La Esppaña de Rajoy y La Ezpaña de ZP

Curiosa e interesante iniciativa de la Comic Books, del Grup 62: dos libros de historieta que intentan seguir la línea de La cara oculta de Sarkozy, el libro editado por Glénat que se publicó en Francia antes de las presidenciales. En este caso, serán dos libros, uno escrito por Enric Sopena dedicado al lider popular (La Esppaña de Rajoy, con dibujos de David Ramírez) y otro responsabilidad de César Vidal dedicado al presidente del gobierno (La Ezpaña de ZP, con dibujos de Franfer).
Una propuesta que demuestra que el tebeo ha roto ya esa barrera peyorativa que siempre ha tenido y comienza a ser contemplado como un interesante medio de promoción. Más información en elplural.com.

4023.jpg

Una noticia a la que hay que añadir que es una excelente tarjeta de presentación para la editorial Comic-books, una división del Grupo 62 que sigue la línea de las grandes editoriales de literatura de introducirse en el mundo del tebeo, apostando fuerte por el medio, con producción propia y demostrando que la edición de Watchmen en catalán no fue una simple anécdota.
¡Dos noticias por el precio de una! :)
(¡Gracias por el aviso, javi!)

Tebeos de mi infancia

Tebeos de nuestra infanciaYo nací en 1966. Es un dato irrelevante, más allá del interés que pueda tener por cuestiones estadísticas relacionadas con la jubilación y esas cosas o porque hay una historieta de Daniel Clowes con ese título. Pero es fundamental para poner en contexto algunas cosas que diré del libro Tebeos de nuestra infancia, de Antoni Guiral.
Un libro que me causa muchísimos problemas a la hora de comentar. Ya de por sí, hablar de un libro teórico cuando servidor ha sido también autor de uno, pues como que no queda muy bien, más allá de los conceptos epistemológicos propios de una revisión de pares que no se adaptan muy bien al espacio de una reseña. Razón está muy seria y sesuda, a la que hay que añadir que Toni no es sólo es buen amigo, sino persona a la que admiro, por lo que cualquier opinión vendrá lógicamente sesgada por ambos sentimientos.
Pero, y este es el PERO con mayúsculas, hay una razón que me hace todavía más difícil hablar de este libro: que uno ha vivido en primera persona todo lo que relata Guiral. A priori, y después de leer la primera parte de esta indispensable historia de la Editorial Bruguera, pensaba que la entonces futura segunda entrega no me sería excesivamente interesante. A fin de cuentas, considero que los autores verdaderamente importantes de la Escuela Bruguera se concentran en la década de los cincuenta y que las grandes obras maestras se encuentran ahí, en esos autores que lograban que sus historietas fueran, además de divertidas, un documento inestimable para entender la historia de este país. Con el paso del tiempo, los autores de los 70 siempre me han parecido más planos que sus antecesores y, además, por edad los conocía mucho más, por lo que no esperaba ya las sorpresas del anterior libro. Salvada la útil rigurosidad y exhaustividad que doy por descontadas en un libro de Guiral, mi idea era que este segundo volumen sería un libro para consulta más de los que utilizo, pero que no me emocionaría como el anterior.
Terrible equivocación.
Porque resulta que todos esos “tebeos de nuestra infancia” que se relatan en el libro son tebeos que yo compré, que recuerdo grabados a fuego en mi memoria. Pasar cada página del libro ha sido como ir recibiendo cargas de profundidad de nostalgia concentrada. Portadas que había comprado, historietas que había leído… Se entiende ahora la razón de recordar mi fecha de nacimiento, porque leer este libro ha sido, en el fondo, recordar toda mi infancia de una manera u otra. Si el primero me maravilló por el increíble magisterio desplegado por los autores de Bruguera en los 50 y 60, este segundo me ha emocionado porque he descubierto que, aunque haya podido renegar de muchas de esas historietas con ínfulas de crítico sabelotodo, no puedo olvidar que he sido un niño y que he disfrutado como un enano con esos tebeos. Desde los Mortadelos a las Joyas Literarias Juveniles hasta los Mini-Infancia “con dibujos animados” pasando por todas esas publicaciones que formaron parte de mi vida.
Así que poco más puedo decir. Que me lo he pasado bomba, oigan.
Sólo un consejo para cuarentones/as: antes de abrir una página de este libro, es muy conveniente hacerse con un buen cargamento de pañuelos de papel. Muy absorbentes.

Enlaces luneros

Llueve, hace frío, hace sueño y es lunes.
Tocan enlaces luneros:

Por fin se pueden comprar on-line las exquisitas ediciones de Manuel Caldas. Una cómoda manera de hacerse con su estupenda edición de Príncipe Valiente o la reciente Lance.
Mis Comis, uno de los mejores blogs de la última hornada.
Mal Papel, “Útil para lo inútil, inútil para lo útil”… Tebeos y libros.
La perse, excelente blog de tebeos, con opiniones y criterios de lo más razonable
El hijo del relojero, se define como “Blog en el que se habla de comics, cine, literatura y otras cosas que merezca la pena comentar. Alan Moore is God”. Afirmación casi incontestable
– Menudo susto nos dio Ternin diciendo que Historias de un marvelita cerraba.
– El blog de Miguel B. Núñez, un autor al que echamos de menos
El interesante blog de Garcés, uno de los autores más revolucionarios de los 80.
Lo que me sale de los cajones, “apuntes y bocetos que nunca se tiraron a la basura”, el divertidísimo blog de Calvo
Zapibugo Telegraph, no os perdáis las ilustraciones de Alfonso Zapico.
– El blog de historietas y dibujos de Elmyra Duff. Preciosas ilustraciones.
Il Giornale de Sergio Bonelli, un excelente medio para conocer las clásicas series de este editor.
El blog de los dibujantes del New Yorker. ¡Indispensable!
Más historietas de George Herriman aparecidas en el L.A.Examiner.
El trailer de la película del New Frontier de Darwyn Cooke. Yo, desde luego, tengo ganas de verla.
Comicmix permite leer on-line antiguos tebeos de los 90, con autores como Mike Grell o Timothy Truman.
– Simplemente genial: anuncios en comic-books americanos.
Webcomics de Kate Beaton, interesantísimos.