¿DC ya no cree en los superhéroes?

Uy, uy, uy, cómo bajan las aguas comiqueras de los Estados Juntitos. Atentos a una noticia empresarial que puede pasar desapercibida, pero que tiene importantísimas connotaciones: DC invierte en Flex Comics, una nueva editorial japonesa de manga. Un primer movimiento de la hasta ahora desconocida sucursal de la editorial americana en Japón, DC Comics Japan, que intenta por un lado conseguir presencia en el país y, sobre todo, material para su cada vez más pujante sello de manga en los USA, CMX. Además, la editorial japonesa parece querer ser pionera en el novísimo campo de los cómics para dispositivos móviles, que parece ser todo un lucrativo sector en el lejano oriente.
Un movimiento empresarial que viene a confirmar la deriva que se está produciendo en el mercado americano del tebo: los antaño omnipresentes superhéroes han encontrado su particular kryptonita en forma de niños de grandes ojos, que están demostrando un crecimiento de ventas nunca visto antes en ese país, invadiendo el mercado y abriendo canales de distribución con una fuerza inaudita. Un movimiento que se está produciendo en paralelo a otro, igualmente importante: el lento pero constante traslado del género de superhéroes hacia los medios audiovisuales, cine y televisión. Dos constantes que pueden dejar a las todopoderosas Marvel y DC en situaciones delicadas. Marvel ha apostado claramente por el control de las adaptaciones cinematográficas, lo que la puede transformar de la principal productora de tebeos de superhéroes a la principal productora de películas de superhéroes. Por su parte, DC parece tener más problemas para explotar esta corriente (lo que tiene su lógica, habida cuenta de su dependencia de la Warner) y, por lo tanto, vuelve a su función de siempre: editar tebeos, diversificando su oferta con mayor (CMX) o menor (Humanoides) fortuna.
Atentos porque el vuelco en los USA puede estar muy próximo. Si atendemos a las cifras de negocio que se dan, Tokyopop ya rivaliza con Marvel (en lo que respecta a editorial), mientras que editoriales como Dark Horse o Viz ven su cifra de negocio subir mes a mes.
El futuro parece apasionante…