Lectugas conbstipadas vaguiadas. Diez dedos

Lo bueno de los estados griposos invernales es que uno tranquilamente retraerse a la infancia sin más que acurrucarse debajo de una mantita – a ser posible delante de una estufa-, acumular un buen montón de tebeos y dedicarse al lujurioso placer de leerlos sin que nadie te diga nada, ni siquiera tu conciencia, hábilmente adormilada bajo dos o tres arrobas de analgésicos varios. Vale que los mejunjes estos liofilizados que llevan los sobres con los que me dopo (en cantidades industriales) no parecen ser muy efectivos en su lucha contra los virus y, a lo sumo, consiguen que, muy de vez en cuando, un hilillo de aire consiga atravesar el bloque monolítico mucoso en el que se ha convertido mi nariz lo que, todo sea dicho, es bastante satisfactorio-, pero lo de los tebeos, oigan mano de santo para el alma.
Así que me pongo al día con un montón de lecturas y reseñas pendientes (Nota recordatoria: el portátil encima de las piernas quema de (/y los) cojones, así que a lo mejor es cierto lo de la esterilidad, impotencia y demás. Cierro nota recordatoria). Amos a ello:

Diez dedos es una curiosísima experiencia que propone la editorial dibbuks, apartándose con originalidad de las propuestas, bastante habituales, de álbum colectivo. Si generalmente estos volúmenes sirven como muestrario de diversos autores, la irregularidad y poca coherencia de las intervenciones suele deslucirlos. Un problema que ha resuelto dibbuks en cierta medida proponiendo a diez autores que hagan una especie de “cadáver exquisito” prefabricado, en el que se propone una historia de género negro y cada autor cuenta una parte del relato. Un ajuste de cuentas entre mafiosos es la excusa argumental elegida, que es narrada con diez estilos muy diferentes, pero que logran un nexo común muy poco habitual en este tipo de publicaciones. La referencia a la extinta Metropol es evidente y el resultado es igualmente sugerente, pese a las limitaciones de guión, que se ven paliadas en parte por la curiosidad a la hora de comprobar las diferentes visiones del episodio que se cuenta. Un interés al que hay que añadir la calidad de los autores seleccionados, en general muy interesantes, pero de los que me gustaría resaltar a Enrique Lorenzo, que articula una propuesta original e innovadora (una especie de composición al estilo de Ware, pero con dibujo realista).
Un álbum interesante y diferente, lo que ya de por sí es siempre un valor añadido (2-).

2 Comentarios en “Lectugas conbstipadas vaguiadas. Diez dedos

  1. Un álbum tremendo! Con auténticos portentos entre sus páginas. Yo lo disfruté como un enano y el ejercico me parecio muy arriesgado. Lo recomiendo enormemente.

    DIEZ DEDOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation