Gaiman superstar

Neil Gaiman se ha convertido en una especie de paradigma de la paradoja. Buscador incansable de secretos alquímicos escondidos en antiguas leyendas, la tan ansiada piedra filosofal ha resultado ser él mismo, que convierte en jugosos ingresos todos los proyectos donde aparece su nombre. Planeta aprovecha el tirón del estreno de Stardust para editar en un volumen recopilatorio la miniserie Neverwhere, un cómic de extraña definición, ya que adapta al cómic (cortesía de Mike Carey y Glenn Fabry) la adaptación novelada de una serie de televisión que Gaiman y Lenny Henry firmaran para la BBC a mediados de los 90. Gaiman toma en cierta medida la estructura argumental de Sandman para realizar una especie de homenaje irredento a Londres. Si Morfeo le permitía moverse libremente por todos los cuentos y leyendas que ha creado el ser humano, el viaje del eternamente desconcertado Richard Mayhew por el mundo subterráneo de Neverwhere es una perfecta excusa para adentrarse en los mitos más profundamente británicos, desde la imaginería shaekesperiana hasta las series de TV. Carey se dedica a adaptar con oficio y buenas maneras y Fabry se esmera en su trabajo, pero en todo momento la sombra de Sandman es demasiado alargada, cayendo como una losa sobre este Neverwhere que, en todo momento, se nos antoja excesivamente como una versión “light” para la TV de su obra más conocida y extensa. Mientras que en Sandman existe un eje argumental que intenta buscar los orígenes de las creencias del ser humano, de la transformación de los sueños en leyendas, en Neverwhere la trama es una predecible “investigación criminal” teñida de anécdotas que, generalmente, se superponen a la propia historia para tomar el protagonismo principal. A poco que avancemos en la historia, lo único que nos interesa realmente es encontrar las referencias y guiños literarios, arrinconando realmente lo que se nos está contando.
El resultado final es tan entretenido como olvidable, un tebeo que, probablemente, sin el gancho del Sr. Gaiman hubiese pasado sin pena ni gloria por las librerías.

9 Comentarios en “Gaiman superstar

  1. Ismael, el Espermato on 7 enero 2008 at 1:58 said:

    "Lo que hay sobre Sandman es un enorme foco. Y yo no le llego a ver la sombra porque como esta hecho con retales se le escapa toda la luz por los descosidos.

    Si Starlin llega a parir este Neverwhere me lo matan a palos. Pero con el foco no hay quien pueda.

    ¡Abajo el folclorismo superheroico! Viva la imaginación intuitiva de los mil guionistas sin nombre que han dado vida al montón de personajes a los que les basta un solo color o la carencia de un ojo para volver a ser utilizados y otra vez sin que nada se les pierda ni nada haya que añadirles.

    [Capsulitas Chimp patrocina la opinión idiota de este demente.]

  2. Ismael, el Espermato on 7 enero 2008 at 2:06 said:

    Voy a intentar hacer el Camino de Santiago con dos tomos del Sandman por zapatos. Porque así me patrocina Neil Gaiman.

    Yo ya sé que con tan poca cosa en los pies no lo voy a conseguir. Pero Gaiman es un pesado.

    Si me patrocinaran el calzado con Alef-Thau ya sería otra cosa. ¡Ochenta vueltas al mundo sería capaz de dar yo con un par de delgados ejemplares de la serie Alef-Thau!

  3. ralphrecords on 7 enero 2008 at 16:06 said:

    Pues sí, se puede decir más alto, pero no más claro: Gaiman es un bluff, pese a todos los premios y buenas críticas que se le quieran dar.

    Personalmente, no cambio una página de Juan Solo por toda la comicgrafía del "genio" inglés.

    Y tres cuartos de lo mismo pasa con el resto de la "nouvelle vague" anglosajona: Grant Morrison, Peter Milligan, Alan Moore… Pero si dan más pena que el circo de Teresa Rabal.

    Y poner a todos esos bluffs en un hipotético Olimpo de los cómics, al lado de luminarias como Milton Caniff, Guido Crepax, Jodorowsky, Bill Gaines & Al Feldstein, George Herrimann… que quereis. Como que me da un poco que pensar.

  4. Álvaro on 7 enero 2008 at 16:30 said:

    A ver, que una cosa es que diga que este Neverwhere sea flojito y otra qu Gaiman sea un bluff. A mi prsonalmente Sandman me encantó y aglunas de sus novelas gráficas me parecen espléndidas. Y lo mismo para Milligan y Moore…

  5. El problema con Gaiman (aquí, hoy, de nuevo) es lo sobredimensionado del personaje. Como muchos lo tienen por la santa trinidad, tesis-antítesis: muchos lo tienen como un bluff. Casi es algo físico, mecánico, de inercias e inevitable. Pasa en todo (Los Planetas en música, el cine de Von Trier…), parece que desaparecen, en ciertos casos, los términos medios.

    Yo creo que Gaiman tiene muchas cosas buenas, y también numerosas medianías.

    No ha creado nada nuevo, sino reciclado con mucha habilidad.Y cuando da en la diana encontrando el tono adecuado, perfecto, en los casos más celebrables (Casos Violentos, Mr Punch o no pocos momentos de Sandman). También peca de amaneramientos, sí. Y a veces se stira, contento de verse tan bello en el espejo. A veces.

    Y con todo ello tenemos que lo que no es, bajo ningún concepto, es un extremo: ni lo más más de lo muy muy, ni lo peor sobre la faz del universo.

    Blain le da mil vueltas. Ennis no le llega a la suela del zapato. Y Alan Moore lo eligió personalmente para continuar Miracleman.

  6. ralphrecords on 7 enero 2008 at 19:47 said:

    Sobre gustos no hay nada escrito.

  7. Ismael, el Adefesio on 7 enero 2008 at 21:29 said:

    Sobre gustos no pero lo que yo no comprenderé jamás es la razón por la que se tiene en tanta estima el Sandman. Y no me refiero a lo literario, sino a lo que siempre se señala como una pretendida habilidad de Gaiman para recrear y manejar mitologemas. No, yo no le veo la habilidad esa por ningún lado.

    Leo y leo el Sandman y me encuentro con un pastiche de referencias amalgamadas de una manera bastante bruta que las hace perder todo su caracter tendencial. Y cuando en una narración que pretende, además, de manejarse con sueños y mitos, proyectar una estructura de las relaciones entre la memoria y la imaginación humana con efectos directos en 'el mundo físico real' las representaciones no mantienen una semejanza analógica con la imagen o carga afectiva que el mito ha tomado a través de los sueños del hombre y las marcas decrecientes de lo popular no es correcto tomar esa narración como ejemplo de inspiración mitológica, onírica o religiosa. Podrá ser un gran cómic, un compendio literario de temas folclóricos, una bella historia fantástica… Pero siempre carecerá del sentido de transitoriedad, repetición y sometimiento a una inteligencia fragmentada como las de la creación de Hulk, Warlock, Scout, etc. Personajes construidos con apenas dos líneas que superan cualquier cualquier test proyectivo, cualquier método de asociación, como no pueden hacerlo ninguno de los personajes ni las imagenes recreadas de Neil Gaiman.

    Si Gaiman conoce a Nodier, a Brentano, a Guérin y, seguro, a Froschammer pero solo es capaz de pellizcarlo (a veces, con toda la mano).

    Grant Morrison es mejor escritor que Gaiman en el sentido de que el sí que es capaz de crear entidades, es decir, realidades. Mientras que Gaiman podrá ser un gran literato (yo no puedo juzgar eso) pero nada de lo que recrea en Sandman puede actuar sobre él mismo, como consiguió Starlin con su Breed, Warlock o el Capitan Marvel, ni sobre los lectores como ha imaginado hacer Alan Moore con Promethea.

    ¿Sandman un gran tebeo y Gaiman un gran literato? Yo creo que en el sentido sugestivo y revelador que muchos quieren señalarlo no. Gaiman no es Hoffman ni siquiera Grant Morrison.

  8. Ismael, el Tit&iacut on 7 enero 2008 at 21:40 said:

    ¡Sandman al cine ya! Con una camiseta con chapa en cada butaca y banda sonora gótica para que bailen en los cuarenta principales.

    De aquí a veinte años aún quedarán chapas. "Muchacho, tu edición del Sandman no valdrá un duro dentro de cuarenta años. Así que malvendela ahora y comprate el Alef-Thau. Tus nietos te lo agradecerán."

  9. ralphrecords on 7 enero 2008 at 23:10 said:

    Ay! Si el 6 de Alef Thau está ultraagotado!

    ¿Para cuando un integral como Dios manda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation