Lecturas. Mira más allá

Una dependienta de una tienda de discos busca desesperadamente su amor ante un desfile de jóvenes pretendientes a cada cual más obtuso. Resumido así, el argumento de Mira más allá parece carne perfecta para un “slice of life”, pero también de una perversión de este género que asume que cualquier historia de este estilo, contada de cualquier manera es válida. Sus detractores argumentan que los tebeos autobiográficos suelen estar llenos de autores que no tienen nada que contar y que deciden usar esta vía como forma de ocultación de sus carencias. Una objeción rebatible en muchos casos, pero por desgracia para los que somos amantes de este género, muy cierta en una mayoría de otros. Muchas veces los autores olvidan que tras ese argumento debe haber algo más: una reflexión, un aporte formal, algo que transforme el episodio vital en un vehículo para contar algo, para transmitir al lector. A veces puede ser tan sutil como una sensación o tan contundente como un tratado filosófico, pero siempre tiene que existir un intercambio entre lector/autor que sea válido. Se podrían dar ejemplos de casos que sí usan el género como es debido y de otros que no, pero no es el momento ni el caso, ya que el álbum de McLahan y Williams opta por una curiosa vía intermedia. Si bien su reflexión no es especialmente novedosa, lo que es original y sorprendente es su alterada puesta en escena. Los autores optan por poblar su historia de una fauna de lo más variopinta, que va de demonios tricornios a animales, hombres de paja y monstruos de todo tipo (con una clara, aunque lejana, influencia de las primeras historias de Love & Rockets de Jaime Hernández) , todo aderezado con un ritmo sincopado y delirante, acelerado como un dibujo animado de la Warner en algunos momentos o más propio de una tebeos de “bustos parlantes” a lo Woody Allen en otro. Una característica que lo aparta de los slice al uso y que consigue aportar un punto de sorpresa que hace la lectura entretenida. No es que sea una maravilla, pero se deja leer. (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation