Ilusión, sorpresa… frustración

Estoy disfrutando como un enano la lectura de I Shall destroy all the civilized planets!, de Fletcher Hanks y no puedo evitar, paradojas de la vida, un sentimiento de tremenda frustración. El libro editado por Fantagraphics muestra la olvidada obra de un creador que se avanzó en dos décadas a todo lo que se estaba haciendo en ese momento. Un delirio completo, argumental y gráfico, que tiene momentos de brillantez absoluta. Hay planchas de Fantomah que pueden competir perfectamente con las planteadas por Guy Pellaert a finales de los 60, casi tres décadas antes de los descubrimientos del pop-art y su aplicación a los tebeos. Una sensación que ya tuve en Art out of time (donde ya descubrí a Fletcher Hanks), donde la contemplación del Naughty Pete de Charles Forbell obra me descubría un genio que se anticipaba a Chris Ware en casi un siglo. Ejemplos que constatan y trasladan al tebeo la famosa hipótesis planteada por Gombrich: “el evolucionismo no existe en el arte“, que plantea la imposibilidad de usar argumentos similares a la evolución biológica en la creación artística. La creatividad no evoluciona, sino la técnica de la que hace uso para realizarse. Algo que podemos comprobar totalmente con estos autores y, en general, en el tebeo, donde el 99% de los recursos narrativos que hoy utiliza el 99% de los autores de historieta son exactamente los mismos que usaba Rudolph Dirks hace más de 100 años en The Katzenjammer Kids. Pueden cambiar las épocas y la mentalidad, pero la genialidad creativa de McCay, Herriman, Dirks, McManus y tantos autores que plantearon las bases del medio, sigue sin ser superada.
La frustración que me plantea es que, cada vez que descubro nuevos autores, me doy cuenta de lo poco que sé de tebeos. El simple hecho de ver libros como Art of out time, me provoca escalofríos al pensar en todo lo que me estaré perdiendo y lo que, con toda seguridad, me perderé. Por mucho que devore todo lo que llega a mis manos, por muchos libros y tebeos que lea, apenas llegaré nunca a un porcentaje ínfimo y olvidable de todo lo que existe. ¿Cómo es posible intentar analizar la creación, el medio, sin conocer todos los referentes previos? Por ejemplo: al leer a Fletcher Hanks y su psicodélico Stardust hoy, todos mis planteamientos sobre la influencia del pop art en la “generación Losfeld” de mediados de los 60 en Francia se ponen en duda. ¿Conocería la generación de pintores del pop-art la obra de Fletcher Hanks? ¿Existe alguna relación o sólo es coincidencia?

En el fondo, creo que estoy intentando desarrollar esas teorías evolutivas de las que hablaba Gombrich, trasladando la relación de causalidad biológica que tenemos grabada a fuego en nuestros genes. ¿Pero no será esa relación de causalidad un mero comportamiento macroscópico generado por una visión global incapaz de discriminar los detalles?
¿Se puede teorizar sobre la creatividad?
Posiblemente no, estamos intentando dar normas a lo que no lo tiene, en ese intento desesperado de demostrarnos que somos capaces de tenerlo todo controlado.

Al final, ¿qué queda? La curiosidad infinita, el saber que, pese a que nunca podamos abarcarlo, siempre hay que querer más, buscar en cada nueva historieta con ese espíritu de niño que descubre tebeos mientras se ensucia las manos en una librería de viejo. Eso nunca, nunca, debemos perderlo aquellos que amamos la historieta.

Un regalito: All-Amazing Comics, un genial proyecto de Steve Rogers, por desgracia nunca finalizado.

1 2 3 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

4 Comentarios en “Ilusión, sorpresa… frustración

  1. DonnieDarko on 16 junio 2007 at 16:52 said:

    Ya sé que no es su post correcto,pero es por si acaso se te pasa leerlo.

    Astiberri tiene prevista la publicación de LIFE WITH MR. DANGEROUS para el 2008,no?

    Lo comento porque esa nueva novela se va a publicar de manera seriada en el MOME,son 6 capítulos,y si el MOME va a salir cada 6 meses,ya es pagar otra vez lo mismo,si al final te compras el integral de Astiberri,además del tiempo que tienes que esperar a que termine en el MOME,unos añitos,vamos.

    Si va a ser toda la revista con series abiertas,hay que esperar mucho para la continuación,y quizás,la mayoría de las series abiertas se publiquen en integral cuando los autores la terminen….es una duda,sólamente.

    Un abrazo.

  2. Muy interesante tu reflexión, álvaro.

    Si hoy día recuperamos fascinados las obras de Forbell es sólo porque Ware nos ha enseñado a apreciar su arte. Y conocer el Pop-art es la llave para valorar Fletcher Hanks. El evolucionismo en arte no existirá, pero aquel artista que no haya sido seguido por otros (creando un estilo o una escuela) será olvidado, más allá de la calidad de su arte. Y sólo será recordado cuando su estilo puedas adscribirse a una escuela posterior, o se parezca a un "moderno", como ha ocurrido en este caso.

    ¿Cuántos artistas seguirán olvidados hasta que otro artista nos los señale?

  3. jesusitos on 17 junio 2007 at 0:14 said:

    Con posts como este tiene usted mi fidelidad absoluta.

  4. José Pablo Ve on 17 junio 2007 at 12:53 said:

    Con posts como este tiene usted mi fidelidad absoluta. (jesusitos).

    Y la mía también, por supuesto.

    Felicidades álvaro lo has bordado.

    ¡GENIAL!

    Bye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation