Lecturas. Haw!

Mucho ruido y pocas nueces, dice el refrán. Y dice bien, porque el revuelo armado sobre la distribución de Haw!, de Ivan Brunetti, poco o nada tiene que ver con el alcance real del contenido de este álbum. Brunetti es uno de los autores más valorados de la escena independiente americana actual, del que ya se han podido ver algunas páginas en El Víbora y que realiza en su cómic book Schizo una interesante obra, basada en una provocación continuada que contrasta con un estilo de dibujo más próximo al de Schlutz. Pero debo reconocer que los dos números que he leído de esta serie publicada por Fantagraphics están a años luz de los resultados obtenidos en Haw!, donde la exageración se lleva al límite a través de chistes de una única viñeta en las que la única norma es que cada página sea más salvaje que la anterior. Un exceso mayúsculio que termina por pasarle factura a Brunetti, ya que lo que debía ser una especie de horror para las almas sensibles acaba siendo una especie de gamberrada infantil. Vale que en este caso hablamos de necrofilia, pederastia, asesinatos, incestos y demás, pero no hay mucha diferencia entre la motivación de la ristra de burradas de Haw! y la del “caca, culo, pedo, pis” del niño que escandaliza a las madres. A diferencia de otros autores que han trabajado la salvajada y el esperpento como Vuillemin, tras leer esta obra de Brunetti no queda nada más que un par de risitas que te echas ante unos excesos que, para colmo, en la mayoría de los casos no tienen ni gracia de la transgresión. Es posible que una sociedad como la americana considere la obra de Brunetti como un anatema punible con la muerte, pero en un país donde nos descojonamos leyendo revistas con historietas mil veces más zahirientes y corrosivas como el TMEO, lo de Brunetti se queda en broma de patio de escuela.
Esperemos que, por lo menos, sirva para poder ver publicadas en castellano la interesante Schizo. (0)

8 Comentarios en “Lecturas. Haw!

  1. Klaus on 3 enero 2007 at 23:09 said:

    Muy mal carcelero. Es el cómic del año. Si no le has pillado la gracia, es que te falta sentido del humor. Yo le pongo un 9,5.

  2. Álvaro on 3 enero 2007 at 23:22 said:

    Yo me descojono con el Donde hay pelo hay alegría de Furillo, por ejemplo, pero es que estos chistes son de parvulario…

  3. Con pocos cómics me he reído tanto como con el Haw! de Ivan Brunetti. En mi opinión se sale.

  4. Estoy totalmente de acuerdo con su apreciación señor Carcelero, lo siento por Ricardo Mena, pero es que no me ha gustado nada, menos mal que el Sólo son tebeos de Mauro compensa el fiasco.

  5. Moro Matacotos on 4 enero 2007 at 0:32 said:

    Yo creo que chistecillos del propio Jorge Parras dan mil vueltas a los que salen en el HAW. Mismamente la págima de "cara de ojete" del n

  6. gracias, pero ya me gustaría…

  7. MisurdominamiNorte on 4 enero 2007 at 15:50 said:

    Hombre, yo creo que el autor mas que buscar la risa por la ejecución de un buen chiste lo busca por mostrar la improvisación de la estupidez, es un cómic estupido, pretendidamente tonto y estupido y de eso brota su gracia. No creo que en ningun momento buscase ejecutar piezas maestras de humor, lo que busca es humor de patio de colegio. Yo me rei, pero claro, soy mas estupido que vosotros.

  8. libreria moebius on 6 enero 2007 at 22:55 said:

    to también me reí bastante con las salvajadas del tebeo, y gracias al presunto escándalo que ha tenido este tebeo ya pueden publicar otras obras de Brunetti la etiqueta "de el autor del tebeo prohibido en la Fnac: Haw", que ese tipo de publicidad vende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation