In Memoriam Pasqual Giner

Me pasa Antonio Martín el siguiente texto, rememorando la importante figura de Pasqual Giner. Y no puedo estar más de acuerdo en publicarlo:

“no nos quitarán el dolido sentir…”
Azorín

Hoy, día 26 de Enero de 2007, se cumplen 10 años de la muerte de Pasqual Giner, buen camarada, amigo y sobre todo hombre de la historieta.
Hombre de mil estudios y mil profesiones, Pasqual fue sobre todo un amante de la prensa y de la imagen, de los libros y de los tebeos, de todo cuanto pertenece al mundo de papel que entre tantos construimos desde la juventud, ya pasada con el siglo XX.
Finalmente, Pasqual resultó ser dibujante, grafista, director artístico, teórico del medio y sobre todo coleccionista y archivista de los retazos de imágenes que caían en sus manos.
En lo profesional maquetó libros e hizo carteles resistencialistas para grupos catalanes y nacionalistas antes de la transición política y también después. Para comer hizo diseño para empresas varias, entre ellas las Galerías Maldá de Barcelona. Y logró, como solo algunos de nosotros alcanzamos, aunar profesión y vocación gracias a su entrada en el mundo de la historieta. Durante años, una gran parte de su vida y sobre todo de su actividad giró en torno a la librería Continuarà, de Barcelona, y a Joan Navarro, y para ambos maquetó Boletines, Fanzines y hasta revistas, la primera Viñetas fue obra suya.
Más tarde, con Navarro, pasó a la Editorial Norma, donde fue grafista, después Director Artístico y miembro del Consejo Editorial. Aportó trabajo pero también ideas.
Pasqual estuvo en todo lo que se coció en torno a la historieta en la Barcelona de los años 80 y 90: presentaciones de novedades, exposiciones, jurados del Salón del Cómic, comités culturales, proyectos de nuevas publicaciones, actos varios, nuevas revistas, descubrimientos de guionistas y dibujantes… y a todo ello y en todo momento aportó un interés y una dedicación totales.
Pero pese a todo y a su interés y a su dedicación Pasqual fue uno de los muchos derrotados por la irrupción e imposición del ordenador.
A partir de aquí se cumplió una ley inexorable y no escrita por la que el pasado se va perdiendo al diluirse en el tiempo, hecho aún más grave aún en el mundo de la historieta en el que la memoria de la historia del medio y de sus gentes parece que siempre comienza hace solo pocos años… Y así constantemente se pierden en el tiempo historietas y autores, pero, sobre todo, el nombre y el recuerdo de los menos famosos. Razón por la que hoy vuelvo a escribir sobre Pasqual –ya lo hice hace cinco años en la sección “Cosas de Tebeos”–, para traerle de nuevo aquí, vivo en mi recuerdo.
Me remito a aquel escrito. Y otra vez reproduzco aquí aplicado a él mismo lo que el propio Giner escribió con motivo de la muerte de la revista Cimoc: “(…) un adios anunciado por los tiempos en los que nos ha tocado vivir… o un hasta pronto esperado.(…) ahorrémonos la lágrima furtiva y organicemos una cena, porque hay amistades que se alejan, por las razones que sean, pero siguen siéndolo (…)”
Así sea. Y al igual que hace cinco años mi deseo de que ojalá la historia de la historieta llegue un día a guardar el recuerdo de la vida y la obra de todos los profesionales, técnicos y colaboradores que le dieron vida y hoy permanecen ignorados.

Antonio Martín. 26 Enero 2007

4 Comentarios en “In Memoriam Pasqual Giner

  1. Perdón por ponerme quisquilloso, pero la frase del dolorido sentir, aunque Azorín la usa en uno de los artículos de Castilla, no es suya, sino que la cita de (creo recordar) Garcilaso de la Vega.

    Ya, este comentario sobra, pero es que me he tirado cuatro meses estudiando a Azorín y ya lo tengo hasta los c*******-

  2. Alfons Moliné on 26 enero 2007 at 20:01 said:

    No puedo hablar de Pasqual Giner en la medida que lo hace el amigo Antonio Martín, pero sí dedicarle estas humildes líneas y recordarle como una persona inmensamente gentil y con un profundo y sincero amor a la Historieta, las veces que tuve el privilegio de tratar con él cuando me pasaba por la redacción de Norma Editorial, donde trabajaba como maquetista, o bien en el Saló de Barcelona o en alguna otra reunión o manifestación sobre el tema.

    Ha sido una figura escasamente recordada durante estos últimos diez años y ciertamente merecería que se revalorizara su figura y el papel que jugó en el mundillo de nuestro tebeos. Antonio, si lees esto, que sepas que me apunto a esa cena-homenaje propuesta.

  3. hay una intrahistoria de nuestra historieta por reivindicar, diría (y que reconozco desconocer, claro)

  4. Alfons Moliné on 27 enero 2007 at 1:32 said:

    Correción: al releer el texto he descubierto que la cena la propone Pasqual en su escrito sobre el cierre de Cimoc y no Antonio. Aún así, propongo que se organice una cena-homenaje a Pasqual entre todos los que fuimos sus amigos o conocidos.

Post Navigation