In Memoriam Pasqual Giner

Me pasa Antonio Martín el siguiente texto, rememorando la importante figura de Pasqual Giner. Y no puedo estar más de acuerdo en publicarlo:

“no nos quitarán el dolido sentir…”
Azorín

Hoy, día 26 de Enero de 2007, se cumplen 10 años de la muerte de Pasqual Giner, buen camarada, amigo y sobre todo hombre de la historieta.
Hombre de mil estudios y mil profesiones, Pasqual fue sobre todo un amante de la prensa y de la imagen, de los libros y de los tebeos, de todo cuanto pertenece al mundo de papel que entre tantos construimos desde la juventud, ya pasada con el siglo XX.
Finalmente, Pasqual resultó ser dibujante, grafista, director artístico, teórico del medio y sobre todo coleccionista y archivista de los retazos de imágenes que caían en sus manos.
En lo profesional maquetó libros e hizo carteles resistencialistas para grupos catalanes y nacionalistas antes de la transición política y también después. Para comer hizo diseño para empresas varias, entre ellas las Galerías Maldá de Barcelona. Y logró, como solo algunos de nosotros alcanzamos, aunar profesión y vocación gracias a su entrada en el mundo de la historieta. Durante años, una gran parte de su vida y sobre todo de su actividad giró en torno a la librería Continuarà, de Barcelona, y a Joan Navarro, y para ambos maquetó Boletines, Fanzines y hasta revistas, la primera Viñetas fue obra suya.
Más tarde, con Navarro, pasó a la Editorial Norma, donde fue grafista, después Director Artístico y miembro del Consejo Editorial. Aportó trabajo pero también ideas.
Pasqual estuvo en todo lo que se coció en torno a la historieta en la Barcelona de los años 80 y 90: presentaciones de novedades, exposiciones, jurados del Salón del Cómic, comités culturales, proyectos de nuevas publicaciones, actos varios, nuevas revistas, descubrimientos de guionistas y dibujantes… y a todo ello y en todo momento aportó un interés y una dedicación totales.
Pero pese a todo y a su interés y a su dedicación Pasqual fue uno de los muchos derrotados por la irrupción e imposición del ordenador.
A partir de aquí se cumplió una ley inexorable y no escrita por la que el pasado se va perdiendo al diluirse en el tiempo, hecho aún más grave aún en el mundo de la historieta en el que la memoria de la historia del medio y de sus gentes parece que siempre comienza hace solo pocos años… Y así constantemente se pierden en el tiempo historietas y autores, pero, sobre todo, el nombre y el recuerdo de los menos famosos. Razón por la que hoy vuelvo a escribir sobre Pasqual –ya lo hice hace cinco años en la sección “Cosas de Tebeos”–, para traerle de nuevo aquí, vivo en mi recuerdo.
Me remito a aquel escrito. Y otra vez reproduzco aquí aplicado a él mismo lo que el propio Giner escribió con motivo de la muerte de la revista Cimoc: “(…) un adios anunciado por los tiempos en los que nos ha tocado vivir… o un hasta pronto esperado.(…) ahorrémonos la lágrima furtiva y organicemos una cena, porque hay amistades que se alejan, por las razones que sean, pero siguen siéndolo (…)”
Así sea. Y al igual que hace cinco años mi deseo de que ojalá la historia de la historieta llegue un día a guardar el recuerdo de la vida y la obra de todos los profesionales, técnicos y colaboradores que le dieron vida y hoy permanecen ignorados.

Antonio Martín. 26 Enero 2007

Vuelve Corto Maltés

El Salón de Angoulême ha sido escenario perfecto para anunciar una vuelta tan temida como sugerente, la de la inmortal creación de Hugo Pratt, Corto Maltés. Según informa Toutenbd.com, la responsable de los derechos de la obra de Pratt, Patricia Zannotti, ha anunciado en Figaro que se está trabajando ya en nuevas obras del aventurero, situadas cronológicamente entre 1905 y 1913, es decir, entreLa Juventud de Corto Maltés y La Balada del mar Salado.
Una noticia que no sorprende, habida cuenta de que otra de las grandes series de Pratt, Los Escorpiones del Desierto, ya está siendo continuidad (con bastante dignidad, todo sea dicho) por Pierre Wazeem. Recuperar personajes clásicos puede ser un ejercicio de estilo interesante, pero es evidente que priman más los argumentos económicos que los creativos. Se puede entender, en cierta medida, que iconos nacidos en las revistas juveniles como Spirou o Lucky Luke tengan una continuidad más allá de sus creadores, pero resulta difícil comprender esta tendencia para obras tan particulares y propias como Corto Maltés. Es verdad que, a veces, hay sorpresas como las nuevas versiones de Blake & Mortimer firmadas por Senté y Juillard, pero parece evidente que estas resurrecciones sólo son interesantes cuando hay un autor que realmente quiere usar el personaje de alguna manera original. Por lo menos para mí, sería mucho más interesante ver qué hacen con Corto Maltés autores de estilo e intereses radicalmente distintos a los de Pratt, como se ha propuesto en la nueva colección Una aventura de Spirou y Fantasio por… que acaba de estrenar Dupuis. Me encantaría ver un Corto Maltés de Sfar, Trondheim, Juillard, Bilal o, porqué no, de un Frank Miller, Howard Chaykin o Luis Durán.
Ya veremos, según la nota, el álbum está en producción inicial todavía y pueden pasar dos años antes de ver los primeros resultados…