazo, generando un sentimiento de extrañeza, en la que la melancolía se torna violenta y caótica, que empuja al lector, lo coge por los hombros y le grita su tristeza. Mientras que otros autores sacuden al lector con la alegría y felicidad, Rubín lo hace con su desconsuelo, en una carrera desenfrenada en la que le seguimos casi sin aliento, sabiendo que al final nos romperá el corazón y no podremos hacer nada más que ver cómo su angustia explota con ira en un arrebato de furia.
Aún la historia más apacible es en manos de este autor una fuerza incontenible, que nos quita el aliento y nos deja exhaustos. Me atrevería decir que las páginas pasan solas, que el álbum toma vida propia y nos agarra de las manos para que sigamos leyendo.
Tras leer las historias de esta tetería, sólo puedo pedir una cosa: más.
Eso sí, tirón de orejas a Astiberri, ya que en la reproducción de las tramas mecánicas se puede ver un molesto moiré en algunas de las páginas. Muy poco perceptible en muchas de ellas (bueno, yo lo veo y sí, lo sé, soy un tiquismiquis), pero en otras excesivamente molesto (verbigracia, pag 140). Una verdadera lástima, porque la edición esta muy cuidada, como es costumbre de esta editorial. (3)
Enlaces
– No os perdáis el weblog de David Rubín

12 Comentarios en “Lecturas. La tetería del oso malayo

  1. ¿Y qué me dices de "La isla de Nunca Jamás"? Al menos en mi ejemplar, hay un par de páginas con los dibujos pixelados. Vamos, que no tenían suficiente resolución para imprimir. ¿No debería Astiberri hacer como La Cúpula y reimprimir la tirada? Amos, digo yo

  2. Álvaro on 27 diciembre 2006 at 16:49 said:

    Justo en el siguiente post lo tienes. A diferencia del error de La Cúpula, donde faltaba una página, lo que cercenaba la lectura, aquí s epuede leer sin problemas, pero en esas dos páginas con una resolución pésima. No me parece como para repetir tirada, pero sí como para darle un toque de atención a la editorial, para que estos errores no se repitan. A patrir de ahí, que cada cuál decida si es suficiente o no como para comprar la edición. Pasa lo mismo con la edición del Dark Knight de Planeta, de reproducción pobrísima. Que cada cual la mire y decida si la compra o no.

  3. Qué bien lo has descrito, álvaro, "tristeza rabiosa", me lo apunto. La delicadeza de un poeta con la fuerza de un guerrero. ¡A mí dadme Rubín!

  4. por suerte o por desgracia, el único culpable del problema del moire de la página 140 soy yo, no astiberri, cosas de hacer tramas por vez primera; de la inexperiencia, vamos.

    un abrazo!

    d.

  5. Yo tambien estoy deseando ver nuevas cosas de Rubín, la mayoría de la Tetería ya estaba leido, y a juzgar por las cosas inéditas y por las rehechas (esa página de Antón ardiendo que es para enmarcar) lo nuevo que haga puede que nos quite el hipo en lo gráfico.

  6. Una delicia, esta Tetería, desde luego que sí!

    Y es que este Rubín engancha… y mucho: la tristeza, la melancolía, es lo que tiene, que quieres que pare… pero más tarde, no puedes dejar de leer, no quieres que se acabe, aunque intuyes que después vendrá más y mejor y más…

    Enganchadita perdia!!!

    Besitos

  7. Un tebeo redondo. David cada día me pone más.

  8. Jesús Cuadrad on 27 diciembre 2006 at 20:17 said:

    >>>el único culpable del problema del moire>>

    ¡Hala, profe, a disculparse con los de Astiberri: que es Navidad!

  9. Oye, David, si no me equivoco… has utiizado grises a las que has aplicado un filtro de "semitono de color" del Photoshop, ¿no? Me refiero a ese filtro que hace el efecto "cuatricomía antigua" de puntitos, moiré incluido. O sea, que no me pareció un defecto sino un efecto deliberado. Corrígeme si me equivoco.

  10. Álvaro on 29 diciembre 2006 at 20:14 said:

    Ese filtro es bastante patatero y sólo funciona bien en algunos radios de punto, que dependen de la resolución utilizada En cualqueir caso, con tramas de punto pequeño, el moiré sale con mucha facilidad, indicando que el algoritmo es muy malo (que las tramas mecánicas no deben dar moiré si se usan correctamente, como bien sabían los fotomecánicos de años ha).

    Es mejor trabajar con una textura hecha al efecto simulando las tramas mecánicas. Y, sobre todo, tener muchísimo cuidado con la relación entre resolución y lineatura para evitar el moiré después. De hecho, no está de más hacer uno simples numeritos antes… ;)

  11. pepo: si, lo hice con el filtrillo ese, pero lo de la página 140 fue una cosa rara que hicieron al acoplar las capas y que por más que probaba y probaba no dejaba de quedar así, imagino que por movidas de superposición y de que algunas capas estaban en "multiplicar".

    álvaro: gracias por el consejillo.

    que todos los problemas sean estos!!

    d.

  12. Pingback: mediapinta » As compras do Viñetas dende o Atlántantico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation