¿Son rentables los tebeos?

Pues no lo sé, pero todo parece indicar que, si no lo son, poco le falta. Y a los hechos me remito: cuando una gran cadena de librerías decide apostar por el tebeo, no es por amor al arte, es porque se han hecho números y los contables, tras estudiar todo tipo de planes de viabilidad, proyecciones quinquenales y demás, han dado su visto bueno cantando alegres lo del “Money, Money” al mejor estilo Joel Grey & Liza Minelli.
Y dejémonos de romanticismos tontos: ése es el salto que necesita el tebeo, el de la presencia. Ya he comentado muchas veces que los tebeos tienen que estar presentes en todos los medios de comunicación, y cuanto más generalistas, mejor para el tebeo. Pero esta alegría presencial no sería completa si el que lee una reseña sobre tebeos en el ¡HOLA! (¿por qué no? sería uno de los mejores escaparates que jamás se han visto), no sabe luego dónde comprarlo. Lo ideal sería que los tebeos estuviesen allí donde se vende cultura y/o entretenimiento: que estuviesen presentes en los grandes almacenes, en las grandes superficies o en las librerías de los museos, que servirían de puerta de entrada para la librería especializada. No estaría de más que editores y libreros se confabularan para incluir en los tebeos información sobre dónde comprar más tebeos. Si una persona se compra el último volumen de “El Gato del Rabino”, sería perfecto que dentro se incluyese una hojita donde le informase de las librerías especializadas dónde puede comprar los cuatro anteriores.
En esa línea de “globalización” del tebeo, un nuevo dato: la principal tienda on-line de venta de dvd, dvdgo.com ha abierto una sección de cómics. Limitada a tebeos que tengan que ver con cine y con errores garrafales (¿Persópolis manga? Bueno, vale, es “oriental”…pero ¿las Turtugas Mutantes?), pero un excelente escaparate para vender tebeos. Eso sí, ironías de la vida: dvdgo pertenece al grupo Planeta… y sólo tiene tebeos de Norma Editorial.

Max y Max

En el diccionario de la R.A.E. deberían plantearse ampliar la definición de genio. Tras las diferentes acepciones, debería aparecer una que simplemente dijese “Max”. A estas alturas, no creo necesario probar la genialidad de este hombre, pero por si tenéis alguna duda, aquí os dejo dos pruebas para que vosotros mismos juzguéis:
1) La exposición que se inauguró ayer en la Sala Marieta de Valencia (C/Literato Azorín, 14, vamos, al ladito de mi casa, lo que lo voy a gozar, señores…), que estará abierta hoy y mañana, así que rapiditos.

2) La larga y jugosa entrevista que le hace Toni Boix en Zona Negativa. Imprescindible.